Artículos

Publicado el 10 de Noviembre de 2016 por Ineso

1

Evidencias a la hora de sacar adelante un grupo con pretensiones de crecer y no implosionar

Muchas hemos tenido experiencias terribles a la hora de participar en un colectivo, asamblea, plataforma… y no hemos sabido como solucionar los problemas que teníamos. Seguramente el problema venga de una nefasta gestión del grupo y sus dinámicas internas. Pienso que no se trata lo suficiente la problemática, así que por eso escribo estas pocas líneas para intentar aportar alternativas a estar quemadas y agotadas por nuestro activismo.

Cuando se crea un grupo siempre es por una razón, para hacer algo, por ejemplo, pelar patatas. Aparentemente todo el mundo tiene claro el objetivo de un grupo que pela patatas. Parece muy sencillo y que no habrá ningún problema. Entonces, el primer paso para la formación de un grupo es dejar bien definidos dos conceptos: ¿Qué somos? y ¿Qué queremos?.

Pero lo más probable es que cada persona del grupo pele patatas de una forma distinta. Habrá maneras en las que se tirarán cachos de patata y otras en las que se dejará algo de piel por zonas de la patata. Habrá personas del grupo a las que les parezca mal que haya varias formas de pelar las patatas, y otras a las que no les importe que se tiren a la basura pedazos de patata. Para que no aparezcan estos problemas es muy importante decidir, antes de empezar a pelar, cómo se van a pelar y el margen de actuación de este cómo. Concluimos entonces que no llega con definir ¿Qué somos? y ¿Qué queremos?, sino que necesitamos definir ¿Cómo lo queremos?.

Dejando a un lado el ejemplo chorras de las patatas, vamos a profundizar un poco sobre el ¿Cómo lo queremos?. Junto con lo mencionado anteriormente, lo que une un grupo también es el camino que este va a recorrer, es decir, su estrategia. Dependiendo del objetivo que tengamos, tomaremos uno u otro camino, el cual dependerá del punto de partida, que es la realidad material. Es necesario saber en qué contexto se mueve un grupo para saber cómo enfocar la actividad. Este contexto incluye tanto a la gente que lo compone como al espacio-tiempo en el que se mueve. ¿Y cómo afecta esto a las dinámicas de grupo? Si no está el ¿Cómo lo hacemos? asumido y decidido por todas, creará tensiones y conflictos durante el desarrollo del proyecto. Es muy importante que cuando un grupo comienza a realizar su actividad tenga muy clara y asumida la misma idea.

Si toda la gente de un grupo tiene la misma idea de este, se consolidará una identidad del grupo con la que las participantes se sientan cómodas. A la hora de crecer, como la identidad del grupo está conformada, solicitará participar quien se sienta más atraída por esa identidad. De esta forma la identidad del grupo actúa como filtro para las solicitudes de entrada, por el cuál pasará una mayoría de gente afín al proyecto. El proyecto de grupo seguirá desarrollándose, variando su identidad… pero es clave asegurarse de que todas las componentes del grupo tienen la misma concepción del proyecto. Si esto no puede ser así, no hay que tener miedo a las escisiones y que cada una siga el camino por el que tenga más afinidad.

Para que alguien se sienta cómoda en un grupo también es muy importante el tema de los cuidados, que suena bonito hablar de ellos, pero en múltiples ocasiones parece que cuesta aplicarlos. Hay que actuar teniendo en cuenta la forma de ser de cada persona del grupo para que estas se sientan en un espacio confortable, no resultando invasivas ni agresivas. Es necesario preocuparnos por los estados anímicos y personales de las compañeras de grupo y escucharlas cuando lo necesiten.

Además de esto, cabe tener presente los niveles de implicación de cada una en el proyecto, que no son unos mejores que otros (siempre que cada una cumpla el nivel mínimo de implicación que el grupo exija). El nivel de implicación también aceptará a que unas se preocupen más por determinadas cuestiones que por otras. Cada persona perteneciente al proyecto debe estar realizando tareas con las que se sienta cómoda, si no es así, producirá desgaste que posiblemente se contagie al resto.

Se debe tener cuidado con cada cosa que se dice sobre el trabajo que ha realizado alguien del grupo: todas las críticas que se hagan deben ser hechas lo más positivas posibles y deben ser expuestas de un modo agradable. Por ejemplo, en lugar de decir “No me gusta ese cartel” es muchísimo mejor, “Podrías cambiarle la tipografía por esta, etc”. Si en algún momento alguien del grupo sólo realiza críticas destructivas que no va a dejar de hacer, debe ser expulsado nada más detectarlo. Es un elemento tóxico, de continuar como participante el grupo se verá desgastado hasta la desaparición.

Por último, si se quiere que el grupo tenga un funcionamiento democrático, no se puede caer nunca el roles de autoridad informal, donde lo que dice determinada persona va a misa. Si se cae en esto, el grupo se vuelve casi en su totalidad dependiente de esta persona, ya que al desaparecer esta, el grupo muere. Cada componente del grupo debe tener un rol activo en la medida de sus posibilidades, a la vez que el grupo debe hacer partícipe a esas personas más introvertidas. Un grupo tiene un comportamiento óptimo cuando todas las componentes son necesarias, pero ninguna imprescindible.

Seguramente lo expuesto sean evidencias, pero evidencias que estamos dejando a un lado. Si no fuera así, el movimiento popular estaría en un punto muy distinto al que está.

Tags: , , ,


Acerca del autor

Ineso

Militante de clase estudiantil y comunista libertaria. Todavía me faltan muchos golpes de realidad.



Una respuesta para Evidencias a la hora de sacar adelante un grupo con pretensiones de crecer y no implosionar

  1. Peludo says:

    Muy interesante pa fortalecer las grupalidades, relacionado al penultimo parrafo se me ocurren dos cosas para evitar la aceptacion asi nomás de los timidos/ovejas en los grupos, una es la redondilla, es decir, cada uno va diciendo su opinion respecto a un tema, esto lo que tiene es que te ayuda a ordenar tus pensamientos y promueve pensar realmente en las cuestiones que se discuten, haciendote mas activo dentro del grupo, otra herramienta (por llamarlo de alguna forma) es el preguntar directamente a los integrantes del grupo que opinan, por una cuestion de entender la acumulacion de poder, hay gente que mas facilmente (por estar mas empapado en el tema o porque sí) asune el papel de 'lider', acumula poder de convencimiento que va en una reciprocidad (involuntaria espero) del que tiene las ideas y las reflexiones y los que las reciben, va en el grupo que ese poder se distribuya, por eso estar atento a poder hacer que todos sean parte activa de los procesos es muy importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × = 35

Ir arriba ↑