Opinión

Published on octubre 31st, 2012 | by Colaboraciones

48

Mito del racismo negro y el hembrismo

Desde hace un tiempo, vengo constatando un desarrollo paralelo entre el discurso de la existencia del hembrismo, en base a que hay mujeres idiotas, y se ejemplifica con una supuesta actitud racista de un negro hacia un blanco. Ambos mitos se relacionan mutuamente, repitiéndose una y otra vez como una especie de mantra.

Yo quiero exponer porqué creo que el racismo negro o el hembrismo, actualmente, no pueden darse. El racismo es un fenómeno social, en el cual toda (o al menos gran parte) institución está conformada de manera que los individuos de otras «razas»[1] están sometidas a los blancos. Así es como ha surgido y es como se mantiene actualmente. Podrían haberse dado otros desarrollos históricos en universos paralelos. Pero actualmente, aún permanecen los privilegios de personas blancas, frente a personas de otras pigmentaciones. Para simplificar, hablaré de negritud, porque es el mito más extendido.

El negro racista… o cómo bombardear con autocomplacencia a los blancos.

Es conocido el mito, se pone siempre de ejemplo: «si un negro desprecia a un blanco por serlo, está siendo igual de racista». Pues aunque su actitud no sea de aplaudir, ya que está prejuzgando a una persona por motivos de color de piel, resulta que no es posible para un negro en la sociedad actual ser racista. Porque el racismo no es una respuesta individual, sino una estructura social en la cual todo tiene un orden rígido que se reduce a blancos arriba, negros abajo. Si unos cuantos individuos negros, de forma individual, tienen actitudes de prejuicio racial, podemos resaltar lo feo del gesto. Pero no «es lo mismo pero al revés». Entre otras cosas porque no disponen del control de todas esas instituciones y estamentos sociales que permitan una vuelta a la tortilla. En EEUU, por ejemplo, sigue habiendo una relación estrecha entre negritud y pobreza, y población reclusa [2]. Esto no es casual, y desde luego, nada tiene que ver con las capacidades de las personas negras. Claramente es el resultado de una estructura social. Así que no, cuando un negro es borde con un blanco…no está siendo racista. Estará siendo antipático, prejuicioso, pero no racista. El día en que hubiera matanzas de blancos por parte de negros, persecución, historia de esclavismo, «blanquización de la pobreza», etc etc. El día en que los negros controlaran todo y los blancos estuvieran abajo, ahí habría racismo negro. Mientras tanto, habrá individuos de una identidad oprimida que reaccionan con una actitud agresiva ante individuos de identidad opresora, aunque estos últimos no pretendan mantener ese estatus. Y esta actitud, insisto, puede ser reprochable: usted no me conoce, ¿cómo sabe que yo, aun siendo blanco, no estoy interesado en destruir este orden absurdo de cosas, porque creo en la igualdad de la humanidad?. Ahí tenemos al Ferrocarril Clandestino como ejemplo de que personas blancas pueden estar interesadas también en derribar esos muros [3]. No se está alabando esa actitud, simplemente le estamos dando el peso que merece, y que no es uno que equilibre ninguna balanza entre las relaciones que existen entre blancura y negritud. Precisamente es un conocido mito porque nos permite invisibilizar y normalizar el racismo, poniendo las cosas en una balanza de «a mi una vez un negro me hizo mal». Se reproduce porque nos hace sentir «confortables», precisamente por esa autocomplacencia que permite. Así como muchos otros mitos que se extienden socialmente y permiten mantener ese desequillibrio motivado por «raza» [4].

Así que simplemente se hace necesario explicar que una actitud puede ser negativa, equivocada éticamente, lo que sea. Pero no se puede usar todo término. Acabamos simplificándolo todo a fascista, racista y sexista, en una especie de caca-culo-pedo-pis que nos idiotiza mentalmente. Existen más palabras, usémoslas, eso desarrollará nuestra capacidad cognitiva. El lenguaje es una gran forma de entrenar al cerebro.

Del mito del negro racista al bulo del ataque cotidiano hacia los hombres: la falacia del hembrismo.

De igual forma, con mayor frecuencia se exponen casos de mujeres que maltratan psicológicamente, amén de todas las maldades posibles que le puedan hacer a los hombres, pasando por romperles el corazón, que es la más habitual,  para intentar demostrar una especie de equidistancia. No hay equidad, por lo tanto, hablar de equidistancias es directamente absurdo. Una mujer puede ser imbécil, puede ser una cabrona despreciable que trate a un hombre de mala manera. Pero no es hembrista, porque no existe, por más que vengan hablando de lobbys, ese cambio de tortilla. En el contexto actual, siguen estando invisibilizados los trabajos de cuidados [5], la doble jornada laboral de la mujer [6], e incluso la supeditación a su marido en el caso de propiedad de tierras, explotaciones agrarias y demás [7], además de sufrir una invisibilización respecto a nuestra salud [8], entre otras muchas como menores sueldos [9], muertas por violencia de género [10], y un largo etcétera.

Existen mujeres idiotas, nadie lo duda. Como humanas, tenemos un amplio abanico de virtudes y defectos. Pero su actitud es individual, mientras que el patriarcado es una  estructura social, lo que implica un desigual reparto del poder con sesgo de género, que provoca que las mujeres no participen del espacio público, que exista una división sexual del trabajo, infravalorando la correspondiente a la mujer, feminización de la pobreza, menor autonomía personal y en las relaciones sociales. Una forma de definirlo es: forma de organización política, económica, religiosa y social basada en la idea de autoridad y liderazgo del varón, en la que se da el predominio de los hombres sobre las mujeres, el marido sobre la esposa, del padre sobre la madre y los hijos e hijas, y de la línea de descendencia paterna sobre la materna Asímismo, se universaliza el “yo” masculino, planteándolo como vara de medir y referencia, siendo uno de los fundamentos de la dominación patriarcal [11].

Por eso, por mucho que sean idiotas, no pueden ser hembristas, simplemente porque no se tiene esa capacidad. Y aunque Obama es negro, y Merkel mujer, el orden social permanece rígidamente asentado. Obviamente, se ha avanzado. Se han mellado los pilares que sostienen ese orden. Pero la única dirección posible es continuar haciéndolo. No apuntalarlos para mantener las cosas tal cual están, sino derrumbar lo que queda de ello, que aún es mucho. y para ello, es fundamental no caer en la autocomplacencia de «para mí también es duro», «yo no tengo la vida solucionada por ser blanca», etcétera etcétera. No, obviamente entran otros factores, entre ellos la fundamental: la clase social. Pero por ser blanco, no la tienes tan complicada como la de un negro, y por ser hombre, no te ponen las mismas zancadillas que si fueras mujer. Así que, con una analogía atlética: si al resto de personas se les ponen obstáculos, entenderemos que el primero en llegar a meta con la pista lisa está siendo privilegiado frente a los demás. Siguiendo la analogía, es posible que nuestra pretensión de hecho no sea llegar a meta, ni ganar nada en atletismo. Pero ya que se nos obliga a correr, hay que remarcar esos obstáculos que existen y denunciarlos, no detenernos en que para el corredor que gana “también es duro tener que entrenar todos los días”.

Nadie está diciendo que la vida de un hombre blanco es de rosas por el mero hecho de ser varón y blanco. Ni que deba darse la vuelta a ninguna tortilla. Ni que todos los hombres blancos sean una panda de malnacidos esclavistas y machistas. Pero resulta paradójico que en una realidad en la que las mujeres mueren y cumplen dobles y triples jornadas, las personas negras se vinculan con la pobreza y la cárcel, siempre salga alguien corriendo a defender la socialmente cómoda idea de que «l@s oprimid@s tb oprimen». Y no…pueden cagarse en tu madre y eso puede molestar, pero no te oprimen, sobretodo porque no pueden, al menos en base a esa identidad que se concibe como socialmente inferior.

Por favor, déjate de autocomplacencias, de buscar obsesivamente ejemplos de «mujeres que tratan mal a los hombres», de «grupos feministas que pretenden el exterminio masculino», de confundir los artículos de revistas Cosmopolitan con los postulados feministas, y de «negros que también han hecho cosas malas», «de que los gitanos son racistas con los payos» y demás sandeces varias. Deja de confundir términos, porque no hay equidistancias ni equivalencias en un contexto de desigualdad. Y deja de utilizar esos argumentos para pretender suavizar la diferencia que se da entre las clases oprimidas y las opresoras. O al menos, no te creas tan de izquierdas si no estás dispuest@ a moverte de tu área de comodidad que permite perpetuar las cosas tal y como están.

Milicia Cebolla

[1] si bien el término no sea adecuado, ya que no existen realmente las razas desde ningún punto de vista médico, biológico, genético, etcétera. Las Razas humanas no existen:
http://www.andercismo.com/2008/03/las-razas-humanas-no-existen.html

[2] Datos del Census Bureau de EE.UU.
http://www.census.gov/newsroom/releases/archives/income_wealth/cb12-172.html
Resumidamente, la población negra representan más del 27% de la población en situación de pobreza. Muy equiparado con población hispana, con más de un 26%. Los blancos de origen no hispano, representan menos del 10%. Esto demuestra ua clara vinculación entre identidad racial y etnia con la pobreza y la exclusión social.

[3] The Underground Railroad
http://en.wikipedia.org/wiki/Underground_Railroad

[4] Para desmontar este tipo de mitos, un gran pensador de nuestro tiempo decidió realizar este ejercicio de compilación de argumentos contra las intoxicaciones y comeduras de tarro racistas de turno:
http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?f=15&t=33465

[5] Estos son llevados a cabo por mujeres en el 99% de los casos, y que si se tuvieran en cuenta supondrían 1/3 del PIB. Pérez Orozco, A. y López Gil, S. (2011) Desigualdades a flor de piel: Cadenas globales de cuidados. ONU Mujeres. Disponible en
http://bookcamping.cc/referencia/1220-desigualdades-a-flor

[6] Propuesta por la Titularidad Compartida, desde el MAGRAMA
http://www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/igualdad_genero_y_des_sostenible/titularidad_compartida

[7] Según un estudio que está a punto de publicarse sobre las vivencias de las mujeres campesinas vascas, existe una clara discriminación en el sector agrario, predominando la falta de reconocimiento como trabajadoras agrícolas. Esto puede constatarse concretamente en que carecen de titularidad de las actividades agrícolas cuando los 2 miembros de la pareja lo comparten, además de a la hora de pedir ayudas para emprender la actividad agrícola y al pretender darse de alta en la Seguridad Social Agraria.

[8] Más información al respecto en la Revista on-line Mujer y Salud, disponible en
http://mys.matriz.net

También existe información al respecto, en inglés, en el colectivo ecofeminista Women’s Voice for the Earth
http://www.womensvoices.org/about/why-a-womens-organization

[9] Encuesta de estructura salarial. INE. Informes anuales disponibles en

http://www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=/t22/p133&file=inebase

[10] Información disponible en las Estadísticas del Ministerio de Igualdad (o el Ministerio en el que sea diluído):
http://www.msssi.gob.es/ssi/violenciaGenero/portalEstadistico/boletinmensual/home.htm
y http://www.msssi.gob.es/ssi/violenciaGenero/portalEstadistico/home.htm

También en la Red estatal de organizaciones feministas contra la violencia de género.
http://www.redfeminista.org

[11] Dolores Reguant (2007) Explicación abreviada del Patriarcado.
http://www.proyectopatriarcado.com/docs/Sintesis-Patriarcado-es.pdf

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , , ,


About the Author

Colaboraciones enviadas a la página. Para mandar tu colaboración puedes enviarnos un correo a regeneracion@riseup.net con el asunto "Colaboración". No olvides firmarlo o indicar si quieres publicarlo anónimamente.



48 Responses to Mito del racismo negro y el hembrismo

  1. janusz says:

    Dices: "Acabamos simplificándolo todo a fascista, racista y sexista, en una especie de caca-culo-pedo-pis que nos idiotiza mentalmente. Existen más palabras, usémoslas, eso desarrollará nuestra capacidad cognitiva. El lenguaje es una gran forma de entrenar al cerebro." No obstante, lo que consigue este texto no es otra cosa que una alteración de los términos "racista, fascista o sexista" en vez de realizar su comprensión. Me pregunto si no sería más fácil por ejemplo hacer una distinción entre un "racismo de estado", que es el que tú denuncias claramente, y un "racismo social o individual" (por denominarlo de alguna forma), que es el que implicaría a las acciones individuales. La propia RAE recoge esta distinción en sus dos acepciones del término:

    1. m. Exacerbación del sentido racial de un grupo étnico, especialmente cuando convive con otro u otros.

    2. m. Doctrina antropológica o política basada en este sentimiento y que en ocasiones ha motivado la persecución de un grupo étnico considerado como inferior.

    Que sea más influyente y pernicioso el racismo o la ideología patriarcal emanados desde las instituciones del Estado no debe implicar el total ocultamiento del término referido a nuestras acciones individuales. Es decir, que la solución no puede limitarse, en este caso al menos, a omitir o buscar un sinónimo más perfecto que explique una acción individual de carácter puramente racista o machista, sino más bien resaltar o marcar su significación con un adjetivo nuevo que explique su origen y no el tipo de acción, pues el fondo semántico no deja de ser el mismo.

  2. Comparto lo escrito en este texto. Siempre me ha parecido muy interesante la atribución de significados a las palabras: en esta sociedad que busca el "término medio", donde todo es "bienvenido" siempre y cuando sea comedido, todo el mundo es susceptible de ser racista, hembrista, fascista, o lo que sea. Esta filosofía (que va más allá del gafapastismo postmoderno) la verdad es que me pone de mal humor: la negra no es racista como bien dice el texto; la negra resiste obligada a vivir en una sociedad que la oprime triplemente, por ser negra, por ser inmigrante, y por ser mujer (por poner un ejemplo).

    Abrazos.

    • janusz says:

      La mujer negra del ejemplo que se pone, no será racista si sus acciones o su lucha corresponde a su liberación de la sociedad que le oprime, pero podrá ser o elegir ser racista incluso por libre convicción interior, independientemente de lo primero.
      No hay que confundir en el caso expuesto, racismo con xenofobia. El racismo es una ideología de superioridad, mientras que la xenofobia es un sentimiento de rechazo dirigida sólo contra los extranjeros.

      • Sí, totalmente de acuerdo: una mujer negra puede ser racista por convicción propia (puede perfectamente pensar que el hecho de ser "negro" supone una superioridad moral y biológica, por ejemplo). Pero creo que aquí nos referíamos a la actitud de resistencia en contra del "hombre blanco" (entendiendo esto como un concepto abstracto, no tanto como un hecho fáctico). La acritud, la rabia, el desdén... ese tipo de cosas.

  3. bollator says:

    Ahora se va a mirar esta charla y luego se va a replantear el artículo completo. Todas las etnias tienen racismos y los ejemplos se multiplican en la historia. Seamos un poco más objetivos, por el amor de Dios.
    http://www.ivoox.com/racismo-antirracismo-e-inmigracion-hacia-reformulacion-integral-audios-mp3_rf_1530518_1.html

    El ponente es un historiador NO académico y autodidacta, asambleario y anti-desarrollista.

    • Yo creo que nadie aquí está negando que exista racismo dentro de cada etnia o grupo social dentro de una etnia. El punto principal del artículo, pienso yo, es la actitud de resistencia que ciertas personas con otras pigmentaciones de piel tienen en sociedades "desarrollados" (así entre comillas) donde lo "blanco" domina política, económica, y socialmente.

      Abrazos y muchas gracias por el link.

    • Milicia Cebolla says:

      Soy la Autora de texto.
      Félix Rodrigo Mora comete errores de bulto en sus investigaciones, no ha leído sobre lo que escribe, ni en cuantoa textos citados de historia medieval, ni sobre textos como los de Panteras Negras o Malcom X. Por lo tanto, poco crédito le doy a sus idas de pinza. Y no obstante, hasta los relojes estropeados aciertan 2 veces al día.... por lo que alguna buena idea antidesarrollista quizá se pueda rescatar. Pero otros autores la expresan con más acierto.

      El Racismo, tal y como propongo, necesita de una estructura social para darse. Un negro puede tener una actitud negativa al escupirte en la cara por el simple hecho de ser blanco. Pero el hecho es que no cuenta con el respaldo suficiente para dominarte ni oprimirte, por lo tanto, proponer una especie de "equivalencia" es directamente jugar al absurdo,

      Otra cosa es que dentro de muchos grupos étnicos estudiados se de la diferencia del "nosotros" frente al "vosotros". Pero no implica necesariamente racismo, y no exactamente xenofobia, Pero para esto, hace falta algo más de etnografía y antropología que la que tiene FRM.

    • Liberty Cravan says:

      ¿Qué es lo que tiene que replantearse la autora y por qué? La charla que enlazas está plagada de manipulaciones históricas. Decir que EEUU se convierte en un estado antirracista durante la guerra de Corea (primera mitad de los 50) es de broma macabra. También es paradigmático cómo ignora conscientemente la relación entre pobreza, exclusión social y discriminación étnica durante la misma.

  4. Joseba says:

    Hola:

    Creo que "Janusz" está en lo cierto con lo que comenta en el primer artículo ("lo que consigue este texto no es otra cosa que una alteración de los términos “racista, fascista o sexista” en vez de realizar su comprensión").

    Y aunque puede ser un tema interesante, no lo he visto abordado de tal manera. Es más, no he conseguido leer ninguna desmitificación, ya que me parece que se trataba de desmitificar algo. Se juega, como dice "Janusz" con unos términos a los cuales se les altera el significado, a los que añado el hembrismo.

    Es un tema interesante, al cual se le podía haber dado un trato semejante.

    Salud.

  5. El hembrismo si existe says:

    Y con hembrismo quiero hablar de sexismo.

    Sexismo puede venir tanto por parte de un hombre como de una mujer.
    Ahora bien, si una mujer discrimina al hombre por ser hombre, y confia antes en una mujer por ser mujer que en un hombre, es sexismo, y en este caso hembrismo.

    Negar la existencia del hembrismo es tirar piedras contra nuestro propio tejado, contra nuestra propia lucha feminista, que quiere decir: POR LA IGUALDAD TOTAL!

  6. Pandora says:

    Muy buen articulo.Desmonta falacia por falacia los falsos mitos del "hembrismo" y "el racismo negro". Hay un excelente documental que trata de esto
    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=4pRKOmI7Kxw

  7. autog says:

    Estoy con janusz, si manipulas el lenguaje, estás ayudando a invisibilizar el problema igualmente. Tú hablas de racismo institucional.

  8. Sandra says:

    El negacionismo progre lleva a creer que eso que llaman "violencia de género" sólo se da desde los hombres hacia las mujeres, y que lo contrario sencillamente no existe. De igual manera, el negacionismo progre lleva a suponer que el racismo sólo se da entre los blancos heterosexuales de cultura occidental, y que otras razas y culturas no pecan de iguales prejuicios. Una persona no cegada por la ideología constatará que el sexismo y el racismo no tienen sexo ni raza, y tampoco clase social. De igual manera que existe el machismo también existe el hembrismo, y ambas son formas de sexismo. Las hembristas se autodenominan "feministas", pero yo prefiero llamarlas hembristas o mejor feminazis, una denominación, por otra parte, que se han ganado a pulso. El feminismo es hembrismo. Si no fuese así; si realmente luchasen por la "igualdad", se llamarían entonces "igualitaristas", y en sus organizaciones militarían tanto hombres como mujeres. Pero es sabido que en las organizaciones y en muchos actos feministas los varones están vetados. ¡¡Que ya son muchos años demostrando con los hechos lo que en verdad significa la antiutopía feminista!!

    • Lusbert says:

      Por favor, léete de nuevo el texto antes de decir burradas. El patriarcado es una estructura social mantenida durante siglos y hoy está normalizada en la actual sociedad. Sí, puede que existan mujeres que discriminen a los hombres por el hecho de serlo, pero eso no es nada comparable a que en el día a día veamos como normal gritarle groserías (acoso callejero) a una chica que obedece a los cánones de belleza patriarcales (delgada, buenos pechos y glúteos marcados, por ejemplo) y que es objeto de deseo sexual para los hombres, que se las critique por sus formas de vestir, que se les relegue a las tareas de cuidado de los hijos y del hogar, que se culpa a la mujer de ser violada en vez de al violador... que en el mundo laboral, la mujer de clase trabajadora cobre de media menos que el hombre y así un largo etcétera que en esta sociedad interiorizamos y nos escandalizamos por las denuncias falsas en vez de por las muertes por violencia machista.

      El hombre en la sociedad patriarcal tiene una posición dominante con respecto a la mujer y cada día se reproduce en las relaciones sociales, cosa que no se pueden comparar con casos de discriminaciones de la mujer al hombre prácticamente aislados y sin que la mujer tenga ninguna posición dominante hacia el hombre.

      • janusz says:

        Vaya... eso es justo lo que me dicen mis amigos cuando les menciono a cualquier autor anarquista... me dicen igual que tú que deje de decir burradas. Lo que siempre me irrita un montón.
        Me parece muy sensato el argumento que expones, pero me gustaría además que se consideraran con absoluto respeto todas las opiniones, por muy disparatadas que nos parezcan, más si cabe si el que opina es uno de los redactores principales de la página, como es tu caso.

    • Vozcomoarma says:

      Vamos a ver.

      1 - La violencia de género va mucho más allá del binomio hombre-mujer. Sin embargo, es en ese marco donde se da con mayor frecuencia.

      2 - Hablar de hembrismo implica equiparar el concepto al de machismo. El machismo es una violencia ejercida de forma estructural tanto a través de las instituciones como mediante la cultura, la publicidad, las relaciones interpersonales y demás elementos que componen un imaginario común determinado. Dicha violencia se caracteriza por representar una situación de opresión y/o degradación permanente de las personas socializadas como mujeres con respecto a aquellas socializadas como hombres, dentro de un modelo que otorga privilegios a los hombres por antonomasia a costa de restringir las libertades fundamentales, dignidad e integridad de las sujetos femeninas. Este fenómeno no se produce en absoluto a la inversa. No existe un factor estructural de opresión bio-mujer hacia bio-hombre, no existe una concepción presente en todos los ámbitos de la vida cotidiana donde se denigra sistemáticamente al hombre en pos de la figura femenina. Existen, eso sí, mujeres empoderadas. De eso hablaré a continuación.

      3 - Lo que tú llamas lugares donde se vetan varones, son llamados Grupos No-Mixtos. Dichos espacios existen porque en esta sociedad el bio-hombre cuenta con unos privilegios innatos que se desarrollan y refuerzan a través de la educación del sistema y de la vida en una sociedad heteropatriarcal, binaria y sexista. El papel que tenemos como personas socializadas como hombres es el de sacar de nosotros esos privilegios, librarnos de ellos, del género y de sus cadenas. No obstante, no podemos liberarnos si estamos compartiendo los espacios destinados a tal trabajo con aquellas personas a las que oprimimos. Una bio-mujer agradece nuestro esfuerzo, lo reconoce y se reconoce a sí misma en él, pero NO ES NUESTRA PEDAGOGA PERMANENTE ni tiene por qué serlo. No tienen por qué estar diciéndonos en qué nos equivocamos, cómo las oprimimos o por qué reproducimos micromachismos y otras miserias sin apenas percatarnos. Ellas se empoderan, se plantan contra la hegemonía heterosexista de esta civilización enfermiza y sobre dicho empoderamiento crean manada. Nosotros NO SOMOS VETADOS en esa manada, pero como dice Lúa, cantautora anarquista,

      Tú hablas de espacios donde no eres bienvenido
      ¡yo te hablo de espacios donde no puedo crecer contigo!

      El feminismo igualitarista corresponde con una sóla de las diferentes vertientes y corrientes que el feminismo ha tenido a lo largo de la historia y no necesariamente hace referencia a una co-militancia entre personas socializadas como hombre y personas socializadas como mujer. Antes de usar un término procura saber a qué haces referencia o de lo contrario parecerás una listilla que emplea términos complejos sin saber usarlos y lo digo sin ánimo de ofender.

      De todas formas, un postulado igualitarista borra la existencia de las anarcofeministas y las feministas de la diferencia o diferencialistas (Estados Unidos, Francia, Italia 1970) entre otras muchas tendencias posteriores. Estas últimas, menos conocidas que las anarquistas, hablan de “superar el modelo de la paridad” de las feministas igualitaristas, proponiendo acabar con las identidades de género en una invención constante de significante del cuerpo al margen de los mandatos culturales patriarcales. Entre las anarcofeministas también existió y existe el rechazo a la igualdad y a la equidad de género, argumentando que estas categorías, como la de “clase”, no deben ser igualadas en cuanto a condiciones, sino destruidas argumentando que las biomujeres tenían que luchar por afirmar su individualidad y por potenciar y empoderar sus identidades como Ellas en la sociedad patriarcal, en la sociedad de los Ellos, y esto implica necesariamente trasladar a un campo organizativo esa necesidad de empoderamiento de una identidad femenina combativa que necesita para su crecimiento y desarrollo de espacios libres de opresión (que no libres de patriarcado pues NO EXISTEN lugares libres de patriarcado en tanto que cualquier individux, independientemente de sus genitales o de su identidad sexual - cosas distintas - y de su trabajo de género tiene en su subconsciente comportamientos nacidos de la moral patriarcal y de los que es muy complicado deshacerse. Con esto quiero llegar a que la proposición de un igualitarismo sólo haría retroceder a un feminismo empoderado que ha logrado crear sus propios espacios y gestionarlos.

      Ellas necesitan un espacio libre de opresión y de tensión en el que desarrollarse, y es ahí donde surge la necesidad de grupos de mujeres No-Mixtos. Del mismo modo, también existen grupos No-Mixtos de hombres y yo no considero tal espacio como algo machista, sino como un lugar donde entre bio-hombres infectados por los mismos roles y privilegios podamos aprender a reflexionar juntos, entre nosotros, para sacar de nuestro interior toda esa mierda, al mismo tiempo que compartimos nuestra vida cotidiana con ellas, nuestras amigas, nuestras compañeras de lucha, nuestras hermanas.

      Decir que es hembrista un grupo de mujeres es lo más machista que puedes soltar dadas las circunstancias y demuestra que tu trabajo de género es pésimo. Te recomiendo leer más sobre feminismo y liberarte de los prejuicios que la sociedad heteropatriarcal te ha metido a presión en el cerebro.

      4 - Algunas mujeres llevan su empoderamiento demasiado lejos y caen efectivamente en una situación de opresión hacia el sujeto masculino por el mero hecho de serlo. Son casos aislados pero efectivamente existen. No obstante, no es de hembrismo de lo que hay que hablar aquí sino de machismo, pues esta opresión no es sino una forma avanzada, un estado más, del Patriarcado. Es el Patriarcado el que con su estructura genera el espejismo de que una mujer debe ser "como el hombre" para poder sentirse digna, y por lo tanto, debe oprimir y masculinizar su identidad y su acción mientras dice odiar a los hombres cuyo mundo la extermina como bio-mujer y la transforma en un subproducto residual de un sistema de privilegios que no logra abolir, sino sólo reforzarlo, dando nuevos pretextos al patriarcado y el machirulismo reinantes para seguir creando cadenas aterciopeladas con las que encadenar a las bio-mujeres a roles y expectativas preferidas.

      Salud y anarco-feminismo.

      • Racso says:

        1.- La violencia de genero es hembrista por definición. Es curioso ¿verdad?

        Verás, según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, se define así a la violencia de género:
        “como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia”

        http://www.msssi.gob.es/ssi/violenciaGenero/QueEs/queEs/home.htm

        Y es de los hombres sobre las mujeres, si lo hacen las mujeres sobre los hombres no es violencia de género con lo que se ha creado, como dices en el punto 2 "una violencia ejercida de forma estructural tanto a través de las instituciones como mediante la cultura, la publicidad, las relaciones interpersonales y demás elementos que componen un imaginario común determinado. " aunque en este caso lo digas para el machismo.

        Muchos hombres están sintiendo la dureza de la discriminación en cómo es tratado su caso en la violencia de género. Pocas corrientes feministas se quieren hacer cargo de esto, salvo las que quieren un trato igualitario, sin distinción de género en el que se trate de personas y no de hombres y mujeres, ya que ese es el principio de todos los sesgos.

  9. Enrique says:

    Buenas. Me ha encantado la entrada. Solo quería preguntar si puedo copiara y pasarla en mi blog. Por supuesto, indicaré la fuente.

    Un saludo.

  10. Cesar says:

    La estructura social verdadera no es la estructura social que pones en tu analisis. La antropologia no es una ciencia exacta ni mucho menos. Si bien la estructura social "formal" es "patriarcal"... debajo de esa formalidad hay una verdadera estructura que no es ni patriarcal ni matriarcal, es una mezcla extraña de ambos, donde en realidad no se sabe y es dificil de determinar en cual de los lados hay mayor verdadero poder. Me parece que la sociedad no es homogenea en todo caso, y la distrubucion de poder tampoco es homogenea, ni la estructura social por lo tanto es homogenea tampoco... Mencionas las desventajas que tienen las mujeres, pero no mencionas las ventajas que si tienen las mujeres dentro del sistema, por ejemplo las mujeres no son penalizadas tan drasticamente como lo son los hombres, las mujeres se pueden jubilar antes que los hombres, y etc etc... La mujer es mucho mas protegida por los hombres dentro de un sistema patriarcal, de lo que los hombres serian protegidos dentro de un sistema que seria matriarcal, pequeños indicios de ello se ven en las medidas politicas implementadas en la practica por presion de las feministas que desfavorecen tremendamente a los hombres en cuestion de violencia domestica, los hombres en tal sentido resultan con menos derechos que las mujeres. Los hombres por naturaleza tienden a ser mas protectores con las mujeres de lo que las mujeres lo son con los hombres, solo observa nuestros cuerpos, los hombres son mas altos y fuertes, es una adaptacion natural para que los hombres se pongan frente a un peligro y protejan a la mujer, es logico que con el tiempo el protector haya ganado el poder politico y administrativo, porque un buen protector es tambien un lider, ambas cosas van unidas, en cambio un simple soldado solo recibe ordenes, este no es autonomo y el grado de proteccion que ofrece es limitado, ademas el que proteje siempre va a tener intereses de lo que protege, sino su razon de proteger a algo o a alguien no tendria ningun sentido justificado... Ponte a pensar en ello, no creas que es tan sencillo de ponerlo en una hipotesis/teoria antrologica y creer que eso es la ultima verdad, la naturaleza humana es complejisima, y te aseguro que va muchisimo mas alla de un mero enfoque antropologista y culturalista.

    • Liberty Cravan says:

      Decir que esta sociedad tiene algo de matriarcal sí que es ridículo. Este es un sistema patriarcal, machista. A la mujer se le discrimina por su género y, después, se le proteje por paternalismo. Por ejemplo, las cifras de violencia machista (que no violencia doméstica, expresión que no es casualidad que utilices) contra la mujer no dejan lugar a dudas a este respecto. Es necesaria mucha más conciencia feminista.

  11. Alin Blanco says:

    Una persona blanca, rodeada de gente negra, en una sociedad negra, donde el o ella es la excepcion, como por ejemplo Sud Africa, y es marginado y sufre acoso de otras personas ¿como se llama esto?
    ¿el racismo no se da entre razas? es cierto que todos los hechos historicos en contra de los negros son innumerables y terribles, pero teniendo en cuenta la situacion actual del ejemplo, sin tener en cuenta todos los horrores cometidos a lo largo de la historia ¿no se considera racismo la discriminacion de una persona de una persona solamente por su color de piel o su raza?

    • Liberty Cravan says:

      Sí, racismo es la discriminación de una persona por su color de piel o su etnia.

      El problema es que desde sectores reaccionarios, derechistas, patriotas, etc. se está justificando el racismo utilizando de manera torticera el discurso de que, supuestamente, los blancos también sufren prejuicios raciales. Eso es retorcer la realidad para hacer demagogia racista. Elegir justo el ejemplo de Sudáfrica es paradigmático, resultará al final que para algunos el apartheid era un sistema más justo ya que no discriminaba a los blancos...

      • janusz says:

        Lo que pretendía decir el compañero es que también existe un racismo cultural en países predominantemente de raza negra, o asiática, o árabe, o india, o semita...

        Pero en fin, tú te quedas con el error anecdótico.

        De todas maneras hay que decir que en lo que se refiere a España o a Europa el problema del racismo -más bien xenofobia- o del machismo cultural no está tan arraigado como en otros lugares del mundo. En mi opinión no sería correcto afirmar tan tajantemente que esta sea una sociedad patriarcal o racista en un sentido estricto, siendo de entrada nada equiparable por ejemplo a algunos estados islámicos fundamentalistas.

        En España es cierto que se producen serias discriminaciones hacia las mujeres y los extrajeros, pero pecaríamos de demagogia si nos limitásemos a hacer una crítica sin trascender el marco del sistema capitalista (desigualdad en los salarios, infravaloración en puestos de mando, publicidad sexista, etc.) y no fueramos capaces de rechazar con mayor radicalidad las causas estructurales de la opresión que compartimos tanto el hombre y la mujer, como el nativo y el foráneo.

  12. janusz says:

    Ya había leído este texto hace tiempo, y ahora después de releerlo me parece haber comprendido mejor la inquietud de su autor o autora.

    Estoy de acuerdo con que hay un racismo y un machismo propagado por las instituciones que es necesario denunciar y combatir. No obstante, lo que me parece profundamente confuso del texto, es la distinción innecesaria que se hace entre un racismo de tipo individual y un racismo que se puede entender como doctrina antropológica o política. El hecho es que aunque el impacto de éste último sea innegablemente superior, ello de ningún modo nos debe llevar a negar la existencia igualmente real del primero.

    Mi discrepancia por tanto tendría más que ver con la cuestión semántica y el enfoque dado que con el fondo.

    Entiendo la frustración del autor o autora del texto por no encontrar un término diferenciado de racismo y machismo que contenga las acepciones que más le gustaría. Pero ha de saber que por suerte una lengua no es una construcción inmutable y a-histórica, sino que por el contrario ésta cambia en paralelo a la evolución social. Así que yo me pregunto: ¿necesitamos un término nuevo -un neologismo- que distinga el machismo o racismo que surge de la acción individual, del entendido como discriminación antropológica o política? Esa es a mi modo de ver la interesante cuestión que obliga a plantear este texto.

  13. tus putos muertos says:

    Vamos a ver, si un negro me llama blanco de mierda, llama a 30 negros, me pegan una paliza solo porque en el pasado unos cuantos blancos negreros (que lo mas seguro es que ni sean mis antepasados ya que mis antepasados eran sencillos blancos campesinos) esclavizaron negros, estos negros no estan siendo racistas? xDD

    Nunca he visto tanta chorrada junta. Salud.

  14. profano says:

    No te lo crees ni tu. Llamar de otra manera la misma cosa solo por el color de piel o por el sexo y la orientacion sexual de alguien es, pura y sencillamente, un acto de racismo y de sexismo puro y duro. Una mesa es una mesa la pintes como la pintes y la pongas como la pongas. Que la utilices para otra cosa, da sencillamente igual. En definitiva, lo tuyo no es una lucha contra el racismo y el machismo, es directamente una lucha ckntra la realidad negandola absurdamente.

    Un saludo

  15. Sardina Roja says:

    Muchas gracias por el artículo, es excelente y estoy de acuerdo en todo lo que dices.

    Desgraciadamente me paré a leer los comentarios y lo único que puedo decir es que mucha gente sigue siendo extremadamente racista y machista, y lo prueban con su falta de reflexión personal y con sus palabras. Sería interesante por otro lado saber cómo se identifican las personas que hacen comentarios en esta sección, porque creo que así veríamos también de dónde vienen los privilegios. Yo por ejemplo soy una persona blanca, transgénero y queer, inmigrante española en Canadá. Por tanto tengo muchos privilegios en este sistema supremacista blanco en que vivimos. Al mismo tiempo, tanto como persona que creció como mujer, como lesbiana y que ahora se identifica como transgénero, vivo como mucha otra gente esta opresión de género. Esa es mi realidad y también las gafas a través de las que veo el mundo.
    Por lo que leo en los comentarios, especialmente sobre el racismo, creo que hay mucho macho blanco que se siente herido en sus privilegios. Pobres qué pena me dan. Sobre el hembrismo, pues si ya sabemos que el feminismo ha sido y está siendo atacado tanto por gallitos de cualquier corral político como por mujeres que se creen en el deber de defender a los pobres gallitos (será una nueva forma de instinto maternal). Sobre los espacios no mixtos, me da una pereza enorme que sigamos hablando de este tema. Las mujeres están muy a menudo en espacios no mixtos: ya sea la cocina, ya sea cuidando a los niños, ya sea en centros de limpieza. Los hombres también están en espacios no mixtos en muchas ocasiones, véase los bares de fútbol de cualquier ciudad, las tertulias después de la comida (uy las mujeres están en el espacio no mixto cocina en ese momento). Por supuesto hay ejemplos del hombre solidario, pero también creo que ya está bien de echarle flores por hacer algo que la hermana del hombre solidario hace TODOS LOS DIAS sin que nadie diga ay mira que buena es y qué buenas políticas y ella es tan diferente de todas las demás. No sería un deber del hombre solidario respetar los espacios de las mujeres y hacer lo que hacen las mujeres sin esperar una recompensa a cambio?

    Como dice l* autor*, el feminismo y el antiracismo son luchas contra sistemas estructurales, y no contra individuos. Lo demás son problemas de ego de gente a la que la sociedad le da el privilegio de manifestar su ego. Ya sabemos quienes son.
    Desde mi experiencia personal y en comunidades anarquista feministas y queers tanto en Europa como en Norteamérica, el machismo no está acabado, ni fuera ni dentro de nuestras comunidades. Mis privilegios crecieron exponencialmente en cuanto pasé a identificarme como transgénero y la gente me leyó como de género más masculino (aunque no me identifique como género masculino), las mujeres trans sufren una violencia interna dentro de nuestras comunidades que es apabullante, las lesbianas ¨femeninas¨siguen siendo mal vistas, etc. Todo esto no son más que formas de machismo que nosotr*s mism*s recreamos en nuestras comunidades.
    Para mí esta es una prueba de que luchamos contra una estructura social y opresiva que consigue introducirse en nuestros pensamientos, en nuestros valores y de las que por lo tanto, y esto se refiere tanto al racismo como al sistema patriarcal, no nos podemos librarnos tan fácilmente. Es necesario mucho trabajo y un actitud crítica consigo mism*. Decirse anarquista no es sinónimo de reflexión superada ni de pureza moral.
    La auto reflexión es un acto anarquista. Los orgullos heridos indican que hay muchas reflexiones por hacer y caballos de los que bajarse.

  16. profano says:

    Lo olvidaba. El arte de la replica consiste en poner un contraejemplo, demostrar que es verdad dicho contraejemplo y desmontar asi lo que otro trata de afirmar. Asi, por ejemplo, yo soy un saharaui de color adoptado por una familia española cuyo color de piel deberia ser aqui irrelevante. Soy hombre y heterosexual al que no le faltan amigos gays y lesbianas, a todo esto. Casado y con dos hijos y me reafirmo en lo dicho anteriormente. Si quereis negros racistas, solo teneis que mirar un poco. Y no, no odio a los blancos y mucho menos a los negros. En definitiva, es la replica y no el insulto ni la estigmatizacion sin pruebas ni fundamento al oponente lo que demuestra o refuta algo que se quiere dar por real, independientemente de si es bueno, es malo o es lo que deseamos o no.

    P. D. El machismo y el racismo contra los africanos tambien existe. Doy fe, que todavia habra aqui quien crea que estoy negando esta realidad que yo he sufrido y lo crean sin fundamento alguno

  17. Felipe says:

    El hembrismo y el racismo también existe ya que existen mujeres racistas eso nadie lo puede negar como tambien existe hembrismo existen mujeres que golpean y agreden a los hombres eso nadie lo puede negar porque asi como existe machismo y hombre que agreden a las mujeres también existen hembrismo osea mujeres que insultan y agreden a los hombres...o me lo van a negar..

  18. Liberty Cravan says:

    Vaya repetición falta de argumentos te has marcado...

    El machismo es más que hombres que golpean a mujeres, eso es solo una manifestación del mismo, como hay otras miles. El patriarcado es todo un sistema social basado en la explotación del género femenino, gracias al cual los hombres mantienen el poder. No es cierto que ocurra al contrario, lo del hembrismo es una farsa. El verdadero problema es que, ante las conquistas del feminismo organizado, unos pocos ven peligrar su posición de poder y quieren hacernos tragar con argumentos peregrinos que eso del patriarcado es cosa del pasado.

    Que una mujer golpee a un hombre no significa que exista una opresión sistemática de esta hacia el género masculino. De hecho, a nivel social puede leerse cualquier violencia de la mujer sobre el hombre como una respuesta, un modo de autodefensa al machismo, consciente o no. Ante un caso concreto luego podemos valorar si la actuación injusta o basada en argumentos deleznables, pero hacer un análisis social y decir que existe hembrismo porque hay mujeres que pegan a hombres me parece una soberana tontería.

    • De acuerdo con lo expuesto por Liberty, aunque se me ocurren varios escenarios en el que la agresión (sistemática o no) de una mujer a un hombre no se puede leer como autodefensa. Estos escenarios serían: 1) diferencias de clase social, 2) diferencias étnicas.

      La explotación que la Duquesa de Alba ejerce sobre sus siervos viene dada por la explotación de una clase sobre otra.

      La explotación que una mujer pueda ejercer sobre personas de etnias diferentes (y categorizadas como "inferiores") viene dada por la explotación racial (como por ejemplo, una empresa dirigida por una mujer y que emplea agricultores migrantes).

      En ninguno de los dos casos anteriores se me hace fácil pensar la autodefensa de las mujeres. Ojo, que esto no quita valor o razón al comentario de Liberty. Simplemente quería señalar que no existe una única lógica universal de explotación, sino varias, y muy a menudo se superponen y mezclan en sistemas complejos de interacción humana.

      • Lusbert says:

        Pero una cosa es la explotación de clase y otra, la opresión de género. Una mujer puede ser de clase burguesa: jefa de empresa o propietaria de la misma que emplee trabajadores varones, pero en la sociedad patriarcal, la mujer sigue estando en una posición desfavorecida porque la jefa o la propietaria, en este caso, solo está encima de sus trabajadores cuando está en su empresa. Fuera de ella, sufrirá igualmente el acoso callejero e incluso en su casa podría sufrir el dominio de su marido.

        • No he dicho lo contrario, de hecho la última frase de mi comentario lo señala: ". . .no existe una única lógica universal de explotación, sino varias, y muy a menudo se superponen y mezclan en sistemas complejos de interacción humana."

          Analizar una sociedad sin tener en cuenta la interacción de diferentes lógicas no solamente deriva en un análisis simplista, sino también falso. Una mujer burguesa, dueña de una gran empresa (digamos), se sitúa en una posición socio-estructural compleja: subordinada por la lógica patriarcal, dominante en una lógica étnica y/o clasista.

          No quiero hacer entender que estas lógicas son exclusivistas, sin todo lo contrario.

  19. Racso says:

    Termina el texto diciendo:
    "O al menos, no te creas tan de izquierdas si no estás dispuest@ a moverte de tu área de comodidad que permite perpetuar las cosas tal y como están."

    Hay personas que no buscan la igualdad, su area de comodidad es la de denunciar desigualdades.
    Pues bien, negar el hembrismo es no querer la igualdad. Quienes tienen la sensibilidad para detectar el hembrismo donde se da el caso suelen ser personas que tratan a las personas como eso: personas, independientemente de su género y no siempre esa distinción supone un trato de favor hacia el genero masculino. Y no cuela eso de que si beneficia al hombre es patriarcado y si beneficia a la mujer es paternalismo...

  20. ElPasmo says:

    En verdad lo que hace el artículo es negar la dimensión individual de los "ismos" para intentar explicar que es la dimensión social (o colectiva) la que de verdad importa. Yo no estoy de acuerdo con que la dimensión individual deje de existir, pero este es un ejemplo perfecto de la riqueza del castellano. Un hombre que odia a las mujeres se le puede llamar machista, pero también misógeno. Sería machista porque contribuye al mantenimiento de la sociedad patriarcal/machista.

    Una mujer que odia a los hombres no puede llamarse hembrista, según el artículo, porque no soporta ningún tipo de sociedad hembrista. Pero puedes llamarla perfectamente andrófoba y darle la correcta dimensión al asunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

÷ 5 = 1

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top ↑
  • Opinión

  • Comentarios recientes

  • Redes sociales

    Recibe todas las novedades en nuestro canal de Telegram:

  • Un vistazo a la hemeroteca