Cultura

Published on agosto 19th, 2013 | by Lusbert

10

Infantilismo político (I): sectarismo

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , , , ,


About the Author

Anarquista social y de la rama comunista libertaria solo en cuanto a pensamiento político. Por lo demás, soy una persona normal. Aportando mi pluma como un diminuto grano de arena a que el anarquismo sea una alternativa política real y transformadora. Deconstruyendo mis privilegios de hombre. ¡Luchar, crear, poder popular!



10 Responses to Infantilismo político (I): sectarismo

  1. Samuel says:

    Se califica de infantil y de sectaria una posición desde una posición que no merece menos esos calificativos. Tantas décadas de estado del bienestar ha impregnado demasiado al movimiento libertario, provocando en un amplio sector un apego excesivo al discurso progre del sistema.

  2. eulalio says:

    Estoy de acuerdo con el contenido, esa charleta la he oído alguna que otra vez. Ah, soy de Debian.

  3. Yo. says:

    Y con esto demuestras que crees poseer la verdad absoluta... Como os gusta a lxs reformadores manipular el discurso e integrar en vuestro programa palabras asimiladas por el poder para así aglutinar en los movimientos a todo tipo de gente sin importar nada. Parece que os asusta decir pedagogía libre o libertaria y para justificar vuestro reformismo tacháis a esas personas de sectarias, infantilismo... ¡Josefa Martín Luengo era post-moderna jajajaj!.

    Eso que dices de potenciar el movimiento -estatista y burgués- estudiantil y luego ir a más, suena muy leninista. Hacemos lo mismo con el Estado, le tomamos y luego cuando nos cansemos de vivir en el trono nos bajamos y le destruimos.

    El discurso del FEL ha hecho mucho daño.

    Salud y viva la educación libre, racional y autogestionada.

    • Lusbert says:

      No tengo la verdad absoluta, pero sí critico una realidad muy triste por nuestra parte: el alejarnos de los movimientos sociales, en este caso del estudiantil. Luego nos encerramos en nuestros chiringuitos libertarios con nuestras ideas que solo leemos anarquistas y tachando de reformistas al resto. Esto es sectarismo, no es que nos asuste la pedagogía libertaria ni vocablos similares, es que en estos momentos, por mucha educación libertaria que propongamos, si no sale de nuestros círculos no sirve para nada. En el actual contexto no tenemos los medios materiales para crear escuelas libertarias con facilidad, siquiera el estudiantado se acercarían a ese tipo de escuelas.

      "¡Oh dios! ¡Es que si no es anarquista paso!" Esta actitud infantil nos lleva a la inoperancia así se ha demostrado. ¿Crees que la conciencia nace de la nada? Todo tiene un proceso de maduración y nadie se hace anarquista por arte de magia ni le iluminará el santo y al día de mañana dirá "educación libertaria ya".

      Ahora bien, lo de estatista y burgués está fuera de lugar, así que al grano: cuando hablo de potenciar un movimiento estudiantil hablo de dotarlo de herramientas para la lucha. Para ello son necesarios las organizaciones de masas para aglutinar a gente que comparte las mismas inquietudes y comiencen a plantearse la lucha. Y para que no se institucionalicen hay que dotarlas de principios antiautoritarios como la democracia directa, el apoyo mutuo y la autoorganización. Sería leninista si esas organizaciones de masas se subordinan a las directrices de una vanguardia, y en este caso no lo es.

      Eso es crear poder popular y es lo que permite avanzar en las luchas sociales. Y si demostramos que bajo principios anarquistas se hace más efectiva la lucha,
      podremos entonces aspirar a reivindicaciones más allá de la defensa de lo público. Pasaríamos a las ocupaciones de centros estudiantiles y a poner en marcha la pedagogía libertaria, pues tendríamos los medios materiales para realizarlo.

      La FEL ha conseguido crear en 10 años un movimiento estudiantil de caracter anarquista considerable, mucho más amplo que en España. Lo que ha hecho daño han sido los discursos como los tuyos, muestra de inoperancia y cuasi nula articulación de respuestas sociales.

      El problema viene desde el desmoronamiento del anarcosindicalismo en el '77 que afectó al movimiento libertario en general en España, y luego su posterior atomización y separación de los movimientos sociales así como de la lucha de clases. El no saber adaptarnos a la realidad social ni cómo incidir en ella es lo que ha ocasionado este panorama. Y lo más grave es que ciertas luchas se institucionalicen por nuestra ausencia.

      • tierra revuelta says:

        Pienso que un error plantear que los anarquistas defendemos lo público, sino que se lucha contra la privatización, mercantilización, aumento de matrículas, y por la socialización y autogestión de los medios de producción y los centros educativos, sanitarios, etc, decir que defendemos lo público, es como decir que el guerra civil espanyola los anarquistas defendían la república (Estado), cuando en realidad luchaban contra la reacción, el fascismo y por el comunismo libertario y extender la revolución social.

        • Lebion says:

          Defendemos lo Público (los servicios públicos), es decir, las necesidades sociales: sanidad, educación, transporte, el abastecimiento...
          Es por eso que nos oponemos a su fragmentación y/o privatización, pero también lo hacemos para realizar una acción constructiva, es decir, dotar fuerza y capacidad a trabajadores y usuarios para restar la influencia en su gestión por parte del Estado (lo que conlleva también un cambio en los procedimientos y en lo ideológico, es decir lo que se critica como nefasto en el modelo actual) y posibilitar la expropiación de los medios (los servicios públicos, sus infraestructuras) en un contexto de revolución social.

          Asimilar que lo Público es el Estado equivale a asumir que el Pueblo (la sociedad) es el Estado. Y en ese error estamos cuando se dicen lemas como "ni publica ni privada, autogestionada", además de que en la práctica ese autogestionada equivale a proyectos privados marginales que no todo el mundo puede permitirse.

          • tierra revuelta says:

            A lo que tu llamas servicios públicos le podemos llamar tranquilamente servicios sociales o esenciales para evitar confusiones. En lo personal vivo en un País (chile) donde las universidades públicas son tanto o más caras que las privadas. Por eso a nivel de movimiento estudiantil, y aquí no hablo de ninguna organización, ni tendencia concreta, sino del conjunto del movimiento social y popular se lucha principalmente levantando la consigna por la educación gratuita, es dicha consigna la que ha revitalizado la lucha de clases, y ha generado cientos de manifestaciones, tomas, y la simpatía de grandes capas de la sociedad (encuentas hablan de alrededor un 80% de apoyo a las demandas del movimiento estudiantil) Decir "público" no aclara nada, el transporte en muchas ciudades del mundo es público, pero es caro, si no tienes dinero no puedes usarlo, lo mismo con toda una serie de "servicios". Por eso es que sectores libertarios levantamos la consigna ni pública ni privada, impulsando así lo que algunos llaman control comunitario, democratización de los centros educativos, comunización, socialización, autogestión (términos clasistas hay para aburrirse) obviamente que en este proceso, y dada las condiciones económicas de hoy en día, posiblemente dichas conquistas serán absorbidas por lo “público”, pero no significa que luchamos por ello, sino que será posiblemente la inevitable consecuencia del tira y afloja entre los movimientos populares y la institucionalidad burguesa. Lo otro, generar proyectos de educación libertaria y popular no es excluyente de participar en el movimiento estudiantil, es de hecho, una estrategia más que se debe ir implementando desde otros frentes de lucha paralelos al especifico del estudiantil, como parte de la inserción social que permita articular las necesarias fuerzas para agilizar la lucha de clases y concretar las demandas del movimiento popular. Salud.

  4. tierra revuelta says:

    Está buena la viñeta, sobre todo porque causa polémica, y por consiguiente debate. Comentar de que en lo personal no defiendo la educación pública, sino que como antiestatista rechazo la mercantilización de la existencia, y por tanto las privatizaciones en el sistema educativo por un asunto básicamente de solidaridad, porque aunque en lo personal no estoy interesado en educarme en instituciones autoritarias, sí muchxs hermanos de clase ya sea por las condiciones económicas, por presión familiar, o por distintas ambiciones, sí lo están, es así que manifiesto mi solidaridad práctica en las actividades con ellos, sumándome a las distintas actividades que nacen desde el movimiento estudiantil contra las privatizaciones y/o por la gratuidad, sin embargo, considero del mismo modo importante y a la vez que manifestarse y participar en el movimiento general, criticar el carácter autoritario de la educación (crítica que se debe materializar en la autoorganización, anarcosindicalismo, grupos autonomos, etc) y de las instituciones educacionales, ya que al estar en manos del Estado o privados, sus programas y métodos educacionales responden a las necesidades de la burguesía y no del proletariado, creando sujetos funcionales a los intereses del capitalismo. En otras palabras, considero que no es excluyente participar en las convocatorias generales y actividades contra las privatizaciones y a la vez difundir y practicar las ideas históricas del anarquismo (autogestión, educación libertaria, apoyo mutuo, etc) en el seno de las luchas del movimiento estudiantil.

    Por otro lado, considero que es un error difundir que “público” significa “de todos”, porque aunque etimológicamente puede ser así, en términos políticos y para categorizar las relaciones de la producción, “público” significa controlado por el Estado, por tanto los y las anarquistas no defendemos “lo público”, sino que rechazamos las privatizaciones y deseamos la socialización mediante la autogestión. ¿Qué ahora no es posible? Claramente, pero si no hablamos claro hoy nos alejamos cada vez más de la sociedad libertaria del mañana. Salut.

    • Lusbert says:

      Está claro que no debemos olvidar la educación que queremos, pero hay que saber adaptarse a los contextos. A nadie le gusta educarse en centros estatales o privados, ni tampoco nos gustaría seguramente vender nuestra fuerza de trabajo para sobrevivir. Pero lo dicho, debemos adaptarnos a los contextos y debemos saber qué hacer en lo inmediato y cómo avanzar hacia la sociedad que queremos.

      Pannekoek ya distinguió entre público y común, y aunque hoy en día se asocie al Estado, tampoco veo por qué debe ser única y exclusivamente del Estado, así que tampoco veo qué hay de inconveniente en defender lo público ante lo privado. Claro, la idea puede parecer reformista pero si dejamos que nos pase por encima la reacción lo pasaremos peor todavía al vernos inoperantes y tirar piedras al reformismo mientras nos aplasta la reacción. En cambio, si conseguimos parar la reacción conseguiremos a la vez el empoderamiento del movimiento estudiantil para defender sus propios intereses sin necesidad de vanguardias sino mediante la autoorganización. En estos contextos es vital utilizar esta estrategia. Ahora bien, una vez hayamos adquirido tal capacidad en las luchas sociales pasaríamos a las tomas/ocupaciones de centros y comenzaríamos a poner en práctica la eduación libertaria.

      Nos alejamos de la sociedad libertaria si en vez de insertarnos en las luchas sociales nos ausentamos de ellas. Salud

  5. Me tiene en ascuas la siguiente viñeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

64 − 62 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top ↑