Cultura

Publicado el 15 de diciembre de 2018 por Angel Malatesta

0

Entre los anaqueles de la idea libertaria. Crónica de la XVI edición del Encuentro del Libro Anarquista de Madrid.

Durante el pasado puente de diciembre, entre el jueves 6 y el domingo 9, tuvo lugar la XVI edición del Encuentro del Libro Anarquista en Madrid, que estuvo ubicado en el espacio anteriormente conocido como CSO La 13-14, actualmente renombrado como Ateneo Libertario de Vallekas.

Ya son dieciséis las ediciones que ha logrado mantener continuidad este evento anual, y que se ha posicionado como referente y punto de confluencia del movimiento libertario, no solo madrileño, sino de todo el Estado español. Actividades variadas como rutas históricas, charlas-debate colectivas, comidas y cenas autogestionarias, editoriales, librerías y distris mostrando sus materiales, entrevistas radiofónicas, carteo a presos/as… nutren de dinámicas socio-políticas a cuatro días intensos de encuentros entre compañeras/os y discusión del pensamiento libertario. El intercambio de experiencias y la comunicación desarrollado en un ambiente donde se apuesta por entender la realidad de una manera alternativa y desde la práctica de la desobediencia.

Como integrante del movimiento libertario estuve allí esos días para hacer un seguimiento del evento, y traeros esta crónica que pueda acercaros mejor el contenido de las actividades que se desarrollaron en esta edición. Como punto previo, que me parece relevante y necesario comentar, es el hecho de que el Encuentro del Libro Anarquista se celebró bajo el posicionamiento de varios colectivos y la caída de varias charlas a última hora, debido a la gestión de actitudes y agresiones sexistas en el pasado por el entorno de la asamblea del espacio donde se celebraba. Este posicionamiento colectivo es un toque  de atención al movimiento libertario en su conjunto que nos hace replantear la revisión de los espacios en los que tratamos estas cuestiones, y la necesidad de reflexionar sobre las actitudes a la hora de trabajar con las herramientas que desarrollamos, o que obviamos, en el momento de llevar a la práctica nuestros principios políticos. Esta mención previa no pretende más que señalar una realidad bajo la cual se desarrolló el evento, y colaborar con la visibilización de un posicionamiento que tuvo unas consecuencias tanto colectivas como políticas.

Ruta histórica por el frente de Villaverde en la Guerra Civil española.

La mañana del jueves 6 de diciembre se abrían las jornadas con una ruta histórica a cargo de los compañeros de ‘Contrahistoria’, actividad que ya viene siendo habitual cada año para iniciar el Encuentro del Libro Anarquista. Poco importaba madrugar en un día festivo para estar puntuales a las 10h en la estación de renfe de Villaverde Bajo. Más de un centenar de personas caminamos durante varias horas en una ruta que si bien comenzó siendo urbana pisando asfalto, continuó discurriendo por los caminos del Parque Lineal.

Entre autopistas y vías ferroviarias, comprobamos que han quedado amenazadas por el avance imparable de la ciudad las huellas de la Guerra Civil española en los combates de noviembre de 1936, cuando las columnas fascistas atacaron Madrid, y la conformación de las líneas defensivas en el entorno del río Manzanares. También descubrimos algunos vestigios arqueológicos, como un antiguo poblado carpetano, arrinconado y olvidado en las afueras de una urbe que invisibiliza la historia.

Charlas-debate sobre temáticas de discusión actual.

El ciclo de charlas en este Encuentro del Libro Anarquista se inició el viernes 7 a primera hora de la tarde con un visión antiautoritaria de la novela romántica del siglo XIX a partir de la obra ‘Frankenstein’ de Mary Shelley, relacionando la leyenda popular con los cuentos de terror y su potencial idealista. Esta obra recoge una tradición de experimentación científica superando los límites represivos de las religiones, e inicia además el imaginario romántico de criaturas no normativas en una sociedad que les rechaza. Esa misma tarde se desarrolló la charla que, probablemente, derivó en uno de los debates más interesantes del fin de semana: las fisuras en el anarquismo, o los fallos en la gestión de la salud mental de los/as compañeros/as; una visión bien documentada desde la antipsiquiatria y que nos dejó una lectura recomendada ‘Saldremos de esta’, obra de Javier Erro.

El sábado por la mañana se presentaron algunos proyectos de economías sociales que ponen en marcha prácticas libertarias en su modo de hacer. La economía es un espacio del que huye habitualmente el movimiento libertario, pero es importante hacer florecer medios laborales que estén impregnados de valores libertarios; se recomienda la lectura de ‘Economía anarquista, una visión global’ de la editorial La Neurosis o Las Barricadas. A la hora del café pudimos escuchar a algunas/os compañeras/os de Grecia que nos trajeron una perspectiva sobre la resistencia a las políticas anti-inmigratorias y la militarización de las sociedades. Aprendimos, por ejemplo, que en Grecia el servicio militar es obligatorio, y si te declaras insumiso, cada vez que te llamen a filas y no acudas, te ponen una multa de 6 mil euros, que es acumulable indefinidamente cuantas veces quieran requerir tu presencia en el ejército.

El domingo a media mañana nos fuimos despertando al ritmo de la charla ‘Aplicando la anarquía’ que describió las propuestas anarquistas clásicas acercándolas a nuestro presente social, generando una autocrítica hacia nuestras organizaciones en el debate que dio lugar, para concluir en la necesidad de aplicar los principios libertarios en las pequeñas brechas cotidianas. Tras la comida pudimos charlar con compañeras de dos experiencias de okupación del entorno rural, el pueblo de Fraguas en la sierra norte de Guadalajara, y que lleva okupado desde 2013, pesando actualmente sobre ellas/os un futuro desalojo, multas escandalosas y penas de cárcel por rehabilitar un pueblo forzado a ser abandonado durante el Franquismo. Un caso similar es el de Sieso de Jaca, en el Pirineo aragonés, donde unas veinticinco adultas y nueve peques viven en comunidad, desde hace 13 años. Se dan la mano en estas necesidades comunitarias los saberes extintos o casi perdidos con las utopías que miran al futuro, el debate en torno a la convivencia en estos espacios rurales y una crítica a la masculinización de lo rural estuvo presente en todo momento.

Por otro lado, y como viene siendo habitual en las últimas ediciones, durante el desarrollo del Encuentro la emisora Radio Onda Expansiva, realizó entrevistas a diferentes colectivos, editoriales, distribuidoras, librerías e individualidades que participaron en esta edición. Además, se encargarán de subir los audios de las charlas para que estén disponibles en el apartado de la web dedicado a la cobertura radiofónica del Encuentro.

Editoriales, distris y carteo a presos/as.

Obviamente que uno de los puntos de mayor interés de este Encuentro del Libro Anarquista radica en las editoriales y distribuidoras que vienen de muchas partes del Estado español, e incluso alguna internacional. A continuación mencionaré algunas de las que más me llamaron la atención, con quienes pude charlar y comentar cuáles eran las obras que más estaban vendiendo en este Encuentro.

Comienzo con Ediciones Marginales, que fundamentalmente editan panfletos o fanzines de contenido primitivista y antitecnológico, recientemente han editado un nuevo texto que están presentando titulado: ‘La Revolución en la sociedad posmoderna’.

La editorial La Neurosis o Las Barricadas expuso en el evento una selección de las tres ramas de publicaciones que tienen: fanzines,colección general de libros de temáticas políticas y sociales, y su colección de libros elementales, o pequeñas compilaciones de textos clásicos sobre el anarquismo.

La editorial Ediciones Inestables nos visitó desde México D.F. dejándonos algunos de sus ejemplares sobre pensamiento crítico, arte social, y feminismo, principalmente una compilación de textos de Yayo Herrero, o algunos clásicos de Emma Goldman. Rojava Azadi nos presentó un año más las colecciones de libros relacionadas con el Kurdistán y el confederalismo democrático que la comunidad de Rojava está llevando a la práctica en una revolución social, ecológica y de mujeres que está teniendo un importante peso en Oriente Medio.

Libremanuals es una pequeña distribuidora que nos acerca cuestiones informáticas al movimiento anarquista, pretende vincular el software libre al mundo libertario. Y en relación a este punto, también destacó la presencia de la distribuidora Anarquismo en PDF, una biblioteca de todo el movimiento libertario en internet, y que también distribuyen en papel.

Por supuesto, no podrían faltar en este Encuentro dos editoriales clásicas del anarquismo, una de ellas es la Fundación Anselmo Lorenzo, y la otra la Fundación Salvador Seguí. Los interesantes libros de la memoria del anarcosindicalismo y el movimiento libertario en el Estado español son un buen tesoro para encontrar las raíces comunitarias en nuestros territorios. Comprobar quiénes nos han precedido en la lucha siempre nos aporta una perspectiva irrenunciable.

El Grupo Surrealista de Madrid, un año más acompañó a este Encuentro para traernos propuestas ligadas al situacionismo y el surrealismo como vía para imaginar otras revoluciones posibles. En concreto tuvo bastante seguimiento un libro que han editado recientemente titulado ‘Pensar, experimentar exterioridad’, volumen colectivo que recoge las charlas que realizaron en la librería Traficantes de Sueños en noviembre de 2017.

Desde la provincia limítrofe, Guadalajara, llegaron nuestros/as compañeros/as de Volapük, que nos rescatan temáticas y autores ligados a los movimientos sociales actuales, y que están alejados del interés oficial o académico. En la misma línea de encontrar la crítica radical y social sincera caminan ediciones Pepitas de Calabaza, que desde Logroño nos vienen aportando interesantes cuestiones de debate político actual en el seno del anarquismo social.

Contra Toda Nocividad nos mostró sus sencillas autoediciones a precio libre, así como por ejemplo, Sons of Proudhon junto a Ediciones Irrecuperables tenía una selección de libros sobre contrapsicología crítica. Por último resaltar la presencia de editoriales de Euskal Herria, que además, tenían bote anticarcelario de apoyo a presos y presas, así como camisetas en solidaridad con Altsasu. ZAP Ateneo desde Gasteiz, DDT Ediciones desde Bilbo y Subetz Banaketak desde Iruñea.

En general, las editoriales comentaron que las obras más vendidas o buscadas en este Encuentro fueron las relacionadas con feminismos, concretamente sobre prostitución, animalismo y ecologismo. Obras de movimientos sociales actuales, así como la temática antifascista. También una especial mención a libros de poesía y arte crítico, que son siempre bastante valorados para hacer una inmersión en la cultura crítica libertaria.

Además de las dos plantas completas donde podíamos encontrar a estas y más editoriales y distribuidoras, se habilitó un espacio de carteo a presos/as tanto del Estado español como de otros países del mundo. Podías tomar libremente una hoja, bolígrafo y sobre para dedicarle unas palabras a algún preso o presa, sabiendo que es fundamental que sientan apoyo desde fuera y desde cualquier parte. Tras anotar la dirección de los folios de direcciones de decenas de presos/as, se podían echar las cartas a un buzón del Encuentro, que posteriormente se encarga de enviar las cartas a sus destinatarios/as.

Espero que esta crónica ayude a repensar, potenciar y difundir el pensamiento libertario, y que futuras ediciones del Encuentro del Libro Anarquista conserven los aciertos y se trabaje arduamente sobre los fallos cometidos, pues de eso se trata el camino de los ideales libertarios. Hasta pronto, nos vemos en las calles.


Acerca del autor

Angel Malatesta

La insurrección es hermosa cuando se recoge sobre los renglones poéticos que caminan a través del sendero de la historia. Construyéndome a mí mismo en colectividad y en el espacio natural.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 4 = 3

Ir arriba ↑