Opinión

Publicado el 24 de febrero de 2015 por Lusbert

10

Software libre en la era de los ordenadores

Cuando hablamos de software libre no solo nos referimos a programas gratuitos, sino también a todo aquel software desarrollado por una comunidad que se publica bajo una licencia libre. Dentro del software libre, lo que se nos vendría a la cabeza sería Linux. Y os preguntaréis, ¿qué tiene que ver todo esto en un espacio que no está dedicado a la tecnología? Pues se da el caso que en los países capitalistas avanzados, el ordenador está tan presente en nuestras vidas como la caja de herramientas de toda la vida que guardamos en el trastero. El ordenador se ha convertido también en un electrodoméstico tradicional como la lavadora o el frigorífico, el cual utilizamos como fuente para consultar la información, realizar documentos, navegar por Internet, descargar, escuchar y compartir música, etc.. Y como siempre, viene bien que conozcamos un poco mejor las herramientas que usamos para poderlas aprovechar mucho mejor. Antes de hablar de Linux, haré un breve repaso sobre Windows, el sistema operativo que nos viene por defecto impuesto en cada ordenador que compramos en la tienda (de hecho, pagas por el sistema operativo y sus complementos como el Office, importe que va incluido en el precio del ordenador). Sin embargo, Windows está pensado para que cualquiera lo pudiera usar, teniendo sus asistentes e interfaces gráficas para todo. Entonces, ¿qué problema hay? Aunque con Windows podamos realizar muchas tareas de las mencionadas anteriormente, posee varios inconvenientes a destacar;

—Al ser software privativo, solo ceden su licencia de uso previo pago de la misma, y además tiene muchas restricciones, como el no poder modificar partes del sistema operativo ni sus características y que dicho sistema no es tuyo, sino que sigue siendo propiedad del fabricante (Windows de Microsoft, MAC OS X de Apple).

—No es un sistema operativo seguro, a no ser que le instales un buen antivirus, también de pago. Aun así, algunas fuentes señalan que la NSA puede espiarnos a través del sistema operativo Windows sin que ningún anti-spyware lo detecte.

—Presenta problemas de rendimiento con el paso del tiempo y requiere de programas de limpieza para borrar la basura que acumula. Además, los cuelgues y la inestabilidad del sistema también están a la orden del día, así como la necesidad de formatear el sistema cada cierto tiempo.

—Otra importante pega de Windows es que viene con obsolescencia programada y deja de servir para ‘revivir’ equipos antiguos.

 ¿Y qué podríamos decir de Linux? Pues Linux es en realidad un núcleo de sistema operativo (kernel) a partir del cual se construyen las llamadas distros, que son sistemas operativos completos con sus características. El kernel de Linux fue desarrollado por Linus Torvalds y actualmente es mantenido por una comunidad alrededor del mundo. La principal diferencia con Windows es que Linux es software libre y cada distro es desarrollada por una comunidad de desarrolladores, programadores y demás. Richard Stallman sería quien inicie el movimiento por el software libre y desarrolle las licencias GPL, las cuales permiten la libertad para copiar, ver y modificar su código y distribuir los programas libremente. ¿Qué tendrá que ver esto a nivel de usuaria? La cuestión por la que recomiendo el uso de software libre en vez del privativo no es por cuestión de coherencia ideológica (que también, pero no es la principal), sino por su funcionalidad y por promocionar el uso de alternativas libres igualmente funcionales que el privativo. Con Linux disfrutaremos de las ventajas de ser gratuito —aunque tendremos la opción de donar y apoyar proyectos de software libre—, permiten más margen para configurar las aplicaciones y la libertad para poder escoger los programas que mejor se adapten a nuestras necesidades, así como la apariencia del entorno gráfico. Y para usarias más avanzadas, poder tener mayor control sobre su sistema y su equipo. A estas ventajas podemos destacar los siguientes:

—Sus distribuciones, excepto algunas orientadas a empresas, son gratuitas, las cuales se pueden descargar sus imágenes en bruto y a partir de ellas crear un CD, USB o DVD arrancable para instalarlo en el eauipo.

—Ofrece un buen rendimiento, robusted, flexibilidad y mejor aprovechamiento de los recursos en cualquier tipo de hardware, aunque para ello tendremos que escoger la distro adecuada a sus especificaciones de hardware. Con el tiempo, Linux no acumulará basura, por lo que no necesitaremos programas de limpieza ni tener que formatear, puesto que el sistema se sigue manteniendo estable por mucho tiempo que pase.

—A pesar de que con la popularización de distros como Ubuntu o Linux Mint hayan hecho que comenzaran a programar virus para Linux, estos sistemas operativos siguen siendo mucho más seguros que Windows, aunque algunas recomiendan instalar algún antivirus (obviamente software libre) en Linux.

—Carece de obsolescencia programada, lo que hace que con el tiempo se pueda seguir usando sin problemas de cuelgues ni comiencen a salir errores críticos del sistema. Además, gracias a Linux podemos revivir equipos antiguos y hacerlos usables otra vez sin tener que comprar nuevos ordenadores.

El problema de Linux es que requiere ciertos conocimientos, pero esto realmente no es una pega cuando aprendemos, y veremos que es más una ventaja que un inconveniente. Si te ha convencido o tienes curiosidad, ¿qué distribuciones escoger? Recomendaré algunas que son más fáciles de instalar y tienen un entorno gráfico agradable. Actualmente, Linux está mejorando mucho y cada vez más gente ve alternativas en ello. He aquí una pequeña lista: ElementaryOS, Ubuntu, Linux Mint, Manjaro Linux, Antergos… y para quienes quieran aventurarse con algo más configurable y avanzado, podéis probar Arch Linux. Además de esto, también estaría bien nombrar algunas alternativas libres al software privativo:

  • Multimedia: VLC (reproductor audio y vídeo), brasero (gravadora de CD/DVD), Open Shot (editor de vídeos)…
  • Suite ofimática (procesador de textos, hojas de cálculo, power point…): LibreOffice.
  • Edición de imágenes: GIMP, Inkscape, blender (editor de gráficos en 3D)
  • Navegadores: Icecat, Firefox, Chromium…
  • Mensajería: Pidgin, Thunderbird…

En caso de que querramos correr un programa de Windows en Linux, usaríamos Wine para ejecutarlo.

Por último, aunque me gustaría dedicar más entradas sobre el proceso de instalación de una distro Linux, lamentablemente, este no es un espacio para cuestiones meramente técnicas. De todos modos, en la red existen muchos tutoriales sobre los cuales apoyarse. Dedico esta entrada a Linux porque pienso que sería interesante que en la era de la tecnología sepamos qué estamos usando y qué alternativas hay, además de aprovechar las herramientas que existen, funcionan bien, son gratuiras, seguras, ofrecen buenas prestaciones y están a nuestra disposición.

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , , , , , ,


Acerca del autor

Lusbert

Anarquista social y de la rama comunista libertaria solo en cuanto a pensamiento político. Por lo demás, soy una persona normal. Aportando mi pluma como un diminuto grano de arena a que el anarquismo sea una alternativa política real y transformadora. Deconstruyendo mis privilegios de hombre. ¡Luchar, crear, poder popular!



10 Respuestas para Software libre en la era de los ordenadores

  1. Liberty Cravan Liberty Cravan says:

    La filosofía del Software Libre tiene mucho que ver con los comunes. La concepción de que las ideas son parte de una comunidad aunque se expresen en un individuo es muy libertaria. El individuo ha tenido la oportunidad de concebir y desarrollar sus ideas gracias a una herencia cultural y un soporte material de la sociedad en la que vive. El desarrollo de esa idea debería, por tanto, beneficiar a la toda sociedad (y no únicamente al individuo a costa de esta, como ocurre con la concepción mercantilista y privatizadora). Bajo esa filosofía no veríamos a personas muriendo de enfermedades curables, cuyo medicamento está registrado por una farmacéutica que prima sus propios beneficios. Ni existirían las biopatentes.

  2. Ares says:

    En primer lugar, me encanta que se trate el tema del software libre en estos espacios. Sin embargo, el texto tiene un par de errores que me gustaría comentar:
    1. En primer lugar, estoy en desacuerdo en que el software libre sea complejo. Instalarlo es más fácil que instalar windows, y usarlo no tiene diferencia real de complejidad en el caso de las distros más conocidas.
    2. En segundo lugar, es un error generalizado pensar que Linux es software libre, porque no lo es. Las últimas versiones incluyen controladores de Intel o NVIDIA que son privativos (hay solución, como siempre: la comunidad quita estas partes de Linux y han sacado LinuxLibre).
    3. En tercer y último lugar, Linux es un núcleo, como bien dices, pero nunca comentas que el sistema operativo completo es GNU/Linux. Esto me parece muy importante porque, al contrario que Linux, GNU si que apuesta por el software libre que se está defendiendo aquí.

    Pese a estos errorcillos que están tan generalizados, enhorabuena por el artículo.

  3. Muy buen artículo. Una reflexión. Mencionas Ubuntu, Linux Mint, etcétera... Ya sabes mi opinión sobre estas distros: están matando el "espirítu originario" de todo el tema. Ya no solamente es cuestión de usar o no software libre, para mí lo más importante es la motivación personal que existe tras ello. Es decir, en vez de usar una herramienta que te dan ya diseñada y pre-configurada para hacer tales cosas, lo interesante es aprender el "cómo funciona" y el "para qué se puede usar."

    Microsoft y Apple eliminan esta "curiosidad creativa." Ubuntu (y por extensión Linux Mint) por ejemplo, hace lo mismo. Sí, usar Arch es más difícil que usar Ubuntu. Tienes que echar meses y meses de lectura en foros y wikis hasta que empiezas a entender, pero una vez que lo haces habrás ganado algo que no tiene valor: la profunda compresión de cómo funciona aquella herramienta que estás usando. Es entonces cuando se abren mil puertas para ti.

    Me podrán decir que lo mismo puedes hacer con Ubuntu (o Mint), pero el "espíritu" es muy distinto, y según veo yo en mi entorno la gente que empezó con Ubuntu o similares se quedó ahí tan contenta. Cada cual a lo suyo, pero siento que todo esto de la "popularización" de Linux está acabando con el espíritu DIY que tanto aporta al individuo con ansias de conocimiento y libertad.

    • Lusbert Lusbert says:

      Buenas. Creo que también la cuestión de la visibilidad es importante para no vernos siempre en la marginalidad. Gracias a Ubuntu, más gente conoció Linux y eso da posibilidades de investigar e indagar más sobre GNU/Linux. Además, ten en cuenta que la gran mayoría de la gente no sabe instalar un sistema operativo, y menos por la línea de comandos. No saben qué es particionar el disco, un sistema de archivos, y hasta quienes no saben qué es un sistema operativo.. En este caso, pongo Ubuntu y Linux Mint para que quienes quieran conocer alternativas a los sistemas privativos, puedan adaptarse más fácilmente. Luego ya es cuestión de que si quieren aspirar más o menos... No podemos pretender que la gente diese un salto enorme desde 0 a conocer un montón de cosas... Sí, que también es cuestión de mirar wikis y tutoriales, pero mientras se aprende, mejor estar en ubuntu que en Windows, digo yo...

      No creas que todas se quedan con ubuntu y se quedan tan pancho. En mi caso, empecé con Ubuntu y pasé por otras distros basadas en él, y acabé instalando Arch Linux, sí, el original por consola.

      • Totalmente de acuerdo con que Ubuntu "acercó" Linux a mucha gente. Pero sigo con lo mismo: su diseño, su "filosofía", fomenta la misma esclavitud tecnológica de otras grandes empresas como Microsoft o Apple. Entre Windows y Ubuntu claro que me quedo con éste último, pero no tengo muchas esperanzas de que la persona (media) que migra de Windows a Ubuntu se ponga a aprender más allá de hacer "click", precisamente porque Ubuntu o Mint funcionan bien tal como se distribuyen.

        No creo que la cuestión vaya de distros. Creo que es algo más profundo (y endémico) en nuestras sociedades. ¿Para qué aprender algo cuando el "producto" que nos dan nos facilita todas las tareas sin necesitar saber qué estamos haciendo? Algo intermedio podría funcionar mejor que Ubuntu y/o Mint: una distro que se instale fácilmente con una GUI intuitiva, pero que después requiera usar el cerebro un poquito más para "customizarla." ¿Qué opinas?

        • Lusbert Lusbert says:

          Ciertamente sí, sobre todo con Ubuntu y su entorno Unity, lo que hizo que mucha gente migrara hacia Mint u otras distros. Si hablas de la usuaria media, está claro que es así, porque vienen de Windows y todo se hace por GUI, pero si miramos hacia personas que estudian cosas relacionadas con la informática, aficionadas por el mundo del software libre, comunidades de hackers, administradoras de red y servidores, veremos que la cosa cambia... Por otro lado, también es cierto que hay gente que no puede dedicar todo el tiempo que quisieran para instalar y configurarse un sistema operativo a su medida, que sea agradable visualmente y sea plenamente funcional. He aquí que pienso que haya cierta necesidad de distros que faciliten el proceso de instalación y configuración.

          Sí, en eso último estoy de acuerdo. Sobre ello he pensado en Antergos, una distro basada en Arch que te da opción para instalar por línea de comandos o GUI y que puedas elegir entre diferentes entornos gráficos. Y claro, que por supuesto venga con lo necesario para funcionar y venga con un manual para que el o la usuaria configure el sistema.

  4. santi says:

    Habéis puesto Manjado Linux, y supongo que es Manjaro Linux, la basada en Arch...

  5. pezrobot says:

    No sé porqué el usuario final que quiere un sistema operativo para ofimática, navegar por internet y ver vídeos (el 99% de los usuarios de ordenadores) necesita tirarse meses y meses aprendiendo cómo se hace algo (dudo mucho que se llegue a aprender cómo funciona el sistema operativo por dentro) que se puede hacer fácilmente con una interfaz gráfica.
    El código es abierto, siempre habrá curiosos o personas con interés profesional que lo investiguen por dentro, denuncien sus carencias y propongan mejoras. El espíritu del código abierto no es para que lo practique todo el mundo, es para quienes sepan programar y controlen cierto tipo de programas, aunque sí que es beneficioso para todos los usuarios.
    ---------------------------------------------
    "Software libre en la era de los ordenadores",... bien, pero cada vez los ordenadores se llevan más en el bolsillo y sirven también para hacer llamadas telefónicas. El software libre está ausente de los móviles y tabletas.
    Podríamos pensar que va a ocurrir otra vez lo mismo, que saldrán primero aplicaciones y luego un sistema operativo libre,... Pero la industria ha copiado el modelo descentralizado de desarrollo y da un espacio para que se pueda programar y vender directamente el software desarrollado.
    Me da la impresión de que las plataformas Android e iOS atraen a programadores que en otro caso hubieran optado por el software libre y que me da la impresión de que está bastante paradito. Los programas un poco complejos que utilizo o me interesan: Gimp, Inkscape, Scribus,... incluso LibreOffice/OpenOffice parecen no limar los pequeños problemas que presentan, mucho menos evolucionar.
    ¿Qué pensáis?

  6. v says:

    Pienso que hace falta hardware libre

Ir arriba ↑