Opinión

Published on junio 30th, 2013 | by Colaboraciones

8

Comunicado final del exSindicato de Educación y TIC (Solidaridad Obrera)

Escribimos las siguientes líneas producto de una reflexión colectiva ante una serie de experiencias vividas recientemente en el mundo «libertario» por un colectivo de personas. Lo hacemos porque pensamos que de nada sirve lo vivido si no se reflexiona, y de algo, pero poco, serviría si no lo difundiéramos. Queremos compartir lo que sentimos que ha ocurrido en los últimos meses en el Sindicato de Educación y TIC (Educatic para resumir) dentro de la Confederación Sindical Solidaridad Obrera. Pero no como crítica ácida o como ataque envenenado sino para que entre todos/as superemos constructivamente los problemas que aquejan a movimientos sociales y organizaciones sindicales y libertarias.

Con esta acción pretendemos, por un lado, que dé lugar a debate, ya que muchos de los funcionamientos que describiremos más adelante, desgraciadamente, son comunes a lugares y tiempos del activismo en general. Por otro lado, destacar que este tipo de situaciones no sea la primera vez que se suceden consideramos que no es motivo para no ser difundidas. De hecho,animamos a toda la gente a que denuncie comportamientos y prácticas autoritarias en un movimiento que se denomina antiautoritario. Animamos a todos y a todas a no tolerarlas,y a algunos y algunas a que se planteen hasta qué punto la pasividad y el mirar hacia otro lado se convierte en numerosas ocasiones en colaboración con estas situaciones. Y sobre todo animamos a reflexionar sobre los perjuicios que causan.

El Sindicato de Educación de Solidaridad Obrera vivió con un «programa de mínimos» durante años a través de un grupo mínimo de 3-4 personas que se reunían muy irregularmente y cumplían lentamente los objetivos que se marcaban. La capacidad de ese pequeño grupo era reducida al no garantizar la continuidad de las reuniones (muchas veces salteadas durante espacios de algunos meses) y con un compromiso algo laxo para sacar adelante trabajo. Se consiguieron sacar un par de números del Tiza Libertaria, se intentaron organizar algunos videoforums, se asistía a las manifestaciones o concentraciones del 1 de Mayo, se dieron algunas charlas y se consiguió editar un libro («La A en la Pizarra», 2011).

Aproximadamente hacia 2011 se empieza a generar un cambio de escenario interesante en el que nueva gente se incorpora al grupo de Educación, gente proveniente de diversos ámbitos (desde otros sindicatos, desde otros ámbitos o movimientos, etc.) a tal punto que la sección se convierte en Sindicato saliendo de OOVV, tomando el nombre Educatic para integrar un amplio número de gente del sector TIC. Este nuevo grupo supera las 15 personas, comienza a gestionar con regularidad los pagos, las afiliaciones, etc. además de fijar reuniones regulares tanto de Educación, de TIC como conjuntas. El crecimiento genera cambios y una persona que había estado militando durante los años anteriores deja de venir a las reuniones y otras lo hacen de manera más irregular mientras que algunos de los nuevos miembros tiran del carro y militan activamente.

Este cambio también se ve y se nota dentro de Solidaridad Obrera, ya que estas personas del sindicato de Educatic van tomando, tanto porque quieren como porque se les da, responsabilidades diversas en el sindicato:

• Permanencias fijas y regulares en el local (todos los miércoles por la tarde)

• Responsabilidades de la gestión y organización de la comunicación virtual del Sindicato y de la confederal (página web, etc.)

• Organización de la biblioteca (usada de trastero y sin dar salida a los libros)

• Organización e implicación directa con el proyecto de la Asamblea de Apoyo Mutuo

• talleres de formación (informática), charlas, proyecto de cineforum, grupos de lecturas…

• La vuelta del Tiza Libertaria tras mucho tiempo sin publicarse

• Participación en diversas manifestaciones para las cuales se elaboró material propio de carácter anarcosindicalista, así como en concentraciones y acciones contra despidos tanto en el sector de Educación como en el de TIC.

• Se abrieron nuevos canales de comunicación con colectivos hasta ese momento ignorados y se intentó realizar una labor sindical de base en los centros en los que se tenía presencia.

Esta participación también se refleja en cosas como que ir a pegar carteles deja de ser algo a lo que acuden tres personas ó que a las reuniones de la Federación Local empiezan a acudir bastantes más personas que las tres ó cuatro que venían acudiendo en los últimos años. Cabe señalar que todo lo mencionado arriba se enmarca dentro de los acuerdos tomados por democracia directa, que no por votación, en el VI Congreso de Solidaridad Obrera en los puntos referidos a Desarrollo interno.

De la actividad desarrollada por Educatic se informa puntualmente en las Asambleas de la Federación Local y de la cual se recogen tanto felicitaciones como sugerencias y críticas para la mejora del trabajo en desarrollo. También se intercambian opiniones acerca del trabajo a realizar con compañeras y compañeros de otras secciones tanto en el desarrollo de la actividad de la Federación Local como en manifestaciones, talleres, grupo de lectura y coincidencia en el local por permanencias, reuniones y asambleas.

Toda esta actividad crea en el sindicato de Educatic un clima de trabajo, militancia y de afinidad, ya que se están llevado proyectos de forma común y encontrando un espacio de asamblea, decisiones por consenso y de libertad. Siendo el inicio de un verdadero lugar de apoyo mutuo, con la implicación de una u otra forma de todos y todas los/as afiliados/as del sindicato Educatic.

Esta situación que tendría que ser motivo de ilusión y esperanza en Solidaridad Obrera, parece que se convertirá en un problema para algunas personas del sindicato que hasta ese momento controlaban activamente la dirección de la organización, los proyectos e incluso la ideología a seguir.

Estas personas comienzan a mostrar su recelo y sus críticas hacia educatic de manera gradual. En cualquier caso, el nuevo sindicato arranca con mucha fuerza, con nuevos proyectos, con gente ilusionada, con ganas de trabajar, de renovar y de dar nuevas fuerzas al sindicato en un contexto tan marcado por la crisis y el 15-M en el horizonte.

Todo este clima de trabajo y activa participación se ve truncado tras una asamblea de la Federación Local (4 de marzo de 2013) en la que se consensuó que había que diferenciar entre opiniones individuales y comentarios políticos colectivos, entre publicaciones de la organización y declaraciones o artículos de militantes a nivel personal. La controversia en cuestión se refería a una persona que provenía del viejo grupo inicial de Educación pero que había dejado de asistir a las reuniones y tampoco participaba en la lista de correo desde hacía varios meses. Esta persona, la cara visible de Solidaridad Obrera durante años en infinidad de actos, había hecho unas declaraciones en varios medios valorando positivamente la aparición de cierto partido político y había escrito un texto apoyando la creación de una suerte de nuevo Frente Popular con actividad electoral:

«El hipotético frente electoral encuentra también obstáculos (de nuevo, la fragmentación y el dogmatismo alimentados por décadas de marginalidad y aislamiento, o la concomitancia pasada y mal digerida con el régimen), pero parece cada vez más posible si la actual izquierda parlamentaria no lo impide» (http://www.anarkismo.net/article/24874)

Como sindicato entendimos y entendemos que una organización anarcosindicalista no es compatible con las vías parlamentarias, aún así en su momento diferenciamos entre opiniones personales (libres y legítimas) y posturas colectivas y grupales. Y esta es la postura que defendimos en la asamblea del 4 de marzo. Finalmente, en la citada asamblea se acordó la rectificación en los medios correspondientes mediante un escrito en el que se indicase que los artículos y declaraciones que allí se recogían eran opiniones personales y no de la Confederación Sindical Solidaridad Obrera. En ningún caso expulsamos ni pedimos la expulsión, vetó o limitación en la participación en el grupo de dicha persona (que, por cierto, como hemos mencionado, no asistía ni a las reuniones desde hacía meses alegando incompatibilidad de horarios ni enviaba ningún email en la lista interna). Hubo quien considero que no era adecuada esta diferenciación, personas por lo general no presentes en la asamblea donde se trató este tema y que decidieron no aceptar este acuerdo asambleario.

Tras la asamblea se desencadenó una serie de acontecimientos entre los que cabe destacar 3 bajas (temporales o perpetuas) significativas del sindicato, por orden de importancia: Secretario General / Delegado de la Sección Metro / Militante de Educatic. Aunque por orden cronológico las dimisiones serían a la inversa. De estas 3 bajas el único que envió una carta explicando sus motivos al resto de militantes fue el Secretario General. La persona que abandonó Educatic, lo hizo sin la más mínima explicación ni personal ni colectiva. Se convocó una reunión del grupo invitando expresamente a esa persona a debatir su abandono del grupo pero ni contestó ni asistió. Tras estas dimisiones de cargos o bajas de militancia se vio la necesidad de convocar, por parte del sindicato de Educatic una Asamblea extraordinaria, para establecer las medidas oportunas para elegir un nuevo Secretario General y aclarar las dudas, rumores,… que se estaban extendiendo y esparciendo de manera informal y claramente malintencionadas en espacios fuera del sindicato sobre el sindicato Educatic, lo cual se concretó en un comunicado de Educatic que se difundió dentro de Solidaridad Obrera.

Finalmente se realizaron dos asambleas ya que la primera (21 de Marzo de 2013) se invalidó por considerar que no estaba convocada de manera correcta, por lo que se convocó una segunda el 8 de Abril de 2013. En dichas asambleas se obvió el tema de la renuncia y ausencia del Secretario General y del Delegado de Metro, concentrando toda la atención en la baja del militante de Educatic, ya que textualmente se consideraba a dicho militante «de primera»(por acumulación de méritos pasados) mientras que al resto le correspondía una militancia de segunda. Se estableció la idea de que ya que era un militante histórico, con disponibilidad para dar charlas o asistir a reuniones durante años pasados. Según algunos,ésto requería o merecía un trato especial y debía ser considerado diferente. Algo que, mucha de la gente que acababa de entrar en el grupo y militaba activamente en esos momentos no entendía ni compartía. Se llegó a declarar, por parte del ex-delegado de Metro que había renunciado voluntariamente, cosas como que la ida de este personaje o militante de Educatic era sin lugar a dudas «lo más grave que había ocurrido nunca en Solidaridad Obrera”.

Hay que recordar, para la gente más joven, acontecimientos como el que la Soli vivió con el accidente de un ex-compañero por las dimensiones personales y políticas que sin duda trajo (hubo una explosión en su casa), o el intento del PCI de hacerse con la Soli y la llamada en masa a la afiliación a Lucha Autónoma para evitarlo, etc.

Así, esta persona, planteaba el buscar responsabilidades ante «el acoso que el compañero sufrió» y hacer un escrito de disculpa donde se pidiera su vuelta.

Volviendo al ex-delegado de Metro, tras explicar su indignación en la asamblea y su dimisión, se levantó y se marchó, demostrando cuánto le importaba la opinión del resto de compañeros y compañeras que allí quedamos. También sorprendió ver cómo antiguos militantes que desde hace años seguían en la Soli a título nominal ó incluso ni siquiera eso volvían a las asambleas, parece ser que sólo por el conflicto que se estaba creando de manera totalmente artifical. Es triste comprobar cómo alguien que no se acerca en años a pegar carteles, a ir a las asambleas, a proponer, a trabajar, regresa para recordar cosas como las que llegamos a oír (“…hay militantes de primera y de segunda”, “…esto nos hace pensar lo fácil que es que se nos cuele cualquiera y se cargue el sindicato…”).

En esa asamblea incluso se acusó de forma indirecta de infiltraciones policiales en la Soli para generar conflictos, dando a entender que el problema en la organización eran las nuevas afiliaciones.

Finalmente, tras dos asambleas de la Federación Local en las que, como hemos resaltado, hubo una participación bastante mayor de la normal (más que en el último Congreso, de hecho) se consensuó la convocatoria de un Congreso Extraordinario con motivo de la elección del nuevo secretario general y en apariencia se cerró el asunto del excompañero, bajo el consenso de que dicho compañero se había dado de baja voluntariamente y que el sindicato de Educatic no tenía información del aludido al respecto a pesar que se había intentado contactar con él.

Parece que esto no fué suficiente y el mismo grupo de personas que en la asamblea insistió en generar un conflicto por la baja voluntaria de un compañero sin cargos formales (no por la dimisión del Secretario General, algo paradójico) continuó su campaña contra los afiliados de Educatic. A partir de este momento siguieron llegando informaciones por cauces informales de opiniones personales en contra de Educatic que poco a poco era desactivado en su militancia, debido a que toda su energía iba enfocada a justificar cada cosa que hacía o intentaba hacer.

A pesar de este ambiente poco favorable realizamos una serie de ponencias (más de la mitad de las presentadas) para el Congreso Extraordinario, buscando el debate, la reflexión y el acuerdo sobre el funcionamiento o la ideología del sindicato.

Diez días antes del Congreso se envió, de nuevo por cauces informales, una serie de normas que regirían el funcionamiento del Congreso Extraordinario, dichas normas corresponden a las establecidas en el II Congreso (año 1996) que, sorprendentemente, no se habían susado desde entonces en ningún Congreso previo. Repetimos, en ninguno.

En los siguientes Congresos se había utilizado la democracia directa y el consenso para debatir las ponencias pero, de repente, y dada la «excepcionalidad» y «urgencia» de la situación se olvida la democracia directa y se fomentaba la democracia representativa (tantos afiliados = tantos votos) además de no recurrir al debate y donde los acuerdos de los sindicatos son cerrados. Hay que apuntar que estas normas no habían regido los congresos o el funcionamiento orgánico en años anteriores por lo que sorprendió su repentina recuperación y más aún cuando esta decisión fue unilateral de un sindicato, Sección de Metro, mientras que en las Federaciones Locales se bloqueaba el tratar este funcionamiento ya que se consideraba que no era tema de dicha Asamblea. La Local podía convocar un Congreso pero no podía hablar nada de lo relacionado con el Congreso hasta su celebración. Por una decisión que nadie sabe quíen o desde donde se toma (sólo hay un email de un afiliado de Metro enviando el reglamento del 96 escaneado) se imponía la norma cuantitativa de los votos sobre la deliberación colectiva.

Toda esta situación se complicó cuando supimos que los acuerdos tomados por el sindicato mayoritario, Metro, eran acuerdos cerrados en el que habían rechazado todas las ponencias excepto una, precisamente la realizada por el Delegado que dimitió de Metro con anterioridad y en la que predominaban las opiniones y valoraciones personales, es decir, era una recopilación de afirmaciones subjetivas de todo el conflicto con el sindicato Educatic visto por él mismo y desde la distancia, ya que desde su dimisión como delegado estaba apartado voluntariamente de la militancia (plagada, por cierto, de inexactitudes, acusaciones y exageraciones absurdas).

Por todo esto Educatic se vio obligado a convocar una asamblea de urgencia el miércoles 5 de junio teniendo como orden del día: Congreso Extraordinario. En dicha asamblea se compartió la información que se había ido recabando además de analizar el modo en el que se había dicho que tenía que funcionar el Congreso, es decir, con democracia representativa y con la imposición que supone el mandato de acuerdo cerrado para los representantes. Esta forma de funcionamiento es contraria a los principios anarquistas básicos de democracia directa y libre pensamiento. Además, el hecho de que en los Congresos de años anteriores se haya venido funcionado de manera asamblearia, nos hizo ver la intencionalidad poco honesta del cambio, a través del cuál es obvio que el control y lo que en el congreso ocurriera estaba establecido y pactado ya de antemano. También se supo de comentarios sobre el resto de ponencias en las que se menospreciaba a aquellos compañeros y compañeras que habían dedicado su tiempo y esfuerzo a prepararlas. Algunas de ellas eran más bien declaraciones de principios, como la ponencia sobre ampliación del concepto de igualdad, otras como el análisis del funcionamiento de la organización o el debate sobre el conflicto de Metro (ERE encubierto aprobado en una asamblea de Metro y todavía después de 3 meses sin un debate en la asamblea de la Federación Local), sólo se había admitido la del exdelegado de Metro, que parecía otra obsesiva vuelta de tuerca a lo que ya empezamos a interpretar incluso como una excusa como bien podría haber sido el cambiar un cartel del local ó el proponer que se pintara una mesa de amarillo…

En resumen y en modo coloquial se podría decir que lo que vivimos fue una serie de estrategias que se podrían resumir en: este es un espacio privado, solo mío o mío y de mis amigos, o bien mío y de quien haga lo que yo quiera y como quiera…

Hicimos una valoración de todo lo acontecido durante estos meses en los que se nos acusó entre otras cosas de «deconstruir» y «purgar al estilo del Fahrenheit 451 de Truffaut» (por cierto, la novela es de Ray Bradbury) la biblioteca, ya que habíamos comenzado a limpiar y seleccionar libros de la biblioteca para poder darla el uso que se merece. La idea original era darle vida a una biblioteca muerta para la mayoría de personas afiliadas y que tenía unos cuantos volúmenes dignos de conocerse. Se comenzó una ardua tarea de listado informatizado del fichero, para crear de verdad un lugar para ampliar y profundizar el conocimiento y no para acumular libros sin ningún tipo de criterio (encontramos títulos como “La esclava instruida”, “El complejo de Cenicienta”, Polpot, Lenin…etc).

Queremos resaltar que varias personas de la Soli y no pertenecientes a Educatic argumentaron la permanencia de algunos títulos como clásicos, cosa que se consensuó por lo que se llegó a crear una sección de “clásicos del comunismo”. A través del debate en varias Federaciones Locales se consensuó el criterio de los contenidos de la Biblioteca, con vistas a que èsta dejara de ser el trastero de personas concretas que llevaban los libros que no les cabían en casa, quitando así los contenidos que consideramos no eran prioritarios en un sindicato anarcosindicalista. Lo que se planteó y aprobó en la Federación Local fue sacar los anómalos y cambiarlos de habitación.

Lo cierto es que hubo compañeros que nos felicitaron por el trabajo hecho.Sin embargo, personas que no aparecían habitualmente por el sindicato y que dudamos tuvieran constancia de los libros allí acumulados comenzaron a criticar dicho trabajo y sobre todo algunas de las personas que fueron los que dejaron este tipo de libros en el espacio del sindicato, de forma acumulativa y sin criterio ideológico, se sintieron atacados/as y criticaron de forma destructiva el trabajo arriba explicado.

Este cúmulo de situaciones nos hizo ver de nuevo cómo funcionan esas jerarquías invisibles, que toman decisiones que de forma decisiva afectan y cambian el curso de las organizaciones a antojo ó más bien a intereses propios. Las estrategias usadas fueron las propias en estos casos, es decir, las que se podrían resumir en grandes dosis de autoritarismo y en llevar las cosas a situaciones cuando menos propias de la vida de Brian y cuando más propias de la denominada vida política que tanto detestamos.

– Consideramos que arrasar con el trabajo e ilusiones de compañeros y compañeras por mantener determinadas cuotas de poder intactas no es ético y mucho menos propio de quien se denomina libertario. Consideramos que cuando una organización libertaria demuestra funcionar como un cortijo y los militantes lo permiten, es hora de abandonarlo.

– Consideramos que lo importante no son las siglas, los lugares, las casas, las organizaciones…lo importante son las ideas y las personas que intentan, con coherencia, llevarlas a cabo.

– Consideramos que los medios y las formas en las que nos relacionamos son importantes y merecen ser pensadas y repensadas. Y que merecen ser denunciadas cuando se abren las puertas al autoritarismo.

– Consideramos que lo que nos interesa es seguir trabajando políticamente hacia un horizonte libertario de transformación social con gente que se considere, consideremos y nos consideren compañeros/as y con quien tengamos un mínimo de respeto y afinidad.

Después de esta reflexión conjunta se decidió por consenso la baja en bloque del sindicato Educatic porque nosotros y nosotras:

-Defendemos y apoyamos la horizontalidad y la democracia directa en toda la organización, por lo tanto, la toma de decisiones se produce por consensos y no por votaciones.

-Nos relacionamos en base al respeto por los demás y a la igualdad y así lo promovemos, en todos los ámbitos y expresiones.

-Fomentamos el apoyo mutuo y la libre elección entre todos los miembros.

-Nos declaramos antiautoritarios y contra toda expresión de autoridad.

-No consideramos las vías electorales como estrategias válidas u óptimas para un sindicato anarcosindicalista (independientemente de la libertad de cada uno/a en sus opciones personales para expresarse o votar lo que quiera si quiere votar).
– No aceptamos los ERES, tampoco los encubiertos en una denominación de jubilaciones voluntarias.

El actual funcionamiento dirigido de la Confederación Sindical Solidaridad Obrera está vulnerando estos principios que defendemos. Al causar baja de la Confederación el 5 de junio de 2013, no se acude al Congreso Extraordinario ya que desde ese mismo momento todos los miembros de Educatic se consideran ex-militantes. Deseamos a todos y todas los/as militantes de Solidaridad Obrera lo mejor en su trabajo político y que la organización consiga realizar todos sus objetivos políticos de la mejor manera posible. Ya que parece haber incompatibilidad entre este sindicato y la confederación esperamos que nuestra baja nos ayude a todos/as.

Hasta aquí nos hubiera gustado que llegase este comunicado, pero debemos añadir algo más. Uno de los acuerdos tomados en este último congreso consiste en que «todos los acuerdos tomados desde la finalización del VI Congreso en diversas asambleas mensuales de la Federación Local de Madrid y hasta la fecha de este congreso extraordinario quedan anuladas». Atónitos quedamos ante tal paradoja que por definición lleva a una situación que infringe el sentido común, ya que si este acuerdo es tomado, el mismo congreso extraordinario (producto de una decisión tomada en una asamblea hace meses) debería quedar igualmente anulado.

Al parecer nuestro trabajo, nuestra implicación y sobre todo el habernos atrevido a dar nuestra opinión ideológica, explicarla y confrontarla ha causado una «crisis» en el sindicato. Así, tal y como plantearon desde OOVV con vistas al congreso extraordinario: «el cuestionamiento a determinados cuadros/miembros del sindicato no debería seguir permitiéndose». Sin embargo, parece que las personas que formamos Educatic no debemos ser considerados ni cuadros ni miembros ya que desde nuestro inicio hemos convivido con un continuo cuestionamiento. Esto, de nuevo demuestra una doble vara de medir. Suponemos que si hubiéramos aceptado la autoridad de determinadas personas, y hubiéramos callado ante esos y otros cuadros (hagan lo que hagan, escriban lo que escriban) no hubiéramos creado una crisis.

Sabemos que hemos sido incómodos. Es mejor que no haya nada a que lo que haya remueva demasiado, y no es necesario que remueva los cimientos. No somos tan crédulos, no intentábamos hacer la revolución dentro del sindicato, ni «darle la vuelta de arriba a abajo» (tal y como se nos acusa en la única ponencia aceptada), simplemente buscábamos trabajar y funcionar con las reglas, que pensamos al estar en un sindicato anarquista, eran iguales para todos y todas. Y así, es conocido por todos y todas cómo algunos «cuadros» pueden tratar con cierto desprecio incluso en las asambleas a otros compañeros y compañeras, mientras que por nuestra crítica ante las declaraciones pro-frentes parlamentarios se nos acusa de censura,criminalización e incluso de persecución y acoso.

Sí, quizás fuimos un poco pesados/as intentando buscar tiempo y espacio para quedar con el compañero que metido en una deriva pro-partidos políticos hizo ese tipo de declaraciones con las que no estábamos de acuerdo. Buscábamos explicar y confrontar nuestra postura, que por razones obvias en una organización anarcosindicalista se resumían en que cualquier texto vertido y firmado como miembro de Solidaridad Obrera no debiera hacer apología de partidos políticos. Después del último Congreso Extraordinario parece que ha habido dos acuerdos: uno de ellos es el anteriormente explicado (anulación de acuerdos tomados asambleariamente), el otro es la expulsión del sindicato de Educatic, que como no puede ser ejecutada por el congreso pasa a ser el punto numero uno propuesto en las próximas reuniones de los sindicatos.

Puestos a ser coherentes con la caza de brujas e insistiendo en el concepto de paradoja, tan presente ultimamente, además de la expulsión de Educatic, se debiera pedir la expulsión de todas las personas que asistieron y acordaron a la asamblea de la Federación Local del 12 de Mayo, que acordó que aquel «cuadro» (o militante de primera, según a quien se pregunte) que hace apología del Partido X y de los Frentes Populares acudiera «así lo deseaba al encuentro anarquista de Dublín en nombre de la organización, pero eso si que se le comunicará que no vertiera comentarios como los que había hecho previamente en nombre de la organización» (textual del acta).

A dicha asamblea sólo acudió un miembro de Educatic pero sin embargo, siguiendo con la coherencia de la purga en Solidaridad Obrera debería ser expulsado (entre otros) el actual Secretario General propuesto en la única ponencia aprobada, así como el antiguo (cuyo regreso se anuncia de nuevo después del Congreso Extraordinario), ya que participaron y avalaron totalmente aquellas decisiones, en todas y cada una de las asambleas de la Federación Local a las que asistieron. Que conste en acta.

Nos vemos en las calles.

El ya exSindicato de Educación y TIC

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags:


About the Author

Colaboraciones enviadas a la página. Para mandar tu colaboración puedes enviarnos un correo a regeneracion@riseup.net con el asunto "Colaboración". No olvides firmarlo o indicar si quieres publicarlo anónimamente.



8 Responses to Comunicado final del exSindicato de Educación y TIC (Solidaridad Obrera)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × = 28

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top ↑