Artículos

Published on febrero 8th, 2013 | by Nemo

10

Introducción a las teorías políticas: comunismo anarquista

(N del T: El sitio web libertario de habla inglesa Libcom.org publicó, entre 2006 y 2009, un conjunto de cinco textos introductorios a distintas teorías político-sociales pertenecientes a la esfera del socialismo libertario: comunismo anarquista, anarcosindicalismo, comunismo de consejos, situacionismo y sindicalismo. Iré publicando, empezando por el primero, la traducción al castellano de cada uno de estos textos, de valor introductorio y formativo.)

El comunismo anarquista es una forma de anarquismo que defiende la abolición del Estado y el capitalismo a favor de una red horizontal de asociaciones voluntarias a través de la cual todo el mundo sea libre de satisfacer sus necesidades.

El comunismo anarquista es también conocido como anarco-comunismo, anarquismo comunista, o, en ocasiones, comunismo libertario. Sin embargo, mientras que todos los comunistas anarquistas son comunistas libertarios, algunos comunistas libertarios, como los comunistas consejistas, no son anarquistas. Lo que distingue el comunismo anarquista de otras variantes de comunismo libertario es la oposición formal a todas formas de poder político, jerarquía y dominación.

El comunismo anarquista insiste en el igualitarismo y la abolición de la jerarquía social y las diferencias de clase que surgen de la desigual distribución de la riqueza, la abolición del capitalismo y el dinero, y la producción y distribución colectiva de la riqueza por medio de las asociaciones voluntarias. En el comunismo anarquista, el Estado y la propiedad dejan de existir. Cada individuo y grupo es libre de contribuir a la producción y satisfacer sus necesidades de acuerdo a su propia elección. Los sistemas de producción y distribución son dirigidos por sus propios partícipes.

La abolición del trabajo asalariado es primordial para el comunismo anarquista. Con la distribución de la riqueza basada en las necesidades autodeterminadas, la gente será libre de comprometerse en cualquier actividad que le resulte más satisfactoria sin tener que realizar más trabajos para los que no se tenga el genio o la aptitud. Los comunistas anarquistas sostienen que no existe una forma válida de medir el valor de las contribuciones económicas de una sola persona porque toda la riqueza es producto colectivo de las generaciones actuales y anteriores. Defienden que cualquier sistema económico basado en el trabajo asalariado y la propiedad privada requiere un aparato coercitivo estatal para mantener los derechos de la propiedad y mantener las relaciones económicas desigualitarias que inevitablemente aparecen.

Conocidos comunistas anarquistas son Pedro, o Piotr Kropotkin (Rusia), Errico Malatesta (Italia) y Nestor Makhno (Ucrania). Kropotkin es generalmente visto como el más importante teórico del comunismo anarquista, delineando sus ideas económicas en libros como La Conquista del Pan y Campos Fábricas y Talleres. Kropotkin consideraba que la cooperación era más beneficiosa que la competición, defendiendo en La Ayuda Mutua: Un Factor para la Evolución sus conocimientos en naturaleza. Las ideas del comunismo anarquista fueron muy influyentes en la introducción del anarquismo en Japón, a través de los esfuerzos de Kôtoku Shûsui al comienzo de la década de 1900, quien tuvo correspondencia con Kropotkin y tradujo sus trabajos. Alexander Berkman y Emma Godman (quienes fueron deportados de los EE.UU. en 1919) se convirtieron en importantes defensores del «Anarquismo comunista» y especialmente críticos con el Bolchevismo después de descubrir su terrible realidad de primera mano en Rusia, y después del aplastamiento de la rebelión de Kronstadt por parte del Ejército Rojo. A su vuelta fueron influenciados por el alemán emigrado en los EEUU, Johann Most, quien antes había ayudado a traer los principios comunistas anarquistas a Gran Bretaña a través de su contacto con Frank Mintz en Londres al rededor de 1880.

Muchos plataformistas se refieren a sí mismos como comunistas anarquistas, a pesar de que otros comunistas anarquistas no se sienten cómodos con algunas partes del documento de la Plataforma Organizativa, como el asunto de la «responsabilidad colectivo» defendido por Makhno pero con la oposición de Malatesta. Mientras históricamente muchos comunistas anarquistas fueron activos anarcosindicalistas, muchos fueron críticos con los sindicalistas que buscan alguna forma de sistema de salarios auto-gestionadios antes que la abolición salarial, señalando que cualquier sistema que mantenga relaciones económicas basadas en la recompensa según el esfuerzo y el intercambio no es comunista.

Los actuales comunistas anarquistas están representados en distintas organizaciones como la Internacional de Federaciones anarquistas, incluyendo la Federación Anarquista (Gran Bretaña). Los plataformistas  incuyen el Movimiento de Solidaridad de los Trabajadores (Irlanda) y la Federación de los Comunistas Anarquistas del Noreste (EE.UU.). Muchos grupos anarquistas nacientes del Este europeo, Rusia y el Caúcaso se identifican con el comunismo anarquista y  actualmente hay un fuerte comunismo anarquista en las organizaciones anarquistas de Latinoamérica y el Caribe.

Editado por Libcom a partir de un artículo de la Federación Anarquista (GB).

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , , ,


About the Author

Comunista libertario, porque construir socialismo desde abajo es el proyecto de nuestro siglo. Esclavo asalariado en un centro de llamadas.



10 Responses to Introducción a las teorías políticas: comunismo anarquista

  1. Pingback: Introducción a las teorías políticas: comunismo de consejos | Regeneración

  2. Pingback: Introducción a las teorías políticas: situacionismo | Regeneración

  3. Chiquichoria says:

    Me parece el artículo bastante bueno. Pero no termino de entender a efectos prácticos si existe alguna diferencia entre el comunismo libertario y el anarquismo puro y duro.

    • Nemo says:

      En todo caso ¿qué es el anarquismo puro y duro? El comunismo libertario es una de las escuelas económicas del anarquismo socialista (las otras dos serían el mutualismo y el colectivismo, existiendo además propuestas mixtas). La diferencia con las otras dos está en la organización social y de la producción que se propone.

  4. Butrull says:

    Excelso artículo pero se te olvida un pequeño detalle. Eso que tu llamas rebelión (Kronstadt) fue en realidad un un acto 100% reaccionario apoyado en buena medida por mencheviques, liberales y un grupo nada desdeñable de anarquistas por no hablar que en plena revolución el señor Kropotkin flirteaba con un liberal muy majo como Miliukov. Tampoco debemos olvidar al señor Petrichenko cuando posaba alegremente con sus amigos contrarevolucionarios de Finlandia, amigos que mas tarde los veríamos de la manita con un honorable señor austriaco llamado Adolf Hitler. A mi juicio el artículo es muy bueno pero una cosa es la teoría y otra la practica. Y en esta última los anarquistas son un desastre y bastante estúpidos ya que si se leyeran "El capital" un par de veces mas se darían cuenta que para llegar a una sociedad medianamente anarquista primero hay que pasar por el comunismo ya que el comunismo llevado hasta sus últimas consecuencias inevitablemente debe desembocar en una sociedad soñada por los anarquistas porque al no existir clases y estar satisfechas en buena medida las necesidades de sus ciudadanos el estado por lógica debe desaparecer. Obviamente esto se ve muy fácil en la teoría, otra cosa es la práctica.
    Saludos.

    • Ni que "El Capital" diera las soluciones prácticas a cómo hacer una revolución... Concuerdo contigo, que lxs anarquistas en la mayoría de eventos han sido un poco "desastres", pero yo no diría tanto "desastre." Yo hablaría más de tener enemigos tanto por la derecha como por la izquierda (así como "dentro").

      Sea como sea, "El Capital" de Marx hay que leerlo y entenderlo. Pero esto no conlleva tener que tomar primero el Estado o nada por el estilo. Marx te da la teoría, la anarquía la flexibilidad en la práctica (y en la cabeza).

      Salud.

    • Nemo says:

      Hola Butrull, encantado.
      Para empezar, gracias, pero el artículo no es mío, es una traducción de un artículo de la web libcom.org, como se indica al principio.

      Lo segundo, sobre Kronstadt. Es cierto que hubo una campaña de descalificación hacia el sóviet de Kronstadt debido a que en su interior se encontraba el ex-oficial zarista Solviakov, acusando la propagande bolchevique a los marineros de Kronstadt de actuar a favor del ejército blanco y a sus órdenes. Pues bien, ese ex-oficial zarista fue impuesto por los mismos bolcheviques contra la voluntad de los marineros, que lo pusieron al cargo de la artillería, en ningún momento en puesto de mando alguno. (Al contrario de como se hacía en otros lugares en el Ejército Rojo).
      Sobre la condición reaccionaria de los miembros del sóviet de Kronstadt te recomendaría que leyeras su tabla de reivindicaciones, que los bolcheviques se negaron a aceptar, y después me cuentas que punto es reaccionario de todo ello. Por cierto, es curioso que el encargado de reprimir a la marina de Kronstadt de la forma tan salvaje que lo hizo fuera Lev Trotsky, el mismo que luego es acusado de ser un agente del imperialismo por parte del gobierno de Stalin. Entonces... ¿El sóviet de Kronstadt fue reprimido por un agente del imperialismo? Debió ser así...

      Petrichenko se exilia, efectivamente, en Finlandia. Lo de los contactos con los filonazis me gustaría, por favor, que me lo demostrases, pues no conozco fuentes que aporten esos datos. Lo que si que se es que, tras rechazar que los exiliados de Kronstadt fueran enviados en ayuda del ejército de la reacción volvió a la Unión Soviética con la amnistía del 22. Tras ello y durante la segunda guerra mundial, ya por lo visto reconvertido al bolchevismo, actúa como espía para el bando soviético. En 1945, tras su liberación (pues fue prisionero de guerra) es sometido a un proceso y purgado sin permitírsele el derecho a defensa. Política del stalinismo, supongo...

      En cuanto al Capital... Lo he leído, no un par de veces, por supuesto (semejante tocho, con una vez, fue suficiente), pero lo he leído. El que pienso que no lo has leído eres tú, pues no es un libro que establezca bases en la praxis revolucionaria, sino que se dedica a otro de los pilares del marxismo, la economía política. Dices que para llegar a la anarquía hay que pasar por el comunismo. ¿Y tú te dices marxista? Para Marx el comunismo es ya una anarquía, una sociedad en la que el Estado ha desaparecido. Y, según su obra, para alcanzarlo había que pasar por una fase intermedia, el socialismo, tras una revolución que establezca una dictadura del proletariado. Ains... ¡si los marxistas leyeran un poquito más a Marx! Donde si que da ciertas claves sobre su teoría revolucionaria es en el Manifiesto Comunista y en la Crítica al programa de Gotha (en cuanto a su visión de la Dictadura Proletaria queda clara si se lee La guerra civil en Francia, en referencia a la Comuna de París). Pero no en el Capital, camarada, en ese libro se dedica (y de forma bastante eficaz) a analizar el sistema capitalista.

      A partir de ahí, de esta obra de Marx, existen distintas interpretaciones. Desde la socialdemocracia al marxismo leninismo, pasando por consejismos varios y posturas post-guerra civil rusa (trotskismo, maoísmo...). Me encanta ver, por cierto, como una teoría que se dice científica puede derivar tan pronto en doctrinas en torno a un pensador de referencia. Es como si un físico fuera por la vida diciendo ser "Einsteinista", dejando en Einstein anclado el desarrollo de la ciencia física.

      En efecto, la teoría es muy fácil. La práctica nos demuestra que la teoría del Estado proletario definida por Lenin y llevada a cabo tras la revolución rusa acaba por degenerar en un Capitalismo de Estado en el que la socialización (punto indespensable del socialismo) no es efectiva, puesto que los medios de producción no pasan directamente a los trabajadores, sino al Estado. Capitalismo de Estado que poco a poco va permitiendo la liberalización de la propiedad hasta que la burocracia del partido acaba por convertirse en los nuevos capitalistas. ¿No me crees? ¿De dónde sale la actual burguesía rusa? ¿Qué está pasando en China?

      Así, ante este fallo en la teoría Marxista los comunistas libertarios defendemos una revolución que ponga efectivamente los medios de producción en manos de productores y lleve a cabo la organización de la nueva sociedad no a través de un Estado proletario, sino de comunas (como la de París, tal alabada por Marx, o como los sóviets) federadas entre sí y en los que el poder resida también, directamente y de forma simétrica, en los productores. Esta es la práctica que defendemos los anarquistas. Ya hemos visto el desarollo de la alternativa del socialismo de Estado, ya advertimos de ello antes de que se produjera.
      Te invito a leer más de teoría marxista, que la tienes un poquito olvidada. Y también, por qué no, a algún anarquista, para no decir tantas tonterías.

      Salud.

      • Butrull says:

        Si tu dices que en el Capital no hace referencia a lo que yo digo pues nada chico... Y aún no he leído nada de ideologos anarquistas (la tengo en pendientes) porque todavía me falta curtirme en la ideología que mas me ha convencido (tengo 20 años) y todavía es obvio que me falta mucho por estudiar. Pero si me dieran a elegir de entrada un sistema de organización social que a priori parece funcionar de cine es por ejemplo el que propone Noam Chomsky (Anarco-sindicalismo). Otra vez, una cosa es teoría y otra praxis. Además todos los ejemplos de sociedad comunistas que has expuesto no son validos ya que en la historia NUNCA ha existido un estado 100% comunista, salvo obviamente "La comuna de París" que bajo mi punto de vista es un claro ejemplo de como el anarquismo puede ser implementado como forma de organización social. Obviamente se pudo llevar a cabo porque se trata de un grupo reducido de personas. Volvamos otra vez a "El capital". En esa obra Marx lo que hace es un alegato 100% a favor de la Burguesia (ahora me dirás que soy gilipollas) ya que para que el proletariado se rebele debe primero existir una clase burguesa a la cual el proletariado debe enterrar. De hecho Marx estaba de acuerdo en muchas cosas con las posturas del anarquismo pero lo que no le gustaba en absoluto era la metodología de los anarquistas para instaurar su forma de organización social. Ahora mismo nos encontramos en la eterna batalla de "comunistas vs anarquistas" cuando el enemigo común se llama capital y así seguiremos hasta el fin de los tiempos mientras no aceptéis que para instaurar vuestra anhelada sociedad anarquista debéis pasar inevitablemente por el comunismo porque como he dicho antes llevado hasta sus últimas consecuencias inevitablemente debe desembocar en una organización de tipo comunal. Por supuesto que llegados a este punto (soy un romántico) habría que ver si los comunistas estarían dispuestos a soltar el poder lo cual ya se sale del debate de "anarquismo o comunismo" y entra en el debate de la condición del ser humano: ser honesto, respetar, etc.
        Saludos.
        PD: Menos untuosidad por tu parte please.

        • traVIHz says:

          Butrull, creo que no quedo claro que existe una diferencia entre el "socialismo" y el "comunismo". Como dice Nemo: "Para Marx el comunismo es ya una anarquía"...

  5. Ana says:

    A mi entender, el fracaso de la anarquía no se debe a que los individuos que la proclaman sean un desastre. No todos los "anarquistas" han comprendido siempre lo que significa y lo que proclama la anarquía.
    Hay que imaginar la praxis anarquista ligada a un mundo de amor, unidad y libertad.
    La gente "desastre", es per se chaquetera. No todos los chaqueteros son un desastre, pero con la cantidad de desastres que hay.. tiemblo con la cantidad de chaqueteros que han podido existir. Estos jamas comprendieron el mensaje, sus ojos solo veían competencia, PODER es lo que creyeron ver en el mensaje anarquista, una oportunidad es lo que buscaban, que les impulsara en la cadena de mando. Estos no son anarquistas.
    La claridad de nuestro mensaje, su belleza para el que lo comprende, deja en un segundo plano ciertas cuestiones necesarias para la realizacion de una sociedad libertaria; lo que sin duda en el pasado dio alas a la tirania revolucionaria de las bases mal formadas. Estos no son anarquistas.
    Si nos preguntamos por qué no ha triunfado, la respuesta solo puede ser: por que no era su momento. Por que nos confiamos y no pensamos en que cuando una persona alaba una idea, al segundo siguiente puede bien alabar la contraria.
    Aun así podemos ver que su teoria no ha parado de enriquecerse con nuevas tendencias, que no son sino vanguardias de un movimiento que lo abarca todo, por que es unificador, universal e intemporal, asi su victoria es segura.

Responder a traVIHz Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

÷ 4 = 2

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top ↑
  • Opinión

  • Comentarios recientes

  • Redes sociales

    Recibe todas las novedades en nuestro canal de Telegram:

  • Un vistazo a la hemeroteca