Artículos

Publicado el 12 de mayo de 2013 por Liberty Cravan

5

Nociones antidesarrollistas

Desarrollismo: Fase actual del capitalismo, fundada sobre la necesidad constante de acelerar el progreso técnico para pervivir. Un modelo territorial de centro-periferia donde las macroestructuras urbanas concentran a la población, los centros productivos y de poder mientras que el entorno rural es excluido y queda partido por las infraestructuras de comunicaciones (vías de alta velocidad, autopistas, redes de muy alta tensión…) y de producción energética.

Antidesarrollismo: El anticapitalismo en su fase actual. Una apuesta por el restablecimiento de los valores comunitarios y de vida tranquila. La recuperación y defensa del territorio que habitamos. La lucha por una sociedad libre y responsable en contacto con su entorno. La oposición decidida contra los planes de imposición del modelo capitalista como modo único de vida. La propuesta de devolver la economía y la técnica a la esfera política y, las decisiones políticas, a los grupos humanos libremente organizados de manera asamblearia y federalista.

Negación: Toda lucha debe partir de una negación intransigente que impugne toda la realidad presente: No es posible convivir con la destrucción capitalista. No es posible escaparse o vivir al margen. La desolación del medio es un problema prioritario, pues ataca a las condiciones mínimas de supervivencia. Acabar con el capitalismo y las imposiciones del Estado equivale a disputar las luchas en su contra, a profundizar en sus contradicciones, a superar nuestras miserias y plantear la disidencia desde la urgente necesidad de cambio. No se trata sólo de sentirnos realizados personalmente, sino de acabar con el capitalismo antes de que este arrase con la posibilidad misma de la vida.

Escala humana: Volver manejable la organización social, técnica y económica sin depender de profesionales de la economía, la política o la técnica. La interdependencia es deseable, pero determinado grado de especialización se vuelve necesariamente opresivo. La libertad de decisión exige de la capacidad de entender los fundamentos de los procesos económicos y técnicos sobre los que se ha de decidir. Del mismo modo, las grandes concentraciones de población en enormes complejos urbanos suponen la destrucción de la sociedad (con la extensión del individualismo más destructivo) y del territorio (por la incapacidad de las grandes aglomeraciones urbanas para generar relaciones sostenibles con el entorno). Sin una vuelta de estas condiciones a una escala humana se hace imposible la formación de un mundo libre y socialista.

Comunidad y clase: Fundamental para la extensión de un proyecto anticapitalista y libertario, la comunidad se conforma en las luchas abiertas contra el capitalismo. Lejos de bastar con la condición material de clase desposeída (definida por la falta de acceso a los medios de producción), los trabajadores deben reconocerse como una comunidad anticapitalista. La formación de una conciencia comunitaria digna, rebelde e intransigente en las luchas antidesarrollistas es la semilla de una sociedad que sólo se concretará si sabe oponerse desde abajo a la mediación (siempre impositiva) del poder. Las soluciones impuestas desde arriba, aunque positivas en apariencia, resultan siempre de la debilidad de la comunidad para defender sus posiciones. Las conquistas arrancadas mediante la exigencia y la lucha colectiva, en cambio, motivan siempre el aprendizaje y el empoderamiento colectivo.

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , , , , , ,


Acerca del autor

Liberty Cravan

Sin más relación con el poeta boxeador que su condición de desertor, ladrón, embustero y fantasma. Comunista antidogmático, ecologista radical y renegado de la contracultura. Firme defensor de que, sin la existencia de un pensamiento rebelde, crítico y coherente que sepa comunicarse, un estado de opinión radical es imposible y por lo tanto, el partido de la revolución no tiene ninguna posiblilidad de formarse.



5 Respuestas para Nociones antidesarrollistas

  1. Anabap says:

    Enhorabuena por el artículo. Muy clarificadores los términos, a veces en la lectura de obras antidesarrollistas estos términos y uno no sabe bien que significado concreto tienen.
    Sería muy interesante que siguieras desglosando nociones del antidesarrollismo y también adjuntar una bibliografía.
    Un saludo.

  2. Lebion says:

    Por saber ¿En qué difiere esto con el ecologismo social?

    • armin says:

      Yo creo que la crítica antidesarrollista esta bien definida y delimitada, este artículo es prueba de ello. En cambio dentro de "ecologismo social" cabe de todo, pues muchos se agarran a el, desde ecologistas en acción a las redes de eco-aldeas. Es decir, el antidesarrollismo es ecologismo social, pero no todo lo que hay dentro del ecologismo social es antidesarrollista. ¿Me hago entender?

    • Liberty Cravan Liberty Cravan says:

      No sé hasta qué punto puede tener interés marcar las diferencias porque en gran medida son propuestas cercanas. Me da la impresión de que dándole importancia a las diferencias se genera la falsa visión de que cada cual debe situarse en uno u otro lado: Antidesarrollista o ecologista social, cuando no hay necesidad de tal cosa.

      En cualquier caso, ya que lo preguntas, te doy mi opinión. A nivel teórico la diferencia fundamental es que la ecología social no rompe con el concepto de desarrollo técnico. Así, defiende por ejemplo la implantación de nuevas técnicas para reducir la huella ecológica (piénsese en la implantación de las energías llamadas alternativas) mientras que el antidesarrollismo argumenta que la solución no pasa por esa huida hacia adelante que es la búsqueda de nuevas tecnologías "más ecológicas", sino por el decrecimiento a un estadio técnico anterior, que devuelva la técnica a una escala humana, autogestionable y menos dañina para con el medio.

      Otras diferencias son de origen y de estrategia práctica. Como resultado de la segunda podrían nombrarse también las diferentes luchas y colectivos que se consideran parte de una u otra tendencia. Aunque repito que desde mi punto de vista la división antidesarrollismo/ecología social no es una brecha insalvable, que son más bien propuestas diversas a considerar dentro del ecologismo libertario.

      Respecto al origen: El padre de la ecología social es el propio Murray Bookchin junto a Janet Biehl. Sobre las fuentes de Bookchin ya me extendí en la reseña de Anarquismo social o anarquismo personal en esta misma página. Beben principalmente del movimiento obrero clásico y, más en concreto, del corpus teórico del anarquismo. Como referente del antidesarrollismo puede nombrarse a la revista (y luego editorial) francesa Encyclopedie des Nuisances (enciclopedia de las nocividades o los fenómenos nocivos). Esta, en su Mensaje dirigido a todos aquellos que no quieren administrar la nocividad sino suprimirla, sentaba las bases de lo que sería la crítica antidesarrollista. Sus influencias situacionistas son evidentes, a pesar de romper con el discurso situ en el Compendio, crítica de la IS, que publicaban en 1992.

      Con respecto a las propuestas prácticas: Bookchin y Biehl definen en Las políticas de la ecología social el municipalismo libertario como estrategia de acción, una alternativa al sindicalismo revolucionario que proponía la organización asamblearia territorial para la autogestión del municipio (por contra, el sindicalismo revolucionario aspira a la toma de poder en los centros productivos mediante sindicatos de ramo). Dentro de las luchas y colectivos que se reclaman parte de la ecología social encontramos grupos de lo más diverso, como señala Armin, desde ecoaldeas a parte del ecologismo institucional.

      Desde el antidesarrollismo se busca participar en los frentes abiertos en las luchas por la defensa del territorio (entendido este a la manera de Debord, no solo como "el mapa", sino tb como las relaciones dentro de la sociedad y de esta con el entorno) para construir una comunidad antidesarrollista, que se oponga de plano a la expansión desarrollista y contruya conciencia en las propias luchas. En ese sentido aporta la necesidad de la intransigencia, de negarse a convivir o vivir al margen del desarrollismo, que no está implícito en la propuesta de la ecología social y, menos aún, en los grupos que se reclaman herederos de la misma. Como luchas antidesarrollistas podemos nombrar las diversas asambleas contra el TAV, la acampada contra la MAT y las luchas del libro Los pulsos de la intransigencia.

      Respecto a bibliografía básica del antidesarrollismo, ya he enlazado algunos textos, pero ahí va una lista:
      Mensaje dirigido a todos aquellos que no quieren administrar la nocividad sino suprimirla
      La crítica antiindustrial y su futuro
      Nosotros, los antidesarrollistas

      De ecología social es esencial el libro que ya he mencionado de Bookchin y Biehl: Las políticas de la ecología social. También el texto El concepto de ecología social.

      No sé si todo esto es de algún provecho. Espero no haber generalizado demasiado en este breve comentario de repaso de lo que es la ecología social y el antidesarrollismo. Sí que me dejo sin comentar muchas potencialidades y miserias de ambas propuestas, pero creo que eso lo dejo para otra.

  3. Pingback: Charla antidesarrollista en Kairós | Kairós

Ir arriba ↑