Artículos

Publicado el 1 de Mayo de 2017 por Dikastis

4

Reavivar la llama del sindicalismo de clase: Ahora o nunca

En medio del crisol de organizaciones de todo tipo que afloran el día de la conmemoración por antonomasia de la clase obrera, el 1 de Mayo, viene al pelo analizar la situación del sindicalismo y las causas que lo han llevado a la actual desconexión con los y las trabajadoras.

Históricamente, el sindicalismo ha sido una de las corrientes que más en comunión ha estado con la clase obrera en el seno de sus problemas: el entorno laboral. A su vez, gracias a la lucha que ha surgido de este movimiento generalista (podríamos desgranarlo en función de sus matices, pero nos llevaría otro artículo), se han logrado cuantiosos triunfos para dicha clase, materializados en forma de derechos laborales; ahora básicos y esenciales, aunque antaño parecieran quiméricos y/o largoplacistas.

Sin duda, es innegable el papel de las organizaciones sindicales en tales luchas y victorias. Especialmente en épocas en donde la represión contra la movilización obrera estaba a la orden del día.

Inevitablemente me surge una serie de preguntas que iré respondiendo a lo largo del artículo.

¿ES QUE YA NO HACE FALTA EL SINDICALISMO?

Vivimos una época gloriosa para la paz social, adentrados en la entelequia de la clase media. Ahora ya no somos obreros luchando contra malvados explotadores, sino trabajadores con pretensiones de alcanzar una cierta estabilidad en nuestros puestos de trabajo mientras vivimos en un limbo de insana incertidumbre. Tampoco somos aquellos individuos fabriles, miembros de una cadena de producción fordista, que se pasan doce horas realizando la misma tarea de forma mecánica, sino sujetos hiperespecializados en tareas concretas trabajando en alguna empresa de cara amable en donde se valora tu magnífica “proactividad” y tu buena “gestión de las complicaciones”.

Antaño no había más derechos de los que imponía el propietario de la fábrica, actualmente nos venden la imagen del sacrificio por la empresa como algo necesario y unitario, buenrollista diríase. En una forma burda de menoscabar los derechos laborales de los que ahora nos beneficiamos, la apelación al sacrificio y al “todo por la empresa” (discurso similar al del patriotismo fascista con su “todo por la patria”), quien no sea capaz de someterse a tales designios, que se considere un paria y un mal ciudadano, que alguien ya estará dispuesto a hacer su mismo trabajo bajo esas condiciones.

Las malas prácticas empresariales no han cedido, llevan ahí desde que la sociedad es sociedad. Pero al igual que han ido variando en función de las distintas etapas históricas, esta vez se han metamorfoseado y adaptado a la vida contemporánea.  Por lo tanto, se puede concluir que el sindicalismo es igual de necesario ahora que en el siglo pasado, pero que su discurso, tiene que estar en consonancia con los problemas actuales, alejados de la mirada dogmática y arcaica que a veces profesan.

SITUACIÓN DEL SINDICALISMO

No hay duda de que el discurso justificador de la explotación modernizada vociferado desde las clases dominantes ha calado en la mentalidad popular.
Es habitual escuchar o leer comentarios de compañeros y compañeras de clase trabajadora cargados de bilis contra los taxistas “que monopolizan el sector”, los “privilegiados” estibadores “que sólo cargan cajas en barcos”, los “subvencionados y prejubilados” mineros, los médicos “que cobran más que nadie” o los profesores “que tienen muchas vacaciones”. La cultura del sacrificio lleva unos años asentándose entre nosotros y su alternativa es un discurso victimista y anticuado, por parte del sindicalismo partidista, que se consume en sus propio incendio mientras empresarios, políticos y medios, avivan las ascuas con su propaganda anti-sindical.

Bajo este paradigma, no es sorprendente que la afiliación de los dos sindicatos mayoritarios del estado español (CCOO y UGT) haya bajado en sus cuatro últimos años un 21%, pese a suceder en un contexto de inestabilidad política y económica y con una clase obrera azotada por cuantiosos recortes y dos reformas laborales abrumadoras.

Esto no sería un problema grave si se tradujese en un aumento sustancial en la afiliación del sindicalismo alternativo o de clase, pero muy al contrario, la mayoría abandona con resignación la militancia sindical.

La tasa de afiliación de España es aproximadamente del 16%. De las más bajas de la UE.

MOTIVOS DE LA BAJA AFILIACIÓN: LA FALTA DE CONCIENCIA DE CLASE, DESCONFIANZA Y ALTERNATIVAS POCO VISIBLES

A raíz de todo lo analizado, es bastante previsible saber por dónde van los tiros de la pésima situación del sindicalismo en España.

Por un lado tenemos la baja credibilidad de estas organizaciones, ocasionada por la propia actitud de los grandes sindicatos estatales: sumidos en tramas de corrupción, afinidad y dependencia de distintos partidos políticos, falta de representatividad y acción visible, abandono hacia los desempleados, la extrema burocratización, las subvenciones públicas, las figuras poco representativas del comité de empresa y el delegado sindical…

Por otro, a pesar de la cantidad de bazas que muestra el sindicalismo estatista, las alternativas sindicales de clase no acaban de ser una fuerza de choque suficientemente potente. Muy a menudo por su falta de visibilización, su anclaje a una jerga y unas praxis arcaicas y poco adecuadas para la sociedad actual y sobretodo, por la cantidad de luchas intestinas que rompen con cualquier ápice de unidad, enfrentando y atomizando (más si cabe) a obreros conscientes, fomentando así el descontento general y fomentando el prejuicio anti-sindical.

Por último, todo esto no se puede entender sin un contexto un poco más social; es decir, la realidad material en la que vivimos.

La mentalidad posmoderna fomenta la representación del individuo contra el mundo. La referencia para un obrero o un estudiante ya no es una turba de obreros enfadados exigiendo derechos a cualquier precio, sino la figura del emprendedor. De aquél personaje “hecho a sí mismo” y fuera de todo contexto que ha sido capaz de, mediante esfuerzo y dedicación, superar la lucha de clases llegando a formar parte de la clase dominante en vez de acabando con las clases en sí.

Esta mentalidad, de notable influencia visible en la actualidad, fomenta la alienación del trabajador respecto a su clase y le acerca a la aceptación de las normas sociales convenidas por el aparato de dominación. Es decir, las clases populares acaban sintiendo como suyos los intereses de las clases dominantes aunque supongan una contrariedad con sus intereses propios.

ALTERNATIVAS: LO QUE TODAVÍA PODEMOS HACER

En este clima de pesimismo y llanto, abogo por aportar algunas soluciones que pueden ayudar al sindicalismo a encontrar la luz al final del túnel en el que se halla sumido.

Para los sindicatos de clase

– Aprovechar la tesitura de descontento generalizado con los sindicatos estatales para deslegitimarlos y postularse como alternativa viable.

– Aumentar la presencia en conflictos no exclusivamente laborales, sino también fomentar el activismo y la interrelación con colectivos políticos no estrictamente laboralistas (ej. Can Vies, desahucios, Rodea el Congreso…)

– Mayor y mejor presencia en Internet. Fortalecer el contenido a recursos online y la comunicación a través de redes sociales, aprovechando la ventaja que nos brinda la descentralizada red, como contramedida hacia los medios generalistas.

– Abandonar el discurso anticuado, regenerándolo y adaptándolo a las necesidades actuales. Aunque las opresiones no sean distintas, la forma de oprimir si lo es y por lo tanto, hay que responder con alternativas dialécticas a la altura.

– Anteponer la unidad de los trabajadores a los problemas internos e interorganizacionales, como forma de evitar la tan perjuiciosa ruptura de la clase obrera.

Para los trabajadores sindicados

– Fomentar la afiliación en el entorno laboral y la participación de todos los trabajadores, argumentando sobre la necesidad de hacerlo.

– Mediar en los conflictos que se produzcan en el entorno laboral y fomentar la convivencia entre trabajadores, pese a ser de ramas distintas.

– Conocer las necesidades y ser consciente de la situación de los compañeros y las compañeras del entorno laboral.

Para los trabajadores no sindicados

– Buscar activamente alternativas sindicales que se adecúen a nuestra forma de actuación y a la rama profesional.

– Afiliarse en un sindicato que responda a las expectativas y por supuesto, militar en medida de lo posible, ya que sin acción no hay consecuencia positiva.

Tags: , , , , ,


Acerca del autor

Dikastis

Comunista libertario y anarcosindicalista. Divulgador y lector a partes iguales. Odio los personalismos y las presentaciones.



4 Respuestas para Reavivar la llama del sindicalismo de clase: Ahora o nunca

  1. Lusbert Lusbert says:

    Bon article, Sergi!

    Ahora unas cuestiones. ¿Se sabe por qué Finlandia y Dinamarca posee esa tasa de afiliación sindical y qué centrales sindicales son? ¿Y Francia tan baja afiliación sindical pero luego esas luchas potentes el pasado verano?

    Luego, respecto a las propuestas añadiría:

    -Para deslegitimar a los sindicatos amarillos tenemos que dar cobertura en aquellos sectores abandonados por esos sindicatos.

    -Sobre la presencia en Internet, creo que es más adecuado un cambio en las estrategias comunicativas. Por ejemplo, me gusta la línea gráfica de CNT y CGT tendría que renovar esa estética que parece muy identitaria y de los '90. Además, habría que ver cómo salir en los mass media, ya que Internet tiene un público en su mayoría joven.

    • Dikastis Dikastis says:

      Hola Lusbert, gracias!

      En los países nórdicos no existe la figura del "free-rider", es decir; aquél que pese a no estar sindicado ni participar en las luchas sindicales, si que se beneficia de las mejoras en las condiciones laborales. Allí, para poder aprovecharte de todo aquello conseguido por presión sindical, debes estar afiliado.

      En el caso de Francia no tengo una correlación directa. Una hipótesis podría ser que la reforma laboral francesa afectaba, en gran medida, en forma de reconversión, a industrias muy unitarias como astilleros, centrales térmicas y nucleares y otros colectivos con elevada conciencia de clase. En este caso, los sindicatos si que escucharon las peticiones de huelga general de la clase obrera francesa y aún no estando afiliados a estos, hubo sinergía entre trabajadores de diferentes sectores y sindicatos.
      Desconozco si en la actualidad ha aumentado la afiliación, cosa muy probable, pero no hay datos.

      En cuanto a las propuestas, estoy muy de acuerdo. En el caso de la línea gráfica de CNT, cuando los que la llevan son los compañeros de Artes Gráficas de Madrid, se nota muchísimo la profesionalidad y la calidad de los diseños.

      Un saludo!

  2. Obed Santos says:

    Un analisis muy interesante el que haces, Dikastis coincido en lo general, aunque echo en falta algunas cuestiones, por ejemplo el papel de los mass media en la perdida de la conciencia de clase y la falta de lineas estratégicas en el sindicalismo revolucionario, para pasar del conflicto sindical (que es obviamente necesario) al conflicto social.No solo intervenir, como hacemos muchos en todos los movimientos sociales en los que tenemos capacidad de intervenir.

    Con esto no quiero decir que cometamos el mismo error que cometio el PCE de intentar coptar y parasitar los movimientos sociales, error que han estado cometiendo hasta no hace mucho y que levanta las suspicacias de los mismos o simplemente acaba rompiendolos y acabando con ellos.Es cierto que se habla de colaborar y participar, pero quizas tengamos que dar un paso más.

    Además considero imprescindible un congreso conjunto de las organizaciones libertarias, para abrir el camino de una estrategía conjunta al menos, de abordar la situación actual. El capital esta ganando la partida y o aunamos esfuerzos y estrategias o no seremos capaces de pararlo y las consecuencias se estan viendo ya en la calidad del trabajo y precariedad existente.

    En cuanto al material gráfico, coincido plenamente en alabar el trabajo de los compañeros de gráficas. Y en este sentido alabar también la labor de los compañeros de CGT informática en la gestión de las redes sociales. Es fundamental estar al día en todos estos aspectos y algunos más.

    Salud y perdón por la premura en la respuesta y la falta de estructuración pero me falta tiempo para responder más adecuadamente

    • Dikastis Dikastis says:

      Hola Obed, gracias por leerlo y comentar.

      Te contesto por párrafos.

      He preferido omitir el tema de los mass media, de la represión estatal y demás porque son situaciones que no podemos evitar y que pertenecen a la crítica, más que a la autocrítica que pretendo llevar a cabo. No tenemos posibilidad de cambiar tal situación, conocemos muy bien el desprestigio que nos profesan y lo seguirán haciendo como lacayos de la clase dominante que son. En cambio, lo que explico a lo largo del artículo, si son actitudes que podemos cambiar, a las cuales podría muy bien sumar la que tu comentas: la falta de líneas estratégicas.

      Exactamente, no se trata de absorber la protesta, se trata de apoyar y secundar movimientos que en muchos casos, ya se están dando, y que afectan a la clase obrera fuera del entorno laboral propiamente dicho. Por ejemplo PAH, asambleas vecinales, colectivos antirrepresivos y un largo etcétera. En donde no haya estructura, también estaría genial plantear crearla, pero como es obvio, en muchos casos falta afiliciación. Cada uno en su medida debe poder aportar.

      Sobre lo que comentas en el tercer párrafo, estoy de acuerdo. Ya bastante daño hizo el caso Scala en su momento, con la consiguiente escisión de la CNT y la creación de la CGT, con las desfederaciones de los años 90 y principio de siglo, etc. o ahora recientemente los problemas con la AIT.
      Aunque a menudo los métodos difieran, habría que abogar por todas las partes (CGT, CNT, Soli, etc.) por apoyarse en medida de lo posible, como se ha visto en los últimos días con la huelga de Metro de Barcelona, en donde CNT y CGT se apoyaban.
      Ojalá volvamos a confluir y a anteponer las prioridades de la clase obrera al purismo.

      La CGT de informática está dando un grandísimo ejemplo de como hacer uso de las redes sociales, así como la CNT de Artes Gráficas en cartelería. Desde luego hay que fomentar esa línea y marcar tendencia en el resto de ramas y afiliaciones.

      Un saludo. De nuevo, gracias por comentar y por leernos!
      Siento haber tardado en responder ;)!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 2 =

Ir arriba ↑