Anarca y Sumisa (II). Consenso y consentimiento.

Foto de Gemma Evans.

Puedes leer aquí la 1ª parte de la serie.


La Manada vs. La Realidad: ¿son situaciones tan distintas?

Volvamos a la lamentable historia de La Manada. La sentencia ha resonado con fuerza en gran parte de la sociedad debido a su injusticia y a que, quizá por primera vez, las mujeres en masa nos hemos empoderado para salir a la calle y gritar lo que ya sabíamos pero no decíamos: que algo diferente a un claro y contundente significa, simplemente, no*.

Tristemente, incluso cuando un no es articulado con claridad (tanto en el BDSM como en las relaciones vainilla), la voluntad de la persona puede ser atropellada –a esto nos referimos, en un contexto sexual, cuando hablamos de violación–. La gran lección que nos deja la respuesta ante agresiones como las de La Manada es que, en ocasiones, no negarse no significa inmediatamente sí. Es decir, que situaciones en las que la superviviente o la víctima no se defiende, no grita, no huye, no dice que no, son también, de facto, una violación. Quiero remarcar la importancia de esto para introducir un concepto, el de la date rape –violación durante una cita–, que suma un porcentaje muy alto de las agresiones sexuales. El término se refiere a las violaciones cometidas por una pareja, amigo, marido o conocido, y en EEUU supone el 78% del total**.

Por lo tanto, para hablar de consentimiento es necesario analizar cómo nos comunicamos y, sobre todo, cómo no nos comunicamos, pues es en este impasse de la duda o el silencio en el que las violaciones de los límites son más frecuentes.

Consentimiento explícito vs. consentimiento tácito.

En una entrada sobre la cultura del consentimiento (en inglés), Cliff Pervocracy escribe:

(…) forzar a la gente a que haga cosas forma parte de nuestra cultura, en general. Destierra esa mierda de tu vida. Si alguien no quiere ir a una fiesta, probar un plato nuevo, levantarse y bailar, o charlar durante la comida, está en su derecho [de no hacerlo]. Evita los “venga, anda”, y los “venga, sólo esta vez”, y los jueguecitos en los que obligas mediante bromas a alguien a participar [en algo que no quiere]. Acepta que no significa no –en cualquier situación.

Otro ejemplo, esta vez del mainstream más mainstream, acerca de la cultura de la no-comunicación y el no respeto a las necesidades de la otra persona: una reportera de Playground va entrevistando por la calle a hombres de todas las edades --y a alguna mujer-- sobre el sexo y el orgasmo. La respuesta media a la pregunta "y ella, ¿llega al orgasmo?" es "ni lo sé ni me importa" (o, alternativamente, "no lo puedo saber porque las mujeres fingen", o sea, "todo es culpa de las mujeres, una vez más").

La relación entre la cultura de la violación y la cultura de la no comunicación es bidireccional. No estamos educados para preguntar y, si preguntamos, no nos educan para respetar. La comunicación de los deseos no se enseña, y el consentimiento tácito, que es una práctica generalizada en la mayoría de interacciones sexuales, está basado en la normalización social de las mismas de acuerdo al patrón coitocéntrico que gira en torno al orgasmo masculino como punto final.

Quizá ayudaría, para comenzar a ponerle solución a esto, redefinir el consentimiento: pensar que va más allá de respetar una negativa, y enfocarlo desde la perspectiva de los privilegios, según la cual alguien en una situación de coerción no puede tomar una decisión plenamente voluntaria y consciente, dado que pesan muchas variables sobre su sí, quiero.

En un contexto como el BDSM, donde muchas veces las acciones pactadas acarrean dolor o incomodidad física, prima la necesidad de la comunicación clara y respetuosa. Dar por sentado el consentimiento puede llevar a malinterpretaciones con consecuencias graves, tanto físicas como psicológicas, por lo que la comunicación se establece como una parte fundamental de la relación desde un comienzo. Esto no significa que la escena kinkster esté exenta de dinámicas comunicativas nocivas; pero existe, por lo general, un interés muy marcado en el consentimiento, que tiene por resultado una defensa de la integridad de las personas y la denuncia de aquellos individuos que reiteradamente se niegan a respetar los límites marcados por sus compañeros. Es decir, que existe una comunidad local que vela, con más o menos éxito, por la seguridad y la ética de la práctica del BDSM.

La Lista de Límites: ¿realmente existe?

Usemos de nuevo ese boom editorial y cinematográfico que ha supuesto un aumento exponencial en la visibilización del (supuesto) BDSM: 50 Sombras de Grey y el resto de la saga***. Si no habéis leído la trilogía, no os lo recomiendo. Pero os cuento, para quien sea ajeno a la historia, que un multimillonario hecho a sí mismo se enamora perdidamente y a primera vista de una estudiante universitaria de último año. Además de acosarla, seguirla a todas partes y no permitirle ver a sus amigos sin que él esté presente, decidir por ella el método anticonceptivo que deberá usar, prohibirle la masturbación, e inundarla con regalos excesivos que ella no quiere y no puede reciprocar --una táctica de gaslighting y chantaje emocional en toda regla--, entre otras cosas, el tipo en cuestión le presenta una larga lista de actividades sexuales y kinks que ella debe aceptar o no.

Junto a cosas como el sexo anal, recibir latigazos, dejarse amordazar o el uso de pinzas en los pezones, aparecen las palabras mágicas: límite fuerte, límite débil, y no, en absoluto, de ninguna manera. Hasta aquí todo bien: las personas tenemos preferencias distintas, y si nos decidimos a mantener una relación sexual o de otro tipo con alguien lo más lógico es discutir qué y qué no nos gusta, qué nos apetece probar y qué está fuera de discusión. Lo que no es tan normal es pisotear las preferencias de alguien una vez que esta las ha expresado. Grey intenta convencer y revocar las decisiones de Ana en cada uno de los kinks que esta no quiere probar pero él sí. Esto es coacción, chantaje, y abuso. No BDSM.

La comunicación en torno a las preferencias sexuales o de juego de dos o más personas se articula siempre en base al consenso de todas las partes implicadas. Sin esto no puede existir el juego seguro. Recordemos los requerimientos para llegar a un consenso:

  1. Que todas las partes tengan un objetivo común.
  2. Que todas las partes quieran llegar al consenso.
  3. Que exista confianza y apertura entre las partes.
  4. Que las partes expresen sus deseos y necesidades, y que estos sean escuchados.
  5. Tiempo suficiente para hablar de los deseos y las necesidades de las partes implicadas.
  6. Un proceso definido para llegar a soluciones consensuadas.
  7. Participación activa de las partes implicadas.

Grey pasa como una apisonadora por encima de todos y cada uno de estos puntos: el objetivo no es común, sino el suyo propio; desde luego no quiere llegar al consenso, sino que la otra persona se atenga a sus normas; la confianza y la apertura desde luego no son su fuerte; las necesidades y deseos de la otra parte no están siendo escuchadas y consideradas con respeto; no le da a Anastasia el tiempo suficiente para reflexionar e impone límites; el proceso que se sigue para alcanzar el consenso es la firma sin cortapisas de un contrato redactado por él; y la participación activa no se valora, ya que él prefiere que Ana acepte y calle sin poner muchos problemas.

Nunca en mi vida me he encontrado con una persona dispuesta a relacionarse conmigo de esta forma. Espero que vosotras tampoco, sea en el BDSM o en cualquier otra relación. Y si lo habéis hecho, el consejo de hoy es: corred y no miréis atrás.

Negociaciones básicas.

No obstante, sí que existe una negociación inicial en el BDSM, especialmente si es tu primera experiencia con una persona. Se asume que existe un objetivo compartido --follar, pasárselo bien, recibir o dar dolor--, y las especificidades se consensúan de acuerdo a las necesidades y límites de las personas. --¿Quieres recibir dolor? +Sí, pero no con demasiada fuerza. --¿Está bien si utilizo una fusta? +No, no me gusta el dolor inflingido con instrumentos accesorios. --¿Sólo con las manos? + Sí, pero sólo con las palmas, no con los puños. --¿Podemos tener sexo mientras tanto? +No, cuando estoy sintiendo dolor no estoy en un estado emocional en el que quiera follar. --¡Perfecto!

Todo el mundo está contento, se ha hablado, los límites de la gente han sido escuchados y respetados, se han buscado soluciones comunes con las cuáles todo el mundo está cómodo, win-win, línea y bingo. Imaginémonos que por un momento todas nuestras interacciones fueran así; que no se asumiera que podemos abrazar o tocar el pelo a otra persona sin su consentimiento; que no insistiéramos para que otro nos acompañara a un festival o se bebiera otra copa más. Imaginémonos que un no significara siempre no, y que nada más que un sí, por favor significara sí.


*La polémica ha surgido, y con razón, en las redes sociales, cuando las violaciones sistemáticas denunciadas por un grupo de trabajadoras de la fresa no ha recibido tanta atención mediática ni la misma expresión de inconformismo y rabia social que el caso de La Manada; recibiendo críticas bastante acertadas sobre cómo afecta la racialización a este tipo de problemáticas y también cómo las respuestas de apoyo en Andalucía no han sido visibilizadas por el sector feminista mayoritario (o sea, urbano).

**No he encontrado estadísticas similares para el estado español o los países hispanohablantes, pero algo me dice que las cifras serían asombrosamente similares.

***Supuesto BDSM, porque nada en la relación de abuso psicológico entre los protagonistas tiene semejanza con un pacto voluntario y entusiasta entre dos personas.

Dinamización de asambleas y respeto mutuo

Esta es una propuesta de guía rápida y sencilla para dinamizar una asamblea que no sea demasiado numerosa, ya pueda ser en un barrio, una facultad, un grupo de consumo, un sindicato, etc. Las ideas aquí recogidas se pueden adaptar según las necesidades de los grupos, desarrollar o perfeccionar libremente. El objetivo es encontrar el mejor camino para que una asamblea sea efectiva y funcione correctamente como lugar común de todas las voces que la construyen, y generar unas dinámicas internas de confianza y respeto mutuo. Esta guía se basa en la necesidad de fomentar una pedagogía asamblearia, que muchas veces perdemos de vista ante la pasión de nuestros ideales, comprendiendo que los medios de los que nos dotamos también deben estar guiados por la democracia directa.

El pensamiento colectivo es una valiosa herramienta contra el individualismo que promueve el sistema capitalista, por lo tanto debemos partir reconociendo la dificultad de sobreponerse a esa cultura tan asimilada. Es un proceso largo que incluye hacer una introspección en nosotros mismos y mismas, pues en muchas ocasiones nos cuesta escuchar verdaderamente a quien está expresando su opinión, y ante un debate abierto lo único que nos importa es preparar la réplica que otorgaremos, en lugar de poner en juego una escucha activa. El pensamiento colectivo se construye paulatinamente, tras la reflexión conjunta, y nace de comprender que todas las opiniones de una asamblea son necesarias para generar una idea de común consenso. Todas esas ideas conjuntamente dan como resultado un concepto nuevo, una decisión fruto de la energía y el esfuerzo de la asamblea.

¿Qué es una Asamblea Popular?

Una asamblea popular es un espacio de encuentro de personas que se reúnen para conseguir unos objetivos, esta funciona a través de un órgano de toma de decisiones participativo que busca el consenso. Su estructura es horizontal, lo que implica la igualdad de todas las personas que la forman, no existe una jerarquía que imponga decisiones y otros tengan que acatarlas.

En un espacio de construcción de decisiones desde los movimientos populares, es evidente que su desarrollo debe ser pacífico, respetando todas las opiniones. Fomenta el diálogo, pues debemos conocernos unas personas a otras. Una asamblea debe centrarse en un discurso ideológico, atendiendo a cuestiones prácticas sobre lo que se necesita, y cómo conseguirlo. En la asamblea se comparten unas líneas comunes de pensamiento y acción consensuadas previamente a la constitución de la misma.

La dinámica habitual de la misma se realiza mediante la aportación de propuestas, toda idea debe girar en torno a una serie de claves, es decir, concretar qué se propone, con qué objetivo se realiza la propuesta y cómo se desarrollaría esta para llegar a un consenso común.

¿Qué es el consenso?

La herramienta utilizada para la toma final de decisiones es el consenso. Este se alcanza cuando en una asamblea no hay ninguna postura rotundamente en contra de la propuesta presentada. Por ese motivo, el diálogo es tan importante, porque en ocasiones tendremos que ceder y construir conjuntamente con otros compañeros y compañeras, y de ello depende nuestro correcto comportamiento, respetando a toda persona y poniendo en funcionamiento la empatía.

No es la elaboración de una propuesta que incluya todas las necesidades individuales, sino la síntesis de todas las opiniones individuales para la construcción de la mejor opción para el objetivo común del colectivo.

El consenso puede ser de dos tipos, dependiendo del medio que se tome para alcanzarlo:

  • Consenso directo: Se produce cuando no hay ninguna opinión en contra de la propuesta lanzada. Es decir, la decisión final se toma de manera directa.
  • Consenso indirecto: Es un consenso alcanzado después de debatir las diversas posturas ante una misma propuesta, generando una idea nueva de síntesis no alcanzada directamente. En este segundo caso tras hacer pública la propuesta inicial, y tras comprobarse que no hay consenso directo, se abre turno de palabra para exponer argumentos a favor y en contra. Tras este debate común, se debe elaborar la idea resultante, que nuevamente será consultada a la asamblea para su aprobación. En el caso de algún disenso rotundo por parte de alguna persona o grupo de personas, se procederá a dar un receso para descansar y madurar brevemente la idea propuesta. Si aún así tras retomar la asamblea continuara habiendo un claro disenso, se valorará la utilidad real de dicha propuesta, o se solicitará que sea reformulada para su valoración en una próxima asamblea. Siempre se tratará de evitar una votación, salvo que la misma asamblea así lo decida como opción para desbloquear una toma de decisión.

El hecho de estar en desacuerdo con alguna propuesta, no implica necesariamente vetarla. Ya que nos une un objetivo común, se pide responsabilidad a los participantes para no vetar propuestas que pueden llegar a consenso fácilmente.

Actitudes favorables del respeto mutuo:

En ningún caso se puede tomar como algo personal el proceso de aprobación de una propuesta presentada individual o colectivamente. El debate de una propuesta no es un cuestionamiento hacia nuestra persona, no debe suponer una pérdida de confianza entre las personas que forman la asamblea. No se deben tomar posturas atacantes hacia ninguna persona o grupo de personas que defiendan una idea, pues para ello debe prevalecer siempre la afinidad entre quienes integran el espacio colectivo. Por ese motivo es fundamental el respeto absoluto de los turnos de palabra, y recordar cuando se necesite la relevancia de la escucha activa.

Es aconsejable mantener la calma gestual para no transmitir a la asamblea afectos personales desagradables, si algo no nos hace sentir cómodos se solicita un breve tiempo para comentarlo y solucionarlo. La empatía debe ser la herramienta determinante de nuestra actitud en la asamblea, valorar a nuestros compañeros y compañeras dice mucho de nosotros mismos.

Para el correcto funcionamiento de este espacio de decisión, se recomienda encarecidamente que en la asamblea no se consuma ni alcohol ni drogas, ni se acuda bajo los efectos de los mismos. De esta manera, además de favorecer un espacio común contra el consumismo, favoreceremos un buen ambiente y la seriedad que debe haber en cualquier asamblea donde se toman decisiones políticas conjuntas.

Asumir estos pasos en nuestro comportamiento asambleario favorecerá nuestra evolución personal y colectiva en el ámbito político, alcanzar una madurez en estos espacios decisorios es un proceso largo que debemos poner en práctica junto a nuestros compañeros y compañeras. No supone un problema recordar cuando sea necesario estas medidas propuestas y trasladarlas al común de las personas, puesto que fomentarán que las acciones de la asamblea se realicen con efectividad.

En concreto, en una asamblea popular no serán consentidas ninguna clase de actitudes o propuestas con contenido autoritario, fascista, machista o con ánimo de interés económico individual. Todas las personas podemos caer en actitudes inconvenientes por el bagaje cultural tan fuerte que traemos, estas serán hechas saber a la persona o las personas, que en caso de mantener esa actitud repetidamente, será tratada como punto de interés colectivo, pues atenta al buen funcionamiento común. También es imprescindible que, tanto en la comunicación como en la receptividad de esta clase de hechos, se otorgue prioridad a pensar sobre el cuestionamiento constante de privilegios que debemos realizar sobre nosotros mismos y mismas, actuando desde la humildad y el buen hacer para resolver cualquier conflicto.

Funciones internas en una asamblea

Todas las personas somos responsables de la dinamización y construcción en la asamblea, pero para su mejor funcionamiento se proponen dos figuras principales, que serán rotativas preferiblemente para no generar relaciones de poder o persuasión.

  • Toma de acta: Se trata de aquella persona encargada de escribir en el mismo momento las propuestas e intervenciones que se traten en la asamblea. Al final de la misma, se tiene que contrastar la información recogida llevando a cabo la lectura en alto de los principales acuerdos alcanzados, una vez confirmados esa persona se responsabiliza de transcribirla y comunicarla al resto de la asamblea mediante el canal del que se hayan dotado para este objetivo.
  • Turno de palabra / moderación: Persona encargada de recopilar las distintas peticiones de intervención en la asamblea, dará paso a estas ordenadamente, priorizando siempre a aquellas personas que previamente no hubieran participado. También puede proponer la finalización del turno de palabra para no eternizar un debate una vez que hayan sido expuestos los argumentos. La persona que se ocupa de la moderación facilita el correcto desarrollo de la asamblea, es por lo tanto, quien se encarga de iniciar la asamblea mediante la lectura del acta anterior e informa de los puntos del orden del día propuestos. Además, sintetiza las propuestas que se expresen, reformula aquellas ideas no del todo claras y repite los acuerdos alcanzados, por lo que está en comunicación continua con la persona que tome el acta. La labor del moderador es fundamental, ya que también es la persona encargada de favorecer un clima de intercambio de ideas fluido y positivo, mediante una actitud asertiva y conciliadora, y además debe centrar el debate y procurar que se traten todos los puntos del día en el tiempo acordado.

El poder en la anarquía

Para muchas anarquistas las cuestiones acerca del poder son abordadas desde la oposición al concepto, considerando una característica del libertarismo la ausencia de poder –que es muy parecido a otorgar a cada persona el mismo grado de autoridad-. No obstante, ¿se está realizando esta declaración desde la comprensión científica del término? Nos aproximaremos a la teoría del poder para defender la compatibilidad del mismo con la anarquía.

Leer más