[Cortometraje] El empleo

2008 ‧ Cine dramático/Cortometraje ‧ 7 min

Un cortometraje argentino realizado mediante acuarelas que nos llama a reflexionar sobre lo absurdo de una vida dominada por el trabajo asalariado, donde productividad y alienación se dan la mano para transformar al ser humano en un autómata.

Fecha de estreno: julio de 2008
Director: Santiago Bou Grasso
Historia de: Patricio Plaza
Guion: Patricio Plaza
Productores: Santiago Bou Grasso, Patricio Plaza

[Documental] La revolución silenciosa

 

En Afrin, una zona rural norteña de la provincia de Alepo, Siria, los kurdos se preparan para celebrar el primer Newroz (el Año Nuevo kurdo que coincide con el equinoccio de primavera) sin la presencia del régimen de Bashar al-Assad. Sin embargo, este año esta fiesta, llena de carga identitaria, se ha vivido en un contexto especial: el país ya hace dos años que está en guerra y, además, la minoría kurda de Siria (que apuesta por la solución política en medio de la guerra siria) ha aprovechado esta inestabilidad para hacerse con el poder de sus territorios y reivindicar su identidad, reprimida desde hace casi cincuenta años.

Afrin es uno de los tres cantones en que los kurdos de Siria han organizado el territorio del kurdistán sirio, Rojava. Los otros dos cantones son Kobane y Cizire.

Finalmente los kurdos debieron entrar en guerra, tanto por la irrupción de ISIS como contra milicias yihadistas y milicias apoyadas por Turquía.

La revolución silenciosa / O. Gracià y D. Meseguer / 2013 / VOSE / Celofán Audiovisual

Treme: Huracanes, inundaciones, exilio, crimen, corrupción...

El huracán Katrina irrumpió en el día a día de Nueva Orleans y a punto estuvo de borrarla del mapa en 2005. Pero el efecto rebote devolvió la fama a esta ciudad del estado de Louisiana. En 2010, David Simon la escogió para mostrar en Treme otra cara de la catástrofe. Un huracán de música, de resistencia, de superación y de solidaridad... pero también de derrotas, problemas y desesperación.

Treme narra la vida de un puñado de habitantes de un barrio de Nueva Orleans que, tiempo después de que el huracán Katrina destruyese parte de la ciudad, tratan de seguir adelante. Encontramos así personajes humanos, que día a día intentan sobreponerse a las dificultades que la realidad les pone por delante. También personajes femeninos fuertes y complejos que no actúan aquí, como ocurre demasiadas veces, de meras comparsas: Jeanette, una chef que intenta reflotar su negocio y su casa. Ladonna, una mujer que lucha contra viento y marea por encontrar a su hermano, desaparecido en la tormenta de la burocracia carcelaria, manteniendo su autonomía. O Toni, una abogada infatigable que lo da todo para tratar de ayudar a su comunidad.

Todo esto nos lo cuenta Treme en pequeños tragos. En escenas cotidianas donde todo avanza sin que parezca ocurrir nada. Donde las actitudes preceden a los hechos como los gestos a las palabras, a veces sumándose, a veces sustituyéndose. Nos lo cuenta con las dosis justas de humor, de desesperación, de sarcasmo, de tristeza.

Y, por supuesto, nos lo cuenta atravesada de parte a parte por la música. Esa música que recorre las venas de todos sus personajes, las venas de Nueva Orleans. Desde los antros oscuros donde brillan los vientos del jazz hasta el rap en las radios, pasando por las bandas en los desfiles y los entierros. Y esa versión de "Shame, shame, shame", con un DJ Davis lanzado a la sátira política.

Porque otra cosa que no falta en Treme es la apología y la denuncia. Denuncia de la ineptitud del gobierno, auténtico responsable del desastre antes y después del Katrina. Antes por mantener, debido a la apropiación de fondos públicos, un sistema de diques obsoleto e inacabado, según lo describió un equipo de investigación independiente. Después por aprovecharse del desastre para lanzar una ofensiva contra los pobres de la ciudad, retrasando ayudas y manteniendo cerradas casas en perfecto estado en lugar de entregarlas para realojar a los vecinos de los barrios más afectados. Un intento de aburguesar (gentrificar) la ciudad, aunque New Orleans without poor peaple ain't new orleans.

Apología también de la solidaridad, la acción directa y la resistencia. Solidaridad para devolver sus instrumentos a quien los ha perdido; acción directa para poner las injusticias en el centro del tablero mediático aún a costa de uno mismo, resistencia para soportar que, incluso después del peor desastre, la vida aún pueda seguir entregando reveses.

En definitiva, Treme es una pequeña joya que nos regala David Simon, una más. Treme sigue también algunas líneas de esa gran serie que fue The Wire: la política como negocio, el mundo del periodismo, la acción represiva de la policía. Si algo se puede echar de menos es un mayor compromiso con una cuestión central: el reparto de poder en el estado de Louisiana y su marcado carácter racial. Pese a ello, más que recomendable esta carta de amor a la música, a Nueva Orleans, a la vida detrás del espectáculo, a la lucha.

[Recomendación] El hombre y la naturaleza

Nuestra cultura occidental, capitalista, es la cultura del crecimiento, del progreso y del desarrollo. En concreto, del crecimiento económico, del progreso tecnológico y del desarrollo ilimitado; muy alejado todo ello del crecimiento personal, el progreso social y el desarrollo del bienestar que nos prometía la economía. Nuestra cultura, entregada a la fe en la tecnología y el mercado olvida que somos dependientes de los ecosistemas.

Sin ser la denuncia más elaborada ni la reflexión más profunda, este video de apenas unos minutos muestra de manera amena algunas de las agresiones del ser humano contra el mundo y sus habitantes, incluidas las personas. Un relato de agresiones constantes sobre el territorio que nos lleva de manera inexorable al colapso ecológico.

Pero, si todos tenemos tan claro este proceso, ¿Por qué sigue adelante? Por dos obstáculos fundamentales, la inercia del capitalismo (base fundamental de la destrucción ecológica) y los intereses del poder, que basan sus crecientes beneficios en la explotación del medio y de las personas. La vida y el bienestar de todas las personas pasa por acabar con el capitalismo y los grupos beneficiados por este. Ese es el principal objetivo que debemos marcarnos: Construir una sociedad del bienestar en el marco de un socialismo libertario y ecológicamente sostenible.

Cortometraje: More

FICHA:

Duración: 6 min.

Año: 1998.

Director: Mark Osborne.

Sinopsis: En un mundo apático y fabril un trabajador de una cadena de montaje consigue crear un invento revolucionario...

Crítica: Si anteriormente se publicó en Regeneración el considerado mejor corto de la historia, es ahora, para que no decaiga la calidad de contenido y mensaje, cuando, en mi opinión, se hace más que necesario vislumbrar otro de los mejores cortometrajes jamás hechos.

La analogía entre el mundo del protagonista y el nuestro es obvia y nada sutil, sin embargo, a fuerza de un colorido, de un monocolorido mejor dicho, grisáceo y monótono; y a través de una música de fondo ('New Order') sencillamente extraordinaria, te consigue atrapar durante sus escasos 6 minutos produciéndote una espeluznante sensación que perdurará, a buen seguro, durante un tiempo en tu imaginario.

Fuente: Youtube.

 

 

 

Cortometraje: La isla de las flores

Ficha:

Duración: 13 min.

Año: 1989.

Director: Jorge Furtado.

Sinopsis: Considerado como una de las obras culmen del cine, en tanto cortometraje y documental; La isla de las flores es además una de las críticas satíricas más ingeniosas, crudas y brillantes al actual modo de vida, no ya de Brasil, sino de todo el globo: el capitalismo.

Crítica: La degradación humana está llegando, si no lo ha hecho ya, a sus límites teóricos y prácticos: los elementos fútiles, inertes y grises han adquirido mayor valor que lo vivo, que lo hermoso, que lo humano. Con momentos de juicio desternillantes, la cinta no se queda en la crítica banal, sistemática y panfletaria a la que, por desgracia, estamos acostumbrados los que rechazamos este modelo imperante; no, va mucho más allá, creando su propia cosmovisión narrativa sin caer en tópicos. A falta de espacio temporal -con sus escasos 13 min. no se puede decir mucho más- para desarrollar una amplia crítica sin desgajar parte de lo que se muestra en este fabuloso cortometraje, cabría decir por último, cómo no, que es de difusión y visionado ineludibles.

Fuente: Vimeo.

 

1 2