Cultura

Publicado el 15 de septiembre de 2012 por Máximo Eléutheros

0

Libertad es Anarquía

Andaba por campo buscando Libertad
cuando vi un cartel que rezaba: por allá la has de buscar.

Disponíame a entrar por aquel lugar,
mas parome un hombre que decía ser Mariscal.

¡Adónde va, buen hombre! ¡Adónde va! Repetía sin cesar.

Voy por el camino que marca la Libertad.

¿Pero no ve, buen hombre, que este camino no es?
Que por aquí canta el viento y la rama toca el arpa;
que no se oye el sable ni la garganta deshojada.

No, buen hombre, esta no es la vía,
donde dirige este camino es a la anarquía.

Seguí caminando reclamando Libertad.
¿Dónde estás? Le decía.
¿Por qué no apareces, querida mía?

Paseando y paseando a la mar hube de llegar,
pues no alcanzaban mis ojos a más tierra avistar.

Pensando cómo podría atravesar amplio océano,
me sorprendió un mendigo que venía rimando:

Si quiere cruzar,
todos sus bienes me ha de dar,
que tierra libertaria no acepta capital.

Si quiere cruzar,
destierre prisión,
que tierra libertaria sólo acepta razón.

¡No! Nada daré;
lo que es mío,
mío es,
y de nadie más ha de ser.

No, buen hombre, esa no es la vía,
ese camino no es el de la anarquía.

Seguí caminando reclamando Libertad.
¿Dónde estás? Le decía.
¿Por qué no apareces, querida mía?

Llegué a un desierto de flores y olivos
y en medio de él,
en medio de él, bella mujer de tibios ojos cristalinos:

Sé lo que buscas,
sé lo que anhelas,
si sigues mis ojos llegarás a la aldea.

A medio trayecto un hombre nos paró,
llevaba túnica y sotana;
¡Oh, bendigan siempre al servidor del Señor!

Buenos días, hijo, adónde se dirige.

Libertad, padre, Libertad es mi sino
y esta hermosa joven mi camino.

Cómo te atreves, insolente.
¿No te das cuenta que ha de ser el Señor
el que te guíe en esta misión?
¿Y no una ciega que por no tener
no tiene ni visión?

Perdóneme, padre,
ante ti me arrodillo
y ante Dios me dirimo;
le beso la mano y los pies
en señal de castigo.

En tierra Libertad
no existe Dios,
que allí es el hombre
el que reina con amor.

No, buen hombre, esa no es la vía,
ese no es el camino de la anarquía.

Caso omiso hice a necia ciega,
que quien escucha a santo y no a diablo
buen vivir tiene en el otro lado.

Seguí caminando reclamando Libertad
¿Dónde estás? Le decía.
¿Por qué no apareces, querida mía?

Lo que nuestro caminante no sabía,
es que Libertad es poesía,
es que Libertad es anarquía.

 

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , ,


Acerca del autor

Anarcoindividualista. Stirneano sui géneris. Socialista mutualista. Antiindustrialista, puesto que reniego de los grandes conglomerados industriales y urbanos. Vegetariano ético. Antiteísta.



Los comentarios están cerrados.

Ir arriba ↑