Opinión no image

Published on enero 3rd, 2013 | by La Colectividad

17

Anarquismo y ciencia: una breve reflexión

A menudo leo a gente (anarquista) que despotrica contra el marxismo, y lo hacen arguyendo, entre otras cosas, que es una pretensión científica de comprender la historia humana. Y así parece que existe una bolsa de personas dentro de nuestro movimiento libertario que no está por la labor de concebir la ciencia, ya sea social, natural, o experimental, como una excelente herramienta para la consecución de nuestras metas. Por el contrario, yo diría que es la única herramienta que nos garantiza el triunfo de nuestra revolución, en tanto que la ciencia se sustenta en el análisis racional de la realidad material, y la razón, le duela a quien le duela, es parte importante  del camino hacia la emancipación humana.

Al marxismo se le puede criticar por un millón de cosas: su determinismo estructural, el más bien poco-importante papel de la «superestructura», la inexistencia de una crítica sistemática del poder y la autoridad, su concepción utilitarista del Estado… etcétera. Pero es precisamente el carácter científico y racional de la teoría marxiana (guste o no) lo que hace de ésta una potente explicación no solamente del sistema capitalista de producción, sino de la historia humana en su conjunto.

Como dijera Kropotkin, bien es cierto que el anarquismo no nace de la ciencia ni ha de enquistarse en esta. El anarquismo, al igual que el socialismo, fue, es y será un movimiento popular que yace en la base de la sociedad jerarquizada en la que vivimos, entre la gente que ni ha ido a la universidad ni tiene por qué saber quiénes fueron Malatesta o el mismo Kropotkin. El anarquismo nace del pueblo, y de sobra es sabido que la ciencia no pertenece al pueblo, no al menos hoy en día. ¿Quiénes hacen ciencia? Como Bakunin y Kropotkin dijeron, la ciencia es cosa de «hombres acomodados», de burgueses que han sido socializados con la ideología burguesa y, por lo tanto, atienden a razones e intereses burgueses. No obstante nada de esto invalida el argumento de mi texto.

Que la ciencia esté dominada a día de hoy por la clase burguesa no significa que sea per se mala o inútil. Es cierto que el siglo XX ha demostrado que la ciencia no era la explicación racional y precisa que creían los hombres y mujeres del siglo XIX. Desde la teoría física de Einstein hasta los desarrollos filosóficos del postmodernismo, el siglo XX ha dejado bien claro que más bien todo es relativo, construcción social, o simplemente inaprensible. ¡Pero qué ironía que estos «descubrimientos» vengan de la propia ciencia! Qué ironía que la bomba que destruye el edificio racionalista y objetivo de la ciencia moderna sea una bomba fabricada con los mismos materiales: con el discernimiento racional, la aplicación sistemática de un método, y el debate serio y riguroso.

Grandes conceptos del anarquismo vienen, sin duda, del hacer científico. La idea de «ayuda mutua» que maneja Kropotkin deriva de sus observaciones geográficas-zoológicas, cuando se percató de un hecho interesante: la evolución animal atiende a la solidaridad de especies y no a la competición que defendían los seguidores de Darwin. De la misma manera, en un mundo en el que la producción cultural e ideológica está absolutamente dominada por los intereses materiales de una clase dominante, el discernimiento crítico y racional es la única vía que nos queda para romper con el hechizo del capitalismo. Alguien nos podría decir que para argumentar que el capitalismo mata de hambre no hace falta estudiar un curso de máster. Pero, ¿qué hay del patriarcado? ¿Qué es el movimiento 15M? ¿En qué dirección reman las asambleas de barrio que se multiplican por el Estado español? ¿Cómo tratamos la libertad de prensa? Hay cuestiones no tan claras ni tan fácilmente identificables. ¿Cómo le explicamos a una ciudadana del 15M que votar a IU no cambiará nada? ¿Cómo le explicamos a un joven comunista que el Estado no se puede tomar en nombre de la clase obrera, sino que hay que abolirlo y organizar la sociedad de otra manera? Sería muy cínico negar que estas preguntas no encuentran respuestas útiles y valiosas en disciplinas como la historia, la sociología, la psicología social, la antropología… etcétera.

Que hay que des-aburguesar la ciencia. Sí. Que hay que acercar la producción científica a eso que llamamos «pueblo». También. Que todo hombre y mujer tendría que tener acceso, deseo, y capacidad de comer del fruto de la ciencia. Desde luego. Pero nada de esto niega la validez de la ciencia como instrumento revolucionario. Ciencia no es producir más coches, mandar cohetes a Marte, o estudiar los circuitos cognitivos del consumidor. Ciencia es observar al mundo en el que vivimos de una manera muy concreta: mediante el uso de la razón, la cual nos lleva inevitablemente a la igualdad social [1].

Notas

[1] Si bien es cierto que no menciono el gran papel de la dimensión irracional del ser humano, esto no significa que niegue la importancia de otros elementos como la intuición, los deseos, las pasiones, los sentimientos, y todas esas cosas que «tenemos dentro» y que nos cuesta expresar mediante la palabra escrita o hablada. Si he omitido esta parte es por no ser directamente relevante a la idea este texto, el cual he pretendido que sea corto y directo-al-grano.

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , ,


About the Author

Ser autónomx, simplemente, bien podría significar aprender a luchar en la calle; a okupar casas vacías; a parar de currar; a amarnos lxs unxs a lxs otrxs enloquecidamente, y a expropiar.



17 Responses to Anarquismo y ciencia: una breve reflexión

  1. parco says:

    Buenas tardes.

    Primero de todo, felicidades por el artículo. Y también felicidades por este espacio de debate e información.

    Sin tener grandes conocimientos en materia científica, o precisamente por la pobreza de ellos, echo en falta una basta labor pedagógica,de las personas que tienen dichos conocimientos. De cara a las clases populares, y que esta labor sea a través de un prisma social es fundamental para avanzar socialmente, y así empoderar a las clases populares: con más argumentos, mejores estrategias, tácticas, etc.

    Triste es que esto no sea así ahora, qué tanta falta hace, de forma extensa.

    Saludos.

    • Muy buenas, compa,

      Sí, yo también lamento que no exista una mayor cercanía entre "academia" y "sociedad." Muchas veces parece que las personas que se dedican a la academia viven en otro mundo, hablan con otro lenguaje, y piensan diferente. En mi disciplina (la sociología) existe un movimiento pujante que está llamado a acerca la ciencia social a la sociedad. Lo denominamos "sociología pública" y tiene la idea de hacer accesible la disciplina al conocimiento popular. Sería un paso hacia la revolución social, sin duda. Y seguro que en el resto de disciplinas sociales existen grupos parecidos al nuestro.

      Un fuerte abrazo libertario.

  2. cinicus says:

    Salud! El carácter científico del comunismo es, cuanto menos, discutible. Un epistemólogo como Mario Bunge, por ejemplo, mete sin ambages el comunismo científico entre las pseudociencias (junto con el psicoanálisis).
    Por otro lado estoy totalmente de acuerdo contigo en que el anarquismo debe tener en cuenta a la ciencia y no sólo eso, sino apoyarla y basarse en su metodología. Así lo ha hecho, por ejemplo el Kropotkin del Apoyo mutuo. O el antropólogo Pierre Clastres de La sociedad contra el Estado. Incluso recientemente otro antropólogo, David Graeber. Por añadir otro nombre, Eliseo Reclus fue un geógrafo de renombre (el propio Kropotkin era geógrafo).
    Siendo estrictos, no ha habido nada más revolucionario que la ciencia, aunque su única contribución hubiese sido limpiar de polvo y paja nuestro conocimiento del mundo, barriendo supersticiones y filosofías erróneas.
    "Es cierto que el siglo XX ha demostrado que la ciencia no era la explicación racional y precisa que creían los hombres y mujeres del siglo XIX. Desde la teoría física de Einstein hasta los desarrollos filosóficos del postmodernismo, el siglo XX ha dejado bien claro que más bien todo es relativo, construcción social, o simplemente inaprensible." ¿De veras? La relatividad de Einstein no tiene absolutamente nada que ver con el relativismo de los posmodernos. En primer lugar, porque la teoría de la relatividad de Einstein es ciencia con mayúsculas (compruébalo sencillamente utilizando el GPS del coche o el del móvil) y el posmodernismo es todo lo contrario: el hijo natural del irracionalismo de Nietzsche y de los desvaríos grandilocuentes pero vacíos de significado del existencialismo de Heidegger y compañía. Si todo es relativo, entonces el relativismo también es relativo. ¿Cómo salimos de la trampa?
    "¡Pero qué ironía que estos “descubrimientos” vengan de la propia ciencia! Qué ironía que la bomba que destruye el edificio racionalista y objetivo de la ciencia moderna sea una bomba fabricada con los mismos materiales: con el discernimiento racional, la aplicación sistemática de un método, y el debate serio y riguroso." Aquí patinas considerablemente. El status racionalista y objetivo de la ciencia no ha sido ni arañado por los apóstoles del posmodernismo, qué más quisieran ellos. Por cierto que estos posmodernos se han apropiado del lenguaje científico pero no han pasado de ahí. Eso lo demostró con gran ironía Alan Sokal en el libro Imposturas intelectuales, en el cual deja a la camarilla posmoderna como lo que son en realidad: vendedores de humo. El filósofo Mario Bunge también les ha dado caña: "hablan en difícil porque no tienen nada que decir”.
    Recientemente, las neurociencias le han dado la patada definitiva al alma y al dualismo mente-cuerpo, al reconocer que los procesos mentales son cerebrales y por lo tanto físicos. Diciéndolo llanamente: somos cuerpo. Pero no se han quedado ahí, mediante experimentos científicos se ha descubierto que dar es más placentero que recibir, o que, citando a Bunge: "Se ha descubierto también que la desigualdad es mucho más nociva que la pobreza. La desigualdad causa estrés y este, a su vez, origina una superproducción de sustancias nocivas que destruyen el cerebro. En los países más equitativos las personas son más longevas. Los costarricenses y los cubanos viven bastante más que los norteamericanos. Ganan muchísimo menos, son mucho más pobres, pero viven más porque son más igualitarios." ¿Qué ha demostrado el posmodernismo? Que se pueden escribir y vender libros sin tener nada que decir y sin que nadie entienda lo que dices.
    Desde luego el hombre no es sólo un ser racional, pues resulta que la razón no existe separada de la emoción, sino que están íntimamente relacionadas (corteza cerebral y sistema límbico).
    En fin, que los anarquistas deberíamos prestar atención muy seriamente a la ciencia (y no sólo a las ciencias sociales), desde luego no acríticamente, pero tampoco equiparándola a cualquier ocurrencia de los relativistas de ayer y hoy, puesto que el método científico ha demostrado fehacientemente sus logros y la charlatanería grandilocuente no es más que ruido.

    • Tengo una buena pila de comentarios que contestar, así que perdona si no me extiendo todo lo que me gustaría.

      En ningún momento he pretendido hacer un artículo riguroso, de ahí eso de "breve reflexión", así que es lógico que haya dado cosas por dadas.

      Primero quería comentar que no creo que haya identificado el relativismo de Einstein con el relativismo epistemológico (y si quieres ontológico) del pensamiento postmoderno. Simplemente los he equiparado: lo que destruyó las nociones mecanicistas de Newton es una cosa; lo que destroyó las estructuras objetivas de los hechos de sociales de Durkheim es otra. Pero ambas sí que siguen la misma lógica: todo va a lo que "fluye", a lo "líquido", que diría Bauman. Y ahí la crítica de este texto.

      Segundo me quería referir a la parte en la que tratamos el "racionalismo." Creo que tampoco he escrito que el postmodernismo haya tumbado al racionalismo de la ciencia, aunque ahora que releo el texto sí que admito que pueda dar a entender esa idea. Aquí me refería más a cómo la noción que teníamos de nuestros esquemas cognitivos ha cambiado mucho en los últimos cuarenta años de ciencias sociales. Seguramente me ha faltado enlazar este deriva que se aleja del racionalismo con la idea tan "de moda" del espiritismo y este fetichismo por los métodos de relajación orientales (nótese la ironía).

      Gracias por tu detallado comentario. Abrazos.

  3. greenabuse says:

    ¿Y la ciencia no se aburguesa cada vez más?

    Estoy de acuerdo en que la ciencia aporta mucho, pero en una amplia variedad de temas y con diferentes propósitos. Lo que no estoy seguro es si eso realmente es para un beneficio social o simplemente radica en un beneficio mucho mayor de quienes invierten y controlan el mundo académico.

    Me resulta raro que programas completos de investigación patrocinados por Estados y privados puedan derivar en algo realmente bueno para la sociedad en su conjunto. El conocimiento científico permanece cerrado para solo algunos privilegiados que pueden obtener esa información fácilmente. Esto último se ha ido corrigiendo, pero de forma muy lenta y solo enfocado hacia hacer el conocimiento científico (y muy acotado) visible gratuitamente a través de internet.

    ¿Quién toma más ventaja de acuerdo a los avances en la ciencia? Claramente con las ciencias naturales se ha podido hacer una y mil cosas en pos de sus beneficiarios directos y entregando dulcecitos para que la gente se entretenga y vea qué buenos son los avances científicos en las ciencias naturales (y qué decir de los casos contrarios al común de las personas).

    ¿Acercar a cualquier persona a la ciencia? Es difícil y hasta ahora se ha hecho muy poco. Gran ventaja creo yo que toman las universidades tradicionales también está en otras organizaciones) en acercarla mediante cursos masivos a través de internet. En todo caso, cualquiera de esos cursos son, en su mayoría, complementarios a un curso formal de universidad y no tiene mayor objetivo que reunir habilidades para que lo puedas poner en tu currículum. ¿No es el "movimiento" de software libre una gran "aldea" de estudios entorno a la informática, donde te enseñan desde lo básico muchas veces solo por "el amor al arte"? ¿De qué manera se puede tomar ese fenómeno universalizado para instaurarlo en otra área de la ciencia? A mi parecer, es el único dignamente desarrollado y por lo general no tiene una estructura formal en lo que se puede ver a través de internet (claro está que puedes acceder a un curso formal por una universidad).

    • Sin duda el problema de la ciencia actual es que se ha "vendido" al mercado: el conocimiento, su búsqueda, y su producción, ya no escapan de los intereses de los mercados. Ahora se produce conocimiento si tiene una aplicación que lance algún beneficio capitalista; se invierte en los programas educativos que tienen un futuro de mercado, etcétera, etcétera.

      "Acercar la ciencia a la gente" creo que no es solamente una cuestión de abrir el acceso a la universidad o difundir clases por Internet (que también). Yo personalmente me preocupo más por la producción de conocimiento académico, dado que a ello me dedico. Cómo investigo, qué lenguaje uso, quién lo va a entender, cómo puedo hacerlo más democrático... La academia es una de las cosas más elitistas a día de hoy, y eso es lo que no tenemos que tolerar como anarquistas, ¿no? Es más, los propios esquemas mentales de la gente de la academia, cómo piensan, cómo razonan, cómo investigan y cómo interactúan con otras personas son elementos elitistas según están conformados hoy día.

      Queda mucho por hacer...

      • Serán says:

        No entiendo bien lo de "acercar" la ciencia. Es decir, ¿unos ya la poseen y otros la acercan a los que no la tienen?
        ¿Quién la acerca? ¿Los especialistas?

        • Me refiero a que el conocimiento científico, que ni es superior ni mejor al conocimiento popular, está en manos de un grupo social muy específico (lxs académicxs, que no tienen por qué pertenecer a la misma clase social).

          El conocimiento científico es, sin duda, más útil para comprender, analizar, e interpretar ciertas cosas. Cuando digo que hay que "acercar" la ciencia me refiero a hacer accesible este conocimiento a todo el mundo. La divulgación científica como hacen muchos físicos es una actitud que considero muy positiva, no solamente porque presentan a la comunidad que les paga con impuestos lo qué hacen y obtienen, sino que hacen los términos complejos entendibles para todo el mundo.

          Espero que haya aclarado mi frase 😀

  4. armin says:

    Lo primero que para mí las llamadas ciencias sociales no son "ciencia". Ya que un descubrimiento científico es aquel que, a través del método científico, obtiene un resultado "ley", algo que se va a repetir siempre de la misma manera bajo las mismas condiciones. Tiras una piedra desde una altura y (en la Tierra) siempre va a caer con una aceleración de 9,81m/s². Las ciencias sociales no son capaces de llegar a resultados universales, que repetidos una y otra vez se den de la misma manera, Y MENOS MAL!
    Aclarado lo que entiendo yo (y no solo yo ¬¬) por ciencia, recalcar que no es nada peyorativo decir que las ciencias sociales no sean ciencias, simplemente que sus estudios no da lugar a leyes, por lo que son subjetivos y hay que saber entenderlos y comprenderlos, así como al no ser ciencia, para tener un conocimiento más amplio hay que buscar métodos más allá del "metodo científico".

    Entiendo que la "critica" del anarquismo a la ciencia va por estas lineas, entre otras muchas. El tratar de darle a todo un halo cientificista, es decir de un conocimiento especializado, porque "la ciencia es la verdad". Además de esto, creo que omites la crítica al alto grado de tecnificación al que estamos sometidos, fruto de esa idoltría al conocimiento científico el cual nos dicen es objetivo y libre de ideologías, la fe en el progreso(concepto burgués donde los haya) el cual es igualado el progreso científico-técnico con el progreso social, nada más lejos de la realidad!

    Además, a mi siempre me gusta remarcar una cosa. TODA la física macroscópica, el comportamiento de los objetos a escala humana, está formulada en base a la fisica newtoniana (s.XVII-XVIII), incluso parte de la astrofísica (el comportamiento de los planetas y los sistemas planetarios) es anterior a esta física newtoniana con las formulaciones de kepler (s. XVI). Lo que viene a decir que para los conocimientos fisicos "del día a día" no ha sido necesaria una tecnificación ni una especialización como la que se glorifica por parte de los cientificistas. Que es lo que muchos criticamos desde las dilas del anarquismo, la elevación de la cienca, la especialización y la tecnificación a categorías que antes ocupaban las religiones.

    Todo esto te lo dice un estudiante de física, que convive con cosas de este tipo en el día a día de su facultad.

    • kl0z says:

      Un matiz, los descubrimientos de Newton no fueron hechos aplicando el método científico actual, el mismo lo decia "Hypotheses non fingo" en su "Escolio General".

      Con esto quiero resaltar el carácter dinámico de los métodos científicos cuya evolución es objeto de la epistemología (o de una "metaciencia" que a su vez tendrá su método que evolucionará también y será estudiado por una metametaciencia... etc) o incluso de la propia ciencia.
      Quiero decir que la ciencia es más que un conjunto de conocimientos interconectados desarrollados por el método científico, es una postura ante la realidad, una manera de afrontar dilemas, que evoluciona. Y como tal sólo tiene un dogma o ligadura, el experimento.

      Pero ¿qué es un experimento? este es un concepto que evoluciona a su vez. Esto plantea polémica por ejemplo en el caso del estudio de como las drogas afectan a nuestra consciencia, ¿es un experimento que una persona (que se considera científico) ingiera cierta cantidad de droga y relate sus experiencias? Para quien le escucha puede no serlo perfectamente pero ¿y para quien lo ingiere? en mi opinión puede serlo perfectamente si esta persona adopta una postura científica.

      Bueno lo que quiero es criticar por un lado a los objetivistas (ciencia=realidad) y a ciertas corrientes anti-ciencia que la ven como un dogmatismo a causa de que pretende dar una opinión privilegiada de toda la realidad con sus métodos incuestionables.
      No, los métodos son cuestionables y esto también es labor científica puesto que los metodos son construcciones que se dan en la realidad, en nuestras cabezas. Quizá esto diste de la visión mas cotidiana de la ciencia. Pero esque en las ciencias naturales existe una singularidad (paradoja) imposible de salvar con el actual método y es que excluyen los procesos conscientes y creativos, mientras que pretenden explicar la realidad (imposible puesto que en última instancia el modelo se debería incluir a si mismo puesto que este tambien pertenece a la realidad), su objeto actual no es la realidad, es un subconjunto de la realidad, en el que no estamos nosotros ni los entes conscientes en general.

      Quizá el siguiente paso en la evolución de la ciencia sea no obviar el proceso creativo del sujeto (tener en cuenta procesos emergentes, y no me refiero a la psicología) pero tampoco pretender dar una visión única y unificadora de la realidad pero si varias visiones (susceptibles a una especie de experimentación, contrastables con realidades comunes, que las revistan de cierto grado de objetividad (para entendernos entre nosotros, no para asociar un valor a dicho conocimiento) coherentes entre sí, falsables y reproducibles.

      No estoy seguro de no contradecirme en este punto. Solo quiero destacar que si hay inmobilismo en la ciencia este viene causado por la gestión del conocimiento científico y la absurda postura de "conocedores de la realidad" que adoptan algunos supereminentes "científicos" y lobbys de "científicos" descartando cualquier formulación alternativa que no se ajuste a sus teorías; y no por la definición de ciencia en sí.

      "Método científico en 14 pasos"
      "Línea de tiempo de la historia del método científico"

  5. Kronstadter says:

    Mis puntos de vista, que aporto al tema, son los siguientes:

    La ciencia es una actitud y un método concreto y por más que popularmente se identifique la ciencia con los resultados de la ciencia, éstos nunca son definitivos y siempre son susceptibles de ser refutados. Esto es muy importante entenderlo, puesto que el no cerrar temas y estar siempre abierto a mejoras es un rasgo común de ciencia y anarquismo: el antidogmatismo. Como lo es también la preocupación por la verdad hasta donde pueda alcanzarse o aproximarse. Por lo tanto, quien se posicione en contra de la actitud científica sin precisar más también se está posicionando en contra de buena parte de la actitud anarquista (si tal cosa existe).

    La ciencia no es la tecnología, aunque la permite. Ni la tecnología en sí es mala si su aplicación se juzga necesaria y se decide libremente. En esto soy categórico.

    Existe un uso ambiguo de la palabra ciencia debido a su etimología (si no lo tengo mal entendido, el significado original del término es simplemente "conocimiento") que es lo que lleva a meter en el mismo saco saberes de todo pelaje, resultados empíricos de aplicar el método científico, formulaciones lógicas libres de experimentación y el método científico en sí. El lamentable tratamiento de la ciencia y sus resultados en los medios de comunicación, conducente a mistificarla e identificarla con la técnica y la tecnología que de ella se derivan no ayuda a aclarar esta situación. Tampoco ayuda que múltiples campos de estudio (unos serios y comprometidos con la verdad, otros menos) quieran aprovecharse de la especie de etiqueta de respetabilidad que es la palabra ciencia y se autocalifiquen de ese modo. En conjunto, todo lleva a sobrevalorar lo que la ciencia puede hacer, en lo bueno y en lo malo y a desconocerlo en lo concreto.

    Ahora bien: como para dedicarse en exclusiva al estudio de temas muy concretos y complejos (sea en ciencia experimental o en cualquier otro campo) hay que tener la parte material de la vida cubierta sin necesidad de dedicarle a ello mucho tiempo, la ciencia, el estudio y el conocimiento han sido tradicionalmente patrimonio de los más o menos ricos. En el caso de las ciencias experimentales, el elevado coste de los materiales necesarios para algunos experimentos no hace más que acentuar este rasgo.

    En tiempos más recientes la experimentación es el trabajo precario de una curiosa especie: el doctorando. Con una beca o un contrato de salario bajo que en muchos casos sólo proporciona derechos sobre el papel, estas personas no son de clase alta por sí mismas (con cierta frecuencia se permiten estas condiciones porque no dependen de ese trabajo para vivir al estar cubiertos por sus familias, pero ese no es siempre el caso) tanto como una larva de clase baja que pretende madurar al tiempo que ascender socialmente a través del mundo académico.

    Por otra parte, la técnica que posibilitan los resultados científicos resulta muy lucrativa y a menudo también útil para el control social, por lo que el capital sufraga con gusto (pero sin exceso) los grandes costes de las líneas de investigación más prometedoras para sus intereses y lo hace tanto a través de la empresa privada como de las vías de financiación "pública" (es decir, estatal o paraestatal).

    Teniendo en cuenta estos aspectos, no es de extrañar que el capital torne el proceso de acumulación cooperativa de conocimientos más o menos verificados que constituye la ciencia en otro que juega según las reglas sociales y económicas del mismo capital: competencia y exclusión. Para obtener la financiación necesaria para realizar sus estudios, un candidato a investigador debe tener un proyecto "de interés" (del interés de quién es imaginable: empresa, estado o élite académica) y un historial " de éxito" (en forma de patentes a su nombre, es decir tecnología, y de publicaciones de alto nivel. Las publicaciones son lo que marca principalmente el caché de un investigador y, siguiendo el modelo de competición, están por lo general ordenadas en un ranking para medir "objetivamente" lo buena que es la ciencia. Cuanto más altas estén las revistas en que un científico publica en el ranking, más posibilidades tiene de conseguir dinero para llevar a cabo sus proyectos y más difícil es publicar en ellas, en teoría porque son más exigentes con "la calidad de la investigación" (aunque en la práctica juegan más mecanismos y algunos de ellos mucho menos nobles). Por otro lado esas revistas del "top" del ranking para mantenerse allí (situación de la cual los grupos editoriales sacan considerables beneficios económicos) sólo quieren publicar estudios "rompedores" que revolucionen su campo (grandes noticiones, vaya).

    El resultado de este mecanismo económico es que los investigadores quieren publicar en esas revistas, así que eligen sus investigaciones para que sean atractivas para ellas y para los organismos que las pueden financiar y hacen de todo (y todo incluye con cierta frecuencia mentir, conspirar y buscar caminos preferentes) para publicar allí y mejorar sus posibilidades de hacer un proyecto todavía más "rompedor" (y costoso) la próxima vez y publicarlo en revistas aun mejores, mejorando su prestigio personal y quizá pudiendo licenciar tecnologías derivadas, formar empresas para explotarlas, obtener cargos académicos o entrar en política científica y dirigir instituciones.

    En el proceso se pierde la ciencia. No porque todo lo que se publique sea mentira, sino porque como lo que no es novedad no publica tan bien, no es muy interesante en términos de ambición dedicarse a comprobar la veracidad de los trabajos de los demás, ni a ampliarlos cuando ya no están de moda, ni a investigar campos que no sean de los intereses ya mencionados. Además se pierde la eficiencia, dado que a menudo hay grupos que investigan con los mismos objetivos separada y secretamente, esperando en su competencia siendo los primeros en publicar sus resultados. Así se duplica el coste y se enlentece el progreso de la investigación comparado a un caso en que ambos grupos cooperasen y compartiesen a tiempo real todos sus resultados.

    Si el dinero para investigar no viniese del estado y la empresa y no estuviese condicionado a publicar en "top", el ranking de las revistas carecería de sentido y no habría nada que desincentivase el hacer públicos de inmediato los resultados de cualquier proyecto para que toda la comunidad pudiese interpretarlos, refutarlos y desarrollarlos si lo desease. Por otro lado, la elección de proyectos no vendría marcada por los intereses de los mercados económicos, académicos y de imagen del estado.

    ¿De dónde debería venir la financiación de la investigación científica? Pues como la de todo: debería ser popular y colectiva. Un inciso aquí para hacer notar la esquizofrenia de los círculos anarquistas en cuanto a lo público ( confundido con lo estatal) y lo privado: ambas esferas habitualmente son denostadas desde estos círculos sin entender que la anarquía presupone la construcción una esfera privada con intereses afines a los de la colectividad y una esfera pública ajena al estado (que aparece por libre asociación de agentes privados con afinidad de intereses con la colectividad). Es decir, que en el comunismo libertario los recursos son de origen privado y puestos en colectividad (idealmente, de forma libre). Fin del inciso. Señalo esto porque creo que a día de hoy se podría desarrollar una investigación científica por financiación popular de origen privado: mediante crowdfunding. Sería fácil que los grupos de investigación propusiesen sus proyectos vía web al público general y solicitasen aportaciones para llevarlos a cabo. De esta forma, sería la gente a título personal la que determinaría lo que se investiga, desaparecerían los mecanismos perniciosos que antes describía y además los científicos se verían obligados a explicar sus proyectos de forma comprensible (es difícil aportar recursos a un proyecto que uno no sabe bien en qué consiste ni qué interés tiene) y a comunicar sus resultados pública e inmediatamente (para no defraudar a sus benefactores y evitar hacerse una mala reputación que les impidiese obtener recursos para otros proyectos futuros). Así habría elección colectiva de lo que se investiga en la sociedad, comunicación libre de resultados, recursos para la educación libre fuera de la esfera académica e incentivos para la cooperación y la mayor eficiencia en la investigación ¡sólo por cambiar un mecanismo de financiación!

    En resumen, la ciencia (y la tecnología), lejos de ser algo "burgués" o "capitalista" en sí, lo son porque el pueblo no las ha arrebatado aún a las clases dominantes y sus mecanismos. El pueblo libre habrá de realizar también esas conquistas en aras de poder sostenerse, preservar su libertad por medio de la búsqueda perpetua de verdades y preservar también sus medios de existencia (puestos en jaque por las crisis ecológicas que amenaza con desatar el actual modelo económico imperante). O al menos así lo veo yo.

    • Tú y yo ya hemos tratado este tema y sabes que concuerdo casi punto por punto. La financiación, como bien dices, debería ser colectiva y social, así como los resultados y beneficios deberían ser reportados DIRECTAMENTE a la sociedad en su conjunto.

      Gracias por tu comentario, muy interesante.

  6. Pingback: Sobre ciencia y anarquismo (I) | Regeneración

  7. Serán says:

    Estamos partiendo de premisas y necesidades materiales burguesas y capitalistas.
    Todo esto suena un poco a querer gestionar la miseria, la explotación del capitalismo, haciendo que deje de ser explotación.
    Algunos ni siquiera están cuestionando la existencia de Internet.
    No hay que democratizar lo que existe en el capitalismo, hay que destruir las relaciones capitalistas, la mercancía y todas sus categorías.

    • De gestionar la miseria nada. Aquí se plantea el estudio de las dinámicas que generan miseria (por ejemplo) para crear planes de acción efectivos y solventar el problema.

      Para destruir las relaciones capitalistas, como dices, cosa con la que estoy totalmente de acuerdo, hay primero que estudiarlas, comprenderlas, y analizar de dónde vienen, adónde van, y por qué se comportan como lo hacen, ¿no crees?

      • Serán says:

        Estoy totalmente de acuerdo contigo, por ello siempre me parece, cuando menos absurdo, hablar directamente del Internet, las universidades y... yo qué sé, los supermercados, en una supuesta situación de ya destruido el Capitalismo y la Dominación, y construida la Realidad horizontal y antiautoritaria.

        Un saludo.

  8. Phoenix says:

    La ciencia es una de las cosas más revolucionarias, en la ciencia no valen los dogmas, todo se cuestiona. Por otro lado afirmar que la ciencia es burguesa es como decir que la música, o la poesía son burguesas, si bien las formas capitalistas lo invaden casi todo, estas actividades son intrínsecamente humanas, no burguesas.
    Interesante debate.

Responder a Serán Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 2

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top ↑