Artículos

Publicado el 25 de octubre de 2012 por Máximo Eléutheros

6

Amancio Ortega, de explotador a filántropo en cómodos pasos

La lucha de clases sigue existiendo, pero la mía va ganando.
Warren Buffet
, multimillonario y ‘filántropo’.

Sorprendido por la repentina adulación y elevación de la figura del multimillonario español Amancio Ortega a cotas estratosféricas, he decidido mostrar, aunque sea con frugalidad, un poco de la miseria que este ‘filántropo’ ha ido cosechando a lo largo y ancho del planeta durante su gestión del gigante textil, así como en la actualidad, ya que aún es el mayor accionista de la multinacional Inditex con un 59,294% de las acciones.

En primer lugar, Inditex ha sido partícipe de la todoconocida deslocalización global, es decir, ha trasladado las pequeñas empresas de confección de ropa y otros adminículos textiles del Estado español a otros países con, usando la jerga capitalista, mayor competitividad, esto es, con menores derechos laborales, humanos, o simplemente lugares donde su ausencia es clara. Un ejemplo cercano en el tiempo  de ello es el cierre de Confecciones Corrochano de Talavera de las Reina para trasladar la producción a Marruecos, con la consiguiente pérdida de 50 empleos directos. Por no hablar ya de la gran deslocalización acaecida en Galicia hace unos años durante la expansión supranacional de la aclamada firma española. Las consecuencias de la deslocalización son claras y, además, bastante aceleradas: pérdida masiva de empleo en zonas determinadas -con todo lo que ello conlleva- y un ‘efecto rebote’ en otras empresas análogas (véase Cortefiel, que realizó un ajuste en la plantilla que acabó con el puesto de más de 1500 personas para poder competir en el mercado’). Si el efecto ya es devastador en la zona de origen, ni que decir tiene que es mucho peor en la zona de destino de la producción, las llamadas zonas receptoras, puesto que, como ya se ha dicho, el obrere está parcial o totalmente desprotegido por el Estado en favor de los caníbales capitalistas. Y no pensemos que Inditex es especial, no, ésta se mueve por los mismos avatares esclavistas que el resto de multinacionales y cúpulas del capital mundial: búsqueda de países con mayor jornada laboral, sin seguros de ningún tipo, sin sindicatos que pueden defender a los trabajadores, sin que haya límite de edad para trabajar, etcétera. Sin rebuscar mucho por internet podemos encontrar numerosos casos de explotación y esclavismo por parte del grupo de Amancio Ortega; a continuación desmembraré alguno de ellos:

– Explotación salarial en, qué casualidad, Marruecos, concretamente en Tánger. La investigación, llevada a cabo por ‘Campaña Ropa Limpia’ de las ONG españolas Setem y gallega Amarante Setem, muestra las ominosas condiciones a las que se veían sometides les trabajadores de confección de ropa de la ciudad: la jornada habitual del 68% es de entre 45 y 54 horas, y la del 30% supera las 55 horas semanales de forma habitual. Además, el 62% de las obreras aseguran que “las puntas de trabajo con más carga laboral de lo habitual se repiten con mucha frecuencia”, según se recoge en el diario El Mundo. [1] Además, el estudio dice que: “el 40% afirma que no puede cubrir sus necesidades ni las de sus familias o que lo hacen con muchas dificultades”. Pero no sólo eso: «se les hace trabajar sin contrato las mismas horas que el resto, perocobrando 0,36 la hora, tres veces menos que sus compañeras», en relación a jóvenes que a menudo no llegan a los 16 años. También afirma una de las trabajadoras que: «cuando aparecen auditores por sorpresa, los supervisores esconden a las trabajadoras menores en la azotea o en cajas de ropa vacías». Como veis la situación era, desconozco si seguirá así, repugnante.

– Esclavitud y explotación infantil en India. Esta vez es el Centre for Research on Multinational Corporations [2] el que destapa las miserables condiciones a las que se veían abocadas jóvenes indias de no más de 20 años por parte, no ya de Inditex, que también, sino de la mayoría de factorías textiles del mundo. Miles de niñas y adolescentes trabajando más de 72 horas semanales, sin libertad para moverse, sin contrato, sin seguros, en condiciones paupérrimas, por un salario que no sobrepasaba los 0,88 euros por hora. El informe, titulado ‘Captured by Cotton’ (Atrapadas bajo ell Algodón), y publicado en el 2011,  se basa en los propios relatos de las trabajadoras, las cuales aseguraban que estas prácticas esclavistas eran muy habituales. [3]

Otros lugares donde las condiciones de trabajo impuestas por la multinacional española han sido totalmente abominables son Brasil (donde acabó pagando la insignificante suma de 1,5 millones por irregularidades), China o, incluso, España, donde los sindicatos y les trabajadores se han quejado en numerosas ocasiones de que Zara incumple sistemáticamente el convenio de trabajo.

Los acólitos de Amancio y sus conquistas ‘nacionales’ en favor de ‘La Marca España’ en el mundo afirmarán, no obstante, que las condiciones las incumplían las subcontratas. Una vez hecha tal afirmación, me pregunto: ¿Entonces para qué querían -y quieren- irse con tanto ahínco del Estado Español a justamente aquellos lugares en los que no están protegidos los derechos de les trabajadores? Que cada uno juzque convenientemente.

En segundo lugar, y ésta es una de las prácticas favoritas de los tiburones financieros, Inditex en general, y Amancio Ortega en particular, evaden impuestos en paraísos fiscales (sicavs) como Holanda, los cuales son legales. Y aunque esto sea legal, no cabe duda de que repercute de forma sumamente negativa en la sociedad española, pues evita pagar unas cuotas de impuestos fiscales que per se ya son un importante incentivo para mantener las distintas funciones públicas. Se sabe que Inditex cuenta con seis filiales fiscales que le ayudan a solventar de forma sustantiva el pago de impuestos en el Estado Español. Por supuesto, los ingresos que generaría el pago de impuestos son mucho mayores a los 20 millones de euros donados por la Fundación Amancio Ortega a Cáritas.

Si algo he aprendido de este gran hombre, este filántropo, este egregio bucanero de los mares del capitalismo, es que hace falta muy poco para que la gente olvide de dónde vienen en último término las grandes fortunas; el robo, la siembra de miseria, la explotación, la esclavitud, son términos que no nos interesan, es en verdad la caridad, por ridícula que sea y que por otra parte proviene también de ahí, la que servirá para juzgar a los buenos y para a descartar a los malos con acierto. Vanagloriémonos, pues, ya que contamos con Amancio Ortega, el caritativo filántropo que nos salvará de nuestra inoperancia.

[1] Fuente: El Mundo

[2] He aquí el informe completo en inglés.

[3] Modificación: se añade un vídeo que contiene una investigación de CASH INVESTIGATION en el que se muestran tales prácticas en India, además corroborado con un informe interno del propio inditex. No tiene desperdicio para los incrédulos.

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , , , , , ,


Acerca del autor

Anarcoindividualista. Stirneano sui géneris. Socialista mutualista. Antiindustrialista, puesto que reniego de los grandes conglomerados industriales y urbanos. Vegetariano ético. Antiteísta.



6 Respuestas para Amancio Ortega, de explotador a filántropo en cómodos pasos

  1. Menudo pájaro el Amancio Ortega... Llevo unas semanas estudiando bastante a fondo el tema de las transnacionales, y la verdad es que es una parte muy interesante de la economía política internacional.

    Según la teoría liberal, las transnacionales (o multinacionales, es lo mismo, aunque el énfasis se pone en distintos lugares) suponen un juego de ganancias relativas, es decir: todo el mundo gana con la globalización. El país de la transnacional (España en este caso) se beneficia (en teoría) de un aumento en las cualidades y habilidades de su fuerza de trabajo, mientras que los países en vías de desarrollo se benefician (en teoría, de nuevo) al recibir nueva tecnología, inversión extranjera, y los impuestos que la actividad productiva genere en el Estado receptor.

    Pero la realidad es mucho más cruda, no es tan "rosa" como la pinta la teoría liberal. Primero, no está claro que la fuerza de trabajo del país de la transnacional se beneficie con un incremento de cualificación, la cual vendría a estar argumentada por la especialización. Segundo, los Estados receptores no terminan albergando nueva tecnología, pues las transnacionales se enfocan normalmente en actividades productivas que requieren muy poca cualificación y mucho trabajo intensivo. Tercero, la inversión extranjera directa suele ser en concepto de adquisiciones y fusiones, por lo que no se generan nuevas infraestructuras productivas. Cuarto y último, está más que demostrado que las transnacionales pagan bien poquitos impuestos en los países en vías de desarrollo en los que se alojan. Entre ellas, el FMI, y el BM, los Estados periféricos se ven obligados a desarrollar políticas económicas neoliberales que reportan muy poco al Estado.

    Y "nuestro" Amancio es un experto en todo ello...

  2. Lo que has escrito es justo lo que me decía un amigo que está estudiando Economía mientras discutíamos sobre este tema pero, como bien dices, una cosa es la teoría y otra la práctica. Y es que cuando me decía que aumentaría la especialización aquí, y yo me ponía pensar, por ejemplo, en las costureras de 50 años que se han quedado en el paro, pues me entra la risa floja. Y ya es todo lo que dices: normalmente no se busca la inversión se busca la rentabilidad, y siguiendo la dinámica capitalista: ¿Para qué invertir en maquinaria, en la zona, en lo que sea, si puedo contratar a X trabajadores por una basura? ¿Para qué pagar impuestos o cumplir requisitos laborales si puedo saltármelos o directamente no los hay? En fin, nos bombardean con los beneficios de la globalización desde pequeños y al final nos lo acabamos creyendo.

  3. Pingback: Violencias, propaganda y utilidad. La huelga de Barcelona | Regeneración

  4. gatopeich says:

    Gracias, un buen y necesario resumen.
    Hay unas cuantas erratas, como "72 horas al día", o "sometides les trabajadores", yo lo repasaría...

  5. Gracias por la corrección de ''72 horal al día''; se me había pasado.

    Respecto a lo de ''sometides les tabajadores'', es lenguaje inclusivo, con el cual se pretende desdeñar fórmulas de género, es decir, el uso de los, las, etcétera.

    Un saludo. Y gracias de nuevo.

  6. Ruboncio says:

    Realmente no podeis culparle a el por lo que pasa en esos paises pues son leyes nacionales.
    Esta claro que es un pajaro y se aprovecha de un vacio legal pero las leyes no las hace el.
    Como siempre el que se beneficia es el, y el que esta en la cima de la piramide en ese respectivo pais, en este caso el rey moro mierda de marruecos... Mientras Europa, USA y los famosos libertadores miran para otro lado porque indirectamente les beneficia.
    Nada nuevo.. De siempre se ha sabido que el capitalismo se basa en explotar al mas debil.

Ir arriba ↑