Opinión no image

Publicado el 9 de septiembre de 2012 por Colaboraciones

11

Anarcosindicalismo

El anarcosindicalismo apareció a finales del siglo XIX y empezó a tener fuerzas al comenzar el siglo XX. Éste pretende mediante distintas formas de lucha (normalmente la acción directa) conseguir concesiones a los obreros hasta, como último fin, abolir el Estado, como toda organización anarquista. Sin embargo, actualmente en el Estado español hay varios sindicatos que se autodenominan anarcosindicalistas, pero no todos rechazan las subvenciones, ni participar en las elecciones sindicales, ni a los delegados sindicales entre otras cosas. Por eso aunque se califiquen de esta manera, luego sus maneras no son las propias.

De esta manera, voy a hablar de la CNT, la CGT, y SO. Como se sabe, la CGT fue una escisión de la CNT de la misma manera que SO es una escisión de la primera.

  •    La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) se jacta de no recibir subvenciones y de no participar en las elecciones sindicales. Y en efecto, el sindicato no recibe ninguna ayuda del Estado. Es normal no querer recibir ayudas del enemigo. Sin embargo, la FAL (Fundación Anselmo Lorenzo) que fue creada por la CNT ha recibido alguna vez subvenciones para catalogar libros, archivos, etc. Claro está, no es lo mismo un sindicato que una organización cultural.
  •   La Confederación General del Trabajo (CGT) sí que recibe subvenciones, participa en las elecciones sindicales y tiene delegados sindicales. Precisamente por esto se separó de la CNT. En el año 2010 la CGT recibió del Estado la cantidad de 218.684,29 €.
  •   Solidaridad Obrera (SO) es el último en discordia. Y es una especie de mezcla entre las dos primeras. No reciben ayudas del Estado, pero luego participan en las elecciones sindicales si los afiliados quieren de la misma manera que no si los afiliados se oponen.

Estrictamente, la etiqueta de “anarcosindicalismo” se la daría a la CNT, lo cual no hace que elogie la labor de los otros dos sindicatos y critique a la propia CNT. Demasiada inactividad, demasiado pensar en el pasado y lo que pudo ser y al final no fue. CGT, y en menor medida SO, están más activas a mi modo de ver. Sin duda sería un gran paso que estas tres organizaciones volvieran a unirse, pero se sabe que es muy difícil por no decir imposible. Aún así, vemos que participan en acciones comunes como, por ejemplo, un encuentro anticapitalista el próximo 15 de septiembre en contraposición con la cumbre social que planean los sindicatos mayoritarios.

En Euskadi y Navarra, por ejemplo, CNT y CGT han convocado junto con otros sindicatos vascos y al margen de CCOO y UGT una huelga general para el día 26 de septiembre. En resumidas cuentas, veo a la CNT de antes de la Guerra Civil como la madre, a la CNT actual como la hija mayor, a la CGT como la mediana y a SO como la benjamina de la familia. Todas tienen algo en común y a la vez cosas diferentes. Y, como hermanas, discuten a veces entre ellas pero también se entienden y hacen cosas juntas de cara a un futuro mejor.

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , , ,


Acerca del autor

Colaboraciones

Colaboraciones enviadas a la página. Para mandar tu colaboración puedes enviarnos un correo a regeneracion@riseup.net con el asunto "Colaboración". No olvides firmarlo o indicar si quieres publicarlo anónimamente.



11 Respuestas para Anarcosindicalismo

  1. Nemo Nemo says:

    La verdad, Melokcat, me parece algo simplista clasificar a los sindicatos según el criterio de si reciben o no subvenciones.
    Para empezar, la escisión no se debió al asunto de las subvenciones. Se debió a que, dentro de la CNT de la transición, había gente que quería hacer sindicalismo y gente que quería hacer otras cosas que no eran sindicalismo.
    Los primeros acabaron por aferrarse al clavo ardiendo de las elecciones sindicales y a partir de ahí han llevado una deriva que los ha llevado, entre otras cosas, a recibir subvenciones del Estado. Perdieron las siglas en un jucio y ahora se llaman CGT.
    Los segundos, sin embargo, a pesar de toda su "pureza" (la pureza sin resultados no sirve para nada) han pasado treinta años sin hacer sindicalismo. Solo ahora, desde el décimo congreso, se han abierto las puertas a que, poco a poco, se comience a realizar labor de sindicato. Pero si el recibir subvenciones le exlucye a uno de la categoría de sindicato, también lo hace el no hacer sindicalismo y vivir en una torre de marfil, y eso no hay que olvidarlo.
    Hay que saber ver un poco más allá de la dualidad subvenciones/no subvenciones, que si bien es un tema importante, no es ni mucho menos el más importante de todos. A la hora de valorar a un sindicato, son muchas más las cosas que entran en juego, como sus triunfos, su capacidad de movilización o su éxito a la hora de cambiar las relaciones de producción en beneficio de la clase trabajadora. En esto vale mucho más que el sindicato sea activo, revolucionario y tenga implantación social que cualquier prefijo de anarco que se le ponga delante.
    Por otro lado, el anarcosindicalismo no es algo fijo que se definiera en el 36 tal y como muchos políticos profesionales anarquistas, la Montseny entre ellos, se empeñaron en decir en la transición. El anarcosindicalismo debe servir para la organización de los trabajadores y la formación de una sociedad sin Estado configurada a través del trabajo, es este fin el que, atendiendo a la situación coyuntural, debe fijar los medios. Y con esto no quiero dar a entender que justifico la deriva ni de unos ni de otros, pero hay que ser críticos e ir más allá de la mera propaganda. Lo que hace valer a un sindicato no es si recibe un euro más o un euro menos en subvenciones, sino cuantas huelgas es capaz de ganar y cuanto poder (Si, poder) es capaz de arrebatar de las manos de la burguesía en beneficio de los trabajadores.
    Y esto lo dice uno que no es anarcosindicalista, pero si el anarcosindicalismo llegó a convertirse, a comienzos del siglo pasado, en un movimiento de masas, fue gracias a saber concilar dos vertientes, la sindicalista (mal llamada reformista por posteriores detractores) y la anarquista, presentándose como una alternativa seria para la clase trabajadora y sin entrar en absurdas luchas sobre que es o que deja de ser al anarcosindicalismo o peleas intestinas. Y si los actuales anarcosindicatos quieren volver a ser una alternativa sindical fuerte más les valdría aprender del pasado en algo más que en el misticismo de la fracasada revolución.
    Disculpas si suena duro, pero es lo que hay.

    • Melokcat says:

      Nemo, no les quito la etiqueta de sindicato. Me refería a que para mí estrictamente sólo sería anarcosindicato la CNT. Y sí, la CNT ha estado muy inactiva, lo he comentado. Al igual que he puesto que la CGT o SO han hecho más acciones. Por ejemplo, personalmente elogio al SAT, que no es anarcosindicato. Y de disculpas nada, tu comentario me ha venido bastante bien. Con las críticas también se aprende.
      Salud.

  2. Dejadme añadir una cosa minúscula: la propia CNT se definió en un artículo hace unos años (creo que anda por el ateneo de su web) como una organización de trabajadores basada en el modelo de organización anarquista, pero que no es anarquista (puesto que todas las personas de cualquier ideología son bienvenidas siempre que sean trabajadores). No entro a definir anarcosindicalismo, simplemente quería aportar esta definición tan curiosa.

  3. MARTA says:

    La inactividad de la CNT, sobretodo en la decada de los 90, fue devida en gran medida a los "palos" que recibió con anterioridad, hay que recordar el caso Scala, los intentos de desvirtuar el sindicato por parte del poder y la patronal al querer hacerse con su control con metodos nada democraticos ni asamblearios (los llamados paralelos), la posterior escision, etc, tambien y porque no decirlo por las peleas internas y el personalismo que tanto daño an echo y hacen al sindicato.

    Pero tendriamos que recordar que la CNT es el unico sindicato en el estado español que no participa, se opone y hace campaña en contra del modelo sindical imperante, (modelo que tan nefastos resultados a dado a la clase obrera) y esta osadia de mantenerse contra conrriente, en contra de todos y de todo, de enfrentarse en solitario a un modelo sindical, a unos politicos, a unos comites de la empresa, a la patronal, en definitiva, al CAPITAL y al ESTADO le ha acarreado la ira, la represión y el ostracismo de todos los enemigos del proletariado, porque el estado y el capital son conscientes que el modelo anarcosindicalista promovido por la CNT de accion directa, de secciones sindicales, de apoyo mutuo, de asamblearismo, de ser el unico sindicato sin subvenciones y sin liberados, que este tipo de sindicalismo si que es eficiente (como se demostro en el pasado) y a este tipo de sindicalismo revolucionario hay que combatirlo pues es el arma mas eficaz para los intereses de los trabajadores

    • Nemo Nemo says:

      No es excusa. La CNT históricamente ya se opuso a modelos sindicales adversos como el de los comités paritarios, sin que eso la redujera al ostracismo. Falta mucho de crítica interna.
      Y ojo, que solo por defender el modelo sindical que defiende ya me parece que es el sindicato con más potencial de España, pero el potencial hay que desarrollarlo.

  4. jcl says:

    Decir que la CNT es una organización inactiva es, sencillamente, irreal. CNT es una organización que con apenas un puñado de miles de afiliados tiene una capacidad de incidencia política nada despreciable. A la prueba está que la relación entre potencial numérico y capacidad política en CNT es exponencial, mientras que CGT, con más de 50.000 afiliados, ni tan siquiera tiene capacidad (por falta de punta, coherencia y militancia) para levantarse como una alternativa sindical transformadora y finalista. Por otro lado, la FAL no es un anarcosindicato, no es la CNT, sino una organización vinculada a la misma que no tiene, por tanto, que regirse por los mismos PTF de una organización sindicalista-revolucionaria como CNT. No osbtante, la FAL ha renunciado de facto a las subvenciones (más todavía después del X Congreso).

  5. Shevek says:

    Coincido con Marta y jcl. Hablo como militante recién ingresado en CNT, y puedo dar fe tanto de lo uno como de lo otro. El trabajo que se realiza en esta organización requiere de una enorme implicación y esfuerzo de los militantes, debido tanto a la escasez de recursos económicos como a la escasez de militancia. Disponer de una fuente de recursos como papá Estado no es un asunto baladí. En cuanto a la escasez de militancia, puede ser en parte debido a estas mismas dificultades económicas, traducido en una menor capacidad de incidencia sobre la población. También señalaría que la CNT plantea una forma de hacer sindicalismo a la que la mayoría de la gente no está acostumbrada, que le suena a chino o que simplemente rechaza. Es complicado conseguir un impulso cualitativo y cuantitativo.

    Por otra parte, no deja de ser común encontrarse con discusiones que no van a ningún sitio por nimios motivos, planteamientos que rozan entre ellos o fuertes personalidades que rozan también. Pero esto no me parecen sino derivados de la convivencia y el trabajo común, pero pretender que no surjan dificultades incluso entre compañerxs es similar a pretender que llueva hacia arriba.

  6. Liberty Cravan Liberty Cravan says:

    Estoy con Nemo. El potencial no es más que eso, potencial. Si luego carece de capacidad para enfrentar los problemas de los trabajadores, es que apenas puede considerarse siquiera un sindicato. Porque hay sindicatos de CNT que son la pura definición de inoperancia práctica (afortunadamente, no todos). No tiene sentido señalar a los demás para ocultar lo que uno tiene en casa.

    A la gente le puede parecer muy loable y digno de admiración ir a contracorriente del modelo sindical, pero cuando tengan un problema en el curro, si la CNT no puede solucionárselo, se irán con toda su admiración al sindicato que pueda ayudarles. Yo mismo lo haría, que comprendo y comparto la propuesta anarcosindical, ¿Cómo no lo van a hacer otros?

    El modelo anarcosindicalista consiste en demostrar la utilidad de las ideas anarquistas en la aplicación a la defensa de los trabajadores. Si el anarquismo solo se muestra ideologizado e inutil, estamos haciendo una pésima defensa de nuestras ideas.

  7. MARTA says:

    Liberty Cravan, ese es el gran error de los trabajadores y la gran diferencia con el resto de sindicatos, que la CNT no es su madre y no les va a solucionar sus problema, para eso estan las gestorias sindicales, que no solucionan nada pero anestesian y traicionan cojonudamente, ademas de cobrar religiosamente.
    Los problemas los tenemos que solucionar nosotros mismos, organizandonos y luchando sin intermediarios (y si es en CNT mejor que mejor) eso es anarcosindicalismo, no queremos afiliados inertes que busquen solo su interes personal, que no se impliquen y no se solidarizen con el resto de trabajadores, que una vez solucionado el problema desaparecen y no se les vuelve a ver, que en CNT como bien dicen algunos panfletos no queremos tu voto ni tu pasividad, queremos tu compromiso, tu accion, tu capacidad de lucha (cada cual tiene la suya) porque solo de esta manera conseguiremos quitarnos el yugo de la explotacion y de la obediencia, por que el gran problema no lo tiene ni la CNT ni el anarcosindicalismo, lo tiene la clase obrera y esta es nuestra desgracia y lo tiene en algo tan basico como es el desclasamiento y su falta de conciencia, en CNT no estamos por adactarnos y amoldarnos al sistema imperante, para eso ya estan otros, nosotros estamos para subvertirlo y transformarlo y en eso estamos, esto puede sonar utopico y poco practico, pero tenemos que tener claro lo que queremos y hacia donde queremos ir, ya savemos que los problemas inmediatos de los trabajadores son acuciantes y no permiten demora, que en ello nos va el sustento, nos va la vida, pero no nos equivoquemos y pongamos el carro delante de los bueyes que eso es lo que quiere la patronal y el estado, que nuestro carro no funcione, que nos conformemos con poco para quedarnos con la nada

    Yo siempre termino diciendo que lo mas importante no es lo que el sindicato pueda hacer por ti, si no lo que tu puedas hacer por el sindicato y por tus compañeros de la clase obrera.

    Un saludo.

    • Nemo Nemo says:

      Y ese es justo una de las cosas que impide al anarcosindicalismo avanzar.
      El vender una hipotética revolución, ideología, cuando la gente ni siquiera llega a satisfacer su necesidad de un trabajo digno.
      Ya dejó bien claro Abraham Maslow en su pirámide de las necesidades humanas que una de las últimas cosas que el ser humano busca es lo trascendental. Si se quiere que la gente se mueva hay que acudir a sus necesidades.
      La CNT no es un sindicato paternalista, ningún sindicato debería serlo, en eso estoy de acuerdo contigo Marta. Pero si la CNT llegó a sobrepasar el millón de afiliados fue porque estar en la CNT era una ventaja, porque estar en la CNT permitía conseguir victorias en el mundo laboral. El sacrificarse a cambio de nada, solo por un ideal, es propio de masoquistas y de la moral cristiana, no de revolucionarios que buscan triunfar en el mundo material.
      Por otro lado, vivimos en una sociedad que evoluciona y no permanece estática y quien no se adapta a la realidad social y evoluciona con la sociedad acaba por desaparecer. Las transformaciones sociales solo pueden derivar de la buena comprensión de la realidad, si no, se convierten en castillos en el aire.
      Y no se trata de conformarse con poco o con mucho, se trata de que un sindicato lo forman los trabajadores y trabajadoras organizados, no un puñado de gente muy ideologizada pero con poca presencia en el mundo del trabajo, que podrán subvertir todo lo que quieran, pero para lograr cambios reales hace falta má de lo primero que de lo segundo.

  8. Pepe says:

    Quiero aportar mi comentario.
    Es importante decir que la FAL (Fundación de la CNT) sólo recibió una subveción en una ocasión hace ya bastantes años (fueron unos 3 millones de pesetas) entonces se criticó, y se aprobó bajo ningún concepto volver a recibir subveciones. La CNT así no recibe ninguna subveción.

    Yo no soy contrario a la CGT, pero sí hay que reconocer que muchos políticos (concejales de ciudades, por ejemplo en Zamora los de Izquierda Unida) son delegados o responsables del sindicato. En muchos lugares de ideas anarquistas allí ya no queda nada, con el movimiento libertario tienen nulo contacto.

    Por último, la figura de los liberados sindicales en CGT (es decir políticos profesionales) gente que no va a trabajar, cobrando por hacer sindicalismo (es decir, pagado por el Estado y las empresas); verdaderamente no lo trago, no veo cambio social posible, si el que te paga es "aquel contra quien luchas en teoría". Es verdad qeu es una apuesta (llevan así 30 años) pero desde mi punto de vista, es por la autogestión por lo que debemos apostar.

Ir arriba ↑