Una aproximación al conflicto Sirio (I)

Siria, como Libia, supone desde hace ya tiempo una de las caras más amargas de la llamada primavera árabe. El país ha acabado sumido en una guerra entre las Fuerzas Armadas Sirias y los grupos armados que se oponen al gobierno de Bashar Al-Asad. Por mucho que entendamos el proceso de la primavera árabe como un levantamiento de los pueblos árabes oprimidos, no podemos explicar el caso sirio desde esta perspectiva (o no solo). A las protestas legítimas contra el régimen Al-Asad se sumaron desde el primer momento acciones armadas destinadas a desestabilizar el país, financiadas por potencias extranjeras como EEUU, Francia y Gran Bretaña.

En el caso de Siria, con la importancia geoestratégica de la región (país clave en la conducción de petroleo) los cambios en el ejercicio de poder en la zona como resultado de la emergencia popular afectan de manera decisiva a las relaciones de poder mundiales. Todos los actores (internos y externos) han movido sus cartas en esta partida.

La intervención en Siria no sigue un esquema simplista. A nivel internacional algunos hablan de dos bandos (Rusia, Irán, China y el gobierno de Al-Asad en contra de EEUU, Francia, Gran Bretaña, Qatar y Arabia Saudí) pero lo cierto es que entre los actores de un mismo bando también existen importantes divergencias y enfrentamientos. Por lo mismo tampoco es cierta la idealización que sitúa al gobierno de Al-Asad como parte de un bloque antiimperialista (más bien nos encontraríamos ante un enfrentamiento entre potencias imperialistas de distinto signo). Por último, aunque se mezclan motivos étnicos y religiosos (Alauíes, chiíes y cristianos contra suníes) no basta esto para determinar que se trate de una auténtica guerra civil, ya que buena parte de los rebeldes no son otra cosa que mercenarios a sueldo.

El objetivo de este artículo es arrojar un poco de luz sobre lo que está pasando en Siria y los intereses geopolíticos que intervienen en el conflicto.

¿Qué actores intervienen en la guerra Siria?

El gobierno de Al-Asad

La familia Al-Asad es alauita (una vertiente del chiísmo) que es una minoría en Siria a diferencia de los sunitas, mayoría en el país. El padre de Bashar Al-Asad, Hafez Al-Asad, reprimió revueltas sunitas generando matanzas como la Masacre de Hama. Durante su gobierno, Hafez buscó acercamientos con las URSS y luego se alió con Egipto en la Guerra de Yom Kippur contra lsrael.

Bashar Al Asad, al igual que su progenitor, tiene orígenes militares y forma parte del Partido Baath Árabe Socialista, que se mantiene en el poder desde 1963. Las élites sirias, formadas por el partido Baath, junto a los militares y la burocracia estatal, respaldaron la candidatura de Bashar al poder en 2000. Desde entonces se ha mantenido en el poder gracias a una política diversa que le ha permitido  blindar su república hereditaria.

A nivel de interior, la política de Bashar Al-Asad puede considerarse aperturista y liberal en lo económico. El 10º Plan Quinquenal del gobierno de Bashar al-Asad para los años 2005-2010 fue alentado por Estados Unidos y la Unión Europea. Los objetivos de este plan son típicamente neoliberales: bajos niveles de inflación, privatizar las empresas estatales, revisar los subsidios, liberación gradual de los precios y los mercados y apertura de las fronteras al comercio (reducción o eliminación de impuestos aduaneros y aliento a la inversión extranjera).

Es cierto que el aperturismo económico no vino acompañado de mayores libertades públicas. El nivel de represión no ha disminuido durante los años de gobierno de Al-Asad. El constante estado de emergencia, las leyes marciales y la falta de pluralismo político marcan la sociedad siria. La minoría kurda, comunidad étnica no árabe que representa el 10% de la población, sufre un notorio ostracismo político, social y económico. El Partido de la Unión Democrática (que reclama "el levantamiento de las barreras a la lengua y la cultura kurdas y el reconocimiento de la existencia de la nacionalidad kurda dentro de la unidad del país") es ilegal y sus miembros son constantemente encarcelados.

A nivel de política exterior, sus alianzas con Irán, Hezbolá y Hamás han mantenido su componente nacionalista árabe. Siria apoyó a Hezbolá cuando Israel emprendió una guerra contra la milicia en el sur del Líbano. Fruto de estas alianzas, que la enfrentan a Israel, el gobierno de Al-Asad encuentra hoy en Occidente defensores que le sitúan como parte de un frente de resistencia antisionista y antiimperialista. Si bien es cierto que ha logrado mantener estas alianzas a pesar de las presiones de Occidente, esto no puede ocultar la imposición de un estado policial a la población siria, ni el impulso del gobierno a las políticas económicas del neoliberalismo, siempre en defensa de los intereses de las élites sirias, que mantienen a un tercio de la población siria bajo el umbral de pobreza.

De cara al actual conflicto, podemos nombrar a Irán, Rusia y China como los principales aliados económicos y militares del país. Rusia posee una base militar en Siria fuertemente armada. Irán, a través de Hezbolá en Siria, puede mantener amenazado a Israel. Con todo, el apoyo de Irán, Rusia y China al gobierno de Al-Assad presenta distintas intensidades y formas.

La oposición armada siria

El Consejo Nacional Sirio (CNS) fue la primera institución que se creó con el objetivo de aglutinar a la oposición. Apoyada en su momento por Turquía, Egipto, Qatar y Hamas tenía una fuerte presencia de los Hermanos Musulmanes (HM) en su seno. Excepto Turquía, el apoyo del resto de actores se ha puesto en duda con la caída de los HM en Egipto y la transferencia de poder en Qatar. Esto dio como resultado una pérdida significativa del poder de los HM en la región (algo celebrado en principio por el gobierno).

Otra institución aglutinadora de la oposición es la Coalición Nacional de las Fuerzas  Revolucionarias y de Oposición Sirias (CNFROS). El motivo oficial de su creación es que el CNS falló en su objetivo de controlar las tropas en el terreno, aunque como motivo de fondo se encuentra la desconfianza que los HM (que dominaban el CNS) generan tanto en Arabia Saudita como en Estados Unidos. La CNFROS ocupó el lugar de Siria en la reunión de la Liga Árabe que tuvo lugar el 26 de marzo pasado y fue reconocida como la representante legítima del pueblo sirio por 120 Estados y organizaciones (Estados Unidos, la Unión Europea, Turquía, la Liga Árabe y el Consejo de Cooperación del Golfo entre otros). Las disputas en el interior de la CNFROS reflejan las existentes entre Qatar y Arabia Saudita y los pesos relativos de uno y otro Estado en el manejo del conflicto. Cuenta con el apoyo del Ejército Sirio Libre (ESL) pero no de otras agrupaciones armadas que están combatiendo en el terreno, como el Frente Al-Nusra.

Respecto a las tropas opositoras en el terreno, la más importante (aunque no la más numerosa) es el ESL. Fue formado en agosto de 2011 por desertores del ejército sirio que se asentaron en Turquía. A pesar de lo que indica su nombre, el ESL no es un grupo homogéneo, sino que existen varios hombres que son proclamados o se proclaman como líderes del mismo. Para ponerle fin a esta situación, en diciembre de 2012 se formó, con el apoyo de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Arabia Saudita, Qatar y Turquía, el Comando Supremo Militar. Su objetivo es centralizar el mando y la coordinación de las operaciones.

Entre los grupos armados nucleados en torno de una identidad religiosa, se encuentran el Frente Al-Nusra y el Frente Islámico Sirio. En cuanto al primero, designado por Estados Unidos como una organización terrorista, se trata del frente de este tipo más poderoso del país y fue fundado con la ayuda de Al-Qaeda en Irak. Respecto al segundo, es un frente que incluye distintas agrupaciones salafistas que están luchando en Siria.

Los enfrentamientos entre los opositores al gobierno sirio no se reducen a aquéllos existentes entre el Frente Al-Nusra, con vínculos con Al-Qaeda, y el Ejército Sirio Libre (ESL). Como ya se ha mencionado, existen también divergencias entre los socios de la Península Arábiga: Arabia Saudita y Qatar. Mientras que Riad apoya a unos, Doha hace lo propio con otros. Sus aliados más cercanos también difieren: en el campo saudí pueden ser colocados, aunque también con diferencias, Estados Unidos y Jordania; en el qatarí, Turquía y (hasta la caída de los Hermanos Musulmanes) a Egipto y sus aliados de Hamas.

Como también se ha comentado, esta tensión entre países del Golfo podría verse aliviada por la renuncia del ex Emir de Qatar, Hamad bin Khalifa Al-Thani, y la llegada al poder de su hijo, Tamim bin Hamad Al-Thani. Sin embargo, entender las causas y consecuencias de la transferencia de poder en Qatar excede los objetivos de este artículo.

El papel de los revolucionarios y las minorías kurdas

La primavera árabe en Siria, como en el resto de países donde se vivió este proceso, tuvo un importante componente de levantamiento de los pueblos oprimidos contra gobiernos autoritarios. A darle esa dimensión revolucionaria a las protestas contribuyeron múltiples actores, entre ellos las minorías kurdas y libertarios como Omar Aziz.

Este último, que regresó a Siria desde el exilio en los primeros días de la revolución siria, publicó un documento de reflexión sobre los Consejos Locales. Establecía a estos como el foro en el cual gente de diversas culturas y diferentes estratos sociales podrían trabajar juntos para conseguir tres objetivos principales: controlar sus vidas independientemente de las instituciones y órganos del estado, proveer el espacio para habilitar la colaboración colectiva de las personas, y activar la revolución social a nivel local, regional y nacional.

Durante los primeros compases de la revolución, los revolucionarios trabajaron por llevar a la vida diaria los valores que se esgrimían en las protestas contra el gobierno. Múltiples iniciativas surgieron por todo el país: servicios de emergencias médicas y legales voluntarios, conversión de casas en hospitales de campaña, distribución de cestas alimentarias a la población...

La principal forma de organización revolucionaria ha sido el desarrollo de los tansiqiyyat, comités locales establecidos en barrios y pueblos por todo el país. Aquí se pueden ver los esfuerzos en Yabroud (un suburbio de Damasco) para organizarse sin estado en octubre de 2012. Algunos comités locales eligieron representantes como en Kafrandel Idlib, donde un comité de representantes electos crearon su propia constitución en diciembre de 2012 (ver aquí).

En las ciudades y los distritos se establecieron consejos revolucionarios llamados majlis thawar. Son la principal estructura civil administrativa en áreas liberadas del estado,y también en algunas áreas que siguen bajo control estatal.

Han surgido varios grupos coordinadores para entrelazar el nivel regional y el nacional, aunque la mayor parte de la actividad es a nivel local. Ninguno de estos grupos representa la totalidad de comités y consejos locales. Además varían en sus estructuras orgánicas y su nivel de relación o rechazo con la oposición, puesto que algunos consejos incluso han caido bajo el control de fuerzas reaccionarias.

Para más información sobre la actividad de los grupos revolucionarios y sus formas de organización se puede leer en internet el siguiente artículo en alasbarricadas.org, de donde hemos extraido esta información: http://www.alasbarricadas.org/noticias/node/26064

Respecto a las minorías kurdas, estas participaron desde un primer momento en las protestas revolucionarias, pero fueron marginadas por la oposición. Durante el comienzo de la guerra, la minoría kurda en Siria adoptó una posición contra Al-Asad y también contra la oposición siria. En palabras de Asia Abdula, una de las líderes del Partido de la Unión Democrática (PYD), principal partido del kurdistán occidental: “Nuestra propuesta desde un principio era la de una revolución pacífica y nuestra posición la de la autodefensa. Desde el 19 de julio de 2012 controlamos nuestras áreas a pesar de los problemas puntuales como en Qamishlo o en Serekaniye. Sufrimos a los Assad durante décadas y la oposición nos ha dado la espalda por lo que ningún kurdo del oeste permitirá a nadie de fuera interferir en nuestras propias decisiones.” Asia se expresaba así en una entrevista a Gara que merece la pena consultar: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130727/415217/es/El-Siria-es-caos-controlado.

Efectivamente en Julio del 2012 milicias kurdas expulsan a las fuerzas del gobierno de los pueblos del norte de Siria y desde entonces se encargan de la defensa y administración de la zona de manera autónoma. Eso les lleva a convertirse en un actor propio dentro del conflicto sirio.

Probablemente en un intento por no abrir más frentes de lucha y asegurarse aliados en el norte el gobierno de Al-Asad acepta tácitamente el control kurdo sobre la zona declarada autónoma. Los kurdos niegan entonces la entrada de fuerzas del Ejército Libre de Siria en la región dominada por sus milicias, estableciendo una política de autonomía contraria tanto al gobierno sirio como al papel de la oposición mercenaria. En la autonomía de estos territorios, además de kurdos también colaboran árabes y cristianos. El PYD apuesta por una sociedad laica.

La oposición siria durante este tiempo ha atacado repetidamente los territorios autónomos kurdos, registrándose enfrentamientos con el frente Al-Nusra (cercanos a Al Qaida). La critica a la extracción de recursos naturales de la zona que realizan los kurdos también les enfrenta a EEUU. Del mismo modo dan una importancia sorprendente a la lucha antipatriarcal y al papel de la mujer. De nuevo en palabras de Asia Abdula: “Son dos revoluciones simultáneas: la de nuestro pueblo y la de la mujer.” Así, se encuentran en una posición revolucionaria de crítica tanto al capitalismo occidental como al islamismo.

Las relaciones de los kurdos en territorio sirio con el Partido Democrático del Kurdistán, que gobierna en los territorios kurdos de Irak, son confusas. Viene de lejos el conflicto entre Barzani, lider del PDK, partidario de la creación de un estado kurdo y los kurdos partidarios del confederalismo democrático, proyecto político del PYD y del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Barzani ha impedido durante meses la entrada de kurdos por la frontera con siria, aunque finalmente parece decidido a apoyar a los kurdos en Siria enviando recursos y, quizá, abriendo la frontera.

Las fuerzas internacionales en el conflicto sirio

Respecto a los países que colaboran con la oposición: Turquía facilita el paso de armas y tropas de la oposición siria por su territorio. Francia y EEUU entrenan a tropas en este país. Turquía junto con Qatar ha financiado a los HM sirios. EEUU, además de aprobar en el congreso armar a la oposición Siria, ha desplegado sus tropas en Jordania. El problema de EEUU ya no es si armar o no armar abiertamente a los grupos opositores, sino cómo hacerlo de modo tal que no sean beneficiados los sectores yihadistas, contrarios por lo demás a sus intereses y los de Israel. La CIA también facilita la compra de armas de la oposición siria, financiadas por Arabia Saudí. Israel es el único país que aún se resiste a declararse firme partidario de la oposición, por cuestiones políticas (el apoyo de Israel a la oposición generaría rechazo entre los apoyos árabes a esta). A pesar de ello ha bombardeado instalaciones militares del gobierno sirio.

Entre los aliados de Al-Asad se encuentran, además de las milicias de Hamás y Hezbolá, los estados de Irán, Rusia y China. La acción económica de estos tres actores es lo único que ha permitido al gobierno sirio evitar una crisis que le impediría mantener a sus tropas. En el caso de Irán, el gobierno sirio es el único aliado árabe que le queda en la zona, por lo que lo ha apoyado con financiación y tropas sobre el terreno. Rusia también ha actuado en favor de su único aliado árabe entregando misiles antiaéreos al ejército de Al-Asad y abogando por una salida negociada al conflicto en instancias internacionales. El apoyo Chino ha sido más tibio. En el Consejo de Seguridad ha mantenido la misma posición que Rusia, negándose a apoyar una resolución de este contra el gobierno de Al-Asad. También ha denunciado contactos de la oposición siria con los grupos que señala como desestabilizadores de su región de Sinkiang.

[Recomendación] Panteras Negras: Todo el poder para el pueblo

El Partido Pantera Negra de Autodefensa, es una organización politica afroamericana, fundada en Estados Unidos, en octubre de 1966 por Huey P. newton, Bobby Seale y David Hilliard.

En sus origenes fue una organización creada para la autodefensa del pueblo negro, incitando a la población negra a ejercer el derecho constitucional a poseer armas.

Fueron los primeros grupos sociales y revolucionarios en sufrir la infiltración y manipulación policial, consiguiendo el FBI casi aniquilar el movimiento, sobre todo debido a la utilización de drogras (como el crack).

Si bien se constituyó como partido e, incluso, llegó a llevar adelante una política electoralista en los años 72 y 73, su trabajo comunitario y de base siempre fue preponderante. En palabras de Seale: "habíamos puesto en marcha una revolución verdadera, desde la base, para la gente normal." Dentro de sus acciones sociales destacan el programa de almuerzo para niños, la habilitación de clínicas gratuitas para la población y la lucha contra las drogas, al considerarlas como un arma de alienación. Además impartían clases gratuitas de derecho y economía, autodefensa y primeros auxilios.

La lucha del partido Panteras Negras significó una liberación del movimiento afroamericano, un paso agigantado hacia la libertad y la igualdad entre razas.

La ideología inicial del grupo se articulaba en torno al llamado "Programa de los Diez Puntos":

  1. Queremos la libertad, queremos el poder de determinar el destino de nuestra comunidad negra;
  2. Queremos pleno empleo para nuestra gente;
  3. Queremos el fin de la rapiña de nuestra comunidad negra por parte del hombre blanco;
  4. Queremos viviendas decentes, adaptadas al ser humano;
  5. Queremos para nuestra gente una educación que muestre la verdadera naturaleza de esta sociedad americana decadente. Queremos una educación que enseñe nuestra verdadera historia y nuestro papel en la sociedad actual;
  6. Queremos una sanidad gratuita para todos los hombres negros y la gente oprimida;
  7. Queremos que todos los hombres negros seamos exentos del servicio militar;
  8. Queremos el fin inmediato de la BRUTALIDAD POLICIAL y DEL ASESINATO de la gente negra;
  9. Queremos la libertad para todos los hombres negros detenidos en las prisiones y en las cárceles federales, estatales, de condado y municipales;
  10. Queremos que toda la gente negra enviada a juicio sea juzgada en tribunales paritarios o de gente de la comunidad negra, como está previsto en la constitución de los Estados Unidos;

Enlaces del mes: Junio 2013

 

Indómitos: una aproximación al islamismo yihadista. V

Primaveras árabes, ¿herederos de quién?

Los recientes acontecimientos que se han sucedido en cadena desde 2010 en los países del extremo norte de África y que han provocado el cambio de los regímenes totalitarios por gobiernos representativos han sido considerados “revoluciones pacíficas”, en tanto que sus agentes principales fueron los miembros de la sociedad civil. Sentó precedente la protesta en el Sáhara Occidental, y le siguieron con grandes resultados Túnez, Argelia, Egipto y Libia, entre otros. Aunque los cambios gubernamentales obtenidos no hayan sido en todos los casos estructurales sí es cierto que se desató una oleada de protestas que removió todo el mundo árabe, llegando a los países de Oriente Medio. El declive del radicalismo ladenista en favor del pacifismo que caracterizó a lo que se ha dado en llamar Primaveras Árabes es un campo que merece un extensísimo análisis. Conformándonos con algunos apuntes, se deben matizar algunos puntos acerca de la situación precedente que fue su caldo de cultivo.

Dentro del salafismo literalista que emergió con fuerza en la década de los setenta del siglo pasado se forman grupos violentos, entre ellos al-Qaeda; pero no se debe olvidar que no cuentan siempre con el beneplácito del grueso de la sociedad musulmana. La eterna lucha contra el sionismo, muy arraigada entre la Umma, ve en el yihadismo que se escora hacia su vertiente más extremista un punto de disrrupción en el seno de la comunidad, una potencial fragmentación de la fuerza colectiva y algo que, lejos ya de servir a sus propósitos unificadores, impide la lucha unida contra el estado de Israel.

La mayoría de la población árabe se mostraba en los sondeos favorable a la reintroducción de la Sharia y a la expulsión de las potencias occidentales que seguían, de una forma u otra, manteniéndose como mediador en los gobiernos de la zona; al igual que deseosa de ganar derechos y libertades. Sin embargo, no lo era tanto a la solución terrorista ni a la figura de bin Laden en concreto, una vez codificada como más perjudicial que aliada tras los atentados del 11S. Un comunicado póstumo del número uno de al-Qaeda mostró el apoyo que desde el yihadismo más radical se brindaba a estas rebeliones, ya civiles –quizá, y teniendo en cuenta la aversión de este sector hacia la instauración de cualquier legislación secular, un mero acto de solidaridad como intercambio por la respuesta favorable que ellos mismos tuvieron–; no obstante se trataba de una muestra superficial de hermanamiento y no consta que desde la organización se pretendiera un impulso táctico o logístico a los movimientos. Quizá el método operativo de la Yihad violenta y masiva se había revelado ya en un declive imparable o quizá, habida cuenta de los avances ganados –el repliegue del enemigo occidental– mediante la acción pacífica, dejó de considerarse necesario el uso de la violencia.

Como en toda intifada que se ha pretendido maquillar de incruenta, esta violencia estuvo y está presente en los países que protagonizan la nueva oleada democratizadora. ¿Fue la inmolación del joven tunecino Mohammed Bouazizi, detonante definitivo de la revolución, pacífica? La hipócrita moral que campa a sus anchas y sin ser objeto de crítica por la mentalidad occidental impide ver la el daño individual como un factor a tener en consideración para la clasificación de la revuelta como violenta. Mientras las granadas no lleguen a sus cascos y no se pueda declarar oficialmente la afrenta bélica que ello supone no se reconocerá la morbidez de las acciones; menos aún cuando el responsable es un sujeto colectivo civil y no armado cuyos miembros participan de unas mismas aspiraciones y fuertemente cohesionado en torno a un ideal de libertad. Ellos son inofensivos. Entre tanto, los islamistas afrontan la muerte de Bouazizi como un nuevo martirio.

J.

Indómitos: una aproximación al islamismo yihadista. IV

América ha salido de sus cuevas”: política (exterior) tras el 11S e (interior) tras el 11M.

¿Tenían un objetivo estratético, más allá de la destrucción, los planes para la acción del 11S? ¿Pretendían acaso los cerebros de al-Qaeda la apocalíptica reacción que de hecho consiguieron arrancarle a la administración de Bush hijo y que incluyó una nueva intervención militar en Oriente Medio?

Los atentados del World Trade Center y el Pentágono el 11 de septiembre de 2001 supusieron una conmoción para la sociedad americana y un jaque al rey. Los EEUU recibieron un recordatorio de la fragilidad de sus defensas en un momento que suponían pacífico: su supremacía militar y la falta de una potencia hegemónica que le hiciera sombra habían creado la ficción de la inmortalidad. Acostumbrada a la permanente tensión de la Guerra Fría y a la amenaza ya muerta de las cabezas nucleares soviéticas, tras la disolución de la URSS y con la llegada del salafismo yihadí la nación tuvo que afrontar una forma muy otra de enfrentarse al enemigo. Esta vez no se trataba de un adversario masivo, como lo fue Rusia, sino de un grupo terrorista prácticamente desconocido que impactó en las defensas de la gloriosa norteamérica y las quebró violentamente. Varias consecuencias subsiguen a la mayor intervención efectuada por una fuerza militar no estatal hasta ahora.

La primera de ellas es el radical cambio que experimenta la agenda de los EEUU en materia de seguridad y política exterior. El primer mandato de George W. Bush se enfocó hacia una retirada progresiva de tropas en el extranjero, además de una reducción considerable del presupuesto destinado al ejército. De alguna manera se pretendía retornar al estadío más aislacionista del país. El devenir de los acontecimientos, sin embargo, obligó a la administración presidencial de Washington a volver al intervencionismo que tan habitual había sido en anteriores legislaturas. Amparado en un deber moral para con el mundo, Bush Jr. declaró la “guerra contra el terror” y envió de forma inmediata tropas al Medio Oriente, del que sólo hacía unos años que había regresado. La respuesta adquiere una forma clásica: la declaración de guerra. Ante la negativa del gobierno talibán a entregar a bin Laden y sus secuaces, que siempre habían mantenido buenas relaciones con su régimen, se da paso a la invasión de Afganistán, que aún dura, por parte de las tropas americanas. A ello se suma la controvertida guerra en Irak –a diferencia de la afgana esta no contaba con el apoyo de Turquía, pese a ser miembro de la OTAN, ni de la Liga Árabe, que sí la habían legitimado en el caso de la toma soviética veinte años atrás–, iniciada el mismo año de 2001 y englobada igualmente en el combate general contra “el Eje del Mal”. Lo cierto es que el despliegue de tropas por toda la zona del Golfo se había efectuado de forma progresiva antes de dar comienzo a las hostilidades; EEUU, con la excusa de neutralizar la amenaza que Hussein suponía para la seguridad internacional debido a la posesión de armas de destrucción masiva –algo que no se ha confirmado hasta la fecha– y la pretensión de instaurar un régimen democrático en el país volvió a tomar posesión en un área donde le era de suma utilidad tener el control: la cuenca petrolífera por excelencia.

Ahora bien: son declaraciones del propio bin Laden tras los ataques de 2001 en medios islamistas, como la cadena qatarí Al Jazeera, las que inducen a pensar que esta invasión formaba parte del plan. Demos credibilidad por un segundo a la suposición de que más que considerar la destrucción del principal centro financiero de los EEUU como el fin principal de los atentados del 11S lo que se pretendía era esta respuesta violenta desde Washington para contraatacar la afrenta sufrida. “América ha salido de sus cuevas”, dijo el cabecilla de la Yihad: el enfrentamiento con un enemigo poderoso y percibido por la comunidad musulmana como claramente externo y opuesto a los valores islámicos tiene sin duda mayor capacidad de convocatoria que la lucha contra el enemigo cercano, con la que el fundamentalismo ya había claudicado tiempo atrás –cuando las salvajes persecuciones a las que se vieron sometidos los miembros de los grupos yihadistas mermaron por igual sus efectivos y sus ánimos–. Es decir: la provocación que para toda la sociedad occidental supone el 11S se idearía como catalizador para una futura provocación del mundo musulmán que hiciera a su vez alzarse el clamor furioso de la Umma.

No cabe duda de que a la imagen de los EEUU le benefició de una u otra forma la agresión de que fue objeto. Frente a la situación plana de liderazgo de la fase anterior, en la que no se enfrentaba de facto a un enemigo poderoso de similares capacidades económicas y militares, ahora se posiciona como una potencia que está bajo una amenaza real, fraguando su hegemonía y, de paso, la legitimidad de su invasiva presencia en el Medio Oriente. Sin embargo la marca EEUU se ha vistotambién muy desprestigiada debido a las técnicas de tortura –eufemísticamente llamadas enhanced interrogation techniques, técnicas de interrogatorio mejoradas– que empleó contra los individuos implicados en los ataques del 11S detenidos bajo sus órdenes; así como por la posibilidad de que la ejecución de Saddam Hussein en 2011 fuera un acto extrajudicial. La opinión pública mundial no era ajena a las atrocidades cometidas por los agentes de seguridad que decían luchar contra el terrorismo pero utilizaban métodos que se asemejaban mucho a él.

Siendo cierto lo anterior, encontramos justificación política también para las explosiones de los cuatro trenes en Madrid el 11 de marzo de 2004. Después de la masacre el gobierno del Partido Popular –que finalizaba su legislatura apenas unos días después del suceso–, con José María Aznar como su presidente, se esforzó enormemente a nivel mediático para intentar difundir la opinión de que había sido la organización más señera del terrorismo español, ETA, la responsable. Pronto surgieron dudas sobre esta versión: con una capacidad muy mermada en los últimos años ETA no parecía tener la fuerza logística suficiente para llevar a cabo algo de tales dimensiones. Sin embargo los populares eran muy conscientes de lo que, de haberse creído, esto supondría en su beneficio –aunque sólo fuera posible minimizar los daños, que no evitarlos del todo–. Recordemos que España prestó sus tropas en apoyo a la intervención estadounidense en Irak, con la oposición de gran parte de la ciudadanía. Permitir que se vinculara el 11M al mundo islámico no significaba sino que la población lo asumiría como una venganza, culpabilizando al PP en tanto que se opuso a la opinión de la mayoría y, haciendo caso omiso a las protestas, apoyó el golpe militar. Y así fue: el 14 del mismo mes las votaciones dieron el poder al gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Es difícil, de cualquier forma, aseverar la pertenencia de los yihadistas a quienes se culpabilizó de las explosiones en Madrid al núcleo de al-Qaeda. En cualquier caso, no se tataría esta de una organización matriz al uso, de la que emergieran las distintas células que quedarían bajo su control: más bien los grupúsculos independientes se verían hermanados ideológicamente por la Yihad y el islamismo, lo que, en principio, sería suficiente para prestar sus servicios y aceptar el martirio por la causa sagrada; si bien se ha hablado mucho de la posible función de enlace entre la agrupación local y la oriental que algunos implicados podrían tener.

J.

1 2