Opinión

Published on junio 23rd, 2014 | by La Colectividad

64

Por la destrucción del mito

La vida que no-es-vida es puro y simple espectáculo. Éste se basa en ilusiones que, como sombras, se proyectan a todos los rincones de una habitación lúgubre. Las sombras ilusorias de la sociedad autoritaria y capitalista lo engullen todo, desde el suelo que pisamos hasta el aire que respiramos. También engullen lo que no es material: el pensamiento, las ideas, los análisis «científicos»… El espectáculo crea sombras, y las sombras se transforman en mitos bien hilados entre sí para sustentar, a su vez, el gran mito de la sociedad capitalista. Atacar, destruir, y desterrar esas sombras es la meta de la persona revolucionaria. Sin sombras, no hay mitos. Sin mitos, no hay espectáculo. El ‘gran mito’ del capitalismo sea, tal vez, el de la producción. La constante producción expansiva que nunca se sacia, que se expande hacia el infinito añadiendo cada vez nuevos horizontes que destruyen, a su paso, todo lo que habita este planeta. El mito tiene varias formas y consignas, pero todas ellas vienen a significar lo mismo:

Nace, estudia, trabaja, trabaja, descansa, trabaja, muere.

Trabajar, producir, realizarse como persona humana… Distintas palabras para la misma patraña burguesa-capitalista. Una patraña que, sin ir más lejos, se extiende al marxismo y al anarquismo. El primero la toma como distinción entre lo humano y lo natural: los seres humanos se diferencian de los animales por su trabajo (el trabajo no solamente te hace libre, ¡sino humane!) El segundo la toma en forma autogestionaria, no por ello erradicando el mito burgués de la producción. Producción es producción sea autogestionada o no. El espectáculo se extiende a todos los rincones, tanto materiales como inmateriales. Como diría Bonanno: un gato aunque se pinte de rojo sigue siendo un gato. Pero «el gato» de Bonanno adopta mil formas, y alguna más, en este siglo XXI (sin que ello signifique que las antiguas formas se puedan mantener en el tiempo. Algunas de hecho lo hacen). La sombra que tal vez haya que erradicar primero es la que el espectáculo proyecta en nuestro interior. O tal vez sea más preciso decir que nosotres, como productos del sistema, somos sombras que a nuestro caminar, a nuestro interaccionar con las cosas y seres que nos rodean, propagamos la ilusión del espectáculo que nos retiene.

La ruptura con el sistema no se puede producir si seguimos usando el vocabulario del sistema. Al igual que no se puede ganar un juego amañado si seguimos sus reglas, no podremos destruir la sociedad capitalista si seguimos encadenades a sus mitos. La producción, la ética del trabajo, el esfuerzo… sombras del capitalismo que bajo ningún concepto han de ser reproducidas en las individualidades (y sus agrupaciones) revolucionarias. No trabajes para producir. No te esfuerces si no te sale de dentro. No estés orgullose de tu producción. El trabajo no te realiza como persona. La producción te esclaviza sea autogestionada o no (la única diferencia es que compañeres que se dicen salvadores de les explotades pasan a ser tus nueves jefes). Trabaja para ti misme, satisfaciendo tu existencia humana, disfrutando de lo que haces, cuando quieras, con quien quieras, y cómo quieras. Lo mismo se puede aplicar a nuestra acción revolucionaria. Olvídate de sindicatos, federaciones, o plataformas que deifican su existencia convirtiéndola así en su única y última meta. Olvídate de los partidos revolucionarios, de las vanguardias de acción, o de les intelectuales que lideran tal o cual movimiento. Olvídate de les compañeres que te dicen que la autogestión de la producción, la toma de los medios de producción, será la salvación de la humanidad. El comunismo libertario no llegará jamás si no dejamos de lado la misma idea de producción (recuerda: un gato sigue siendo gato aunque esté pintado). Esto no quiere decir que no debas organizarte con otras individualidades revolucionarias. Hazlo y, sobre todo, disfrútalo. Pero recuerda que las sombras del espectáculo llegan allá donde haya seres humanes.

Contra la lógica tímida y cobarde de aquelles que siempre hablan en tiempo futuro, piensa si no es posible encontrar espacios libres en el presente más actual. Contra la lógica cuantitativa de la producción de masas, del levantamiento de masas, de la organización del pueblo, de la creación (producción) de poder popular (¡un gato sigue siendo gato aunque esté pintado!), piensa si no es posible actuar, destruir, y crear utopía en el mismo punto sobre el cual tus pies tocan la tierra. Piensa cuánto de espectáculo hay en todos estos discursos «populares.» Espera, reúne, trabaja, sacrifica, sufre. En definitiva: agacha la cabeza, obedece, relega al «intelectual»… muere. Todo esto para que en algún futuro incierto aquelles «mesías» del proletariado vean sus utopías hechas realidad. Usa la ciencia, la filosofía, y el conocimiento humano para analizar la situación. Pero no actúes hoy, ahora, porque nunca el contexto es «lo suficientemente maduro.» Hay que crear (producir) consciencia, análisis, momentos maduros, ¡masas! Hay que crear (producir) poder popular, que no es lo mismo que poder capitalista (un gato aun pintado…). Patrañas cobardes que no son más que extensiones pervertidas de las sombras del espectáculo. Te mirarán mal, te marginarán, e incluso te agredirán si dejas de lado la lectura de les clásiques, el estudio de la economía política, el alto debate filosófico. Pajas mentales para no actuar hoy. Pajas mentales para satisfacer mentalidades acomodadas y cobardes que sueñan ser revolucionarias para no caer en la aburrida monotonía de la vida-que-no-es-vida.

Es hora de destruir el mito a ambos lados de la barricada. Es hora de olvidar la lógica revolucionaria de los números, de las masas, y de los «tiempos maduros.» En definitiva, es hora de destruir la producción. Es hora de destruir el tiempo futuro para vivir de una vez el tiempo presente. Es hora de olvidar los diccionarios revolucionarios que te imponen qué significa tal o cual término. La anarquía es libre: tómala y úsala como mejor te haga disfrutar la vida. Es hora de dar la patada a les «compañeres» autoritaries que, bajo el nombre sacrosanto del «grupo» o del «partido», imponen y constriñen los deseos individuales de liberación. Es hora de querer usar el vocabulario del espectáculo para beneficio de la revolución social. Es hora de señalar a quienes le hacen el juego al sistema: polítiques profesionales, sindicalistas de pacotilla, jueces acusadores, policías represores…

Es hora de encontrarnos y actuar. Aquí y ahora.

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: ,


About the Author

Ser autónomx, simplemente, bien podría significar aprender a luchar en la calle; a okupar casas vacías; a parar de currar; a amarnos lxs unxs a lxs otrxs enloquecidamente, y a expropiar.



64 Responses to Por la destrucción del mito

  1. alejandro says:

    Encuentro una contradicción importante en el texto. Parece que tengas algo en contra de "crear consciencia" o de madurar. No sé , pero la reflexión o el crecimiento no tiene porque ir separado de la acción....tu mismo comentaste en otra entrada que reprochabas que el anarcosindicalismo utilizaba siempre las mismas prácticas y yo me pregunto si el problema de actuar erróneamente puede venir precisamente de esa falta de pensamiento o de reflexión. A oscuras es muy difícil tomar una decisión.

    • Cierto, no quise negar la necesidad del pensamiento/reflexión crítica, resaltando lo de "crítica." En este texto (limitado por su brevedad) me refería al pensamiento/reflexión anquilosado. Al mismo análisis de siempre, recurriendo a las mismas fuentes, a las mismas lógicas, a los mismos mitos... Me refería, en definitiva, a todo el análisis "científico" que se basa en los mismos cimientos que, creo, nos impiden seguir con la lucha de una forma más efectiva. En definitiva: el pensamiento que no te deja actuar hoy, ahora, aquí, sino que relega todo al tiempo futuro y a predicciones muy poco fiables.

      Salud y gracias por la apreciación.

      • alejandro says:

        De nada hombre.

        Si me parecía haber entendido tu mensaje, pero ese matiz me parecía importante. Pero estoy totalmente de acuerdo con el fondo del texto y estoy en contra de las posturas empeñadas en meter las ideas en un armario para sacarlas en un supuesto mañana cuando ya estén comidas por las polillas y llenas de polvo.

        Salud.

  2. Liberty Cravan says:

    De acuerdo en lo de romper con los mitos del sistema. De acuerdo también en que nosotros mismos los propagamos. El texto es un ejemplo: La filosofía del Carpe Diem existe al menos desde el s. I a.C. y la publicidad o los videojuegos la difunden a cada instante. Lo mereces todo. Olvídate del mañana. Recompensa inmediata y sin esfuerzo.

    ¿Y qué decir del individualismo? Casi puedo oir la voz de la teletienda: Olvídate de todas esas reuniones tediosas con los demás. Olvídate de los deseos y las opiniones de todos esos autoritarios que te rodean. Tú mismo puedes construir tu libertad aquí y ahora.

    La anarquía es haz lo que quieras. Ese podría ser un slogan que enriqueciese una vez más a Malcom McLaren, pero es pobre para un movimiento social que aspira a construir una sociedad libertaria.

    Cambiar el mundo y transformar la vida implica disfrutar con lo que uno hace, pero también exige trabajo y esfuerzo, ganas de comprender a los demás y ponerse de acuerdo, compromiso... Es normal que muchos deserten y se agarren a justificaciones teóricas.

  3. Lusbert says:

    Me parece que este texto es una crítica sin fondo, aunque sí coincido en que debemos derribar los viejos mitos del '36 e incluso los mitos que corren por ahí sobre la organización y demás. Digo una crítica sin fondo porque solo veo negación y poco o nada de construcción, solo hace una llamada a destruirlo todo desde la individualidad. Bueno, igual hablar de construcción te chirría y ves más acertado el inmediatismo...

    El individualismo está cargado de eurocentrismo, sea burgués o sea anarquista. Nos olvidamos de las comunidades y de hablar de nosotras en vez de estar hablando de yo, al contrario que en muchas sociedades indígenas o no contaminadas por la ideología burguesa, en el cual se habla mucho de comunidad y de resistencia colectiva como en el caso del pueblo Mapuche, las comunidades zapatistas o el pueblo kurdo. Este individualismo, inocuo para todo el sistema dominante, parece solo preocuparse por la libertad del yo y la del otro, de la otra y poco más, como si fuésemos individualidades aisladas que se conectan por afinidad, anulando la posibilidad de crear estructuras sociales para no tener que empezar de cero siempre a causa de la volatilidad y falta de continuidad en las luchas.

    Que la organización sea usada por algunas personas o colectivos como fines en sí mismo no implica que debamos renegar de ella, sino tratar de usarla como un medio, como una herramienta que nos dote de estructuras para la acumulación de fuerzas a nuestro favor. Desde luego que los y las zapatistas no habrían llegado tan lejos si renegasen de esas estructuras y no hayan creado las suyas propias para la organización y coordinación de sus comunidades así como la acumulación de experiencias y fuerzas en sus luchas. Similarmente, lo encontramos en Can Vies, en los movimientos okupas o en los sindicatos de clase.

    Aunque el trabajo de base no sea tan visible como una acción directa, no significa que estemos esperando a que maduren los tiempos, de hecho, maduros están, pero es necesario que para destruir el sistema, debe haber otro sistema que los sustituya y qué estructuras necesitamos para trabajar en el curso de las luchas. Se pueden reventar 1000 bancos, pero sin organización popular (por muy mal que te pueda sonar) no se llegará a una situación revolucionaria. Ya sé que no estarás de acuerdo, ni el resto de insurreccionalistas, en la construcción de poder popular, pero debemos aprender de las experiencias pasadas y presentes, analizar los procesos, a quiénes nos enfrentamos y actuar en el escenario político y social, ver qué estrategias ayudan a sumar fuerzas y crear hegemonía y no dar palos de ciego con el inmediatismo.

    • tierrarevuelta says:

      No todos los insurreccionalistas están en contra del Poder Popular, de hecho los insurreccionalistas marxistas están por la construcción del Poder Poder, por algo son marxistas y no anarquistas.

      Salud.

  4. su says:

    estas flipadisimo con lo del poder popular, te voy a contar como hace ya muchos años habia can vies que quemaban hasta ayuntamientos tras ser desalojados, y como toda esa vaina de maracaibo del centralismo democratico, del poder popular, unidad popular mas falsa que un duro de madera caminaba paralelamente hasta hoy que anda de implosion casi total. habia fuerza que no poder para hacer tales cosas sin recurir a ese flotador de los chinos al que te agarras una y otra vez del poder popular como si hubieras descubierto la sopa del ajo. habia auto-organizacion, autogestion, solidaridad, apoyo mutuo, habia muchas cosas pero no poder popular. simplemente porque ni lo necesitabamos ni lo queriamos lo mismo que ocurre hoy, pese lo que te pese. PRODUCE CONSUME Y MUERE.

  5. vic says:

    A ver... fuerza pero no poder. Si se entiende el poder como capacidad de realizar una cosa, estais simplemente diciendo lo mismo pero con diferentes palabras.

    El poder puede ser la capacidad de un Estado para reproducir el capitalismo (Poder como dominio) o puede ser poder para realizar una huelga. Entiendo que lo de poder popular es una expresión proviniente del marxismo (i para mi eso no es malo de por si) i que puede tener conotaciones o cosmovisiones detrás con las que si se pueden discutir (porque a dia de hoy he visto hasta a las juventudes comunistas del PCE usar el término en sus carteles), pero por lo que he leido por aqui de quienes se refieren a poder popular i en el contexto de esta página, poder popular aqui se entiende como autogestion, autorganizacion, solidaridad y apoyo mutuo.

  6. su says:

    En la manera en que lo entiendo no es lo mismo. Esa fuerza no es equiparable al poder popular, ni tampoco con esa capacidad de realizar algo. Como decirlo... El poder popular vendria para quedarse y comportaria dominacion, por contra esa otra fuerza se mostraria y de continuo desapareceria por lo tanto no habria dominacion. Un ejemplo que creo utilizo recientemente Uzcategui y con el que estoy de acuerdo entorno a esto del poder como capacidad era el de un carpintero que realiza unos muebles fantasticos. ¿Hablamos del poder del carpintero, decimos, es un carpintero poderoso? Me resulta chocante cuando menos, pero no me ocurre lo mismo si hablo de la capacidad del carpintero, de su habilidad y experiencia trabajando la madera. Pues con esto seria algo parecido, no veo ni siento poder, ni siquiera la necesidad de hablar de poder donde hay autogestion, auto-organizacion, solidaridad y apoyo mutuo. Ademas, no resulta simplificador, poco clarificador y hasta confuso ya que los terminos poder popular son utilizados por otras corrientes revolucionarias? Para alguien que se acerque a las luchas, o para mandar un mensaje al resto de mortales no resulta quizas mas claro y menos confuso hablar de lucha, autogestion, auto-organizacion, solidaridad y apoyo mutuo que simple y llanamente de poder popular?

    No viene esta "moda" en el anarquismo (asi lo considero) de hablar -ahora y justo ahora- de poder popular a quitarle hierro y a intentar que cuaje esto del poder como algo normal, y de que hay un poder "bueno", que no oprime, el popular. De la misma manera que puede haber Estados socialistas, o capitalismos verdes, amables con los explotados y respetuosos con la natura. Bajo mi punto de vista es a eso a lo que precisamente viene, y repito, ahora y justo ahora el intentar que desde el anarquismo se acepte el poder popular.

    El hecho en si que el termino venga del marxismo no me produce ningun dolor de cabeza, no lo desecho por ese motivo, acepto otros conceptos que son usados por marxistas como proletario o lucha de clases, por ejemplo tambien del marxismo comparto el analisis-estudio que hace del capitalismo sin ningun problema, pero lo que no comparto del marxismo es mucho o casi todo de la receta que digamos propone para superarlo y que desaparezca definitivamente de nuestras vidas.

    Decia Bakunin que todo poder politico comporta dominacion, si hablo con algunos marxistas o comunistas autoritarios sobre el poder popular que proponen ellos, no tienen ningun reparo en reconocer al poder popular como un poder politico que ha de confrontar con el poder politico que es el Estado. Es el poder popular que proponen algunos anarquistas un poder politico, lo consideran como tal? A mi me parece que si lo es. Y aunque no fuera asi y el poder popular propuesto por unos y por otros tuviera sus diferencias, insisto, no seria bastante confuso para hacer llegar a la gente que hay dos poderes populares, el que proponen ellos y el que proponen los anarquistas? Por que las juventudes comunistas del PCE como dices no tienen reparo en hablar de poder popular pero sin embargo les cuesta cuando menos hablar de autonomia, autogestion, etc... Puede ser que una y otra cosa no lleven a la misma destinacion y ellos lo tengan bastante claro.

    Por mas vueltas que le doy no le veo nada innovador, ni ningun avance teorico o que se yo, el que se hable desde el anarquismo de poder popular, mas bien todo lo contrario. Y lo que si me parece percibir es un intento bastante cansino y a todas horas de meter con calzador entre los anarquistas el termino poder popular, suplantando de alguna manera el que se hable directamente de autogestion, auto-organizacion, autonomia, solidaridad y apoyo mutuo.

    • tierrarevuelta says:

      Estoy de acuerdo con tu crítica al Poder Popular, porque aunque lo nieguen con meros juegos de palabras, el Poder Popular es una táctica comunicacional del marxismo para involucrar a los libertarios en la tarea de hacerse con el Poder del Estado. Eso es evidente y el que lo niegue o es ciego o tiene intereses creados con las filas del estatismo.

      Razón tiene Uzcategui en criticar el Poder Popular, de hecho es de las pocas cosas en que estoy de acuerdo con aquel referente del anarquismo liberal en latinoamérica.

      • Lusbert says:

        ¿Teorías de la conspiración como argumento contra el poder popular? Lo siento, pero no parece válido. Ahora resulta que los y las libertarios que defienden y siguen la estrategia del poder popular como sinónimo de articular frentes de masas en las cuales confluyan luchas sectoriales (estudiantil, laboral, campesino, barrial/pobladores/comunitario, territoriales, ecológicas, etc) estamos ciegas y quienes lo niegan son de los pocos despiertos que siguen la senda correcta... Ahora resulta que los colectivos del barrio de Sants y en concreto el de Can Vies buscan tomar el poder político porque también levantan la consigna del poder popular XD. A excepción de la actual FeL-Chile por su estrategia posibilista, otras organizaciones específicas anarquistas sí defienden la definición que dí sobre poder popular como por ejemplo la FARJ y FAU, ente otras y no será para la toma del poder político.

        Aunque después de todo, estas discusiones no sean más que conceptuales. Llámese poder popular, acumulación de fuerzas, capacitación, autoorganización o X, lo que creo que estamos de acuerdo es en construir movimiento y no quedarnos en lo estético y lo marginal.

        • tierrarevuelta says:

          No se trata de teorías conspirativas. Se trata de tácticas comunicacionales políticas, cosa que es válida. Cada colectivo político tiene todo el derecho de generar su propaganda política y quienes no estemos de acuerdo, de criticarlas.

          Para participar en luchas del ámbito estudiantil, laboral, campesino, barrial/pobladores/comunitario, territoriales, ecológicas, etc, como nombras, no hace falta levantar la consigna del Poder Popular, porque ésta corresponde a una estrategia del marxismo. Ahora si tu me sacas un comunicado de X organización brasileña te diré que me parece muy bien, pero por estas tierras no la conoce nadie. Internet está muy bien para pasarse información acerca de otras realidades, pero internet no es la realidad de los pueblos y las sociedades. Ahora si tu deseas levantarla como lo haces con fervor y pasión, estás en tu derecho, y yo en el mío de criticarlo y decir lo que ocultan los defensores del Poder Popular: Dicha estrategia ni siquiera es de origen marxista o del marxismo libertario sino del leninismo, y tiene que ver con el Poder Dual para la conquista del Estado. Y eso muy bien que lo saben los estatistas.

          Respecto a los colectivos de Can Vies, pues habría que preguntarles a ellos qué concepción del Poder Popular sostienen. Para mí son muy respetables pero son uno más de los cientos de centros sociales que hay en la faz de la tierra. Las anarquistas no tenemos dioses, tampoco santos.

          Salud

          • Lusbert says:

            Lo que acabo de decir, discrepancias conceptuales... Que el leninismo levante la consigna del poder popular como paraguas para llamar a la toma del poder político no quiere decir que nosotras podamos usarla como sinónimo de pueblo fuerte que aspira a la emancipación social, así, sin segundas intenciones. Porque es fácil coger y decir "apaga y vámonos" en vez de disputar y repensar los términos. Es como negar la lucha de clases solo porque haya tenido origen en Marx o la crítica del capitalismo porque también es economía marxista.

        • tierrarevuelta says:

          Ahora, como todo en política, una cosa son las intenciones de las personas, otra, el impacto material de las intenciones, lo que constituye finalmente la realidad. Salud.

    • tierrarevuelta says:

      Y a todo esto Lusbert, la lucha de clases y la crítica contra el capitalismo no es gracias a Marx, de hecho son mucho anterior a que ese señor naciera, estaba presente en Godwin, y en diversos autores recopilados en el folleto "Estapas del pensamiento socialista" de Ángel J. Cappelletti. La crítica contra el capitalismo y el análisis de las clases sociales forman parte fundamental del pensamiento socialista.

      En cambio lo que distingue al anarquismo del socialismo autoritario es que históricamente hemos negado la contrucción del Poder. Por lo demás como bien dices en un escrito, el poder como fuerza está presente auque no queramos, - y concuerdo- ¿Por qué entonces enarbolarlo como consigna principal para el movimiento libertario si es que existe aunque no queramos? ¿No será mejor ser precisos en lo que queremos construir?

      Salud

      • Lusbert says:

        ¿Hay algún análisis más completo de crítica a la economía capitalista desde el anarquismo que supere la obra El Capital de Marx? Esta obra Bakunin la tradujo al ruso y Carlo Cafiero hizo una adaptación de la misma con un lenguaje divulgativo. Lo cierto es que en crítica económica y en los análisis materialistas ha tenido más peso el marxismo que el anarquismo, aunque políticamente seamos diferentes

        • tierrarevuelta says:

          El análisis del capitalismo y las clases sociales de Bakunin supera al de Marx. Analizar el capitalismo no es mera taxonomía ni crear categorías - cosa necesaria por cierto, por algo los y las anarquistas siempre nos hemos interesado, algunos más otros menos, en las obras económicas como las del Señor Marx-. Pero el anarquismo es más completo, porque sin desconocer los aportes de Marx, se le critica y supera. La historia del Siglo XXI demostró eso con creces.

          La crítica al capitalismo no es solo visibilizar situaciones de dominación económica, como bien lo hacen textos marxistas, sino que conlleva una práctica política revolucionaria, de hecho, sin esto la crítica al capital no tendría mucho sentido más que el lúdico.

          Salud

          http://noticiasyanarquia.blogspot.com/2013/10/critica-bakuninista-del-marxismo-como.html

          • Lusbert says:

            No estaría yo tan seguro. Estoy aquí hablando del ámbito económico, que en lo político ya sabemos cómo es y aunque Marx no siempre tuvo una misma línea política. Según he leído, la deriva autoritaria de Marx vino influenciado de Engels, en la época de la comuna de París Marx era más antiautoritario.

            El análisis del capitalismo de Marx es muy completo. Conceptos como el valor de uso, valor de cambio, mercancías, fuerza de trabajo, plusvalías, etc vienen de Marx, ¿algún anarquista se paró a desarrollar detalladamente todos estos términos y cada detalle del funcionamiento del sistema capitalista? Proudhon desarrolló el concepto de propiedad, pero no llegó a donde llegó Marx. Sobre la lucha de clases, Marx se apoya en el materialismo histórico, que pese a sus limitaciones, ha contribuido también como teorías de análisis de la realidad material. El texto que has pasado muestra las diferencias entre las estrategias políticas anarquistas y marxistas pero no trata en profundidad el plano económico.

  7. Liberty Cravan says:

    Para mi el concepto de poder popular es un término en disputa y, en consecuencia, habrá quien lo encuentre positivo y apropiado y habrá quien lo rechace.

    Personalmente no soy muy partidario de usarlo, principalmente porque connota la idea de un poder positivo, cuestión que los anarquistas siempre hemos negado. Pero no es menos cierto que el análisis sobre el poder ha variado mucho a lo largo del s.XX y seguir utilizando o dejando de utilizar los conceptos por simple "herencia" ideológica sería un error.

    Los anarquistas aceptamos la idea de poder como capacidad (poder de), pero rechazamos la de poder como dominación (poder sobre). Lo importante es dejar claro este punto. Cuando los libertarios defendemos el poder popular no defendemos el poder del pueblo sobre otros, si no su capacidad para "hacer" al margen de instituciones.

    De todos modos, lo que me importa como revolucionario, por encima de todo, es ser escuchado y entendido. Me opongo a rechazar el término porque también hay que reconocerle sus aspectos positivos. En concreto, la capacidad de evocar el aspecto creativo y de acumulación en las luchas. Por ejemplo frente a conceptos como contrapoder, que tienen una fuerte carga simbólica negativa. En ese sentido, no me parece tampoco mala idea pelear el término "poder popular" para cargarlo precisamente de una base de autoorganización, autogestión, apoyo mutuo entre los de abajo... Carga subjetiva con la que, en cierto modo, ya cuenta.

  8. su says:

    Poder popular no es ningun concepto en disputa, sino un concepto que tratan de injertar, ademas de malas maneras entre los anarquistas. Los analisis del s.XX en gran parte no son sino la charlataneria de una pequeña burguesia aburrida de su propia existencia y forma de vida, que pretenden sentar catedra sobre esto y lo otro, aportar avances teoricos que no son tal cosa sino todo lo contrario. Ahi tenemos a quienes defienden que el capitalismo a evolucionado y tal pascual, con un transfondo e interes claro que no es otro sino intentar invalidar el analisis marxista presentandolo como algo absoleto, caduco, ya que el capitalismo ha evolucionado -algo que tiene su parte de razon- pretenden hacer creer que los planteamientos y analisis del s.XIX digamos anti-capitalistas no tienen valided en la actualidad, pero el capitalismo pese a su transformacion o mejor dicho ligera evolucion sigue siendo el mismo capitalismo del s.XIX, les pese a quienes les pese. Algunos conscientes de todo ello y otros dejandose arrastrar por supuestos nuevos y novedosos planteamientos teoricos pretenden desarmar ideologicamente a la clase obrera, ya de por si bastante maltrecha, y esa es su unica funcion. En gran parte un supuesto trabajo teorico el de estos sicofantes -como bien dice alguno- que el capital aplaude de muy buena gana.

    Defiendes el uso del termino poder como capacidad y no como imposicion digamos, me remito a lo dicho mas arriba. Tiene algun sentido hablar del poder del carpintero, como hace unos muebles estupendos... Decimos por lo tanto es un poderoso carpintero? Me resulta chocante y ridulo cuando menos, no parece quizas mas sensato y menos confuso hablar de un carpintero experimentado y habilidoso que de un carpintero poderoso?Dejas caer que el concepto contrapoder tiene una fuerte carga simbolica negativa por el hecho de que es contra, que se opone a algo, pero sin embargo con el termino poder no tienes el mismo problema.¿Acaso el termino poder tiene una fuerte carga simbolica positiva? Puede que si, pero unicamente para las mentes enfermas de poder.

    Que sean los adalides genuinos del poder popular y el centralismo democratico quienes lo carguen de una base de autoorganizacion, autogestion, apoyo mutuo entre los de abajo, etc... Pues falta les hace, hasta ahora ha estado cargado de otra base mas ligada al dirigismo y al borreguismo que le acompaña, a las cupulas internas que se disputan en luchas interminables el control del poder popular para hacer y deshacer a su antojo, y como buenos amantes inseparables del poder a intentar -porque no lo consiguen- que la idea cuaje por activa o por pasiva.

    Otra cosa, dice Luisbert: "Ya sé que no estarás de acuerdo, ni el resto de insurreccionalistas, en la construcción de poder popular." Y vic señala: "pero por lo que he leido por aqui de quienes se refieren a poder popular i en el contexto de esta página, poder popular aqui se entiende como autogestion, autorganizacion, solidaridad y apoyo mutuo." A lo que uno añade, como gaitas se puede entender esto, que tipo de galimatias se pretende y que tipo de desfachatez es esta.

    Acaso los insurreccionalistas (anarquistas por matizar) no estan por la autogestion, autorganizacion, solidaridad y apoyo mutuo... Me pregunto si no hay insurreccionalistas que se alimenten en gran medida de lo que produce su huerto y que a su vez sean capaces de echar una mano a sus vecinos cuando lo necesiten, de solidarizarse ante un hecho represivo u ofrecerles a estos mismos vecinos los alimentos que ellos mismos producen con sus propias manos, por poner un pequeño ejemplo. ¿Y entonces? No entraria esto en lo que llamamos autogestion, autorganizacion, solidaridad y apoyo mutuo. Si es que si, habria que poner los puntos sobre las ies, los insurreccionalistas con lo que no estarian de acuerdo en todo caso seria con que sus aportaciones a la lucha en este sentido pretendan ser denominadas, encasilladas, catalogadas y simplificadas como poder popular, pero si serian partidarios de crear y difundir lo que algunos se empeñan malamente una y otra vez en llamar "poder popular."

    • Liberty Cravan says:

      Claro que tiene sentido hablar de que el carpintero tiene el poder de hacer muebles. No hay duda en que decimos sin más problema: El electricista puede arreglarnos la instalación de luz. Eso no significa que sea poderoso, porque poderoso hace referencia a otra acepción de poder, la de "poder sobre", a la acumulación de poder.

      El concepto de poder tiene significados diversos, ya lo he diccho. El que quiera pelearse con la polisemia, adelante, pero no es mi lucha. Ya digo que para mi lo importante es que se me entienda y no tengo problema en usar el concepto de poder popular siempre que quede claro su sentido: La autoorganización de los de abajo para tener la capacidad de desarrollarse autonomamente al margen de instituciones burguesas.

      Todo trabajo que se desarrolle en esa linea, venga por parte de quien se denomina insurreccionalista o no, es susceptible ser considerado como construcción de poder popular. Personalmente utilizaría el concepto dependiendo del contexto y el interlocutor, pero no tiendo a valorar las acciones únicamente en función de la ideología del que las realiza.

      Lo de que el capital aplaude a quienes pretenden injertar a la fuerza el concepto de poder popular en el anarquismo me parece una fábula sin contacto con la realidad. ¿Dónde ves esos aplausos? Lo pregunto sinceramente. Creo que es un argumento conspiranoico para no salir de la ortodoxia, que alguien pretende desviarnos de las esencias. Como si de hecho la ortodoxia y las esencias anarquistas estuviesen haciendo algún daño real al capitalismo a día de hoy.

    • tierrarevuelta says:

      De hecho esa carga simbólica del concepto poder es negativa no solo para las anarquistas, sino que para muchas personas honestas, por algo se dice "ambición de Poder" como algo negativo, criticable, incluso despreciable.

      Y a propósito del insurreccionalismo, para mi lo que propone Bonanno, es algo así como una síntesis entre el insurrecionalismo anarquista clásico (Con antecendentes en el Congreso de Londres de 1881) y el anarco-individualismo asociado a Stirner. El insurreccionalismo es, por tanto, anterior a Bonnano y presenta diversas tendencias. Algunas cercanas al anarquismo, otras más hacia el marxismo expresada en lo que podriamos llamar como movimientos autómos de acción directa violenta.

      Curioso también resulta que en la historia del movimiento popular chileno, la vía del Poder Popular hacia el socialismo (A diferencia de la vía institucional hacia el socialismo representada en el PC y el PS) se relaciona con la vía insurreccional (representada en el MIR y otros partidos marxistas de vanguardia como la VOP). Es decir, insurreccionalismo y Poder Poder no son necesariamente tendencias opuestas, sino que pueden ser complementarias.

      Salud

  9. Como señala su, creo que el concepto "poder popular" no es el más acertado, mucho menos en mi opinión las consecuencias materiales/organizativas que conlleva el uso de dicho concepto.

    Otro matiz que creo acertado es el de tierrarevuelta: insurreccionalistas lxs hay de muchos tipos y "colores." En una definición amplia, el insurreccionalismo lo podríamos entender como una postura estratégica que se puede aplicar a posturas políticas y filosóficas muy variopintas. En una definición más acotada, y dentro de la corriente anarquista, la asociación que hoy en día se hace cuando se habla del insurreccionalismo es clara: Bonanno y compañía. El hecho de que estas personas prefieran un tipo muy concreto de organización y de relaciones humanas no hace que el insurreccionalismo sea de esa forma necesariamente, pues, de nuevo, si lo entendemos como una estrategia o una "praxis" entonces se puede aplicar a muy distintas formas de organización.

    Sobre el comentario de Lusbert, y aludiendo a su comentario de que el texto carece de una "crítica sin fondo" creo que no podría estar más desacertado. La crítica es clara: no a la lógica cuantitativa de los sindicatos. No a la lógica de la masa. No a la lógica del poder popular. Y mucho menos, no a la lógica del "esperar." La crítica es total: "esperar es morir."

    Finalmente, respondiendo al primer comentario de Liberty: sin individualismo no habrá sociedad comunista, o al menos no la que a mí me gustaría vivir. A veces creo que siempre que hablamos en círculos ácratas sobre individualismo lo tomamos en su concepción más liberal y burguesa. El individualismo que yo defiendo es el de Stirner, que para nada es anti-social. Es un individualismo que busca potenciar lo único, lo inédito, lo vivo, y lo existencial, sin dejar de pensar que las personas no vivimos en vacíos herméticos sino en continuo contacto con otras individualidades. Es un individualismo que, en definitiva, no está por la labor de constreñir la propia voluntad bajo ningún concepto: ni en nombre del anarco-sindicato, ni en nombre del grupo, ni en nombre de la revolución de "las masas." Y creo que Stirner tuvo la feliz visión más realista de la vida humana, precisamente porque no idealiza la comuna, el grupo, o las relaciones humanas. Contra la total socialización del ser humano, lo que yo extraigo de Stirner y compañía es la relación que media entre ambos polos: cómo el individuo que busca ser libre puede serlo en convivencia con otras individualidades. Y esto implica admitir que el ser humano vive en comunidad sin significar esto que cada persona posee una esfera única, privada (individual) que no ha de ser sacrificada en aras de esa idea tan autoritaria (en mi opinión) como lo es la idea del "bien común."

    • Liberty Cravan says:

      Desde mi punto de vista el insurreccionalismo, tal como lo expresas, comporta errores de base. Algunos de los cuales quedan a la vista en este hilo: http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?f=41&t=50458

      Frente a esa idea de "esperar es morir", la realidad tangible expresa de manera terca la contraria: "No esperar es morir". Y no hablo de manera figurada: Hay compañeros muertos y encerrados por no saber leer el momento político y lanzarse a las bravas a combatir el capital de manera insurreccional, sin apoyo popular que les sustente. Los golpes represivos les encontraron solos, aislados, porque se habían dedicado a criticar a todo el mundo y tratarles de reformistas.

      El rechazo de todas las lógicas que nombras te lleva al combate ilógico, pasional, ciego y sin estrategia. Al final, lo que hay, es un deseo (totalmente legítimo) de romper de manera inmediata con lo existente. Pero los deseos no son realidades y el que los confunde en la lucha revolucionaria suele acabar malparado. Esto queda retratado en la autocrítica del insurreccionalismo que escribieron Los tigres de Sutullena: La epidemia de rabia en España. Sobre todo en el punto 3. La deriva ibérica de las ideas insurreccionalistas:

      "El «rebelde» del ideal insurreccionalista era un héroe trágico. Su heroísmo residía en el esfuerzo continuado por liberarse de cualquier adherencia sistémica. Su tragedia derivaba de las consecuencias prácticas y directas de semejante compromiso, y de una relación de fuerzas tan dispar que no dejaba lugar a esperanza alguna. El «sistema» era una sombra que golpear, el pretexto que ponía en marcha la personal odisea del individuo en lucha. De ahí que tantos escritos nacidos de esta corriente, hasta hoy mismo, estén plagados de imperativas exhortaciones a la acción, a la ruptura violenta de las rutinas cotidianas, a la «coherencia», a la autosuperación para escapar del rebaño, a vencer el miedo, etcétera.

      Este «individuo en lucha», carente de orientación estratégica y de puntos de referencia colectivos, estaba obligado a buscar las motivaciones de su rebelión en su propio interior. Así se inició un significativo deslizamiento existencialista
      [...]
      Así, cuando se empezó a practicar de manera sistemática el «ataque difuso», se creía sinceramente que estas acciones se explicaban por sí mismas y tenderían a extenderse cada vez más. La masa anónima estaba en realidad llena de saboteadores potenciales, hartos de la alienación cotidiana, que seguirían el ejemplo y lo llevarían cada vez más lejos. Nada de esto ocurrió, y el «ataque difuso» fue degenerando progresivamente en simple manifestación de rabia en el mejor de los casos, vandalismo desorientado, rito de identificación grupal o pasatiempo beodo en el peor. [...]
      En cuanto a la inserción en luchas sociales reales de militantes fuertemente ideologizados bajo la influencia insurreccionalista, fue problemática y en ocasiones hasta negativa. En ello influía el desprecio de estos militantes hacia cualquier clase de reivindicación parcial, así como el vanguardismo intrínseco a la ideología insurreccionalista, que ya abordamos más arriba.
      [...]
      En muchos ámbitos el asco hacia los ritos y los mitos del anarquismo oficial se hizo extensivo a la noción misma de organización. Y junto con esa noción se fueron devaluando otras que la acompañan como las de comunicación, abnegación, compromiso, responsabilidad, esfuerzo y trabajo en pos de los objetivos libremente elegidos. En ello tuvo también su papel la deriva existencialista que ya hemos mencionado, y más concretamente el discurso del «placer» -enésimo refrito de Vaneigem- según el cual las cosas se hacían por gusto, o no se hacían: en eso llegó a derivar la crítica de la alienación de la militancia. Los discursos antiorganizativos, en fin, hicieron mella en unas redes ya maltrechas, acelerando la atomización y el aislamiento.

      La «informalidad», por lo demás, se hacía extensiva a la vida cotidiana. Queriendo huir de la explotación laboral, y más genéricamente del «rebaño» apacentado por el sistema, se caía en formas de vida extremadamente precarias y tribales, de las cuales se hacía luego la correspondiente apología. Así se pasaba de la crítica de la precariedad a la exaltación del precarismo. Todo ello solía venir acompañado de la correspondiente parafernalia estética, con lo cual la «informalidad» iba tomando claramente la forma de círculos cerrados cada vez más aislados y estrechos.

      En general, cada enunciado del insurreccionalismo tuvo una traducción grotesca en suelo ibérico, o al menos esa es la percepción colectiva que ha quedado. Muchos compañeros definen este fenómeno con una curiosa expresión: «la informalidad mal entendida». Esta expresión ha hecho fortuna sin que se haya reflexionado acerca de ella. Presupone ante todo que existía una «informalidad bien entendida», que no obstante nunca es definida con precisión por nadie, y mucho menos puesta en práctica y socializada de inmediato, cuando han sobrado años para ello. Y es que no hay «informalidad» que valga, ni bien ni mal entendida: esta noción se acuñó para huir de aquella otra de «organización». Por otra parte, si las cosas fueron «mal entendidas», se deduce que el problema estuvo en nosotros y nuestras circunstancias, y no en los planteamientos insurreccionalistas tal como nos llegaron de Italia, los cuales ni siquiera a fecha de hoy serían criticables. Nosotros afirmamos, por el contrario, que una buena parte de los tropiezos posteriores estaban inscritos en la debilidad de esos planteamientos teóricos: en su incapacidad para el análisis de la realidad en que nos movíamos, cuando no en el desprecio de la misma; en su raíz individualista; en su vanguardismo mal disimulado; en su deliberada vaguedad; en su falta de articulación y de rigor."

      http://reflexionrevuelta.wordpress.com/2011/01/08/los-tigres-de-sutullena-la-epidemia-de-rabia-en-espana-1996-2007/

      Respecto al individualismo, el anarquismo siempre se ha movido en esa tensión entre lo individual y lo colectivo, claro. Hablar de que el "bien común" es una idea autoritaria me parece un error y un sin sentido. Los anarquistas defendemos el bien común, pero también aseguramos que este no puede construirse contra el individuo ni sobre la imposición de las mayorías (esto es lo autoritario). Dicho ideal (el bien común) debe alcanzarse sobre la base de la solidaridad y el consenso entre individuos libres e iguales, que alcanzan sus acuerdos en asambleas, mediante el debate argumentado.

  10. su says:

    "El que quiera pelearse con la polisemia, adelante, pero no es mi lucha" Pero no es esto precisamente lo que estais haciendo cuando venis con la cantinela del poder popular, de poder como capacidad y no de poder como "poder sobre" pelearse con la polisemia esa o buscarle tres pies al gato.

    "Todo trabajo que se desarrolle en esa linea, venga por parte de quien se denomina insurreccionalista o no, es susceptible ser considerado como construcción de poder popular." Y esto no viene a ser como dice el refranero popular, "no quieres coles, pues toma el plato lleno" Si decimos que no tenemos nada que ver con el poder popular, que no queremos se nos identifique con algo asi, que lo que hacemos o dejamos de hacer no lo entendemos como poder popular, habria que respetarnos por decirlo de alguna manera, ¿o no? Es como que vienes a decir poder popular te guste mas o te guste menos, digas lo que digas poder popular. Pones bombas? llevas pistola? Militarista y autoriatario porque yo lo digo, me da igual de la ideologia que mames o el porque lo hagas.

    "Lo de que el capital aplaude a quienes pretenden injertar a la fuerza el concepto de poder popular en el anarquismo me parece una fábula sin contacto con la realidad." Aqui, me referia a los Toni Negri y compañia en concreto cuando decia que el capital les aplaude sus "avances teoricos". Pero claro que el capital aplaude todo lo que sea abandonar en una esquina el tarro de las esencias que motivo a tantos y tantos a luchar, tarro del que bebemos y beberan los que vengan. Con una socialdemocratizacion galopante en muchos movimientos (tambien hay cierta radicalizacion en los mismos, como una cuerda que se tensa de un lado y de otro) me parece un buen momento para agarrarse al tarro de las esencias. Dices que el dichoso tarro no es ningun problema para el capitalismo hoy, lo es entonces la socialdemocracia o las pajas mentales que algunos pretenden pasar como avances teoricos o vete a saber como que, son algun problema estos ultimos? A mi me parece que el Estado-capital reprime mas duro que a ningun otro a quienes se atreven a sacar las esencias del papel y llevarlas a la calle junto con los tarros llenos de gasolina. Esta diferencia a la hora de castigar que se hace por parte del Estado-capital a unos y a otros puede que sea por que unos representan realmente mas problemas que otros.

    El puede del carpintero o del electricista, ese poder como capacidad de hacer algo no lo veo como un poder politico, sin embargo, tu que aceptas la consigna de poder popular y apuestas por la construccion de tal poder, te pregunto ¿consideras tal poder, el poder popular como un poder politico?

    Y estoy de acuerdo con lo que viene a decir el articulo y la colectividad en su comentario cuando señala que "esperar es morir." Nos buscamos mil escusas para seguir esperendo, algunas son mas creibles que otras, porque en la espera no hay mucho mas del PRODUCIR, CONSUMIR Y MORIR.

    • Liberty Cravan says:

      He dicho que le reconozco al término sus aspectos positivos y su capacidad de transmitir según el contexto; he dicho también por qué no soy muy partidario de utilizarlo. Al que le valgan mis argumentos, bien. Mira las ganas que tengo de buscarle tres pies al gato que no voy a entrar en esta discusión ridícula.

      Sí que recupero una cosa, porque me parece relevante: Valorar lo revolucionario de una acción o un movimiento en función de la represión sufrida en lugar de hacerlo en función de su capacidad movilizadora es un pésimo análisis. Un error que parte del movimiento libertario ha cometido con frecuencia (el insurreccionalismo siempre ha esgrimido este argumento erróneo) y del que no parecemos aprender. No son más revolucionarios los colectivos que menos se protegen de la represión o que lo hacen de un modo equivocado, como tal baremo podría dar a entender.

      • su says:

        "Mira las ganas que tengo de buscarle tres pies al gato que no voy a entrar en esta discusión ridícula." Mira, aqui hacemos casi lo mismo, cada 3 textos y 20 comentarios que aparece el dichoso poder popular me molesto en contestar o decir algo un par de veces, asi que nada, por mi parte tambien lo dejo aqui hasta dentro de un mes y medio mas o menos.

        No valoro nada en base solo a la represion sufrida, como bien dices habria que tener en cuenta la capacidad movilizadora u otras cuestiones para hacer un analisis, pero el matiz de la represion que sufren unos y otros me parece que es innegable y que esta ahi.

        "No son más revolucionarios los colectivos que menos se protegen de la represión o que lo hacen de un modo equivocado" No coment

  11. su says:

    "sin apoyo popular que les sustente." ¿Y en Euskalherria no habia apoyo popular? Como comprenderas el apoyo popular no lo es todo.

    • Liberty Cravan says:

      Precisamente por eso han sido capaces de llevar adelante sus objetivos políticos más que ningún otro movimiento social en la península en los últimos años, a pesar de la guerra sucia y el enorme bombardeo mediático en su contra. Basta comparar la infraestructura de apoyo a presos vascos con la que tenemos los anarquistas para ver que no hay color.

      Eso parte, entre otras cosas, de una claridad teórica de la que nosotros carecemos; de saber leer los momentos de avance y repliegue; de establecer estrategias antirrepresivas que no les aislasen de su base social...

  12. su says:

    "Precisamente por eso han sido capaces de llevar adelante sus objetivos políticos más que ningún otro movimiento social en la península en los últimos años, a pesar de la guerra sucia y el enorme bombardeo mediático en su contra." Y a pesar de entre buenas acciones cagadas tras cagadas como torres iffels de grandes.

    "Eso parte, entre otras cosas, de una claridad teórica de la que nosotros carecemos; de saber leer los momentos de avance y repliegue" Si si, y p'alante como los de Alicante.

    "de establecer estrategias antirrepresivas que no les aislasen de su base social..." Me imagino que no te refieres a lo ultimo, lo de poner al torturador Azkarraga de portavoz del nuevo organismo por los derechos de los presos vascos, perdon... Presos politicos vascos.

  13. vic says:

    Supongo que detras de la pantalla y con el anonimato de internet, perdemos parte de la empatia que requiere un debate. No creo que pueda aportar mas al debate sobre el p.p, estoy en la linea de Liberty Cravan, y creo que hay otras palabras mas utiles para expresar lo que queremos. Solo queria ver como se desarollaba el debate. Si tengo cosas a matizar respecto 2 temas:

    Sobre el carpintero. Con ese ejemplo, nos referimos a una capacidad o habilidad. Y una capacidad y una habilidad suelen comportar poder. Comportan una asignacion de roles, comportan identidad, comportan que a estas personas se les trate en funcion de estas (no siempre). Quizas queda mas claro con una persona que tiene mucha experiencia en pinchar la luz en un contexto de una comunidad okupa (mientras que las otras personas no la tienen). Yo lo veo así, capacidades no solo son habilidades tecnicas, son algo mas porque implican mecanismos de sociabilidad. Obviamente no tienen porque implicar Poder, dominio.

    Por otro lado, sin intencion destructiva, el titulo del articulo podria ser el mismo con un contenido dirigido al "contrario". No podemos quedarnos con las aportaciones y ver las propuestas en su contexto?

    Salud

    • Personalmente creo que los debates en Internet no son lo mejor en el mundo, pero al menos encuentro una cosa positiva en ellos: precisamente ese anonimato y el estar "detrás de la pantalla" como decías tú proporciona a las personas una mayor libertad con respecto a la presión grupal de un debate, pudiendo así expresar todo aquello que va en contra de discursos dominantes u opiniones mayoritarias. El tema del uso de estrategias violentas, por ejemplo, lo encuentro muy difícil cuando debato en grupos donde otras posturas anarquistas más dadas a otras acciones son las dominantes.

      Sobre el título de mi texto... la verdad no entiendo muy bien a qué te refieres. ¿Podrías explicármelo de nuevo, por favor? ¿A qué te refieres con " al contrario"?

      Salud

      • Lusbert says:

        En cierto modo sí, da para pensar mejor las respuestas también. Aunque por otro lado, al no haber contacto cara a cara, se tiende más fácilmente a caer en el insulto y generar roces incómodos.

  14. su says:

    "Supongo que detras de la pantalla y con el anonimato de internet, perdemos parte de la empatia que requiere un debate." Cierto, tambien parte de esa empatia se pierde cuando hay que soportar como una losa pesada a defensores acerrimos de la unidad popular y el poder popular y viendo al mismo tiempo como estos han sido y son uno de los mayores obstaculos para crear "poder popular". Tambien hay las escepciones digamos, o que todo no ha sido tan blanco ni tan negro, pero por decirlo asi a bote pronto. Por seguir mal y corriendo, aqui, igual a 100 kilometros o 500 haya sido o es diferente, quienes mas "poder popular" han creado son quienes precisamente no hacen bandera del poder popular.

  15. su says:

    "Es como negar la lucha de clases solo porque haya tenido origen en Marx o la crítica del capitalismo porque también es economía marxista." Por mi parte no niego nada de esto, como ya dije antes me da igual si viene del marxismo o del catolicismo ultra-ortodoxo. Sin embargo no me ocurre lo mismo con el poder popular y el Estado socialista.

    Por vacilar un poco y no a malas, podiamos aceptar el concepto de estado socialista si estado no se refiriera a centro de poder politico sino al estado de las cosas. : )

    • Lusbert says:

      Es que poder popular no va ligado expresamente a Estado socialista, otra cosa es que los leninistas lo asocien así. De hecho, ¿les damos la razón sobre el significado de poder popular?

  16. su says:

    jeje Malos tiempos para oponerse al poder popular, algo asi como ir contra todos. Que no va ligado a que?

    Además por la tarde a partir de las 17:30, tendra lugar el debate: De las Marchas de la Dignidad a la Abdicación del Rey,: Crisis de Régimen y construcción de poder popular.

    Movimientos Sociales: Acampada Dignidad Córdoba, PAH,

    Plataforma Hoy Por Ti (Fuenlabrada), Frente Cívico Somos Mayoría.

    Sindicatos: CGT, SAT, CUT, IAC, CNT, Conf. Intersindical, COBAS, ESK.

    Fuerzas políticas: Los Pueblos Deciden, CUP, Equo, IU, Podemos

    • Lusbert says:

      ¿Sabes si por unanimidad todos esos colectivos, sin contar con las fuerzas políticas, defienden el Estado socialista o más bien apunta a la articulación de un pueblo fuerte? Llama la atención que no haya ninguna fuerza política anarquista y luego nos quejemos de que la orientación política de los movimientos sociales gire en torno a la izquierda institucional...

      • su says:

        Articulacion de un pueblo fuerte para que? La mayoria de fuerzas que ahi confluyen en su programa apuestan o por el Estado socialista o por la Republica de izquierdas.

        "Llama la atención que no haya ninguna fuerza política anarquista" La CNT y la CGT no son "fuerza politica anarquista"?

        Quizas sin tanta paja de poder popular y centrandose mas en articular una organizacion revolucionaria anarquista la izquierda institucional no se comeria tanto del pastel. De todas maneras mis quejas las dejo en la fachadas de los bancos y en los containers en la calle porque llorar no sirve de mucho.

  17. su says:

    Todavia sigues pensando Lusbert que la construccion del poder popular en el Estado español no va ligado expresamente al Estado socialista o a la Republica de izquierdas? Me parece cuando menos de una ingenuidad total afirmar tal cosa, si nos fijamos en ese debate que se va a dar sobre la construccion del poder popular cual es la correlacion de fuerzas dentro de ese poder popular entre los que apuestan por el Estado socialista o la Republica de izquierdas, y quienes lo hacen por la destruccion del Estado, a mi esa correlacion de fuerzas me parece que anda siendo optimista en un 10 a 2, tirando a la baja un 10-1. Lo que haria indudablemente que en un momento dado la balanza se inclinara a un lado y no al otro. Claro que para que esto sucediera ese poder popular deberia crecer mucho y la correlacion de fuerzas mantenerse en los mismos numeros, de crecer, la cosa mas probable me parece que seria que crecieran todas las fuerzas que forman el poder popular, por lo tanto la correlacion de fuerzas podria ser tranquilamente la misma.

    "De hecho, ¿les damos la razón sobre el significado de poder popular?" No entiendo realmente esta pregunta que lanzas. Quizas la respuesta pueda ser, no hay que darles la razon sobre el significado de poder popular a los leninistas, hay que darle la razon a la realidad, a lo que hay ahora mismo encima de la mesa.

    • Lusbert says:

      No hablaba expresamente del Estado español. Te recuerdo que el concepto del poder popular entre anarquistas ibéricos ha venido muy recientemente desde movimientos anarquistas latinoamericanos que defienden esta estrategia, por eso esa correlación de fuerzas que señalas. Cambiar esa correlación de fuerzas dependerá de nuestra capacidad para movilizar y articular movimiento en base a principios anarquistas y no estatistas, es decir, en si somos capaces o no de crear un movimiento horizontal y autónomo que desmienta la necesidad de la toma del poder político.

      • tierrarevuelta says:

        ¿Y qué carácter político tienen los "anarquistas" que latinoaméricanos que levantan la estrategia del Poder Popular?

        El electoralismo estatal en sintonía con el chavismo. Y eso lo sabes de sobra. A los colectivos que nombras de Brasil no los conoce nadie, y la FAU menos.

        Salud.

        • Ibérico says:

          Hay anarquistas que reclaman el Poder Popular sin pasar por la vía institucional. Yo me reclamo de ese anarquismo. Seguramente no soy nadie. Pero no quiero ser "nadie".

          Si nos minimizas, está bien. Pero es tu perspectiva, la que realza lo que conviene y minimiza lo otro.

          • tierrarevuelta says:

            No se trata de minimizar, de hecho la tendencia del poder popular en el movimiento socialista es mayoritaria, los que estamos minimizados somos los y las anarquistas, quienes negamos toda clase de poder. Y sí, poder político. ¿Porque estamos hablando de política cierto?

        • Lusbert says:

          Son de la corriente especifista del anarquismo quienes siguen la estrategia del poder popular.

          O no te interesa conocerlos y por eso dices que son desconocidos.

          Brasil: principalmente FARJ, http://www.farj.org/ y FAG http://www.federacaoanarquistagaucha.org/

          Uruguay: FAU http://federacionanarquistauruguaya.com.uy/

          • tierrarevuelta says:

            No es que no me interese, pero la FAG dicen que Kropotkin y Malatesta son revisionistas y en otras palabras, traídores del anarquismo. En lo personal a pesar de ser bakuninista en las categorías político/filosóficas, me considero anarco-comunista en lo económico.

            Y la FAU lo que menos tiene son críticas contra el chavimo, al contrario:

            http://federacionanarquistauruguaya.com.uy/2013/03/07/sobre-venezuela-y-ante-la-muerte-de-hugo-chavez-seguir-creando-un-pueblo-fuerte/

            Para mi las ideas de Bakunin, Kropotkin, Malatesta, Emma Goldman, Reclus, Rudolf Rocker, Cafiero y los acuerdos históricos de las federaciones obreras y los estatutos, principios y fines de la AIT actual y las federaciones internacionales anarquistas tienen mucho más peso histórico que 4 ensayos posmodernos de las tendencias que se disfrazan de anarquistas.

            Salud

          • Ibérico says:

            Confundes la FAG con los de UNIPA.

  18. Ibérico says:

    La construcción del Poder Popular de carácter libertario recupera la tradición anarquista de la "sociedad paralela", de contra-poder si se prefiere otro término. Si al final son manías terminológicas. Es tratar de llamar a las cosas por su nombre sin buscar eufemismos: el poder del pueblo.

    Y esto lo entiende perfectamente la gente fuera de los espacios ideologizados. En organizaciones sociales y populares. Para muestra el barrio de Sants. Hace años que se canta "lluita, crear, poder popular" y los anarquistas calla y miran para otro lado.

    Otra cosa es que el uso terminológico en esos espacios hiper-ideologizados suponga un dolor de cabeza interminable. Pero es que, en esos espacios se saca punta a cualquier cosa hasta extremos que los convierte en inoperantes socialmente. Por lo menos en la mayoría de los que he conocido. Y ahí, eso no es exclusivo del anarquismo, si no de la cultura política de la izquierda, en general, de la península ibérica.

    • tierrarevuelta says:

      Más allá de la sobre-ideologización que justamente criticas, el punto concreto es el siguiente: En muchas regiones el Poder Popular se asocia a los partidos Marxistas-Leninistas, y por tanto, a la dictadura del proletario y a la construcción del Estado socialista. Y eso no solo en estudiosos de las ideas socialistas, sino que "cualquiera" en la región chilena sabe que es la consigna del MIR. Otros, estudiantes universitarios y afines al mov libertario en general, también la pueden asociar al entorno político y social del Partido OCL, quienes han adoptado una estrategia, criticable o menos criticable (no es el punto ahora) de llevar a cabo lo que llaman "ruptura democrática", que en lo concreto, -sin descuidar el trabajo "con la bases" y la acción directa de las masas, según ellos-, no es otra cosa que la paulatina ocupación de la institucionalidad burguesa y a la vez, crear las condiciones para un frente de mayorías a través del mecanismo electoral, rescatando o aprendiendo más bien del proceso chavista. Es decir, el Poder Popular en lo concreto, está asociado a tendencias alejadas del anarquismo y vinculadas tanto en lo práctico político como en lo histórico al marxismo o al socialismo autoritario, si se quiere.

      Por lo anterior, distintos grupos anarquistas en la región chilena han venido criticando la terminología del Poder Popular. Tanto tendencias organizadas del anarquismo como “menos organizadas”. La estrategia de la ruptura democrática dada a conocer públicamente hace pocos meses no ha sorprendido en absoluto a quienes han sido críticos del Poder Popular, es más, ya la advertían.

      Entenderán por tanto que las tendencias anarquistas críticas del socialismo autoritario no irán por ahí diciendo, Poder Popular sí, pero no los del MIR y los colectivos universitarios, sino de la FAG, ¿No parece esto lógico? Sin ser simplistas, necesitamos ser lo más simple posible para expandir las ideas anarquistas, la sobre-complejización de las ideas políticas es reaccionario, ya que radicaliza todavía más la división intelectuales/trabajadores manuales, dificulta la difusión, enloda en el confusionismo y nos impide desarrollarnos íntegramente como un mov fuerte y organizado.

      Si todas las y los anarquistas estamos por la socialización de los medios de producción, la autogestión y el federalismo libertario y no todas por la terminología del Poder Popular para la construcción del anarquismo ¿Por qué no cortar por lo sano y fortalecernos con las cosas que nos unen? ¿O es que acaso quienes insisten en el Poder Popular llevan a cabo una estrategia de acumulación de fuerzas para en otros momentos históricos concretar el paso al camino democrático-institucional?

      Salud

      • Ibérico says:

        Interesante concepto de centralismo... Es decir. Si no me uno a esa supuesta corriente única si distinguir estrategias, estoy dividiendo. Lo mismo podríamos decir, desde el otro lado.

        En mi región no hay nada más simple de entender por cualquiera que no pertenezca a una "secta política" el concepto de Poder Popular. A mi me da igual que las que viven encerradas en ideologias canonizadas les suene a esto o a lo otro. Me importa la concrección real y su desarrollo en las luchas populares, esas que normalmente pasan por encima de los canones establecidos (también los canones anarquistas)

        • su says:

          "En mi región no hay nada más simple de entender por cualquiera que no pertenezca a una "secta política" el concepto de Poder Popular." Venga un poquito de por favor, como dijiste antes, seriedad en los argumentos. Si hablas de autogestion poniendo como ejemplo los centros sociales que no reciben ningun tipo de ayuda institucional en tu region no te entienden?

          O como ejemplo los grupos de produccion y consumo, no te entienden? Es que por mucho que lo miro no veo poder en esto.

          • Ibérico says:

            Es que para mi no son excluyentes. Y además estaba respondiendo a eso de que no se entendía el concepto porque se confundía con el mir o el marx 😛

            En mi región usamos aurogestión, anarquismo, socialismo libertario, lucha de clases, etc sin complejos y dependiendo de la ocasión y el contexto.

  19. su says:

    Me he encontrado esto por ahi, igual viene algo al cuento.

    Carta del ciudadano Robespierre al pueblo griego

    Porque, no os engañéis, aquello que garantiza la duración de su poder son las inmensas facilidades que desde hace mucho tiempo se han procurado para propagar el error e interceptar la verdad. Todos los resortes del espíritu cívico se encuentran en sus manos y la confabulación de tantos pérfidos escritores, apoyada con todos los recursos del poder público, es posiblemente más temible para la libertad que todas las conspiraciones de la corte.

    ¿Qué medios poseemos para aún desbaratar sus funestos proyectos? En este momento, sólo conozco uno: la unión de los amigos de la libertad, la sabiduría y la paciencia. Ciudadanos, quieren desconcertaos para debilitaros, para desgarraros con vuestras propias manos y haceros responsables, acto seguido de la obra de su propia perversidad; debéis permanecer serenos e inmóviles. Observad en silencio sus culpables maniobras; dejadles desenmascararse y perderse a sí mismos por sus propios excesos. Un pueblo magnánimo y esclarecido se encuentra siempre a tiempo de reclamar sus derechos y vengar sus injurias. Desengañaos, desengañad a vuestros conciudadanos todo cuanto podáis; disipad la ilusión en que se basa el reino de la intriga y el reino de la intriga dejará de existir.

    Pasar de contrabando la verdad, a través de todos los obstáculos que le oponen sus enemigos; multiplicar, difundir por todos los medios posibles las consignas que pueden hacerla triunfar; equilibrar con el fervor y con la actividad del civismo la influencia de los tesoros y las maquinaciones para popagar la impostura: ésta es, en mi opinión, la tarea más útil y el deber más sagrado de los patriotas auténticos.

    Utilizar las armas contra los tiranos y los libros contra los intrigantes; emplear la fuerza para rechazar a los bandidos extranjeros y la inteligencia para reconocer a los estafadores domésticos; éste es el secreto para triunfar a la vez sobre todos vuestros enemigos.

    Maximilien Robespierre, Discursos
    (Vía Colectivo Todozen. El año que tampoco hicimos la revolución)

    • Ibérico says:

      De citas hay muchas y de todos los colores. Para muestra un botón:

      No es suficiente que el pueblo despierte y que se dé cuenta de su miseria y de las causas de la misma. Es cierto que posee una gran cantidad de poder básico, más que el gobierno, con todas las clases dirigentes; pero un poder elemental, no organizado, no constituye un poder real. El Estado se apoya precisamente en esa indiscutible ventaja de la fuerza organizada sobre la fuerza elemental del pueblo.

      "La ciencia y la urgencia de la labor revolucionaria". Mijaíl Bakunin, 1870.

      • tierrarevuelta says:

        Esa es una traducción caprichosa de un texto de Bakunin. Quienes estudiamos a Bakunin sabemos que siempre negó enfáticamente, reiteradamente y hasta el cansancio la negación de todo Poder.

        • Ibérico says:

          A ver, si empezamos con la cosa de las traducciones esto va a parecer una disputa teológica.

          De verdad, seamos serios con los argumentos.

          • tierrarevuelta says:

            Llevas razón, argumentaré. Dicha cita podría ser traducida como Poder como fuerza. Sería lo más preciso si es que el traductor conociese la obra de Mijaíl Bakunin, ya que Bakunin siempre negó el Poder Político y en los estatutos de las organizaciones políticas donde él tuvo mucha influencia, también insistía en ello en sus puntos iniciales/base.

            Salud

          • Ibérico says:

            Claro que insistia en la destrucción de poder de dominación y contraponía el poder del pueblo organizado. Sólo basta leer todos los estatutos y cartas que escribía. Y como utilizaba a alianzas con políticos si eso beneficiaba su causa.

  20. su says:

    Me parece genial que traigas esa cita, pues en cierta manera creo que discrepa de lo que seria el poder popular, que seria un poder organizado por lo tanto un poder real, y no elemental como lo llama Bakunin en esas palabras.

    Y como dije mas arriba torpemente en otro comentario, veo diferencia de esa fuerza elemental que se mostraria cuando hiciese falta, a un poder popular que vendria no para mostrarse sino para quedarse. Mi burda opinion es que si nos dedicamos a crear fuerza organizada para enfrentar la fuerza organizada del Estado, en vez de tirar por lo que Bakunin llama fuerza elemental, estaremos reproduciendo lo mismo que pretendemos destruir y contra lo que luchamos. Los ejemplos practicos de esto, bien podrian ser la URSS, China, Korea, Cuba... Revoluciones que se han convertido en una pescadilla que se muerde la cola.

    • Ibérico says:

      La cita define poder popular. Y además habla de poder, mientras algunas personas siguen negando la existencia de un concepto de poder organizado desde abajo. O negando que exista poder...negando a Bakunin, a Focualt o a Ibañez. Y no me importa que se nieguen a esos personajes. Es que se reivindica sólo la parte conveniente. Igual que se niega otras corrientes o se idealiza pasajes históricos hasta la saciedad.

      Me imagino que el poder real del Consejo de Aragón, o la República de Manchuria era con vistas a quedarse,si no vaya porrón de muertes y lucha sin sentido. Y ojo, poder real no es lo mismo que dominación. Eso si que lo dejaba bien claro el de los 200 años.

    • tierrarevuelta says:

      Su, temo que te equivocas. El camino del Poder Popular al menos en latinoamérica tiende hoy más en la línea del chavismo. Ya no son los frentes populares por la conquista del poder del Estado, sino, los frentes electorales por la conquista del ejecutivo. El proceso de paz burguesa iniciado en Colombia, y el camino electoral de ex guerrilleros en centro-américa demuestra dicha tendencia. Es una tendencia en auge, que baila entre la socialdemocracia y el neoliberalismo, ya que para conseguir sus objetivos a mediano plazo, es decir, la conquista del Poder Político, necesitan formar alianzas grandes. Lejos hoy de ser una amenaza para concretar la Dictadura estatal contra el proletariado, el Poder Popular como estrategia política se consolida como una especie de ciudadanismo con tenida roja.

      Salud

      • Ibérico says:

        En el caso del anarquismo se trata de una consteucción de una fuerza social que dispute la hegemonía de la fuerzas de dominación hasta derribarlas y paralelamente construir el socilaismo libertario, para en el momento de derribo de las instituciones de opresión tener la sociedad paralela que asuma el control y la consecución del comunismo libertario.

      • su says:

        tierrarevuelta, me pierdo.

Responder a tierrarevuelta Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

51 − = 46

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top ↑
  • Opinión

  • Comentarios recientes

  • Redes sociales

    Recibe todas las novedades en nuestro canal de Telegram:

  • Un vistazo a la hemeroteca