Opinión

Published on marzo 3rd, 2014 | by Colaboraciones

15

Respuesta al artículo de La Colectividad sobre los espacios no-mixtos

Tonto no soy, y entiendo los motivos por los que algunas

de estas personas defienden los grupos no-mixtos»1

Antes de comenzar, me gustaría hacer una aclaración. No me siento nada cómodo hablando sobre estos temas de esta forma, es decir, con proyección pública, más allá de los grupos en los que me muevo y siempre más dispuesto a escuchar que a hablar, pues precisamente, al pertenecer al grupo opresor, me siento sumamente hipócrita. Además, creo que al hacerlo concurro precisamente en uno de los hecho que critico, como es el de elevarme como defensor de un grupo que no me lo ha pedido y que si necesita ayuda, la pedirá.

Dicho esto, el texto no me ha dejado nada indiferente y, puesto que apoya su argumentario en una forma de vida que yo mismo he escogido, me he tomado el lujo de contestar, aun sabiendo que cualquier mujer podría rebatirlo fácilmente. Espero que se me perdone.

He decido comenzar la respuesta con una cita extraída del propio texto que me parece que resume perfectamente los pecados capitales encontrados en él. “Tonto no soy, y entiendo los motivos por los que algunas de estas personas defienden los grupos no-mixtos”, es una frase que aúna en sí una superioridad, una arrogancia y una condescendencia fatales, muy intrínsecas al hecho de ser hombre, que nos creemos en conocimiento de todo, así como me parece que muestra una gran falta de comprensión en el tema.

Simplemente por el hecho de que hayas escrito un texto así siendo hombre, por el hecho de que cuestiones los espacios no-mixtos desde esa posición, por el hecho de que intentes organizar su lucha, de la que nosotros somos cómplices y perpetuadores (aun cuestionándonos y revisándonos todo lo que nos dé la gana), creo que estos espacios se justifican al 100% solos, sin que nadie los tenga que defender.

Sin embargo, decides dar “una vuelta de tuerca más”, en el 5º párrafo, con las siguientes líneas:

El segundo punto tiene su razón de ser si se piensa que las personas no-oprimidas juegan un papel paternalista en los grupos mixtos. No obstante, sería muy estúpido pensar que toda persona no-oprimida tiene una actitud paternalista, como también es muy estúpido—y se lee, escucha, y vive muchas veces—pensar que cualquier persona que intenta ayudar en una causa se comporta de forma paternalista.”

El ser machista no se trata sólo de ser paternalista, por desgracia tiene muchas caras, algunas más sutiles (digo sutiles porque a piori es posible que no se aprecien tan claramente), aunque igual de dañinas. Una de ellas puede ser la apropiación del espacio público, que en este contexto situamos en una asamblea. La capacidad para ser escuchado siendo hombre, así como su capacidad para hacer suyo el espacio, mediante el lenguaje no verbal y el verbal, es bastante más alta de la que parte la mujer, con las consiguientes dificultades para expresar su opinión, tratándose éste, además, de uno de los grandes problemas a los que se ha tenido que enfrentar, la imposibilidad histórica de mostrar su opinión, su pensamiento. Me parece un fallo garrafal el no cuestionarse eso viniendo del mundo anarquista, cuando toda nuestra actividad política es determinada por las asambleas (a nivel colectivo). Si se quiere un movimiento realmente igualitario y de apoyo mutuo, puede que el primer paso sea espacios donde bregarse, donde adquirir confianza y hacerse fuerte, como los espacios no-mixtos. No obstante, mi labor aquí no es abogar por tales espacios, pues como digo un poco más arriba, se defienden prácticamente solos.

Pero aparte de todo esto, existen las conductas machistas que saltan a primera vista y, en este párrafo, brillan con luz propia. El hecho de infantilizar, de reducir a lo pueril y a lo estúpido un argumentario serio como el de los espacios no-mixtos, muestra precisamente ese paternalismo del que tanto te quejas, ese falso tópico de que sabemos más y esa falsa creencia, consciente o inconsciente, de que tenemos que ser quienes guíen a los distintos grupos poblacionales a la emancipación. Muy propio de nosotros, hombres, y muy propio de los europeos, si se me permite.

Me gustaría pasar ahora al tema de las identidades. En el 4º párrafo comentas: “De ahí que me extrañe que una persona se considere anarquista y, al mismo tiempo, rechace con tanta virulencia la presencia de hombres en una manifestación, en una asamblea, o en un grupo de acción”. Me resulta muy curioso que te arrogues la capacidad de decidir qué es o no anarquismo en un tema así, cuando la mayoría de textos políticos con los que partimos vienen dejados por hombres. Personalmente, me parece lo más lógico del mundo que en una persona convivan varias identidades y, siendo mujer, me parece aún más lógico centrarse en la identidad género si ves que otras, como el anarquismo, no actúan eficientemente para resolver tus problemas. Ejemplos como este texto creo que refuerzan esa opción e “igual” la solución no está en criticarlos, sino en revisar comportamientos y hacer autocrítica, sin olvidarnos, por supuesto, de llevar las conclusiones a cabo, que si no hacemos nada. Por todo ello no entiendo que digas que eso no es compatible con el anarquismo, pues precisamente en nuestro mundo, en el que por otro lado tanto nos enorgullecemos del tema ideas-hechos, ha sido tradicionalmente más fácil la introducción de distintas tendencias o pensamientos, como el veganismo o el feminismo, al no tener tan claramente dibujados sus contornos, pero sobre todo, por la importancia que damos a la autonomía y auto-organización, cuestiones ambas que definen perfectamente los grupos no-mixtos. Me gustaría que me explicaras qué problema ves en que un colectivo de mujeres, soberano y autónomo, se integre en, por ejemplo, una estructura federalista, dispuestas a cooperar en el panorama general en todo lo posible, pero decididas y conscientes en que o lideran su lucha o nadie lo hará por ellas. Se me escapa.

Siguiendo con este tema, del párrafo 6º a mí también me gustaría resaltar lo siguiente: “Pero me gustaría resaltar el adjetivo puntual por una razón obvia: una filosofía anarquista consistente no casa muy bien con la exclusión sistemática de individualidades dispuestas a luchar”. Sinceramente, yo no sé dónde encuentras la política de apartheid. Un grupo autónomo y consciente, siento repetirme, te está diciendo que no quiere que te metas en su modo de hacer las cosas, que lo consideran necesario y que están hartas de que los machitos revolucionarios tengamos que ir a liderar su lucha o sus protestas en cuestiones que les afectan a ellas por el hecho de ser mujer. ¿Te gustaría que gente que no es afín a tus ideales o prácticas, o que en muchos casos incluso consideras enemiga, se metiera en tu asamblea a decirte cómo coño tienes que hacer las cosas? Y parece mentira que siempre haya que poner ejemplos de este tipo, que nos toque personalmente, para sentir un mínimo de empatía o para intentar comprender las cosas. Además, no dejo de preguntarme cuántos iríamos o dejaríamos de “poner el grito en el cielo” si nos invitasen o pudiésemos transitar libremente por estos espacios, ya que muchos de nosotros ni siquiera somos capaces de dar difusión a eventos feministas o transmaribibollos, por no hablar del hecho de sacarlos adelante.

El remate final a este cúmulo de despropósitos lo encuentro en los párrafos 7º y 8º, donde comparas la situación con los colectivos de inmigrantes. Per se, noto de nuevo falta de comprensión, al tener que estar continuamente comparando grupos de opresión y no entender cada cosa en su contexto, a lo que se suma la petición, realmente asombrosa, de que: me gustaría que estas mismas personas se abstengan de participar en manifestaciones pro-derechos de les migrantes, por poner un ejemplo. Si un colectivo de inmigrantes te dicen que no ven lógico que tú, como persona que no es inmigrante (=mujer) formes parte de su colectivo porque culturalmente eres heredero de un sistema de valores que perpetúa su opresión, europeo-raza blanca (si no te ajustas a los parámetros, perdón, pero quiero poner el ejemplo máximo), ¿te enfadarías igual?, ¿les llamarías estúpidos?, ¿les negarías la ayuda cuando ELLAS Y ELLOS te la pidiesen?

Por eso hablo de remate final, porque para empezar, te vuelves a erigir como voz autorizada pública de un colectivo que quizás no sea el tuyo y que no te lo ha pedido. Junto a esto, pasas a comparar una parte un colectivo (grupos no-mixtos) con un colectivo en su totalidad, para reforzar vanamente tu argumentación. Pero además, porque en este caso también me da la sensación de que hablas de ellas y ellos sin cuestionarte seriamente tus privilegios. No somos los salvadores del mundo, hay cosas que no llegaremos a entender del todo bien (determinadas por el género, la raza o la cultura) y lo que veo más lógico es hacerse a un ladito, aprender, escuchar y ayudar o solucionar problemas CUANDO TE LO PIDAN.

A modo de conclusión, que creo que me estoy extendiendo demasiado, me gustaría exponerte que hay grupos donde “hombres honestos que luchen en el frente del feminismo” pueden empezar a cuestionarse sus privilegios y llevar las conclusiones obtenidas a su realización, como Desmachirulándose, salido de la asamblea de Lavapiés, así como recordarte que esta iniciativa es posible en cualquier ámbito, no es necesario que acudas allí. Por último, decirte que justificar tu rabieta (feminazi stole my ice-cream) con algo como el anarquismo, que en mi opinión tiene la capacidad intrínseca de cambio donde se podría dar una igualdad más o menos real (a lo largo de muchas y duras décadas de cambios, por supuesto), me parece realmente horrible.

Termino esperando no haber metido la pata demasiado, recordando que soy consciente de que soy parte del problema y pidiendo disculpas por si me he erigido en defensor de algo en lo que creo fervientemente que debemos participar, pero no dirigir.

Sergio Buendía

1 Cita extraída del texto en cuestión, 4º párrafo.

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , ,


About the Author

Colaboraciones enviadas a la página. Para mandar tu colaboración puedes enviarnos un correo a regeneracion@riseup.net con el asunto "Colaboración". No olvides firmarlo o indicar si quieres publicarlo anónimamente.



15 Responses to Respuesta al artículo de La Colectividad sobre los espacios no-mixtos

  1. tierrarevuelta says:

    Primero que nada quiero pedir perdón a Dios y a la Virgen por ser hombre, y doblemente perdón, y esto es en serio, por ser un sujeto hombre más de esta sociedad machista y patriarcal.

    Dicho esto, quiero recordar que el anarquismo siempre ha promovido la libre asociación, es decir, tratos entre personas desde la igualdad, por lo tanto, no me parece mal ni en contradicción con las ideas libertarias que determinadas personas deseen asociarse por tener inquietudes similares, independientemente del sexo que diosito nos haya otorgado en su divina potestad. Ahora, me parece una mala táctica, y en contradicción con el anarquismo por lo demás, que ciertas personas difundan la idea (y crítica) que solamente las mujeres se deben manifestar para actos masivos con motivaciones feministas. Ya que las acciones masivas para el anarquismo históricamente han sido una herramienta para la transformación social y constituyen una característica FUNDAMENTAL para la praxis política del anarquismo. En resumen, libre asociación sí, acción directa de masas también. Salud

    • Lann says:

      Como ya apuntaron en el texto, los grupos no-mixtos se justifican solos. No vale que bajo el paraguas del anarquismo justifiquemos nuestra intromisión, como hombres, en grupos no mixtos.

      Desde la libre asociación también debemos reconocer y respetar las decisiones de los feministas de formar grupos no-mixtos y dejar de una jodida vez de pensar con la polla y no querer renunciar a nuestros privilegios en la sociedad patriarcal.

      Si quieren grupos mixtos, participamos. Si quieren no-mixtos, dejamos que ellas protagonicen sus luchas. Punto.

      • Personalmente favorezco que cualquier persona se organice de la forma que mejor crea conveniente (de hecho, llevo meses intentando darle bombo al grupo de afinidad como forma de organización más eficiente).

        Creo que en ningún momento defendí en mi exposición que se obstaculice la creación de grupos feministas no-mixtos. Es necesario que cada persona pueda decidir cómo organizarse, lo que incluye las decisiones sobre a quién aceptar, y a quién no.

        La crítica, una vez más (que siento ya que me repito), es conceptual, no organizativa. No veo la lógica de separar individuos en base a una característica física o mental. La separación, a mi parecer personal, ha de ser actitudinal. Llámese humanismo. Llámese individualismo. Llámese como se quiera. Pero veo la alienación de un ser humano como algo a evitar por el anarquismo (lo físico no se escoge, viene de "fábrica." La actitud, sin embargo, es contingente en un grado infinitamente mayor).

      • tierrarevuelta says:

        Lo que quiero decir en el comentario es precisamente de que no me parece en contradicción con el anarquismo que personas se asocien por intereses comunes, es decir, me parece muy bien que se forme grupos no-mixtos, así como me parece bien que se formen grupos mixtos. Lo que niego es que estas personas pretendan ser solo ellas quienes acudan a los eventos relacionados con el feminismo, me refiero a manifestaciones masivas.

  2. Anatema says:

    >Si quieren no-mixtos, dejamos que ellas protagonicen sus luchas. Punto.

    "Sus" luchas? Ahora el feminismo es una lucha de ellas?

    Y lo de que "si no nos pide ayuda un colectivo o grupo oprimido -de cualquier índole- no hay pq acudir", una pasada de vueltas más. Habrá que contarle a más de uno que A) El canal por el que se pudiera solicitar ayuda de un grupo a otro suele venir anulado y obstruido por sistema y B) No se solidarice con mapuches o Gaza pq a título individual o de colectivo no le han pedido ayuda. Con el tiempo que emplean los compañeros en la construcción de textos, referencia bibliográfica a referencia bibliográfica, lo que me parece una falta de respeto (de nuevo aludo al mismo comentario localizado) es venir aquí y soltar la primera chorrada que te venga en mente "sólo" porque hay que llevar la contraria a la línea inicial del post.

    A caso sólo se podían manifestar por el antimilitarismo los hombres cuando los ejércitos no admitían mujeres? La argumentación pro-grupos no-mixtos se basa en una continua cadena de ejemplo/contraejemplo, falsacionismo falsado (lo que acabó con Hobbes, vaya. y ved que empezado párrafo con un ejemplo falsacionista para dar énfasis a lo que critico, que es éste método de argumentación que nunca lleva a nada). Resumen, no desvirtuar el trabajo de otros. Discrepar y sentir (por norma, casi como obsesión, diría también) está en la quintaesencia del anarquismo, pero me parece que hay un abismo de ahí a hablar sin antes pensar un mínimo y tachar a uno u otro de pensar con la polla en vez de buscarse un espejo. FEMEN hizo lo mismo, no admitir varones, y ya sabemos todos que de feministas no tienen nada y que es un movimiento conocidamente fundado por nazis. En lo que a 'res anarca' se refiere, algunos confunden la ausencia del principio de autoridad y erigen de ello un sistema de prohibiciones no escritas con un cierto tufo a jerarquía por nodos (ésa ni vertical ni horizontal que ahora el ciberyuppismo pretende poner de moda). A veces, queriendo remediar algo, lo aumentamos inconscientemente, como Nietzsche y tantos otros creyeron cargarse la moral a base de levantar su propia "ética moralista" en lugar de la buscada "ética universal", y que ni emanaba de la previa individualización de valores en el individuo ni nada.
    Saludos al equipo y gracias por vuestra aportación en nombre de todos, también de los que seguirán viniendo a trollear los comentarios

    p.d: joder, menudo tocho he soltado sin querer. no vuelvo más xD

  3. janusz says:

    El tono arrogante e insolente de Sergio Buendía es producto exclusivo del capitalismo cultural del que ha sido víctima durante tantos años obedeciendo órdenes y consumiendo telebasura. Apuntemos bien su nombre y su apellido para impedirle su participación en nuestros grupos y asambleas, ya que definitivamente no tiene cura.

  4. kl0z says:

    Yo creo que soy hombre, tengo polla. No pido perdón ni por ser hombre ni por ser sujeto hombre, intento cortarme la polla todo lo que puedo.

    No creo que cualquier persona que se sienta oprimida busque el perdón de su opresor, el perdón se la suda, lo que quiere es que se vaya, que se muera, que se le pudra la polla...

    Supongo que ciertos mecanismos de nuestro cerebro reaccionarán de una manera muy particular al ser conscientes de que tenemos que luchar contra nosotros mismos.

    Y por contextualizar las situaciones, que nos encanta, no es lo mismo asistir a una asamblea que a una manifestación... se puede asistir de maneras distintas... y las situaciones son distintas, quiza en un contexto tiene sentido que los hombres con sus pollas asistan a una manifestación feminista y se ponga en la cola de la mani, otras veces que no vayan (a mi modo de ver es solo una opcion más) o vayan travestidos, o vayan igual o vayan al principio del todo, gateando y sonriendo, con una correa dominada por una mujer con coño.... o que en una asamblea asistan hombres pero no hablen, o simplemente su polla sirva de perchero a la entrada... en cualquier caso es su decisión, si quieren consejo, lo pedirán.

    A mi me sobra el argumento de que una clase oprimida tiene toda la potestad de decidir como quiere liberarse. Vamos me parece intuitivo. Y creo que para quien acepte este argumento, la discusión ya no tiene mucho sentido. No creo que esto sea una cuestión de táctica o técnica organizativa, ni siquiera a nivel conceptual. Lo físico repercute en la actitud, porque una niña no es tratada de la misma manera que un niño. Y su actitud se desarrollara en base a sus experiencias.

    Pero si quiero resaltar una cosa, yo voy a decir lo que me salga de mis orificios... y creo que todxs deberíamos hacerlo, en el momento en el que no pueda decir algo que quiero decir... malo. Pero claro, esto solo si va unido con una posición y un tono en el que reconozcamos, por mucho que hayamos leido, nuestra ignorancia sobre como se siente la mujer oprimida en sus carnes (porque no hemos vivido esa vida) y por tanto nuestra falta de legitimidad a la hora de decir como debería organizarse esa lucha; y nuestra contribución, aunque sea inconsciente (cosa que no hace del problema menos grave), como sujetos hombres a la opresión de la mujer. Tenemos que cercenarnos la polla y penetrarnos con ella y veremos otras partes del mundo.

    Como ya he dicho tengo polla, pero soy capaz de sentir mi coño... igual esto a más de unx le suena a gilipollez... a mi me la suda, tanto mi polla física, como mi coño imaginario... Creo firmemente que hay ciertas barreras propias que los hombres debemos derribar... y quiza tambien tenga sentido en algún momento, hacerlo de manera no-mixta, no lo sé... barreras que se erigieron en nuestra niñez y a saber hasta donde se ramifican... somos responsables de cortar nuestras cadenas. No voy a esperar a que venga una mujer y me diga lo que tengo que hacer o no para no ofenderla... es responsabilidad mía empatizar y esforzarme para que no tenga que decírmelo, no tiene que decírmelo! La cagaré, sí claro, así es como se aprende. Tampoco tenemos que tener un miedo constante porque cualquier cosa que vayamos a decir vaya a ofender a alguien. Hombres con poya: haced vuestros deberes, observad, empatizad, estudiad, hablad, follad, luchad... si es que queréis, comeros una seta para saliros más fácilmente de vuestro contexto... pero no esperéis, ni dejéis (salvo que hayáis pedido ayuda) que nadie lo haga por vosotros.

    Y por favor, que no se vea esto ultimo como un centrar la atención en que los hombres tambien tienen lo suyo y pobrecitos ellos, no no, mi mensaje a las mujeres (hacerme caso ee!! jaja) lo mismo: a vuestra puta bola, hacer lo que queráis vosotras y lo que tengáis que hacer pero no esperéis nada de nadie ni dejéis que nadie os diga como hacerlo, ni lo haga por vosotras... coger al toro por los cuernos, cercenarle el falo y usarlo de pajita para beber limonada.

    Jajaja, hacer esto: no hagásis lo que os dicen, pero esto es dicho, asi que... pum!.

    Ah, y a todxs: a abrir el ano que es muy sano!

    • Anatema says:

      Que has refundado el anarcocapitalismo primitivista y la coprofagia subvencionada, ése logro te lo doy. Si supieras la diferencia entre moral o ética, sujeto o individuo, se podría tener una conversación contigo sin tener que lanzarte cacahuetes y apuntar hacia dónde vas sin empezar a hablar de penes dentro de chochos dentro de penes como un silogismo cíclico y ambiguo. Piensa que mientras tú te construyes un ego y un sofismo deambulando entre blogs aquí hay gente trabajando en artículos y que contribuye a la tarea de difusión. En jerga EEUU tenéis un nombre, wikihaters, y os suele pagar compañías privadas o fuerzas policiales o de espionaje para boicotear movimientos alternativos. Deja de soltar mierda, píllate un imán de nevera de Mao o aplica tu 'profundo desarrollo individualista' al bien común de los explotados, ya como tú veas, Pero deja de disparar "pollas" al aire como si no tuvieras vida.

      • kl0z says:

        Pues igual si que soy un hater en cierto sentido, entiendo que tu lo dices en el sentido peyorativo claro. Lo de "anarcocapitalismo primitivista y coprofagia subvencionada" y "profundo desarrollo individualista" no lo entiendo monstruo. No veo que se siga de nada de lo que he dicho... tu que tanto le das a la difusion igual me puedes explicar de donde lo has sacado... solo pongo encima de la mesa que dado que hombres y mujeres vivimos las experiencias desde posiciones muy distintas (y mas en el aspecto que estamos tratando), tiene sentido que lxs integrantes de cada grupo se sientan más agusto en la lucha rodeadxs de quienes han sufrido una realidad más parecida... para mi la lucha es la misma, es feminismo, pero aplicado al hombre: si el que pone las cadenas, lo hace inconscientemente y, no quiere hacerlo, tendrá que procurar darse cuenta de como cuando y donde pone esas cadenas y como quitarlas. (Me estoy refiriendo al origen psicologico de esta opresión).

        Ahora bien, desde mi punto de vista, estos grupos podrían llegar a beneficiarse mucho de la participación de todxs, eso sería en una situación ideal claro, pero la situacion real es muy distinta. Ni todos los hombres estan preparados para compartir esa experiencia ni todas las mujeres estan dispuestas a aguantarnos más. Supongo que muchas veces no les merece la pena (a las mujeres) tener a hombres participando en su parte de la lucha. Principalmente por estar luchando dia tras dia contra algo y luego darte cuenta de que el que tienes al lado, que ha estado compartiendo la lucha contigo y que se supone que es el tipo de hombre con el que podrás convivir en un futuro, reproduce esos comportamientos. Eso mata a cualquiera, hace perder la esperanza, es desolador. En el ejemplo de los migrantes, imaginemos que tu les estas apoyando y derepente te da por llamarles negros de mierda... El ejemplo es malo ya que actualmente el racismo no esta ya tan metido en nuestras cabezas como todavia sigue el machismo.

        Eso, se puede ver como una medida de higiene mental.

        Oye y se un poco mas prudente monstruo, que te me has exaltado mogollon. Entiendo que te de pereza cortarte la polla pero siempre puedes pedir ayuda.

        • kl0z says:

          *La separacion en grupos no-mixtos se puede ver como una medida de higiene mental.

        • janusz says:

          Una cuestión que me planteo: ¿se puede luchar contra el machismo sin luchar simultáneamente contra el capitalismo? Si la respuesta es negativa, me pregunto si cualquier método de lucha feminista resulta después de todo muy efectivo.

          • El patriarcado antecede al capitalismo. Pero éste último no se comporta de forma "racional" en última instancia (digan lo que digan lxs liberales). Si fuera completamente racional no haría distinciones de género o etnia. Hay un libro muy interesante a este respecto: "Race and State in Capitalist Development", de Stanley B. Greenberg. En él el autor analiza los casos de Sudáfrica y Alabama. Una lógica parecida a la del libro se podría usar para el caso de género (con reservas y matices, claro).

  5. Simplemente me pasaba por este debate para decir que, si tardo en dar una réplica a esta otra réplica, es por falta de tiempo en mi trabajo. He leído los comentarios tanto aquí como en el otro texto, y agradezco que se haya iniciado un debate intenso en el cual varias personas han dedicado su tiempo en la escritura de comentarios elaborados y de calidad (no los típicos comentarios que unx encuentra por doquier en Internet).

  6. Lusbert says:

    Si bien el patriarcado fue anterior al capitalismo, la transición del feudalismo al capitalismo no fue suficiente con la privatización de las tierras y la acumulación del trabajo. En la Edad Media, las mujeres de clases bajas tenían cierto poder sobre sí mismas y jugaron un papel importante en las revueltas campesinas de aquellas épocas. Fue con la caza de brujas para destruir el poder de las mujeres y la división sexual del trabajo, traducido en el no reconocimiento del trabajo reproductivo de la mujer de las fuerzas productivas, y la implantación de la familia nuclear lo que permitió la acumulación de capital en mayores cantidades.

    También es interesante la lectura de "Calibán y la bruja" de Silvia Federici, libro que me estoy leyendo.

Responder a kl0z Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top ↑
  • Opinión

  • Comentarios recientes

  • Redes sociales

    Recibe todas las novedades en nuestro canal de Telegram:

  • Un vistazo a la hemeroteca