Entrevista al CoLaboratorio Bikestein. Taller autogestionado de bicicletas de la Escuela Popular de Prosperidad.

¿Qué es Bikestein? ¿Cómo surge y dónde os reunís?

Como su nombre indica, Bikestein es un espacio colaborativo y de resurrección de bicis viejas, maltratadas u olvidadas. Surge hace ya seis años en la Escuela Popular de la Prospe, de mano de un grupito de ciclópatas que apenas sabíamos nada de mecánica y queríamos aprender y enseñar, y fomentar el uso de la bicicleta. La escuela es un espacio vecinal autogestionado, asambleario y pedagógico, de ahí la orientación del grupo: no reparamos ni montamos bicis ajenas, enseñamos al visitante a hacerlo, y lo hacemos colectivamente. Para ello, contamos con material de segunda mano que la gente nos va donando y reciclamos, tenemos también bastantes herramientas que hemos ido atesorando y gente del grupo con más o menos nivel mecánico para echar una mano. Nos juntamos un “núcleo terco” de 6 o 7 personas todos los jueves de 19h a 21h, en la calle Luis Cabrera, 19 (estaciones de metro: Prosperidad y Av. de América), abriendo el taller a gentes del barrio y de fuera que vengan con problemas en su bici.

Aparte, una vez al mes damos un taller específico (la mayoría técnicos: aprender a parchear, a ajustar frenos y cambios, a centrar la rueda, etc.; pero también hacemos talleres de uso, como por ejemplo, normativa y consejos de bicirculación urbana, taller de ciclorrutismo, para montarte las vacaciones con alforjas). E intentamos organizar muchas más cosas: excursiones urbanas o campestres, algunas de ellas temáticas (el Madrid de la Guerra Civil, la Operación Madrid Norte, etc.); vídeoforos de pelis sobre bicis o ciclismo; charlas y debates en torno a la movilidad urbana; carreras de lentos... También contamos con un “banco de bicis”, es decir: tenemos decenas de bicis viejas que nos han ido donando y que requieren más o menos trabajo para resucitar, que ofrecemos a disposición de cualquiera que no tenga bici y quiera montarse y poner a punto una con nuestra ayuda.

Nuestros principales objetivos son promover el uso de la bici, mejorar la autonomía del ciclista, reflexionar y actuar de forma crítica en torno a temas como la movilidad urbana, el medioambiente, el reciclaje, etc.

¿Por qué dar vida a las bicicletas desde la autonomía y la autogestión colectiva?

La bici es un vehículo relativamente sencillo, en términos mecánicos y técnicos. Cualquiera con un poco de paciencia e interés, y la ayuda de alguien que sepa,  puede aprender en poco tiempo lo más básico para tener bastante autonomía. Es además un vehículo muy económico, sobre todo si nos dedicamos a reciclar piezas viejas o en desuso. No contamina y nos ofrece salud y placer a raudales. Y en la gran ciudad, la bici puede convertirse en un “tema generador” de reflexión y crítica, pues toca ámbitos tan cruciales como la movilidad y el transporte, la planificación urbanística y el medioambiente. La bici te empodera como ciudadano, y si se trabaja colectivamente, te empodera sinérgicamente (¡toma expresión!).

Esto último es importante: tampoco hay que idealizar a la bici, puedes ser un perfecto mamarracho que no se baja del sillín, se gasta un pastón en embutirse en licra, compite con quien se le ponga a tiro y traslada el estrés y la violencia de la ciudad a los peatones (desgraciadamente, final de “la cadena trófica” de nuestra selva urbana actual), por eso es importante trabajar a nivel colectivo, no individual. De hecho, como vehículo la bici también tiene su reverso tenebroso: tiende a ser bastante individualista (es complicado llevar en tu bici a alguien que mida más de tres palmos), se está generando cierto fetichismo consumista e identitario a su alrededor y, al ser “tan física”, tiende a estimular la faceta más testosterónica de muchos ciclistos.

Por otro lado, también puedes, hoy por hoy, aprender a reparar tu bici sin moverte de casa, a base de videos de youtube y diversos blogs, pero eso no hace mucha comunidad y es más aburrido, ¡somos seres sociales!

Es evidente que no pensamos mayoritariamente la bicicleta como medio de transporte en ciudad, ¿por qué creéis que sucede esto?

Actualmente hemos asumido como natural el hecho de que las modalidades del transporte urbano sean limitadas e ineficientes. En el caso de una ciudad como Madrid, aunque valdría casi cualquier otra del estado español, esto se reduce a la posesión de un vehículo propio, el uso del transporte público o a pie.

A lo que hay que sumar, en nuestra opinión, la identificación de estas distintas formas de transporte con determinadas ideas enraizadas en el capitalismo y que la bicicleta cuestiona. Asociamos la posesión de un vehículo privado, sea el que sea, pero si es caro y grande, mejor, con la libertad y la capacidad económica. Poseer un coche es, hoy en día, un elemento de prestigio. Y las comparaciones con el transporte colectivo son muy interesantes. No ya solo porque, casi de manera inmediata, nos cueste imaginar a políticos o empresarios cogiendo el Metro, Cercanías o el autobús; sino que al ir bajo tierra, no se ve la precariedad. Incluso el ir a pie tiene una serie de implicaciones similares. El capitalismo nos expulsa de nuestros barrios. Nos obliga a alejarnos de nuestras amistades y seres queridos porque nos dificulta, cuando no impide, la vida. Y, sin embargo, vemos al ciclista con desdén. Sin entender que la bici nos libera. Y todo esto se palpa en cómo se han desarrollado las ciudades. En cómo gestionamos un espacio urbano limitado que hemos cedido, casi por completo, al vehículo privado.

Además, en el caso de Madrid creo que cuesta ver la bicicleta como medio de transporte habitual por la cantidad de tráfico, las numerosas cuestas que tenemos y por la falta de carriles-bici segregados. Sin embargo, desde que existen experiencias (con todas las críticas que deben hacerse a cómo se realizan las mismas) como BiciMad, y se han empezado a hacer algunos carriles-bici, parece que ha pasado a ser una presencia mucho más habitual y normalizada en las calles. Sin embargo, sigue habiendo mucho trabajo por delante, también de educación vial, tanto de los coches para que respeten a las bicicletas como vehículos de pleno derecho, como de los ciclistas, que en no pocas ocasiones ignoran las reglas más básicas del código de circulación, enfadando a conductores y peatones.

¿Qué ventajas ecológicas tiene el uso de la bicicleta frente a otros vehículos?

Es bastante evidente: innumerables. Posiblemente solo sea más ecológico calzarse un par de zapatillas y echarse a andar. Ni contamina ni consume energía (aparte de la propia, que gracias a la bici tiende a trasladarse de los michelines a otras zonas más aerodinámicas); la mayoría de sus componentes son sencillos, duraderos, económicos y fácilmente reparables. Y gracias a iniciativas como los talleres sociales de bici, es fácil aprovechar material usado, un buen arsenal de herramientas colectivas y resucitar bicis desahuciadas.

¿Consideráis que la ciudad está adaptada al transporte en bici? ¿Y las zonas rurales o de montaña actualmente? 

La ciudad moderna está diseñada para el coche, y encima es que es algo que nos parece “natural”, es así desde siempre y en todas partes; pero cuando te decides a moverte en bici, lo notas enseguida. La misma señalización viaria lo es; por ejemplo: aparte de las innumerables vías de un solo sentido, que pueden limitar y complicar mucho tus recorridos, los semáforos están secuenciados y temporalizados para el ritmo de los coches, así que como ciclista, o te saltas algunos (con el peligro que esto supone) o te eternizas y te agotas. Y lo peor es que todo el discurso ‘guay probici pseudoecologista’ de la mayoría de los ayuntamientos actuales se queda mayormente en eso, un discurso, y siguen desarrollando la ciudad para los coches, incluso cada vez más. No hay más que ver los nuevos desarrollos urbanos madrileños (Ensanche de Vallecas, Sanchinarro, las Tablas, etc.), con avenidas inmensas con doscientos carriles por sentido, y donde lo más que han hecho (cuando lo han hecho) es meter algún carril bici invadiendo las aceras peatonales y serpenteando entre mil cruces y semáforos, pensados más para el paseillo que realmente para desplazarse.

La cosa es sumar kilómetros de carriles-bici, traducibles en votos y prestigio modernete. El caso es que parece que las bicis estamos aquí “de prestados”, como “pidiendo permiso” por circular, como si la ciudad no fuera también nuestra. Esto es algo incluso interiorizado por muchos ciclistas, que se pegan a la derecha en los carriles “para no molestar” y dejar pasar a los coches (lo cual es mucho más peligroso que circular por en medio del carril y obligar a que te adelanten cuando puedan, en vez de rebasarte), o que invaden las aceras generando conflictos con los peatones, etc. Por eso creemos que es prioritario empoderarnos y tomar el asfalto, ser siempre bien visibles, circular en medio de la vía y tener claro que aquellos conductores que se molestan porque los frenamos en sus prisas, tienen que ir acostumbrándose a ralentizar, compartir vía y no coger tanto el coche para todo. Como ciclista, no solo tienes tanto derecho como un conductor a usar las vías de forma segura y a tu ritmo, sino incluso más, pues tú por lo menos no estás contaminando, pero sí tragándote a pleno pulmón sus malos humos. Si te paras un minuto a fijarte en los coches que pasan por una calle, más de la mitad solo llevan a una persona, el conductor, y otra cuarta parte a dos personas… ¿hay algo más absurdo que movilizar constantemente un vehículo que pesa toneladas, consume hectólitros de combustible no renovable y contaminante, para desplazar a una persona de entre 50 y 80 kilos durante unos pocos kilómetros? (Mal)Vivimos instalados en el sinsentido.

¿De qué maneras y con qué acciones podríamos readaptar los espacios urbanos a un transporte a escala humana como es la bicicleta?

Creo que habría que hacer una buena red de carriles coches, y el resto que pasara a ser reino (o, mejor dicho: república) de los peatones, bicis, patines, patinetes, etc. No bromeamos: sería necesario, claro, mantener una mínima infraestructura para vehículos motorizados (principalmente colectivos, pero también de transporte de mercancías), pero el modelo imperante tendría que ser el no motorizado, al revés de lo que ocurre actualmente. Y en todo caso reforzar el transporte colectivo eléctrico (metro y trenes de cercanías), que no solo no interfiere con las bicis sino que puede y debería ser perfectamente combinable con las mismas. A esto se le podría sumar un buen sistema de coches eléctricos públicos compartidos, de usar y dejar. Bueno, si queremos sobrevivir unos siglos más, claro. Las ciudades son ya desde hace tiempo y de forma creciente inhabitables, irrespirables, antihumanas. Otra medida imprescindible, a más largo plazo tal vez, tendría que ser reducir el tamaño de las ciudades, lo que no solo las haría mucho más accesibles y amables para moverse en bici y otros medios sostenibles, sino que solucionaría otro gran problema actual, que es la despoblación rural.

Ciudades de millones de habitantes son sencillamente ingestionables a escala humana, son inherentemente agresivas, deshumanizadoras y liberticidas. En cuanto a los espacios urbanos, habría que dedicar la mayor parte de los mismos al peatón, y “ruralizarlos” en forma de zonas verdes; que andar y ciclar se nos haga siempre mucho más atractivo y práctico que arrancar el motor. También sería muy provechoso poder repensar la distribución de los espacios urbanos para facilitar los desplazamientos menos contaminantes. No es sólo reorganizar el tráfico, pasa también por acercar los servicios básicos a los barrios o facilitar el comercio de proximidad.

Hay quienes afirmamos que aquellas personas que nos movemos en bicicleta somos una pequeña piedra en el zapato del sistema capitalista, ¿pensáis esto mismo?, y ¿por qué?

El coche es uno de los pilares de la industrialización y del capitalismo, desde Ford hasta hoy. No solo mueve un enorme capital, su fabricación es considerada una industria nacional que se protege y subvenciona, condiciona la existencia y planificación de las grandes megalópolis, constituye una de las mayores fuentes de consumismo y simbólicamente concentra lo más lindo del modelo patriarcal, consumista y fetichista (no hay más que ver un poco los anuncios). Competitividad, individualismo, velocidad, mucha testosterona y narcisismo. Todo lo que cuestione este modelo, industria y way of life, pues fastidia, y la bici como medio de transporte puede hacerlo directamente. Por sí sola tal vez no vaya a ser la tumba del capitalismo, pero si podemos echar una paletada sobre el ataúd, pues eso que ganamos. Pero ojo, insistimos, la bici como medio de transporte, como opción política (también en el sentido literal del término, opción en la polis) y dentro de una comunidad y de un imaginario colectivo y social, no como objeto de consumo para machos alfa. La bici no es más que un instrumento, que lo usemos bien depende de todo el mundo.

¿Qué consejos podéis ofrecer a alguien que no sepa nada de mecánica ni mantenimiento de una bicicleta y esté dudando si hacerse con una?

Pues que no lo dude, por todo lo comentado anteriormente. Y para aprender, que se acerque al taller social más cercano, o que intente montar uno en su espacio de referencia. Y, por descontado, que calcule lo que gasta anualmente en el coche o el transporte público y lo que podría gastar yendo en bicicleta.

¡A la huelga compañeras! Libertarias en el 8M

Por Regeneración, Alasbarricadas y Portal Oaca

El 8 de Marzo de 2018 vivimos una movilización sin precedentes en las últimas décadas. Ese día se evidenció la fuerza de un movimiento decidido a enfrentarse al patriarcado y con ello, remover los mismos cimientos de nuestra sociedad.

Aún faltan varios meses para la próxima convocatoria, pero las asambleas organizadoras de muchas localidades y territorios ya se están reuniendo para preparar la próxima huelga feminista, que de nuevo contará con cuatro ejes: laboral, cuidados, consumo y estudiantil. En este contexto, de reflexión sobre la experiencia pasada y de trabajo de cara al futuro, hemos hablado con compañeras de organizaciones feministas y libertarias de diversas partes del estado sobre lo que implicó esta jornada de lucha para ellas, sus organizaciones y su entorno.

Os presentamos aquí un resumen de este intercambio en las palabras de algunas de sus protagonistas: Maribel, de Valencia, con 40 años de militancia a sus espaldas en colectivos libertarios, ecologistas, feministas y anticarcelarios; Nora, de Sevilla, que forma parte del colectivo Boreal; Yolanda, de Madrid, militante de CNT y Mujeres Libres que además colabora en el colectivo feminista de su barrio; y Kris, de la Ribera de Nafarroa, que tras participar en centros sociales de su zona milita en el sindicato de CNT de Gasteiz.

«Nos organizamos rápido y dejando muy de lado las diferencias políticas»

¿Qué es lo que ha propiciado la eclosión de una huelga organizada por y para las mujeres? Maribel nos habla del cambio de mentalidad que ha percibido en los últimos años: «las mujeres hemos llegado a un punto de saturación y de inflexión, estamos ya muy rabiosas y nada nos va a parar. Lo de La Manada ha hecho que el vaso rebose». El despertar de la rabia coincide con la certeza de que el sistema judicial sienta sus bases en una ideología profundamente patriarcal y reaccionaria, que en España «lo tiene todo atado y bien atado, tal como lo dejó el dictador». También fuera de nuestras fronteras existen referentes de la creciente tensión social en lo relativo a los derechos y la dignidad de las mujeres, las personas migrantes, y otros colectivos oprimidos, como las movilizaciones que tuvieron lugar durante el verano en Argentina en defensa de la ley del aborto, o la Women's March en EEUU, que se celebró por primera vez en 2017 tras la victoria de Donald Trump y como reacción a las declaraciones machistas y racistas del presidente.

El proceso de organización y coordinación de una jornada como la del 8M tuvo distintas modalidades, según las capacidades de los colectivos implicados en su puesta en marcha. Maribel valora muy positivamente el proceso de autoorganización que desembocó en la huelga: «mucha participación, muchas acciones, mucha organización, mucho debate». Además, «todo trabajo colectivo crea redes, y eso es algo positivo e imprescindible para que la lucha tenga mayor éxito». Nora vivió la huelga «con mucha ilusión; nunca pensamos que pudiera llegar a tener tantísimo seguimiento en Sevilla». Añade que «nos pasamos semanas con la pancarta, haciendo panfletos y asistiendo a las reuniones de la AFUS (Asamblea Feminista Unitaria de Sevilla) ». Una convocatoria cuyo éxito se basó en la colaboración entre distintas asambleas y colectivos. Como afirma Yolanda, a pesar de que las mujeres anarquistas y libertarias eran minoría en Madrid, «nos organizamos rápido y dejando muy de lado las diferencias políticas. Los fines era comunes y eso era lo que importaba».

No faltan las voces críticas, centradas en las posibilidades que ofrecería una organización más horizontal. Yolanda, por ejemplo, encontró cierta verticalidad en la toma de decisiones dentro de la organización madrileña del 8M, a pesar de que «[las organizadoras] se definan continuamente como un movimiento asambleario y horizontal». Para ella, uno de los principales problemas sería dejar el liderazgo en manos de una minoría: si este movimiento «parase [con] el beneficio de unas pocas, se convertiría en un movimiento burgués. Me decepcionaría bastante». También está preocupada por el oportunismo de cara a la organización de la próxima cita. «Espero del próximo encuentro más claridad y más objetivos». Pese a todo, Maribel se mantiene optimista: «nos falta costumbre. Hubo algunas cosas confusas; la próxima irá mejor».

«Cuando me di cuenta, no podía moverme de donde me encontraba porque estaba repleto de gente»

La huelga, los paros, y las marchas en las distintas ciudades del estado español tuvieron un seguimiento masivo. De la situación en Sevilla nos habla Nora: «Estábamos en Plaza Nueva media hora antes de la hora de comienzo y ya había bastante gente, así que cogí el taco de panfletos y me fui a repartir. Cuando me di cuenta, no podía moverme de donde me encontraba porque estaba repleto de gente, me fue imposible volverme a reencontrar con mis compañeras hasta el final del recorrido. La policía tuvo que abrir calles paralelas a las del recorrido para que la gente pudiera pasar, aquí las calles en el centro son bastante estrechas». «En Valencia como en todas las ciudades, la huelga fue brutal», explica Maribel.

Pero la acción no se limitó a las concentraciones y las manifestaciones. Kris nos cuenta que »la presencia de mujeres en la calle fue increíble durante todo el día; hubo muchas acciones y piquetes».

«Algunas multas. Éstas fueron asumidas por el movimiento feminista de Gasteiz de manera colectiva»

La represión se ha centrado en lo económico. En Valencia »hubo multas a varios colectivos de mujeres por hacer piquete y repartir propaganda que creo que aún están por resolver». En Sevilla «ha habido multas en las manifestaciones contra la Manada, y la que se hizo a favor de Juana Rivas». A estos percances se ha respondido de manera solidaria: «como siempre, hemos intentado ayudar a las multadas montando actos y vendiendo cosas», nos cuenta Nora. Según Yolanda, «decidimos que el dinero que teníamos en la asamblea lo donaríamos a represaliadas que lo necesitaran, y mi sindicato decidió ayudar también a personas que no estuvieran sindicadas». En el caso de Kris «no hubo represión ni demasiada presencia policial. En los piquetes estuvimos prácticamente solas. Entramos al edificio del Corte Inglés y tuvieron que cerrar las puertas hasta que nos fuimos, entramos a numerosas tiendas de ropa, precintamos tiendas abiertas, repartimos mucha propaganda. Y apenas vino la policía, por lo menos de manera identificable. Incluso una treintena de mujeres entraron a la sede de la seguridad social y aunque vino la policía acabamos yéndonos casi voluntariamente. Esta cuestión de la no presencia policial nos enfadó un poco… ¿No nos toman en serio o que?. Hicimos esas reflexiones porque en la mayoría de las acciones, como digo, apenas apareció la policía, y eso que en Euskal Herria, cuerpos policiales hay de sobra.» Posteriormente hubo «algunas multas. Éstas fueron asumidas por el movimiento feminista de Gasteiz de manera colectiva. En CNT se hizo una caja de resistencia y no hemos tenido que usarla. »

«Si eres un sindicato mayoritario, dirigido en su mayoría por hombres, que estás atado a unas subvenciones…»

Respecto al papel de los sindicatos, no hay una postura unánime. En palabras de Yolanda, con «algunos me quito el sombrero [por] cómo curraron con las asambleas del 8M y entre nosotras», mientras otros «intentando saltarse las asambleas y haciendo nada, solo porque sabían que era una huelga muy mediática; en lo legal no se mojaron y en la práctica robaron protagonismo a las mujeres». Nora es mucho más tajante: «De UGT y CCOO imagino que la valoración que puedo dar es similar a la de las demás compañeras del país: nefasta. En las consignas no decían ni huelga feminista, sino “igualitarista”… Sin comentarios. Nos costó más de un cabreo». Para Maribel lo fundamental era que «las mujeres de un sindicato se organizasen y seguro que lo hicieron, al menos las de sindicatos anarquistas y nacionalistas». Para Yolanda la huelga representó una continuidad con su militancia sindical: «Estoy acostumbrada, como sindicalista, a trabajar la huelga desde mi organización. Tenemos nuestras dinámicas y pautas para hacerlo. En la calle no tuvimos problema. Estamos acostumbradas: trabajamos en los centros sociales, en los barrios, en las asambleas populares... ».

Para Kris la actuación de los sindicatos mayoritarios fue «Vergonzosa. Creo que los sindicatos quisieron dejar contentas a todas las partes con su propuesta de paros. También creo que el problema fue del mismo movimiento feminista porque se delegó en las representantes de los sindicatos que había dentro del movimiento feminista la cuestión de la cobertura legal de huelga. Considero que después del 8 de marzo de 2017 el resto de huelgas serán huelgas de 24 horas en las que no cabrá una propuesta de paros por lo absurda que era en sí misma. Hubo mujeres, que por ejemplo trabajaban en comedores escolares, que tuvieron que ir a trabajar de 15.00 a 15.15 porque el paro se acababa a las 15.00. Algunas mujeres que participaban en el movimiento feminista se escudaban en que era muy difícil realizar una huelga. Yo entiendo que si eres un sindicato mayoritario, dirigido en su mayoría por hombres, que estás atado a unas subvenciones y que tienes que cumplir unos cupos cuando propones alguna acción, desde ahí sea difícil. Me faltó humildad. Me faltó sinceridad. Me faltó que asumieran que desde esos sindicatos no se veía la huelga, y que se dejaran de excusas». «Entonces, hubo un proceso dentro de CNT entre las ciudades de Bilbao, Donostia, Iruñea y Gasteiz donde todas las mujeres afiliadas a CNT creamos comités de huelga para legalizar la huelga del 8 de marzo y que todas las mujeres que quisieran hacer la huelga de 24 horas pudieran hacerla con cobertura legal. Le propusimos al movimiento feminista de Gasteiz, en nuestro caso, y me consta que otras compañeras lo propusieron en otras asambleas del movimiento feminista, que también se difundiera esta cuestión, es decir, que aparte de difundir los paros propuestos por el resto de sindicatos, se difundiera que había cobertura legal para realizar la huelga y enfocar el 8 de marzo como se llevaba enfocando desde el resto de asambleas. Y así fue. El propio día las mujeres de CNT se unieron a todas las acciones que se habían propuesto desde el movimiento feminista, movimiento en el que algunas también participábamos para el 8 de marzo.» Aunque señala que «es verdad que la mayoría de las mujeres secundaron los paros propuestos por los sindicatos antes que la huelga. Esto se percibía en la acciones, puesto que las acciones mayoritarias fueron las que estaban comprendidas en esos horarios.»

Kris explica por qué la legalizaron de 24 horas: «Desde CNT la tuvimos que convocar porque no había otra, no porque seamos mejores, sino porque CNT tiene otra organización que permite convocar y preparar otra serie de cosas.» Y subraya que el movimiento feminista debe tomar marcar las pautas y no convertirse en un terreno de pugna entre sindicatos: «Creo que si la huelga feminista la propone el movimiento feminista y estamos de acuerdo y convergemos con sus ideas y principios los sindicatos deben reducir su trabajo al ámbito laboral, pero tiene que ser la asamblea la que decida. Al delegarse desde el principio esta cuestión, cada sindicato barrió para su casa. La propuesta de paros era absurda cuando el discurso de todas las asambleas que convocaron la Huelga para el 8 de marzo hablaban de huelga de cuatro ejes, como sabemos: huelga laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo. ¿Cómo encajar la propuesta de paros en esos cuatro ejes? ¿Cuido de mis hijos e hijas desde que se levantan hasta las 11, de 11 a 15h no cuido, y de 15h hasta el siguiente paro si? No se sostenía. Por eso me pareció una actuación bastante vergonzosa, barrieron para su terreno sin tener en cuenta las condiciones de la huelga.»

«Terminamos muy, muy hartas de las preguntas de los hombres»

Yolanda no la vivió de forma muy distinta a otras huelgas. «No es la primera vez que la CNT apoya con su convocatoria legal una huelga con un contenido no sólo laboral. Ya lo hicimos con la huelga regional de la guerra de Irak, cuando el trabajo de difusión fue especialmente duro, ya que fue claramente boicoteado por los sindicatos mayoritarios que no apoyaron la huelga y se dedicaron a decir en los centros de trabajo que no era una huelga legal». Aunque para Maribel «sí que hubo diferencias respecto a la preparación de otras huelgas». En su opinión «no fue fácil explicar y dar a entender los objetivos hacia el exterior, pero hubo muy buena acogida por parte de mujeres ajenas al movimiento feminista».

El papel de los hombres fue otra de las cuestiones comentadas. Para Maribel «terminamos muy, muy hartas de las preguntas de los hombres de "¿y yo que hago?". Creo que más que no poder entender, no querían entender, ya que quedaba muy claro que lo único que no podían hacer era organizar; y después cada cual que piense y actúe como mejor crea pero sin ningún protagonismo, cosa a la que no están acostumbrados». «Creo que dentro de los hombres hay poca participación activa en el feminismo y media población no puede lograr nada sin la otra media». Para Yolanda «fue un mensaje confuso. Pero como mujer que está en una organización mixta legalizando una huelga, mi mensaje estaba claro». Kris nos cuenta que en CNT Nafarroa: «algunos de los compañeros del sindicato se organizaron para hacer el desayuno, la comida y la cena para ese día. También hicieron una caja de resistencia con lo correspondiente a sus sueldos de ese día para nosotras».

«Ha dado pie a tejer alianzas y a otorgar más repercusión»

La huelga ha conseguido poner el feminismo en la primera plana. Para Kris «la huelga ha supuesto la visibilización del trabajo que se lleva haciendo desde el feminismo en los últimos años, creo que ha servido de herramienta tanto para adentro como para afuera. Para afuera de los círculos feministas porque ha reflejado el empeño, la fuerza y el valor que hay en nosotras. La capacidad y las herramientas que hemos adquirido para poder conseguir el fin del patriarcado. Para adentro, por un lado, por exactamente lo mismo, por hacernos conscientes de lo que somos capaces, de que este camino es el correcto, de que la mayoría de personas que asistieron a las acciones y a las manis de ese día están ahí fuera en el mundo velando por una sociedad mas justa, más feminista.» Nora percibe que «desde entonces, resulta más sencillo difundir por redes sociales». Claro, que como señala Nora, «todo el mundo es feminista. Da igual si sabes algo más a parte del “es que todo somos iguales”, eres feminista, tienes una camiseta de Frida Kahlo comprada en ZARA. Se trata de un feminismo neutro, del que no molesta. Luego estamos las que molestamos un poquito y ya somos misándricas.»

La huelga también ha servido de revulsivo dentro de las organizaciones que la han apoyado. Maribel nos cuenta que «en nuestra organización sindical, el feminismo está más presente, se han creado espacios o herramientas». Kris nos cuenta que para las mujeres de CNT «el proceso de la huelga ha dado pie a juntarnos entre nosotras, a organizarnos con mujeres cenetistas de otras partes de Euskal Herria, de querer y ponerse hacer proyectos en común para abrir un proceso interno de debate a través del cual poder integrar el feminismo dentro de la organización». Un cambio que no se restringe a las mujeres pues «ha sido un pulso al patriarcado que se esconde dentro de algunas pautas, dinámicas y relaciones dentro de la mayoría de organizaciones y de la que no se encuentra exenta CNT. Un pulso que hemos ganado y que su eco ha sido «estamos aquí, no nos vamos a ir y el anarquismo será feminista o no será». Un pulso que se ha visto reflejado en muchos procesos que hemos abierto para dentro: expulsiones de acosadores, denuncias hacía artículos machistas que se encontraban vinculados a CNT. Y en el proceso de debate interno y de protocolo de agresiones en el que se está trabajando.»

En cuanto a las relaciones entre organizaciones y entre activistas Nora cree que «desde el 8M [las mujeres feministas] estamos mucho más unidas en Andalucía. Estamos intentando crear una coordinadora andaluza, y crear un encuentro feminista a nivel andaluz, nos gustaría reivindicar el poder de nuestra tierra, una gran olvidada». Yolanda, en la misma línea dice que «nos ha brindado la oportunidad de conocer [organizaciones] o de que se creasen otras nuevas muy interesantes». Kris ha observado que «la huelga ha dado pie a tejer alianzas y a otorgar más repercusión en las acciones propuestas desde los colectivos feministas». Para Maribel «todo trabajo colectivo crea redes y eso es algo positivo», pero dentro de unos límites, pues entiende que «el feminismo como todas sabemos abarca a derechas, a izquierdas, y a anarquistas; un amplio abanico que es irreconciliable porque dentro de él, como bien dice Ángela Davis hay mujer, raza y clase».

«Que se pare todo. Que tomemos las calles enteras y que solo estemos ahí fuera»

Pese a la reticencia de unos y otros, las mujeres organizadas están haciendo avanzar a toda la sociedad. Nora destaca que «son cada vez más pequeñas las chicas que veo en las manifestaciones, cada vez más pequeñas se dan cuenta de la opresión que sufrimos». Según Maribel «la huelga ha servido para que muchas personas conozcan y tomen conciencia del feminismo. Para que pierdan el miedo, aprendan la autoorganización y suelten toda la rabia que llevan dentro». Para Yolanda «que grupos grandes de personas que no se conocen se junten y hagan cosas ya es un paso. A nivel social ha devuelto la chispa».

Y para que esa chispa prenda, en lugar de apagarse, resulta fundamental la organización para el próximo 8M. Maribel espera que «siga adelante con más experiencia y formación». Yolanda considera fundamental «que se sigan reclamando como mínimo las propuestas que lucharon el año pasado y que ni el gobierno anterior ni el actual han solucionado». Para Nora, su mayor ilusión es que esta lucha continúe. «Ojalá tenga tantísima difusión como este año. Ojalá todo el trabajo de este año no haya quedado en vano, y todo lo que hacemos y trabajamos diariamente haya calado, al menos, un poco en la gente. Ojalá todo el esfuerzo se vea recompensado poco a poco». Kris espera «que más mujeres secunden la huelga de 24h. Que se pare todo. Que tomemos las calles enteras y que solo estemos ahí fuera, en ningún sitio más. Me gustaría que pudiéramos llegar a esas mujeres que no pudieron secundar la huelga, a esas mujeres que curran en curros sin contrato, que les supone muchisimo dejar de currar ese día, que su curro no es remunerado porque curran en casa». Pero también que se mejoren algunos aspectos, «el papel de los sindicatos dentro de las asambleas, el delegacionismo de la propia asamblea, el poco espacio para el debate…»

Entrevista al proyecto de okupación rural en Fraguas

Desde el mismo instante que nos enteramos de la amenaza de desalojo de este proyecto de okupación rural en la pequeña pedanía de Fraguas (Guadalajara), nos pusimos en contacto con el grupo de gestión de esta iniciativa porque creíamos que la mejor manera de difundir su proyecto y mostrarles nuestra solidaridad, era precisamente realizando una entrevista donde nos respondieran en primera persona a todas nuestras preguntas y ganas de saber, que no han sido pocas.

Les agradecemos enormemente su respuesta a nuestras inquietudes, y esperamos que dando a conocer este proyecto tengáis tantas ganas como nosotros/as de acudir en persona, apoyarles en el proceso represivo que han lanzado contra ellos/as y estrechar lazos para mantener viva esta inciativa de autonomía y convivencia en el campo.

- Para empezar nos gustaría que contarais un poco acerca de Fraguas, ¿cuál es su situación geográfica y contexto ecológico? ¿cuál es su historia reciente?

Fraguas es un pueblo de la Sierra Norte de Guadalajara, las tierras son parte del Ayuntamiento de Monasterio, del cual fue pedanía y la gestión de las mismas pertenece a la Junta de Castilla-La Mancha. El terreno es considerado por la adminstración como Parque Natural, a pesar de ser en su mayoria monocultivo de pino en terrazas artificiales que tapizan casi todas las laderas del entorno. Las primeras referencias históricas son del siglo XV, pero no se sabe cuándo empezaron los asentamientos en la zona. A partir de la década de los sesenta del siglo pasado, el régimen franquista inició una campaña para vaciar de gente la sierra (en la cual hay muchos más pueblos abandonados esperándoos) con la excusa de plantar pinos. En Fraguas concretamente, empezaron por expropiarles las tierras y por lo tanto no dejarles pastar, les quitaron el médico y la escuela y les fueron engañando para que vendieran también las casas. El último habitante en irse, Don Benito, fue en 1968. A partir de ahí destruyeron lo que quedó concienzudamente, bulldozers desmontando los tejados e incluso con prácticas militares durante los años 90. Desde entonces se daba esa situación de abandono hasta que llegamos nosotros/as a Fraguas en abril de 2013.

- ¿Cuándo descubristeis Fraguas y cuáles fueron las motivaciones encaminadas a iniciar un proyecto para ocuparlo?

Descubrimos Fraguas en el año 2012 tras juntarnos dos grupetes de personas con ganas de okupar Fraguas con inquietudes parecidas. A nivel colectivo, además de las individuales, nuestras motivaciones pricipales para okupar, habitar y recontruir Fraguas fueron y son a través de la comunidad, la autosuficiencia, el autogobierno y la autogestión económica. El deseo de poner en marcha un modelo convivencial autónomo y horizontal a nivel de producción y consumo que se enfrente con el preestablecido y pudiera transcendernos a nivel personal. Una ansiada vuelta al campo.

- ¿Qué proyectos habéis desarrollado en el pueblo y cuáles estáis desarrollando actualmente?

Tenemos principalmente tres retos: la reconstrucción del pueblo, la autosuficiencia y la convivencia. A nivel del primer objetivo hemos reconstruido tres casas y tenemos otras tres obras en marcha. De la autosuficiencia real aún estamos lejos pero es una clara tendencia en la que se enmarca el proyecto, en cuestiones de luz nos autoabastecemos gracias a la energía solar. La convivencia es nuestro gran reto, la cual trabajamos día a día.

- ¿Cómo habéis gestionado el proyecto en todo este tiempo? (Grupos de trabajo, asambleas...) ¿Cómo se ve modificado ese modelo de gestión respecto a como lo entendemos en la ciudad?

La gestión del proyecto se ha llevado a cabo mediante asambleas horizontales, priorizando el trabajo en grupo sin especializar y gestionándolo desde el común. La diferencia principal es el proyecto de comunidad convivencial, vinculado a todos los ámbitos de nuestra vida, compañía, ocio, trabajo y lucha política.

- Desde vuestro aprendizaje en estos años, ¿cómo describiríais la experiencia de okupacion rural? ¿qué obstáculos habéis encontrado?

La experiencia es en general ilusionante, ver y sentir a un grupo de personas empoderado, gestionando las tierras y espacios y sus vidas de la manera más autónoma que conocemos, es verdaderamente alentadora. El principal obstáculo somos nosotros/as mismos/as, la convivencia marca y mucha gente se ha marchado del proyecto por no haber gestionado bien los conflictos. Otro obstáculo claro es el poder estatal que desde el principio aprieta con multas y a día de hoy acusa a 6 de nosotros/as de los delitos de usurpación de monte público, delito contra la ordenación del territorio y daños. Nos solicitan 4 años de cárcel y una gran cantidad de dinero.

- ¿Es dura la vida en el campo buscando la máxima autogestión? ¿Tenéis contacto con la ciudad?

Desde nuestro parecer la vida en el campo no es más dura que en la ciudad. Sí que es cierto que la carga de trabajo que tenemos es brutal y que a nivel emocional estamos saturados pero ya se sabe que sarna con gusto no pica y que estamos convencidos/as de lo que hacemos. Claro que tenemos contacto con la ciudad, casi todos/as venimos de ciudades grandes y por lo tanto nuestro entorno esta allí. Además no queremos ser unos/as locos/as que simplemente se echan al monte queremos vincularnos con otras luchas de la ciudad y servir de ejemplo (como otros/as son para nosotros/as) de la vuelta al campo pero bajo paradigmas diferentes.

- ¿Valoráis la posibilidad de aliaros con los movimientos sociales y políticos de las ciudades?

Sin duda, somos parte de los movimientos sociales y políticos, siendo conscientes de que con distintos métodos de lucha la solidaridad y el apoyo mutuo son valores que tenemos que fomentar entre la lucha urbana y rural.

- Recientemente hemos sabido que os quieren desalojar. Contadnos brevemente desde cuándo viene esta amenaza, ¿quiénes están detrás de este intento de desalojo y qué intereses tienen sobre Fraguas?

La presión por parte de la Junta de Castilla-La Mancha viene casi desde antes de okupar Fraguas, ya nos avisaron técnicos y forestales de cual iba a ser su respuesta. Las multas empezaron al año de estar allí ya con la amenaza por parte de los agentes forestales de que se estaba tramitando la denuncia por la vía penal. En junio de 2015 nos llamaron a declarar al Juzgado de Instrucción nº 4 de Guadalajara, acusados de usurpación de monte público. Durante el mes de abril de este año 2017 nos han ido llegando los escritos de acusación en los que añaden delitos contra la ordenación del territorio y daños. La denuncia la pone la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente y Desarrollo Rural. El interés que pueden tener es el control y el poder sobre las tierras, el mantenimiento de la propiedad y la destrucción de alternativas prácticas a su modelo de sociedad.

- ¿Qué medidas represivas penales o económicas quieren imponeros?

Pues nos solicitan a cada una de las personas que estamos imputadas una multa de 600 euros por la usurpación de monte público, 2 años de cárcel por delitos contra la ordenación del territorio, otros 2 años de prisión por el delito de daños y un total de 26.677 euros en concepto de responsabilidad civil por el mencionado delito de daños (que vienen justificados por los costes de la demolición y gestión de los residuos de la misma).

- ¿Algunas estrategias para la resistencia que nos podáis contar?

Principalmente nuestra estrategia a corto plazo va a ser la difusión del proyecto y la problemática legal enfrentando al poder con una carga moral de la que ellos carecen. A largo plazo nuestra firme convicción de defender el proyecto.

- Por último, daros las gracias por concedernos esta entrevista. Unas palabras que queráis expresar para los/as lectores/as de Regeneración...

Gracias a vosotros/as, comentar tan solo que el campo está vacío esperando, y que fue el pasado pero es sin duda el futuro. Que Fraguas está abierto para que vengáis a conocernos y quién sabe a qué más. Para cualquier cosa, visitas, dudas o críticas, escribidnos al correo electrónico:

 

fraguaspobladores@gmail.com

 

Entrevista al Movimiento por la Dignidad de la Mujer de Alcobendas y Sanse

Como parte del compromiso activo de nuestro medio de comunicación social y libertario con el feminismo y su lucha transversal, hoy 8 de marzo, Día Internacional de la mujer trabajadora, os traemos la voz directamente de un colectivo de mujeres de la zona norte de Madrid. Una entrevista realizada en común, desde la justicia social y la igualdad de género, que desprende valientemente sororidad, siendo un movimiento feminista referente en estos dos municipios por su empoderamiento personal y público.

Facebook: DigniMujer

Twitter: @dignimujer_ZN

¿Podríais presentaros y decirnos qué es el movimiento por la Dignidad de la Mujer de la Zona norte de Madrid y cuándo surgís como colectivo?

El Movimiento por la Dignidad de la Mujer somos un grupo de mujeres que lucha por una igualdad efectiva y real en nuestras vidas. Luchamos por reivindicar unos derechos, que por el simple hecho de ser mujer, nos son arrebatados, esencialmente por los hombres. Entre nuestras reivindicaciones: el derecho al aborto; la paridad como forma de terminar con la jerarquía hombre/mujer y el poder masculino; y la exigencia de que el trabajo doméstico y los servicios que hacen las mujeres en el hogar sean reconocidos y compartidos.

El Movimiento por la Dignidad de la Mujer surge a raíz de la reforma de la Ley del Aborto promovida por Ruiz Gallardón cuando era Ministro de Justicia. Un grupo de mujeres, la mayoría militantes de otros colectivos, coincidimos en lo negativa que dicha reforma supone para todas nosotras y en la necesidad de constituir una agrupación que luche activamente contra este despropósito. Es así, como nace El Movimiento por la Dignidad de la Mujer.

Al cabo de los meses, y una vez retirada ya la reforma y dimitido Ruiz Gallardón como Ministro, estas mujeres estuvimos de acuerdo en que nuestra lucha era necesaria más allá de esta causa y, decidimos así, mantenernos activas y planificar juntas otra serie de actividades y acciones, ya más enfocadas a los municipios de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes.

¿Antes de crear DigniMujer habíais hecho activismo político y social en otros terrenos? De ser así, podéis indicarnos cuál es la importancia de interrelacionar esas luchas con el feminismo y llevarlas adelante globalmente.

Algunas de nosotras veníamos del 15M, y a partir de ahí y antes de que se creara DigniMujer, militamos y participamos en varios Movimientos Sociales de nuestra zona como en la Pah AlcoSanse o en la Plataforma por la Sanidad. Y es ahí cuando nos damos cuenta de la necesidad de incorporar el feminismo como eje vertebrador en cualquiera de esas luchas.

Creemos que es importante que cualquier lucha legítima, lo sea pero con una perspectiva feminista y de género. Ahora, no lo entendemos de otra manera. Y para ello, es fundamental que se incorporen mujeres que luchen por la igualdad, porque está demostrado que es así como se consigue un avance social igualitario y donde conseguimos una visibilización de nuestras opiniones y actitudes políticas e ideológicas.

¿Qué actividades y proyectos habéis desarrollado durante este tiempo?

Cómo hemos dicho anteriormente, creemos que el feminismo tiene que ser el eje vertebrador de esta sociedad. Consideramos que es fundamental que la perspectiva de género esté presente en todas las actividades y proyectos que realizamos.

Nuestras actividades van desde al apoyo y la organización de manifestaciones por la lucha de los derechos de las mujeres (Manifestación 8M Día Internacional de la Mujer, Manifestación 25N por la eliminación de las Violencias hacia las Mujeres, contra la reforma de la Ley del Aborto de Gallardón, etc…) como el apoyo de manifestaciones y concentraciones por los derechos humanos y no humanos (Marcha del Orgullo LGTBI, Actos AntiFascistas de AlcoSanse, Marchas por la Dignidad, Manifestaciones AntiTaurinas por los derechos de los animales, etc…)

Nuestros proyectos tienen un objetivo común: dotar de herramientas feministas a todas las luchas, luchar contra la desigualdad que sufrimos en todos los campos imaginables de esta sociedad y dar visibilidad a las mujeres.

Siempre que tenemos ocasión, como en el pasado San Isidro de Alcobendas, damos visibilidad al sexismo que opera en esta sociedad. En ese caso, dotamos de carteles No Sexistas a las Casetas de la feria que así lo quisieron.

Uno de los proyectos más importantes, es visibilizar el Terrorismo Machista que asola a nuestra sociedad, así como dar voz a las que ya no tienen voz: Las Asesinadas. Una vez al mes nos concentramos en alguno de nuestros dos pueblos para visibilizar esta lacra y aportar nuestro granita de arena para concienciar a la sociedad de su importancia.

Por otro lado, fomentamos la Visibilización de la Mujer en todos los aspectos del Arte, con nuestro Ciclo FeminArte: Proyectamos películas dirigidas y protagonizadas por mujeres, damos voz a la Poesía Feminista y Femenina, etc…

Además hemos estrenado hace unos meses una nueva sección: FemiCuentos donde  fomentamos la igualdad entre las más pequeñas a través de Talleres de Cuenta Cuentos.

Este verano, en las Fiestas de San Sebastián de los Reyes hemos estrenado nuestra Campaña Contra el Acoso Machista en las Fiestas Populares, que prodigaremos en el resto de las fiestas de nuestros dos pueblos, y en la que sensibilizamos a nuestr@s vecin@s a favor de unas fiestas libres de acoso y de machismo y donde asistimos de apoyo a todas aquellas compañeras que lo sufren o lo presencian sólo por ser mujeres.

Y por último, estamos preparando, junto con otras Asociaciones de Mujeres, una manifestación en conmemoración del 8M, para el próximo domingo 12 al que, por supuesto, estáis todas invitadas. Será una jornada reivindicativa y muy musical.

Y ahí seguimos…

¿Cuál consideráis que es la realidad y el potencial del movimiento feminista actualmente a nivel internacional?

Creemos que, actualmente, el feminismo está tremendamente activo, nacional e internacionalmente hablando. Y es porque las feministas somos conscientes de que sólo con nuestra presencia en la lucha, podemos conseguir avances en la igualdad real y efectiva. Que somos nosotras las que tenemos el gran poder transformador de la vida sociocultural y política de todos países.

Con nuestra lucha hemos y estamos provocando un cambio profundo en todos los ámbitos y niveles de nuestra vida. Y esa es la perspectiva de futuro: seguir cambiando y transformando las sociedades heteropatriarcales cuyas características más significativas, por definición, son la desigualdad, la discriminación y la injusticia.

¿Y respecto de la realidad de los colectivos feministas en el territorio de Madrid y la sinergia con otros movimientos similares? 

 Pues sinceramente, es ahora, después de tres años de nuestros comienzos que estamos empezando a conocer y a crear lazos con otros colectivos feministas de nuestra zona. Pero creemos que es fundamental la solidaridad y el apoyo mutuo entre nuestros colectivos y que estemos interconectadas para avanzar de forma más rápida y contundente.

¿Cómo ha sido vuestro aprendizaje colectivo sobre cuestiones de género y lucha feminista y cómo creéis que este afecta a vuestra vida cotidiana?

Jajaja, el aprendizaje está siendo lento, pero firme, se podría decir. Empezamos sin saber nada sobre el feminismo, o por lo menos sin saberlo de forma consciente. Pero en cuanto empiezas a involucrarte, a leer, a escuchar, en fin… no hay marcha atrás.

Hemos acudido a charlas, a talleres, leemos a nuestras feministas preferidas (cada una tenemos las nuestras, claro), y sobre todo, nos alimentamos de nosotras mismas, de nuestras dudas, de nuestros “peros”, de nuestras inquietudes.

Y todo esto, siendo conscientes de lo duro que es tener conciencia feminista. Duro, porque como se suele decir “nos pusimos las Gafas Moradas” y es cuando fuimos consciente de las situaciones injustas, de desventaja y sexistas, que las mujeres sufrimos en nuestro día a día.

Nuestra vida cotidiana cambió de manera radical. Y la de nuestro entorno también, claro. Una vida más consciente, aunque más difícil también.

¿Qué estrategias pensáis que debe llevar a cabo unitariamente el movimiento feminista para conquistar espacios hacia la igualdad y trasladar la teoría feminista hacia la práctica?

Es fundamental que el feminismo se vea totalmente necesario en cualquier ámbito de nuestra vida. Debemos ser capaces de construir un discurso feminista que permita impregnar en las necesidades y valores de otras luchas por la igualdad.

¿Qué le diríais a las mujeres y compañeras jóvenes que están descubriendo el feminismo?

Que es fascinante. Que recarga las pilas. Que es imprescindible. Que somos imprescindibles. Y que mucho ánimo y mucha fuerza para continuar con esta preciosa lucha. Y que juntas, podremos conseguir todo lo que nos propongamos.

¿Y a los hombres, especialmente a aquellos que desean revisarse sus privilegios?

Que esta es nuestra lucha y nuestro espacio y que es imprescindible que nos acompañen sin arrebatárnoslo. Pero que es imprescindible que aprendan igual que estamos aprendiendo nosotras. Que nos escuchen, que escuchen a las feministas, que se escuchen a sí mismos. Que se replanteen todo lo que hasta ahora habían aprendido. Que es imprescindible que se despojen de esos privilegios, a veces invisibles, para que nosotras podamos alcanzar nuestros derechos.

Tras el Congreso de CNT, entrevista con su Secretario General

Publicado originalmente en alasbarricadas.org

Del 4 al 8 de diciembre ha tenido lugar en Zaragoza el último Congreso de CNT. Dado su interés para el movimiento libertario (en todas sus vertientes) y dado el ruido que siempre acompaña a este tipo de eventos, hemos querido entrevistar a alguien del secretariado permanente del comité confederal (el órgan de gestión a mayor nivel) para que nos explique de primera mano su opinión sobre lo que ha visto en estos días y los efectos prácticos de estas decisiones.

Podéis ampliar información en la página que se ha creado para seguir el evento: xicongreso.cnt.es

Para quienes no te conozcan, ¿nos podrías hacer una pequeña introducción?

Soy Martín Paradelo, Secretario General de la CNT. En primer lugar quiero agradecer a los compañeros y compañeras de Alasbarricadas su interés en la CNT y en la celebración de nuestro XI Congreso, así como su importante trabajo en la difusión de las iniciativas anarquistas y su contribución al debate teórico.

Ahora que ya ha finalizado, ¿cómo has visto en lineas generales el Congreso?

En general, podemos hablar de un congreso especialmente productivo en varios sentidos.

En primer lugar, por la cantidad y calidad de las ponencias que se sometían a debate y aprobación de los sindicatos. Hay que tener en cuenta que la CNT tiene sus ritmos propios y que el congreso no es sino el punto final de un largo proceso de debate interno que se inició hace un año. En este congreso los sindicatos han presentado ponencias que abarcaban de manera muy seria y completa ámbitos de actuación y líneas estratégicas de la CNT que estaban por desarrollar, aunque de eso hablaremos más adelante.

En segundo lugar, se ha visto la cohesión interna de la CNT y se ha manifestado la madurez de la organización. A nadie se le escapa que la CNT acudía a este congreso en un momento interno muy delicado y difícil, después de las últimas desfederaciones de pequeños grupos inoperantes y de los problemas con el anterior secretario general. Sin embargo, se ha visto una CNT unida y decidida a dar pasos de gigante. El debate en el plenario ha sido respetuoso y fluido, lo que no había ocurrido en los anteriores congresos, mucho más tensos, y ha alcanzado un calado y un nivel de análisis muy superior. También en las comisiones de refundición el nivel de consenso ha sido muy amplio y los votos particulares emitidos apenas se separaban en detalles anecdóticos de las ponencias mayoritarias. Esto no quiere decir que no haya habido tiranteces o desacuerdos, pero sí que su resolución no ha sido problemática.

Dentro de lo aprobado en el congreso, ¿qué puntos crees que son los más importantes?

Para empezar, la CNT ha pasado a definirse no solo como una organización de clase, autónoma, autogestionaria, federalista e internacionalista, sino también como una organización feminista, entendiendo que la lucha contra el patriarcado es inseparable de la lucha contra el capitalismo y contra cualquier forma de dominación, y de hecho también la acción sindical que ha definido el Congreso para los próximos años se ha impregnado de este punto de vista.

Se han tomado acuerdos importantes en cuanto a comunicación que supondrán una importante puesta al día de la estrategia comunicativa de la CNT, más efectiva y adaptada a los tiempos actuales. En cuanto a acción social se han incorporado nuevos acuerdos sobre los sistemas públicos de servicios y se ha enfrentado la creación de asambleas de parados y de bolsas de empleo en los sindicatos, entre otras cuestiones.

Sobre la visión internacionalista de la CNT y su concreción práctica también se han tomado importantes acuerdos, entre ellos el apoyo a todas las luchas por la libertad de los pueblos que hoy están teniendo lugar y la importancia de estrechar lazos entre los trabajadores llamados autóctonos y los migrantes o refugiados, como parte de una misma clase que padecemos la opresión capitalismo, además de otros relativos a la AIT.

Con todo, los acuerdos más importantes se han alcanzado en materia de acción sindical, lo que refleja con claridad la línea de la actual CNT. En este sentido, se han incorporado acuerdos muy importantes sobre la mujer trabajadora y se ha integrado esta perspectiva de género en la acción sindical de la CNT. También se reafirma la integración en la acción sindical de la CNT de las personas que trabajan de manera autónoma y sus problemáticas específicas.

Muy importante es el acuerdo sobre la ampliación del Gabinete Técnico Confederal, en la actualidad desarrollado en sus áreas jurídica y económica. Se ha decidido crear dos nuevas áreas, un área social y un área de salud laboral. También se ha abordado la organización y coordinación de las secciones sindicales a todos los niveles, lo cual hará que se multiplique su efectividad y el alcance de sus luchas.

Se han abordado nuevas formas de oposición a los procesos de despidos colectivos y expedientes de regulación de empleo, así como sobre la negociación colectiva.

Acuerdos muy importantes son los relativos a la recuperación y colectivización de empresas y al control anarcosindical de la actividad productiva y de la organización del trabajo, lo que supone una decidida voluntad de iniciar procesos revolucionarios que pasen por la toma de los medios de producción y la autogestión integral de la sociedad. Se recuperan para esto las Comisiones de Defensa Económica y el Consejo de Economía Confederal. Esto no es un brindis al sol ni uno de aquellos acuerdos grandilocuentes que luego nadie desarrollaba y que se convirtieron en habituales en la CNT de décadas pasadas, sino que hay una voluntad clara de iniciar estos pasos en un sentido revolucionario y transformador. Para esto también se ha acordado la elaboración de un programa económico y sociolaboral que debe desarrollar estos temas y para cuya presentación pública nos hemos dado el plazo de un año. Los fines revolucionarios de la CNT son irrenunciables y ahora la organización es consciente de que debe empezarse ya este camino, sin vuelta atrás posible, construido sobre la acción permanente y no sobre discursos nostálgicos o eslóganes vacíos. La CNT se ha definido como una organización actual y de futuro con estos acuerdos.

Una cuestión que suele ser objeto de comentarios, ¿qué línea tiene CNT respecto a la unidad obrera, sindical y popular?

La CNT no tiene una línea definida en este sentido, aunque es cierto que existe total autonomía a nivel local para pactar confluencias y llevar a cabo procesos unitarios, y también que a nivel confederal se ha participado de movimientos de este tipo. En todo caso, la unidad de clase no puede acabar suponiendo una disolución ideológica o una renuncia a determinados principios. Por cierto que en el Congreso se han adoptado las condiciones de confluencia a nivel sindical.

La CNT puede no tener vocación de hegemonía y participar en igualdad en múltiples luchas que no partan de sí misma, pero también es cierto que la CNT tiene la voluntad de convertirse en la referencia para el conflicto de la clase trabajadora, en la referencia de la lucha de clases.

¿Qué efectos prácticos puede tener este congreso para la clase obrera?

La clase obrera como sujeto está en este momento histórico terriblemente disgregada e incluso ha dejado de reconocerse a sí misma como sujeto. En este sentido, la aparición de referencias fuertes de reconocimiento y de estructuras estables desde las que articular este reconocimiento y transformarlo en un impulso creativo positivo son de la mayor importancia. Estas referencias y estas estructuras deben ser las organizaciones sindicales diferenciadas y los movimientos de lucha o resistencia generados desde la confluencia y que hagan de la autogestión el pivote central de su acción.

En este sentido la CNT está llamada a ocupar una posición preeminente, pues hay que tener en cuenta que por suerte o por desgracia la CNT supone un modelo sindical único en la sociedad española. No hay otra organización sindical que se sitúe en tal nivel de independencia económica y política y que apueste exclusivamente por un sindicalismo de implantación, construido sobre la autogestión y la acción directa, y que articule esta práctica a un nivel territorial tan amplio. Los beneficios de este modelo para la clase trabajadora se están empezando a ver en las luchas que la CNT está llevando adelante de manera victoriosa, pero además el carácter finalista revolucionario de la CNT, nuestra voluntad de extender el conflicto a nivel social supone un inicio de superación sistémica importantísimo en este momento en el que las ideologías parecen haber dejado de existir y que es precisamente desde ese vacío ideológico desde el que el sistema construye con eficacia su reproducción. No olvidemos que estamos enfrentando un momento de colapso, lo que también significa un momento de reconstrucción, en el que los conceptos fuertes, la solidez ideológica y la práctica que ofrece la CNT serán fundamentales para articular un movimiento de reconstrucción revolucionaria de la sociedad. El pesimismo puede invadirnos con facilidad, pero es necesaria la esperanza, y la CNT es un gran lugar donde tener esperanza.

Hemos oído que el dabate sobre relaciones internacionales ha sido uno de los más polémicos. ¿Cuál ha sido la decisión sobre la AIT?

Se ha definido un nuevo enfoque organizativo internacionalista, que pasa por denunciar el carácter inoperante de la actual AIT y por la puesta en marcha de un proyecto de expansión internacional que debe culminar en la celebración de un congreso de refundación de una internacional del sindicalismo revolucionario sin los lastres burocráticos que padece la actual AIT.

Digámoslo claramente: una opción internacional con capacidad de influencia y de coordinación de luchas y conflictos sindicales es fundamental en un momento en el que la economía se encuentra en tal nivel de globalización, pero también hay que tener claro que encarar este proceso en imposible desde minúsculas organizaciones conformadas por algunas decenas de personas que manifiestan un sectarismo atroz, una tendencia al control autoritario que raya la paranoia, un gusto por la burocratización muy alejado de lo libertario y que desprenden un olor a etnocentrismo occidental rancio y reaccionario. El Congreso ha acordado enfocar la nueva Internacional hacia formas de relaciones más abiertas y flexibles que el férreo control interno que pretende la actual cúpula, es decir, potenciando la autonomía de las secciones.

Una nueva Internacional debe comprender y valorar las diferencias y lo específico de cada organización y de los contextos culturales en que se inscriben y desarrollan y que funcionan en parámetros ideológicos y se desarrollan en imaginarios muy diferentes del sindicalismo del primer mundo industrializado y hegemónico a nivel global. Haciendo de la acción directa y de la autogestión los conceptos básicos que sirvan como aglutinante, la nueva Internacional debe ser abierta y estar basada en la lúcida comprensión de la diferencia.

El Congreso ha estado acompañado de unas jornadas culturales (ver programa) con una propuesta muy variada, ¿cómo las valorais?

Lamentablemente no puedo valorarles como se merecen, pues no he participado en ellas. Creo que las mesas redondas que se han organizado abordaban temas importantes y fundamentales en el actual momento de crisis que vivimos, y conociendo a los ponentes estoy seguro de que su contenido a estado a la altura, además de que se relacionaban mucho con el contenido de algunas discusiones del congreso.

Sobre la programación teatral y musical, solo tuve tiempo de asistir al magistral espectáculo de Pepe Viyuela. No pude asistir a las representaciones de Ana Plaza, que me interesaba mucho por su contenido y porque Ana es una actriz excelente, ni tampoco a la del grupo Los Mancusos, que comentaban las compañeras de Zaragoza que era un gran espectáculo.

Creo que la programación del ciclo de cine aporta una interesante mezcla de visión histórica y actual y que contribuye a extender la idea constructiva del anarquismo, aunque haré una pequeña crítica, y es que echo de menos una mayor calidad en cuanto a la selección.

En general, creo que los actos han estado al nivel y han arropado el contenido del Congreso de manera excelente. No me queda sino agradecer a los compañeros y compañeras de la CNT que han trabajado en estas jornadas y a todos los ponentes y artistas que han colaborado.

Grecia: experiencias de diciembre

El texto que presento está sacado de un panfleto muy interesante que revisa el movimiento anarquista griego a raíz de las acciones militantes de 2008. Se puede leer/descargar en inglés aquí. Yo paso a traducir una parte que me parece de especial interés.

Repasando diciembre

Extracto de un texto más largo de la Void Network respondiendo a preguntas de anarquistas de los Estados Unidos.

Desde diciembre... ¿qué nuevas herramientas y estrategias tiene la gente?

Lo más importante es:

Coherencia: esfuerzos para ofrecer soluciones y respuestas directas a todos los movimientos del Estado, así como esfuerzos para mantener viva la lucha con acciones y eventos que prácticamente tienen lugar todos los días. También existen esfuerzos conscientes para evitar movimientos suicidas y sacrificatorios que puedan causar arrestos o derrotas duras. Los disturbios y las confrontaciones con la policía están bien organizadas, bien equipadas, y suceden en los lugares y  tiempos en los que la posibilidad de hacer gran daño es máxima y la posibilidad de personas en serio peligro es mínima. Con estas victorias la lucha atrae a nuevas personas.

Trabajo político: basado en la conexión directa con los problemas de la sociedad y en abstracciones ideológicas. Los esfuerzos por escuchar a la sociedad, manteniendo el contacto con las preocupaciones y miedos de la gente, dan respuesta a las situaciones que aparentemente no la tienen, atacando a las causas de los problemas y no a sus resultados. La habilidad del movimiento para jugar un rol importante en la vida política del país depende de la creación de lazos profundos con las luchas sociales , así como de la habilidad de inyectar ideas y prácticas anarquistas en los corazones de la gente común y jóvenes radicales. Esto es posible mediante el cultivo personal de una mentalidad crítica y la creación colectiva de una confrontación pública e inclusiva contra toda forma de autoridad.

Trabajo cultural: reuniones, asambleas, plazas, parques, y la vida pública tienden a reunir gente con coraje para luchar y capacidad para pensar y crear. Por primera vez en muchos años, lxs anarquistas están preparadxs para alcanzar una alta visibilidad en la sociedad y atraer así nueva gente no solamente mediante su fuerza destructiva sino también mediante su defensa de los espacios públicos (como los parques), y la creación de espacios políticos (como las okupas y los centros sociales en toda Grecia). También es importante la cultura colectiva que permite a todas las individualidades beneficiarse de las comunas sin perder su propia personalidad en ellas (como sucede en la organización tradicional de izquierdas).

Constante difusión de contra-información: es vital la importancia de la tipografía (¡no de la impresión digital sino de la impresión offset de 70cm x 50cm!) para imprimir miles de copias de carteles grandes y pegarlos por todas partes. Dado que muchos grupos diferentes producen muchos carteles diferentes, todo un espectro de teoría emerger en las paredes de la ciudad. Ya no tienes que leer libros sobre anarquismo. ¡La teoría está en los muros! Evidentemente es muy importante usar máquinas offset (!) para distribuir de forma gratuita miles de comunicados y copias de libros. Estas prácticas van de la mano con el uso de pintura en spray para pintar en los muros eslóganes políticos firmados por una "-A" en un círculo, y tapar los graffiti neo-nazis. También, lxs compañerxs acuden con frecuencia a la plaza central de sus localidades con un pequeño generador eléctrico y un pequeño sistema de sonido para poner música, leer sus comunicados, y repartir panfletos. Con este método de contra-información atraen la atención de la gente hacia luchas sociales específicas, crean solidaridad y mantienen interminables diálogos con la gente que pasa por allí.

¿Qué ejemplos concretos existen?

- Las asambleas de barrio, organizadas mediante invitaciones distribuidas de puerta en puerta, ofrecen respuestas a los problemas locales y los conectan con los problemas sociales más generales.

- Los parques okupados ofrecen una conexión directa con los problemas ecológicos y la vida urbana del día-a-día, produciendo nuevos espacios públicos liberados donde distinta gente puede encontrarse y coexistir (o intentar coexistir).

- Las diferentes okupas nuevas permiten que diferentes corrientes del anarquismo obtengan más visibilidad.

- Los nuevos centros sociales ofrecen talleres, lecciones gratuitas, comida gratis, alcohol barato, libros gratis, clases, proyecciones de películas, herramientas para DJs, conciertos, y espacios  de encuentro, sociales y públicos, para todo tipo de persona. Estos centros conectan a lxs activistas políticxs con la gente común y estudiantes.

- Los grupos guerrilleros urbanos siguen incendiando y luchando. Están formados por personas que se conocen y confían las unas en las otras al 100%. Ellxs continúan escalando los ataques semanales contra objetivos estatales y capitalistas. El gran catálogo de ataques incendiarios expande la cartografía de instituciones, corporaciones, bancos, y oficinas que la sociedad tiene que eliminar para que las personas puedan ser libres e iguales. De esta manera, lxs incendiarixs ofrecen a la sociedad una señal que eleva la desconfianza de la gente hacia estos objetivos específicos, así como fomentan sospechas sobre las funciones explotadoras de los mismos.

- Los activos grupos de estudiantes anarquistas no permiten a la burguesía controlar la universidad. Estos grupos se comunican entre sí todos los días, así como con el resto de estudiantes. Convierten la universidad en un espacio público que aloja decenas de eventos semanales, también organizados por compañerxs de otros colectivos políticos y culturales. Por supuesto las organizaciones de izquierda y grupos culturales también participan en la lucha por la defensa del asilo universitario, y por la defensa de la apertura nocturna de las universidades.

- La defensa de zonas públicas y autónomas como parques, colinas urbanas, universidades, áreas urbanas, esquinas, plazas, y puntos de encuentro como Exarchia y similares en toda Grecia de los ataques de la policía, mafia, traficantes de drogas, neo-nazis, e inversorxs capitalistas unen a la gente. Los encuentros en los espacios públicos producen una mezcla explosiva de gente muy diferentes proveniente de distintos contextos que aprenden a plantar cara a la policía, la mafia, lxs traficantes de drogas, lxs neo-nazis, y lxs inversorxs. Las asambleas diarias en los espacios públicos fortalecen los grupos y amistades para combatir contra lxs enemigxs en caso de espontánea necesidad, así como para pensar que estos espacios públicos son áreas totalmente distintas al resto del territorio que las rodea.

- El fortalecimiento de la imaginación, la inteligencia, y la mentalidad crítica es la mejor estrategia.

- Los movimientos de solidaridad animan a la gente a continuar luchando y cuidar, en la máxima medida posible, de lxs prisionerxs de esta guerra.

- La solidaridad pública y abierta hacia todxs lxs prisionerxs, criminales y prisionerxs políticos por igual, expresa la negación total de las instituciones carcelarias, revela las causas reales de la criminalidad en nuestra sociedad, y une más estrechamente a lxs prisionerxs anarquistas con el resto de prisionerxs, ganando así respeto y apoyo desde dentro de las cárceles.

- La lucha por Kostantina Kuneva y el resto de trabajadorxs manda un mensaje directo a lxs patronxs de que si atacan a unx de nosotrxs se las tendrán que ver con todxs. También, esta lucha demuestra que la lucha colectiva puede revelar cuestiones teóricas que interesan y atraen al conjunto de la sociedad.

- Todas las luchas y acciones directas sindicalistas, autogestionadas desde la base depositan en la mentalidad de la gente, año tras año, una estrategia profunda y radical de intervención en la esfera del trabajo.

- Indymedia funciona como un centro estratégico para la organización de las luchas y como un espacio digital y público donde todas las convocatorias, debates, e invitaciones pueden obtener notoriedad. De algún modo, todxs lxs compañerxs comienzan sus días echando un vistazo al calendario de Indymedia para decidir en qué acción social o asamblea desean participar.

- Las radios piratas y colectivas en universidades y centros sociales lanzan a las ondas el mensaje de resistencia creando así comunidades culturales y políticas.

- Las marchas críticas, las demostraciones en las calles, las fiestas gratuitas, las raves ilegales, los eventos en las okupas, los conciertos DIY, el hip-hop político, el punk, el indie rock el drum 'n bass, el techno y el trance atraen a miles de jóvenes hacia espacios públicos temporalmente liberados. Estos espacios ofrecen un contacto existencial con las culturas underground y los movimientos radicales. Los encuentros de las culturas underground, cuando están conectados en solidaridad con el espacio político anarquista, ofrecen una introducción de primera mano con la conciencia política y social que los libros no pueden reproducir.

- Las protestas en centros comerciales, áreas de lujo, o en las estaciones del metro transfieren el mensaje de insurrección hacia los espacios privatizados de la ilusión capitalista.

- La okupación del Teatro Nacional de la Ópera y la interrupción de los espectáculos comerciales crearon un ejemplo de punto de encuentro entre las esferas del arte, de la filosofía, y de las ideas y prácticas insurreccionalistas.

- La okupación del edificio de la Confederación General de Trabajadorxs de Grecia creó una negación pública y visible del rol del liderazgo sindicalista y su fracaso durante más de 100 años de lucha obrera.

- La okupación de las oficinas de periódicos por periodistas en insurrección y compañerxs activxs en la creación de medios de contra-información produjo un vivaz punto de encuentro para la crítica directa del rol que los medios de comunicación juegan en la creación de apatía social.

- La okupación del estudio de la Televisión Nacional por jóvenes artistas y activistas arruinó el discurso del Primer Ministro, difundió desconfianza sobre los medios de comunicación, y mandó el siguiente mensaje a todas las televisiones de Grecia: "apaga tu televisión. Sal a las calles."

- Las distintas okupaciones de edificios gubernamentales y municipales a lo largo y ancho del país mandó a la sociedad un mensaje muy diferente sobre nuestra concepción de las instituciones públicas, así como constituyeron satisfactorias victorias en diferentes luchas y causas.

- La lucha anti-fascista expresa el mensaje de que no hay piedad para lxs enemigxs de la libertad.

- Las manifestaciones anti-fascistas en solidaridad con lxs migrantes hizo obvio para todxs ellxs que nosotrxs estamos de su lado (pero sin esto significar que no critiquemos sus propias limitaciones).

- Vídeos y demás material subido a Internet y difundido por los canales de televisión convencionales probaron que la policía trabaja junto a lxs neo-nazis contra lxs migrantes y los movimientos sociales. También se probó que lxs neo-nazis no son más que una herramienta del Estado que usa contra cualquier tipo de resistencia social.

- Vídeos independientes y amateur, como el vídeo del asesinato de Alexis, o vídeos de la brutalidad policial, jugaron un papel muy importante en la construcción de un nuevo tipo de opinión pública.

- La creación de cientos de blogs desde muchas iniciativas de distinto tipo aportó un espacial digital para la expresión directa de las causas y teorías de cada lucha, atrayendo así a miles de lectorxs y participantes. Los blogs rompieron, para siempre, con la autoridad y monopolio  de los medios de comunicación convencionales.

- La imparable escritura, impresión, y distribución de mano en mano de cientos de publicaciones GRATUITAS de muy distintos tipos, panfletos, libros, CDs, DVDs, y el diseño y pegado de miles de carteles en todas las ciudades llevan el análisis a tal nivel que es posible cubrir muchas diferentes problemáticas que conciernen prácticamente a todas las partes de la sociedad. También, estos materiales expresan a las personas de nuestro tiempo la práctica anarquista de pensar directamente, y no a través de teorías abstractas y laberintos ideológicos.

Void Network

Traducción de La Colectividad del inglés para Regeneración Libertaria

1 2