Opinión

Publicado el 2 de julio de 2014 por Colaboraciones

12

El "otro" racismo

Como muchas ya sabemos, el pasado 28 de junio se produjo una agresión racista en el metro de Barcelona, que fue grabado por dos amigos del agresor y posteriormente difundido por Internet. La noticia fue muy comentada en las redes sociales, y se consiguió identificar al agresor y a sus acompañantes, los tres de ideología neonazi. Tras su difusión, todas coincidieron en condenar la agresión, pero sin embargo, al igual que la izquierda no está exenta de reproducir actitudes machistas, muchas de ellas mostraron conductas racistas mientras manifestaban su rechazo (y también hubo algunos insultos homófobos hacia el agresor, pero no hablaré de ello debido a que solamente trataré del racismo). Éstas serán comentadas a lo largo del texto.

Para mencionar dicha agresión, muchas personas se refirieron al agredido como «el chino», aunque sea procedente de Mongolia; y al agresor como «el nazi», siendo este de origen ruso. En primer lugar, aunque ambos sean inmigrantes, se especifica la procedencia de la víctima (aunque mal), que no pertenece a la etnia caucásica dominante, a diferencia del agresor, a quien se le denomina por su ideología y no por su procedencia. Al igual que los medios de comunicación especificando la nacionalidad de una persona en casos de detenciones por los motivos que sean, parece que el origen de alguien es muy relevante si no es blanca ni occidental, por no decir que la expresión «el chino» ha adquirido un tono peyorativo, usado para insultar, como el caso de «el negro». Dicha expresión también es usada, de modo racista también, para nombrar establecimientos dirigidos en su mayoría por personas procedentes de China, como alimentaciones o bazares, mientras que nunca se dice «el europeo», por ejemplo. En segundo lugar, el agredido es de origen mongol, pero aun así se usa «el chino» para nombrarle. Al parecer, si alguien posee ojos rasgados es automáticamente calificado como «chino», aunque sea de Vietnam, Japón o Mongolia. Por estas razones, la expresión ha sido normalizada por la sociedad, y nadie ve reparos en utilizarlos en los casos mencionados, ya sea para nombrar a una persona de ojos rasgados o una alimentación, llegando incluso a ser molesto para las propias chinas solamente con oír el gentilicio. Por otra parte, si lo comparamos con otras agresiones y/o asesinatos cometidos por fascistas en donde la víctima era blanca y occidental, vemos que en ningún momento se alude a su procedencia. No se llama a Carlos Palomino «el español», ni tampoco a Pavlos Fyssas «el griego».

Sin embargo, tras señalar lo anterior se presentaron justificaciones por parte de blancas y occidentales (vaya, qué sorpresa). Veamos algunos:

– «Es relevante señalar la procedencia de la víctima, ya que sus rasgos fueron motivo de la agresión.» El más repetido. Al decir que golpearon a la víctima por sus rasgos, implícitamente se le está culpabilizando. Claro, él, que tiene unas características físicas que no ha elegido, provocó que el agresor le golpeara. Esta justificación, y no exagero, equivale a culpabilizar a una mujer violada por «haber ido provocativa». ¿Cuál fue la causa de la agresión entonces? La mentalidad racista dominante del agresor respaldada y alimentada por un sistema estructural de opresión racial. Tampoco es tan difícil, ¿no?

– Cito textualmente: «Una vez me llamaron sevillano y soy de Málaga, tampoco es para tanto.» Claro, no es para tanto para ti porque tú perteneces a la etnia dominante, que no has sufrido nunca la opresión racial. ¿Alguna vez alguien te ha insultado diciendo «sevillano»? Aquí se obvia el sistema de opresión racial existente, ya que pone a la misma altura la etnia dominante con una de las etnias oprimidas.

Otras personas simplemente ridiculizaban el hecho de que ciertas personas, a quienes posteriormente les tachaba de locas, les haga ver las actitudes racistas que han tenido. Cito textualmente algunos comentarios: «Es que si digo chino soy racista.» «He llamado chino a un oriundo de Mongolia. Soy la peor persona del mundo. En serio, déjalo…» «Déjala, no está bien, en serio… En su cabeza lo llamé así porque soy xenófobo, y lo hice porque al principio se dijo que era chino. De ahí a usar cualquier cosa que pasa en la vida para crear bulla nos demuestra que no está bien [de la cabeza]…»

Cabe destacar que en los medios se difundió la noticia denominando al agredido «un joven de rasgos asiáticos». En mi opinión, esto tampoco sería correcto, ya que no todas las habitantes de Asia tienen los rasgos parecidos. Por ejemplo, las características físicas de las personas de la India son muy distintas a las de las coreanas, y las primeras son tan asiáticas como las segundas. Asimismo, tampoco todas las personas con rasgos asignados a «lo asiático» proceden de este continente: los inuit, por ejemplo, viven en las zonas heladas de Alaska, Canadá y Groenlandia.

Todas hemos sido educadas en una sociedad racista, en donde se nos inculcan estereotipos desde la infancia que contribuye a perpetuar el racismo. No solamente por declararte anarquista, comunista o marxista vas a acabar con todo lo que has ido interiorizando desde pequeña, ya sean actitudes racistas, machistas, homófobas, tránsfobas o especistas: se exige un trabajo de revisión y deconstrucción de privilegios por parte de los colectivos socialmente opresores para acabar con el fin de toda opresión. Y para ello es necesario escuchar a quienes sufren directamente las opresiones: una blanca caucásica occidental no puede decir qué es correcto y qué no en lo que se refiere a racismo, pues la etnia a la que pertenece es socialmente opresora de las demás. Menos aleccionar y más escuchar.

Yelin

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , ,


Acerca del autor

Colaboraciones

Colaboraciones enviadas a la página. Para mandar tu colaboración puedes enviarnos un correo a regeneracion@riseup.net con el asunto "Colaboración". No olvides firmarlo o indicar si quieres publicarlo anónimamente.



12 Respuestas para El "otro" racismo

  1. De acuerdo en todo lo escrito menos con el último párrafo, que me parece que toca el mismo tema (problema) de siempre. Una persona por ser "caucásica" no significa que sea opresora de por sí (o eso pienso yo). Sí, es cierto, una persona "blanca" dispone de unos privilegios institucionalizados y socializados. Eso nadie lo puede negar. Como tampoco se puede negar que las personas "blancas" dominan, explotan, y abusan a muchos niveles (estructurales, individuales, ideológicos) al resto de etnias y personas del mundo. Pero el hecho de ser "blancx" no me parece causa suficiente para llamar a una persona "explotadora." Como existencialista creo que la persona, en una grandísima medida, se hace a sí misma. Una persona blanca puede optar por oprimir o por ser enemiga de su clase. ¿A caso no hicieron lo mismo Bakunin o Kropotkin, personas tan respetadas y admiradas por aquellxs que se dicen anarquistas?

    En definitiva: unx puede nacer en el seno de un grupo social que oprime a otros. Pero como individualidad, potencialmente libre y creativa, puede destruir lo que adquirió por nacimiento. Sí, destruir es construir. Unx puede ser enemigx de su clase, de su etnia, o de su género dominante. Unx decide qué hace con su vida.

    Esto no quiere restar ninguna importancia al texto que me parece muy acertado.

    Salud.

    • Yelin says:

      Es cierto que una persona blanca, a nivel individual, puede optar por seguir oprimiendo o dejar de hacerlo. Pero sin embargo, nadie puede negar la influencia de la sociedad en su conducta: a nivel social, pertenece a un colectivo que ejerce una opresión sistemática y estructural a los demás grupos étnicos. Tras años de interiorización y normalización de valores racistas que la sociedad le ha estado inculcando, consciente o inconscientemente seguirá reproduciendo actitudes racistas, algunas tan sutiles que nos cuesta identificarlas: crece siendo racista, aunque no se dé cuenta de ello. Es por eso que las diferentes luchas de liberación deben ser llevadas y protagonizadas por los colectivos socialmente oprimidos, tras adquirir conciencia de su situación. Por ejemplo, una blanca no puede decirle a una árabe si debe llevar burka o no, ni un hombre podrá decirle a una mujer si debe depilarse o no.

      No se trata de llamar a una persona "explotadora" por el hecho de ser blanca, sino de señalarle los privilegios que posee simplemente por serlo. Es incoherente que aquella blanca que decida dejar de oprimir vaya dando lecciones de qué es racismo y qué no a quienes sí sufren la opresión racial. Solo dejará de oprimir si se deconstruye y deja de reproducir tales conductas. Y sin revisión no hay deconstrucción.

      • No me sorprende tu argumentación pues es la que normalmente se puede leer en ciertos círculos "intelectuales" que me ahorraré nombrar para no levantar ampollas.

        Sí, todo lo que dices es verdad, pero a medias. De hecho, lo que expuse en mi primer comentario no contradice lo que el tuyo argumenta, sino que lo amplia. Dices que una persona que haya nacido en el seno de un grupo que oprime ". . . seguirá reproduciendo actitudes racistas, algunas tan sutiles que nos cuesta identificarlas: crece siendo racista, aunque no se dé cuenta de ello." Sí, es cierto y nadie lo puede negar. Pero tu discurso niega, es más, imposibilita la libertad individual de romper con lo que nos enseñan. En otras palabras: el discurso sociológico por el que abogas (aquel que dice que las estructuras lo son todo, o casi todo) mata la libertad. Vuelvo al mismo ejemplo de antes: Kropotkin nació en el seno de una familia noble, con todos los privilegios de la época, y recibió una educación acorde a su estatus social. ¿Dónde acabó? Creo que no hace falta que siga desarrollando el ejemplo.

        Ahora, si nos empeñamos en decir que la clase social originaria de Kropotkin era (o es) opresora, entonces no tenemos más que debatir, pues en eso estamos de acuerdo. Pero de ahí a afirmar que el individuo no puede rechazar su origen social va un paso muy grande. Difícilmente podemos acusar a Kropotkin de burgués o aristócrata: por mucho que su familia fuera noble, opresora, privilegiada, etcétera, Kropotkin murió, digamos, de pobre. ¿Él aun así fue un opresor que reproducía la estructura explotadora de su Rusia natal?

        A veces me da la sensación de que el determinismo marxista se mete demasiado en nuestros círculos anarquistas. Cada cual que lea/piense/diga lo que quiera. Pero personalmente creo que el existencialismo, tanto el más anarquista de Stirner, como el de Sartre, nos dan una explicación más sensata de ciertas dinámicas humanas.

        Salud

        pd: esto ha derivado en un debate totalmente distinto, seguramente por culpa mía. Me gustaría repetir: la importancia del texto, el cual denuncia el racismo "no-tan-claro" de cierta gente, sigue teniendo máxima importancia y validez.

        • Lusbert Lusbert says:

          Stirner siquiera era anarquista aunque haya aportado algunos "principios". El existencialismo tiene una carga occidentalista innegable y las teorías y filosofías individualistas igual. Estas teorías me dan la impresión de que pone en segundo plano la importancia de lo colectivo, primando el individuo sobre ello. Esto obstaculiza por ejemplo la construcción de comunidades y estructuras sociales que sirvan de base para la resistencia colectiva. He aquí el por qué de que en países capitalistas avanzados no existan movimientos fuertes como los y las indígenas latinoamericanos. Además, la idea del individuo innato es errónea porque nos construimos socialmente y todas somos antes construcciones sociales que individualidades que se hacen a sí mismas. Es en realidad la influencia social la que nos da la noción del yo. El análisis de estructura-superestructura marxista lo veo más acertado que el existencialismo al ser las bases para comprender las estructuras de poder en la sociedad.

          No se trata expresamente de explotación. Una persona blanca no sufre insultos racistas por serlo, eso es un privilegio intrínseco por muy antirracista que sea esa persona blanca, por muy deconstruido que esté. Cuando un chino va por la calle, o cualquier persona con ojos rasgados, corre el riesgo de que se burlen de él cuatro gilipollas ("chinito", gritos de kung fu tipo "kiaa", "ooiuuaaa.." en tono burlesco, comparación con destacados artistas marciales, etc), algo que no le pasa al blanco. Lo mismo le podría pasar a un negro, que está expuesto a que puedan llamarle "mono" cuando está en sitios públicos. De igual manera, ocurre lo mismo con las mujeres que sufren el acoso callejero. Casi siempre que sale a la calle, habrá un machista de turno para lanzarle piropos y groserías. Esto no es lo mismo a la opresión clasista, puesto que las clases sociales no son estamentos cerrados sino abiertos. Una obrera puede llegar a ser empresaria con suerte, así como Kropotkin puede renunciar a su clase social para ponerse del lado de las clases explotadas.

          • Pues nada, sigamos con la estructura-superestructura, que además tiene "muy poco" de occidental 😉

            Ni el existencialismo, ni Stirner, rechazan lo comunitario o lo colectivo. Decir lo contrario es no entender esta filosofía, la cual tampoco implica negar que el individuo se construye en sociedad. El problema que yo veo es que aquellxs que se obsesionan con el determinismo estructuralista es que terminan negando la existencia de lo individual. El individualismo no niega, sin embargo, lo social o colectivo. Algunxs dirán que es innegablemente negativo. Otrxs que puede ser positivo. Sea como sea, el individualismo toma en serio lo colectivo (para bien o para mal), mientras que la postura contraria se mofa y resta importancia a la agencia humana.

            Pero qué le vamos a hacer cuando la "ciencia" da la razón a unxs y se la quita a otrxs...

            Sobre tu último párrafo: en ningún momento he dicho que la persona blanca sufra ataques racistas. No creo que los padezca. Pero esto no significa que por ser blanca esta persona sea racista de por sí. Y sí, hablo de "personas" y no de "grupos", que son cosas bien distintas. Este discurso de que "todxs lxs blancxs" son racistas porque "estructuralmente bla bla bla" me suena a cristianismo puro y duro: todxs pecadorxs que matamos a Cristo. Sí, estructuralmente una etnia jodidamente explota al resto. No se puede negar y estoy en contra de ello. Pero de ahí al "todxs pecadorxs"...

            Salud

            PD: añado, de nuevo, que mi postura busca simplemente re-afirmar la agencia humana, aquella que nos permite romper con toda la mierda que nos "dan" desde pequeñxs. No busca justificar o defender ninguna etnia, clase, etcétera. Clases, etnias, géneros, posiciones estructurales, llámalo como quieras. Siempre tendremos la última decisión sobre cómo vivir el siguiente momento de nuestras vidas.

          • Lusbert Lusbert says:

            El marxismo también tiene carga occidentalista y etnocentrista, claro, y en análisis estructura-superestructura responde a las sociedades occidentales.

            Sin embargo, el sentimiento colectivo y comunitario es muy anterior al individualismo y se dieron desde las primeras sociedades humanas. Ojo, que por ser colectivista no niego la individualidad, pero sí la veo como una construcción social y es socialmente donde se realiza dicha individualidad. Una persona blanca tiene privilegios socialmente aceptados, no es que sea pecador, es que simplemente tiene privilegios en esta sociedad racista puesto que "blanco" no es considerado un insulto sino como algo normal, y que por muy antirracista que sea esa persona blanca, seguirá teniendo esos privilegios de ser humano blanco. Y por muy antirracista que sea en sus pensamientos como en sus acciones, puede ejercer sus privilegios yendo tan tranquilo por la calle sin temor a agresiones racistas, sean verbales o físicas. Es un privilegio que tanto chinas como negras no tienen.

  2. denmadrid says:

    No lo he leido como determinismo.
    Es verdad y se debe puntualizar hasta que cale en el pueblo, empezando por una misma. Dejando el perpetuo lenguaje del patriarcado machista por ahora, se siguen usando frases como "me pone negra", "trabajo de chinos" que denota cuidado al detalle, y "trabajo de negros" que se refiere a esclavitud infrahumana.
    Las respuestas automáticas ilógicas, refiriéndose a la condición cerebral del_ oponente, son un verdadero reto de elitismo+ que también requieren mucho esfuerzo.
    Hay que esforzarse para crear 'insultos nuevos' que no estigmaticen tan profundamente a las personas, porque enfados los va a haber. Usar el lenguaje de siempre es en realidad vagueza intelectual.

  3. Lus, te contesto aquí que la página no me deja hacerlo más arriba.

    Entiendo todo lo que dices, y estoy de acuerdo con ello (sobre los privilegios de las personas "blancas" y sobre la construcción social de las personas). Pero creo que no estamos hablando el mismo idioma ni sobre las mismas cosas. Yo no digo que las personas "blancas" no tengan privilegios dados por unas estructuras e instituciones (incluyendo la cultura como estructura). Yo estoy diciendo que la persona "blanca" tiene la opción, como individualidad, de rechazar tales privilegios y no ejercerlos (incluso tiene la libertad de dinamitarlos e intentar erradicarlos de esas estructuras e instituciones). ¿No estás de acuerdo con esto?

    Tampoco estoy diciendo que a esa persona "blanca" no le hayan enseñado a ser racista. Pero de nuevo, dicha persona tiene la opción de darse cuenta, pensar, e ir "contra-corriente." ¿No? Espero respuesta 🙂

    Salud

    • Lusbert Lusbert says:

      Vale, ahora veo más claro tu postura. Obviamente, una persona blanca tiene la opción de cuestionar sus privilegios y renunciar a ellos. Pero mientras siga existiendo el racismo a nivel estructural, la persona blanca seguirá teniendo ventajas independientemente de que esa persona trate a las etnias no blancas de manera igualitaria escuchándoles, fomentando su participación, integrarlos en nuestros espacios, etc. Esto es lo que pretendo decir, que mientras la estructura se siga manteniendo intacta, los privilegios seguirán ahí, lo mismo que en la sociedad patriarcal, un varón, por muy deconstruido que esté, seguirá teniendo ventajas. Para subvertir la opresión estructural, se requiere de una lucha colectiva y desde la individualidad es insuficiente. Se requiere la participación directa y activa de las etnias no blancas en las luchas antirracistas, así como el requisito que tienen las personas blancas de deconstruir sus privilegios colectivamente y ceder espacios políticos para que se integren y se involucren esas etnias no blancas que luchen, y que las personas blancas no vayamos dando lecciones. Éstas tareas primero se deben poner en práctica en nuestros espacios para luego ir extendiéndolo al resto de la sociedad.

  4. mins says:

    No sé si verás ya esto, pero, como mujer blanca, me entra la duda. Siempre intento no cometer el error de llamar a una persona "el chino", "el negro", etc.
    Pero, ¿cuál había sido la forma en que tú habrías explicado que la agresión fue causada por un racista que al ver que el chico tenía rasgos de otra etnia decidió agredirle? ¿Habría obviado la etnia concreta para sólo mecionar que era un chico de etnia distinta a la europea? Porque, por mucho que puede llegar a ser racista, la gente explica que era chino (y caen en un grave error ya que no lo era, pero bueno) para que quede claro que era una agresión racista.
    Igual que si violan a una mujer, decimos que una MUJER ha sido violada, y no una PERSONA.

    Repito, de verdad que intento no ser ofensiva, estoy en proceso de aprendizaje y me queda mucho por descubrir sobr emis propias conductas racistas.

    • Yelin says:

      Para dejar claro que la agresión fue racista, no es necesario especificar la nacionalidad de la víctima, como muchas pensáis. ¿Es que el detonante de la agresión fue su procedencia, su etnia, y no la mentalidad racista del agresor? ¿Por qué señalando su nacionalidad se sabe que la agresión fue por motivos racistas? ¿Acaso decir que el agresor tenía una ideología racista no deja claro que fue una agresión racista? ¿Entonces por qué detenernos tanto en la víctima, que no tiene la culpa de nada, y no en el agresor?

      Si le preguntamos al nazi el motivo por el cual le agredió, seguramente su respuesta sería que fue porque el chaval era chino (aunque fuera de otro país), no te diría nada de su racismo. La diferencia entre "le pegué porque era chino" y "le pegué porque soy un racista" (que él fuera perteneciera a otra etnia se da por hecho, ya que si un blanco pega a otro blanco no sería racista). Sorpresa, lo mismo que la argumentación que muchas me han dado.

      Por otro lado, siempre insisto que decir que era un inmigrante no sería racista, que el racismo está en especificar la nacionalidad de la víctima. Así, un titular no racista sería "Agresión racista en el metro de Barcelona", y al informar, que se centre en el agresor, en su ideología, en que no es un caso aislado sino que está respaldado por un sistema estructural como es la supremacía blanca. Y así la sensación que deja en la lectora (me refiero a una persona que no se cuestione ningún sistema establecido) no es la de "pobrecito el chaval, que ha sufrido una agresión racista" seguido de una indiferencia brutal, sino la de "qué asqueroso esa escoria de gente que va agrediendo a otras personas solo porque se creen superiores". Pero sabemos que los medios de comunicación no harán esto ni cuestionarán la supremacía blanca, así que ¿para qué repetir sus esquemas?

Ir arriba ↑