Opinión

Publicado el 14 de septiembre de 2016 por Angel Malatesta

9

El amor romántico es perjudicial para nuestra salud. Autogestión de las emociones afectivas

El amor romántico es una creencia cultural y social asentada en una serie de mitos, formulada de tal manera que aparece como una verdad eterna, por encima de cualquier razonamiento lógico y que construye la supuesta verdadera naturaleza del amor. En realidad, se trata de un conjunto de percepciones ficticias y engañosas que apuntalan el establecimiento de falsas expectativas amorosas o relaciones basadas en la desigualdad, y que conducen irremediablemente a la frustración, al fracaso afectivo y a la violencia.

Mitos del amor romántico

Algunos de estos mitos son la fe ciega en el destino y la existencia de una media naranja predestinada para cada persona; el mito del emparejamiento heterosexual y monógamo con exclusividad como algo imperecedero a lo largo de la historia de los seres humanos; el mito de los celos como algo positivo y que refuerza una pareja; el mito de que el amor todo lo puede y es necesario sacrificarse y crear un armazón hermético de unicidad; el mito de los llamados problemillas de pareja o discusiones y que los polos opuestos se atraen; y por último el mito de que amor y enamoramiento son equivalentes.

Todos estos mitos están íntimamente relacionados entre sí, conforman un todo fuertemente arraigado en el imaginario colectivo, aunque algunos tienen un mayor potencial de peligrosidad y en un terreno emocional correctamente abonado, puede construirse el espacio idóneo para la manipulación y las agresiones –no referidas a las físicas, aunque también se incluyen–.

Reconstruir sobre la igualdad nuestras relaciones

Para ir desgranando paulatinamente estas referencias del amor romántico, comenzaré diciendo que es absolutamente incompatible una relación afectiva si el vínculo que se establece se sienta sobre la desigualdad. En la totalidad de los casos en nuestras sociedades estructuradas bajo este paradigma, las relaciones se asientan desgraciadamente en una desigualdad sistémica conocida como heteropatriarcado. Esto quiere decir, que debemos atrevernos a conocer y analizar cuidadosamente esta creencia del amor romántico, para comenzar a construir relaciones afectivas basadas en la igualdad y el respeto.

Este gigantesco paso exige como piedra angular de nuestro nuevo objetivo hacer introspección sobre nosotrxs mismxs, y descubrir profundamente nuestras emociones y deseos, asignatura completamente pendiente en nuestro desarrollo educativo. Una sana educación afectivo-sexual debe incluir el aprendizaje profundo de nuestras emociones y saber gestionarlas responsablemente de manera personal y junto con las personas que nos rodean. Esta creencia romántica no es algo de lo que sentirse culpable o asustadx por no saber cómo salir de la toxicidad que genera, es normal la confusión y sentirnos con frustración o ansiedad, pero recordemos que con amigxs siempre es más sencillo y las soluciones colectivas basadas en la confianza son mucho más duraderas y estables.

Cuando estamos inmersxs en la creencia del amor romántico, habitualmente nos embarcamos en relaciones afectivas que miran nuestros ombligos, no comunicamos sinceramente porque no se nos enseña a hablar con libertad de nuestras emociones, no poseemos las herramientas adecuadas, y de esta manera cada persona en esa relación tirará hacia sus deseos individualmente.

No debemos vivir para otras personas sacrificándonos continuamente, y mucho menos para una media naranja inexistente, tenemos que aprender a amar libremente, y querernos a nosotrxs mismxs es el primer reto ante el cual nos situamos. El amor no es condicional, si está condicionado es opresión, y por lo tanto algún día nos cansamos de esa opresión. Aprendamos a amarnos pero de verdad, sin comparaciones, sin establecer vínculos entre las maneras de amar y situaciones completamente distintas. No nos dejemos decepcionar siempre en esta vida creando expectativas para absolutamente todo, permitamos la espontaneidad en nuestras experiencias cotidianas y recibamos abiertamente sin esperar algo predeterminado.

Tal y como ya apuntaba, no considero que las relaciones afectivas sean comparables, no es mensurable porque cada persona en una fase de su vida no tiene por qué amar de igual manera, ni en los mismos términos, estamos en una evolución constante. Tampoco se puede comparar la intensidad con la que se quiere a personas distintas, pues los lazos afectivos que tendemos con cada persona tienen características diversas, de esta manera es completamente cierto que se puede querer a varias personas a la vez.

Poliamor, compersión y otras cuestiones amatorias

El amor no es eterno, pero sí es un recurso ilimitado y la naturaleza humana es proclive a la poliamoría; la exclusividad y los celos impuestos por el amor romántico rompen el apacible devenir de las relaciones libres que podríamos disfrutar las personas. Querer a otras personas siempre suma exponencialmente, nunca resta, y por ello frente a esto situamos la compersión, un estado empático de felicidad experimentado cuando un amante disfruta de otra relación. En ocasiones las experiencias poliamorosas que tratamos de crear pueden no tener el resultado que esperábamos a la primera, no nos defraudemos por ello, porque muchas veces aún no estamos preparadxs por el bagaje que arrastramos del amor romántico. Se trata de ir descubriéndonos sin prisa y sentar las bases de cómo queremos amar en un futuro tras deconstruirnos los malos vicios que iremos dejando atrás.

Si creamos relaciones basadas en la monogamia, y con una base de nula comunicación de deseos y sentimientos, al final se acabará rompiendo el contrato, pero la raíz del problema está en la estructura de género y sexual, las personas son infieles porque no entienden en qué se fundamentan conceptualmente las relaciones humanas. El problema es la ideología cultural, no los actos individuales.

Si se aspira continuamente a una relación como las representadas en las películas, entonces acabaremos frustradxs, porque la ficción genera patrones a seguir, pero la realidad amorosa es otra distinta, y debemos crearla nosotrxs mismxs, según nuestra libre necesidad emocional, no reproducir lo que podemos comprobar que no funciona en la mayoría de casos.

Si siguiendo ese modelo romántico exigimos que nos amen exclusivamente como nosotrxs queramos, entonces estamos volcando la balanza hacia nuestro lado con condiciones, y si un vínculo que debería ser libre se desequilibra se transforma en desigual, y entonces no es amor ya, porque para que sea amor ha de ser libre, quizá lo otro sea  rutina, sumisión, lástima, temor…

Conclusiones prácticas en nuestra realidad

Es completamente cierto que en la teoría se puede ver muy claro y declararnos decididamente opuestos a estos mitos románticos, pero en la práctica esta creencia es sumamente invisible y alcanza todos los niveles de nuestra vida, colonizando nuestro lenguaje, nuestro pensamiento y por lo tanto, también nuestra actitud. Son puntos extremadamente nocivos y lo único que consiguen es que construyamos nuestro concepto de amor en torno a falsas ideas de lo que no es en realidad.

Ve viviendo y evolucionando según tus necesidades emocionales, ámate y ama libre a personas que tengas alrededor, desea tu cuerpo y desea libremente a personas de tu confianza. Muchas veces si hacemos caso de lo que nuestra cabeza nos indique, nos estará dando las pistas necesarias para saber con quién podremos compartir un vínculo saludable y placentero.

Concluyendo, creo  que el amor romántico convencional que nos enseñan desde pequeñxs y que la mayoría reproducimos porque creemos que no existe otra alternativa, o porque nos hemos acostumbrado cómodamente a ello, en una infinidad de casos, y unido hacia la falta de comunicación sobre sexualidad y emociones, consigue que la mayoría de las relaciones afectivo-sexuales que establecemos sean nefastas para nuestra salud mental. El amor romántico es una herramienta más de opresión hacia todxs nosotrxs.

A todas aquellas personas que hayan iniciado su experiencia personal con el feminismo como herramienta de liberación, y para lograr la igualdad de género, saquemos la teoría a la calle, a nuestros grupos de amigxs, en nuestras conversaciones, y pongamos en práctica aquellos conceptos que tan rápido estamos asumiendo como nuestros.

 

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , , , , ,


Acerca del autor

Angel Malatesta

La insurrección es hermosa cuando se recoge sobre los renglones poéticos que caminan a través del sendero de la historia. Construyéndome a mí mismo en colectividad y en el espacio natural.



9 Respuestas para El amor romántico es perjudicial para nuestra salud. Autogestión de las emociones afectivas

  1. Leno says:

    Que pena que escriban todx con x, en el idioma español el genero masculino abarca a todo, no es machista, es una convención, el texto está bueno pero que no respeten la reglas gramaticales dificulta la lectura.

  2. Lusbert Lusbert says:

    La cuestión del amor es bastante complejo, Hay muchas situaciones y yo he pasado por situaciones en los que sufrí bastante. Doy gracias a que fueron muy puntuales y los he podido superar en un día. Yo creo que hay más allá del amor peliculero empalagoso, pero en fin, el caso es que, siempre lo diré, el amor tiene que ser recíproco, no se puede forzar las relaciones. Una relación poliamorosa puede ser igual de tóxica que una relación monógama, por el tema de si las personas en esa relación poliamorosa no se han adaptado. Quieras o no, siempre habrá roces. Así son las relaciones humanas, en todo, no hay recetas mágicas. Ni siquiera el anarquismo es eso.

    Claro, está bien que exista esta información, para quien quiera vivir experiencias amorosas distintas y más abiertas, pero eso. Depende de cuánto estemos dispuestas a asumir.

    Respecto al tema de las X, voy a lo funcional: quienes lo leen, leerán "O" por costumbre del lenguaje hablado y cotidiano, es poco evitable. Además, si pretendemos textos accesibles a todo el mundo, las X estorban más que ayudan. ¿Alternativa? Usar genéricos como "la plantilla de tal empresa" en vez de "los trabajadores de tal empresa", "cada cual" en vez de "nosotros mismos". Cosas así.

    • pimp says:

      Si una situación en la que dices que has sufrido bastante la has superado en un día es que no sería para tanto, o por lo menos no comparables con rupturas en relaciones. Los duelos no se superan de un día para otro.

  3. Xiana says:

    Escribir con "x" es un símbolo integrador.Lo que no se menciona no existe.Quizás en las primeras lecturas choca un poco porque no estamos acostumbradxs pero al final terminas normalizándolo y agradeciéndolo.Yo personalmente me siento visibilizada y de forma natural leo en femenino (o en todos cuando se refiere a colectivos).The question is...causan tanto malestar y choque con todas nuestras barreras los anglicismos que día a día van apareciendo o q desaparezcan letras? Es curioso como evitamos la temática que trata este texto...algo habrá removido!! 😉

    Creo que tener relaciones libres requieren mentes que también lo sean.Es necesario un trabajo inmenso en el que ir derrumbando barreras de las que no eres consciente y nadie te explica de donde han salido. Y cuando parece que vas en el buen camino...¿Qué tal andamos de autoestima? ¿somos capaces de valorarnos lo suficiente y por las razones precisas? Lo de siempre...si yo no me quiero no voy a llegar a creer que otra persona lo haga y entonces..¿cómo voy a confiar?. La comunicación con la otra parte es más que precisa pero la nuestra...esa que nos ayuda a conocernos, aceptarnos y querernos creo que a veces queda en un segundo puesto porque entre otras cosas el amor romántico nos enseña a buscar fuera lo que no nos damos."Ya llegará alguien que me salve que me quiera" Nuestras inseguridades y miedos creo que son la gran asesina de cualquier tipo de relación que pretendamos construír...
    Hablo de relaciones libres porque creo que cada una de las que emprendemos tendrían que tener sus propios acuerdos en la que las dos partes sientan que pueden ser e ir eligiendo día a día.
    Gracias por el texto! Personalmente me resulta muy complicado hablar de estos temas sin que me juzguen o etiqueten..entiendo que porque es una temática que cuestiona un sistema bien atado y no suele gustar que te remuevan las cuerdas que te sostienen.Así que se agradece mucho encontrar textos que lo traten desde el respeto.

    • Angel Malatesta Angel Malatesta says:

      Yo siempre soy partidario de dar la importancia que se merece a nuestro lenguaje, porque este regula nuestro pensamiento, y este a su vez determina nuestra actitud social; por lo tanto, me parece un punto a tener en cuenta siempre. No obstante, no hay una regla definida entre los movimientos organizados y conscientes sobre este tema, cada cual buenamente elige el método que con la mejor de las intenciones le parezca más integrador. He de reconocer que yo mismo por épocas voy variando el método, y concretamente este le escribí utilizando la 'X'.

      Me alegro mucho de que este texto esté teniendo tantos comentarios y generando debate, no es para menos. El triunfo mismo es que esto sea tema de conversación habitual, pues solo charlando sobre ello con otras personas podremos seguir enriqueciendo nuestra postura y nuestra opinión, y sobre todo, llevarla a la práctica en nuestros espacios de confianza y seguridad. Tenemos mucho terreno por conquistar, y mucho amor en igualdad que descubrir.

  4. nancy says:

    bueno, si es cierto que hay relaciones toxicas, tanto donde un hombre como una mujer someta de manera fisica o emocional a la pareja. Sinceramente, no me termina de cerrar el tema de la poligamia, se suele decir, que los que apoyan la monogamia, somos personas que pretendemos que nuestra pareja sea solo y exclusivamente para nosotros, como si nos perteneciera, es un tema, si supongo que nos pueden llamar ´´egoistas´´ en eso, pero no me gustaría que mi pareja se acueste con otra/a mujer/es al mismo tiempo , o que ame a otra mujer porque yo no lo completo de una manera total.
    Justamente, respecto a lo segundo, y en relación al titulo del articulo, es una absoluta fantasía pensar que una solo persona me puedo completar en todos los aspectos. Entonces eso de buscar en otra persona lo que mi pareja no me da, en parte, es medio cualquiera, tu pareja no te va a dar todo lo que necesites y vos tampoco se lo darás. Varios van a decir, si, quiero sentirme absolutamente completo y tengo derecho a estar así por lo que SI, voy a buscar en otra persona lo que mi pareja no me dá, seria, caer en esa fantasía romántica que el otro te tiene que completar si o si. Como dicen arriba, nosotros tenemos, principalmente a nosotros mismos, ese es el desafio principal de cada persona, tu pareja es una parte, importante (o no, para los que no sienten la necesidad de estar en pareja) pero no central. Entiendo que las personas no nos pertenecen, eso lo entiendo y que hay que aceptar la libertad ajena,pero creo que el tema no pasa tanto por la libertád sino por el tema de tolerar las imperfecciones y limites de la pareja y aun asi no ir a buscar constantemente en otro lo que le falta a tu novio/a. saludos

    • nancy says:

      perdon, veo queme tragué un par de palabras, pero creo que se entiende lo que quise decir,saludos.

    • Angel Malatesta Angel Malatesta says:

      El filósofo esloveno Slavoj Zizek decía que siempre idealizamos el amor, y por lo tanto en muchas ocasiones nos enamoramos de la imagen que creamos de una persona, y no de la persona misma. Hay que tener cuidado en ese aspecto, y por ello es tan importante que antes de afirmar que amamos, nos conozcamos a nosotros mismos y mismas.

      Te recomiendo la lectura del artículo de Coral Herrera: http://www.pikaramagazine.com/2015/09/no-eres-tu-es-la-estructura-desmontando-la-poliamoria-feminista/

      "El batacazo nos lo llevamos cuando nos damos cuenta de que no tenemos las herramientas. Nuestros conocimientos en torno a la gestión de las emociones son aún limitados, y no hemos entrenado lo suficiente para poder asumir y vivir las emociones"

      Espero que te sirva para ahondar más en este tema. Verdaderamente pienso que es imprescindible el amor en igualdad, y la consecución de este está marcado por lograr la igualdad de género a través del feminismo como herramienta para conseguirla. Si creamos espacios de amor en igualdad, después cada persona o grupo de personas marcará los límites de la libertad de su amor.

      Un saludo ^^

  5. Lusbert Lusbert says:

    El tema de las X me parece algo endogámico, como un código el cual utilizamos solo las personas anarquistas. Luego está el hecho del lenguaje hablado. Es imposible pronunciar "todxs" tratando de pronunciar la X, y por costumbre se acaba pronunciando "todos". Sí es cierto que el lenguaje condiciona nuestro pensamiento pero utilizar las X en sustituto de las vocales del género gramatical no me parece solución acertada aunque cuestionemos el masculino genérico del castellano (a mí personalmente también me chirría). En mi caso, he dejado de usar las X para usar, por ejemplo, "los y las trabajadoras" o tratar siempre de usar sustantivos colectivos "la plantilla". Y como segunda opción utilizo el "femenino genérico".

    La cuestión es buscar una solución que vaya más allá de nuestro círculo de confort. De lo contrario, solo nos leerán personas afines ideológicamente. Vamos, así pienso yo...

Ir arriba ↑