Opinión

Publicado el 20 de julio de 2016 por BasilisaVasinprisa

0

Los científicos de la ideología imperante

En este artículo trato indistintamente las llamadas ciencias sociales y las naturales. Las diferencias entre ellas serán tratadas más adelante.

Las ciencias, esas disciplinas que nos revelan las verdades independientemente de religiones y mitologías, libres de prejuicios y de ideologías, no son tan objetivas como se nos intenta hacer creer.

La ciencia es desarrollada por científicos, es decir, por personas, con sus propias ideas e intereses, personas que han recibido una educación fuertemente influenciada por la ideología dominante (¿Quién no?). Y no podemos olvidar por supuesto quién financia a estas personas, y de qué estratos sociales van a provenir mayormente. Estos obstáculos para la independencia de la ciencia pueden (y deben) ser analizados de forma independiente para poder dar una perspectiva libertaria y ecológica al desarrollo de las ciencias y sus posibles aplicaciones en tecnología.

Lo que puede ser más remarcable de estos factores es quién paga la ciencia y quién puede permitirse dedicarse a ella. Desde la Antigua Grecia nos hemos encontrado con científicos/filósofos que movidos por la idea de separar el pensamiento humano de la mitología han ideado distintas teorías sobre los fenómenos naturales. Pero estos científicos siempre hay pertenecido a una clase acomodada. Han sido aquellos con tiempo libre los que nos han contado la realidad sobre el mundo. Los filósofos griegos no eran esclavos. Tenían esclavos. Y eso no cambió en los últimos siglos. Físicos, matemáticos, biólogos. Bien pertenecían a familias acomodadas, que podían pagar su educación y posteriormente sus experimentos, sin necesidad de tratar de conseguir otros ingresos, o bien eran pagados por éstos. Por supuesto puedes intentar ser objetivo en tus investigaciones, pero es peligroso enfrentarse a quien te paga o impone las leyes. Así durante la Edad Media los astrónomos de la Europa cristiana “olvidaron” que la tierra gira alrededor del Sol. ¡Incluso olvidaron que es redonda!

Y en mi opinión esto no es grave si lo comparamos con los resultados obtenidos por psiquiatras a lo largo de la historia (especialmente en el s.XIX sobre la mujer y sus patologías específicas) o mucho peor, los estudios de científicos nazis acerca de las razas humanas. Trabajos de este tipo podían llevar a cualquier conclusión siglos después de haberse aceptado el método científico de Descartes y décadas después de que la dialéctica (y el materialismo dialéctico) pasaran a ser una herramienta habitual para la ampliación del conocimiento.

En nuestros días tampoco hay una separación real entre la ciencia y la ideología imperante, ya que no podemos olvidar que quienes cuentan con los medios para estudiar una carrera no provienen mayoritariamente de las clases trabajadoras, y quienes pueden dedicarle la mayor parte de su tiempo y esfuerzo serán principalmente quienes tengan un mínimo de estabilidad en sus hogares. Y una vez llegados al punto de la investigación, ésta no es barata, y viene financiada por los estados, quienes deciden si tu proyecto es o no interesante, y por multinacionales, que imponen directamente su proyecto orientado, obviamente, al aumento de capital. Así es difícil que las investigaciones estén orientadas a un aumento del conocimiento objetivo, ¿no?

Otro punto a analizar es que hasta hace bien poco quienes han podido dedicarse a estas tareas han sido hombres. Valerie Solanas nos dice que una ciencia desarrollada por mujeres tendría un enfoque sumamente distinto y se habría llegado a un punto en el que los embarazos y partos no serían necesarios, bien porque todas las enfermedades se pudieran superar, bien porque se hubiesen desarrollado otros métodos para la reproducción. Podemos considerar esta idea demasiado positivista pero sí es cierto que la ciencia se ha preocupado poco o nada de la salud y el bienestar de las mujeres, y no hablemos ya de personas disidentes de género y/o sexualidad respecto al sexo biológico. Histéricas y ninfómanas han (hemos) llenado páginas y páginas de manuales de psiquiatría a lo largo de los siglos.

Pero aún con eso, nuestro conocimiento objetivo sobre el mundo ha avanzado. Cierto que no ha sido un crecimiento uniforme, y mucho menos homogéneo. La humanidad ha sufrido altibajos. Pasamos de Arquímedes a los alquimistas, y Copérnico nos tuvo que recordar lo que ya sabía Aristarco de Samos, pero consiguió asentar el heliocentrismo.

La influencia de las clases dominantes sobre el avance científico puede que impliquen retroceder un paso por cada dos que se avanzan, o algo más según el lugar y la época histórica, pero se avanza. Y si el pensamiento colectivo avanza en este sentido también se puede avanzar en muchos otros. La influencia que pueden tener sobre nuestro pensamiento social los medios de comunicación y la educación recibida está en la misma dirección que la influencia de la financiación y de nuevo la educación sobre los avances científicos. Es una influencia que puede ralentizar los avances y en algunos momentos incluso obliga a retroceder, pero en conjunto se puede presionar lo suficiente para que el movimiento total sea positivo. El avance es lento, pero existe y no puede abandonarse.

Tags: , ,


Acerca del autor

BasilisaVasinprisa



Los comentarios están cerrados.

Ir arriba ↑