¿Existe un partido ultraderechista español relevante?

Es una pregunta recurrente, pero inevitable. Hace poco me la hicieron unas conocidas venidas de Francia, donde el Frente Nacional ha cumplido 45 años y ya ha llegado dos veces (2002 y 2017) a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.
En la región española, los partidos ultranacionalistas consiguen resultados muy pobres tanto en las elecciones como a la hora de movilizar a la población. Existen varias posibles respuestas para esta excepción española, respuestas que no se excluyen unas a otras. Una es que casi cuarenta años de franquismo habrían vacunado a la población española contra la tentación ultraderechista. Otra es que el PP –y antes Alianza Popular, del que es refundación– incluiría entre sus votantes a casi todo el arco político a la derecha del PSOE, desde los liberales cuyo catecismo viene de Adam Smith y de Hayek más que de la Conferencia Episcopal hasta los reivindicadores del franquismo que asumieron el paso a un régimen liberal (contenido) como un cambio de época que trascendía las ideas o como un mal necesario. Para la segunda mitad de esta última crisis hay quien señala también la emergencia de Podemos como un posible factor de contención: un partido en principio soberanista, de ámbito español y que, al centrarse en la representación institucional, llama a sus simpatizantes a ser votantes más que militantes (con la comodidad pueril que eso implica). Me atrevería a añadir otro elemento de explicación, también complementario y no excluyente de los otros: la misantropía de la ultraderecha, su desprecio por el ser humano en tanto que tal. Si bien la misantropía es hoy casi parte de la atmósfera general, es en la extrema derecha donde alcanza su máxima concentración. Estos sectores, históricamente, han crecido y perseverado entre el miedo a las tendencias socialistas de la plebe (Juan Donoso Cortés fue en 1848-1853 el primer gran exponente por aquí), la nostalgia romántica por un pasado mítico, la idea mesiánica de una aristocracia (militar o paramilitar, por lo general) que devolvería la nación o la raza a su puesto de preponderancia y la culpabilización del conjunto de la población por haber permitido la penetración del Mal (hoy día, la globalización y el contacto entre culturas, antes, el socialismo y el liberalismo judeomasónicos) y, en general, la degeneración de la sociedad y de la civilización. Ante la aceleración de la globalización y ante su propio desmoronamiento como movimiento de masas y su ghettización como grupúsculos llevados por el antifascismo hasta una semiclandestinidad, la ultraderecha parece dar más importancia a la nación/raza y menos a la jerarquía; esto puede haber suavizado esa visión negativa del ser humano, pero no tanto como para haberles movido a encontrar un programa común del que pudiera haber surgido ese hipotético partido. Su mito fundador es el de la escasez –que les retrata como hijas del liberalismo económico–, si bien ellas, para resolver ese problema creado por el mercado, no confían sólo en la mano invisible, sino también (a veces, principal o exclusivamente, incluso) en la exclusión parcial o total de otras nacionalidades o razas. Su tendencia a usar el término «buenismo» –común con buena parte de la derecha no considerada extrema– ya da una idea de su concepto de las relaciones humanas: no se tratará de ser buenas unas con otras, sino de adaptarse y sobrevivir en una guerra de todas contra todas.

Hasta aquí, parecería que las noticias son buenas. No existe un partido de ultraderecha relevante, ¿verdad?; propongamos un brindis. Lo malo es que no creo que las noticias sean tan buenas.

En un intercambio de cartas con el antifascista (entonces preso) Yves Peirat, allá por 2002, decía él que el éxito de LePen en las elecciones presidenciales francesas de aquel año era también el éxito de la lepenización de la política. En la década de 1980, la existencia del Frente Nacional era considerada un desafortunado accidente que no había que agravar; sus candidatos no eran reconocidos como interlocutores por los otros partidos, que boicotearon debates en que el FN había sido invitado y evitaron hablar con ellos en público. Fuese contraproducente o no esta estrategia, para antes de 2002, algunos de los estribillos lepenistas más habituales como el endurecimiento de la lucha contra la inseguridad (esto es, más cárcel, más policía, menos control de sus resultados) o la restricción de la inmigración empezaban a convertirse en lugares comunes de la política institucional. Lo que el FN no ganaba en las elecciones, lo ganaba ideológicamente en los medios de comunicación y desde ahí, claro, en muchas tertulias familiares de sobremesa y barras de bares. Cuando los problemas son reales y las cristianodemócratas y socialdemócratas hablan del «fin de la historia» y de dirigir un país como se gestiona una empresa, las preguntas –viscerales, superficiales, torpes– las hacen los medios de comunicación y su sensacionalismo. Y las respuestas –viscerales, superficiales, torpes, pero sin una población más exigente que eso y sin apenas manchas en el expediente del partido por no haber tenido que detentar el Poder– las da la extrema derecha. Así, el partido de la derecha convencional –y, en menor medida, el llamado socialista– acababa compitiendo con el FN en su mismo terreno.

En España, como en Francia o en EEUU, el liberalismo ha hecho todo lo posible por vaciar moral y políticamente tanto a la derecha como a la izquierda liberales. Tras sucesivas crisis y el auge y declive del movimiento obrero, lo que queda es el darwinismo social. Y aquí resulta que los extremos no se tocan, sino que el liberalismo convierte un millón y medio de paradas de larga duración en un millón y medio de casos aislados de holgazanería. El caos económico (paro, pobreza) no se puede abordar; las responsabilidades de grandes empresarios y accionistas y de sus gobiernos no se pueden abordar, hay que culparse a una misma y, si otra está peor (por su situación, por su grado de dependencia, por pertenecer a una minoría o por ser mujer), hay que culparla a ella aún más. Por lo general, seguimos queriendo las respuestas más sencillas que sean posibles, aunque no sean sinceras, y eso en parte lo ha conseguido la candidatura de Donald Trump y lo pueden conseguir otras similares. ¿«La verdad antes que la paz»? Nada de paz, salvo con la clase opresora, y cualquier cosa antes que la verdad. No hay un afán de igualdad entre géneros y sexualidades, es una conspiración «feminazi» y del lobby LGBT. No hay un afán de igualdad entre razas, es la conspiración del racismo antiblanco y de la corrección política (¿?) para que los hombres blancos heterosexuales se sientan mal. Etcétera. Como la derecha ha renunciado a toda preocupación moral, cualquier convicción aparece como una cuestión de moralismo progresista. Y ese progresismo, cuando llega a puestos de poder, lo hace rendido al liberalismo, acomplejado e incapacitado. Se diría que las clases sociales no existen. Sólo se habla de las trabajadoras como cualidad personal (ser trabajador/a, por oposición a ser vago/a) y no como condición social que determina lo que se puede y se necesita. El hombre blanco heterosexual, el menos desfavorecido, se convierte por arte de magia (victimista) en el desdichado objetivo de una campaña que los líderes tradicionales no han querido o no han sabido parar, se impone un liderazgo que devuelva las cosas a su sitio. «We will not be replaced» («No nos van a remplazar»), gritaban las racistas y nostálgicas de la esclavitud negra en Charlottesville hace bien poco mientras cierta ultraderecha habla de un «gran remplazo» por el que Europa se vería desbordada por la combinación de las inmigrantes extraeuropeas y la alta natalidad de estas. No son organizaciones de ultraderecha fuertes, son estados de ánimo colectivos construidos laboriosamente.

Un partido puede ser una organización como tal o puede ser el conjunto de personas que toman partido por algo o alguien, como era originalmente. Y eso sí parece existir aquí y ahora. Alimentado por una derecha sin complejos que dice que el franquismo ya hace mucho que terminó y que el postfranquismo está siendo una orgía de progresismo cultural, entre el miedo a las musulmanas y ese miedo al buenismo, gentes del PP se dan la mano con quienes preferirían el saludo romano. Existe un partido serio de ultraderecha, pero no se presenta a las elecciones, no tiene estructura formal, siglas ni logo. Es un partido informal y transversal, presente en los grupúsculos del ghetto ultra, pero también en Vox, el PP, UPyD, Ciudadanos o incluso el PSOE. Un partido que no se limita a rechazar los subsidios y defender cualquier endurecimiento represivo, sino que va desde el revisionismo histórico de corte franquista para consumo de masas (García Isac, vinculado a una escisión por la derecha del PP, el falangista Nacho Larrea o el ex-GRAPO converso Pío Moa) y el asistencialismo con criterio nacional en lugar de social hasta las constantes agresiones del nuevo escuadrismo, desde la recurrente tolerancia judicial y policial con estas hasta la increíble equidistancia de los medios. Esta ultraderecha no tiene divisiones blindadas ni de infantería, pero sí crece en el sensacionalismo mediático y tiene su hueco en grupos mediáticos como Libertad Digital (presuntamente salvado en 2004 de la quiebra, entre otras, por la caja B del PP y que incluye la web homónima, Libremercado y EsRadio), Intereconomía (vinculado al sospechoso dirigente pepero Ignacio González y que comprende la televisión homónima, donde la portavoz del Hogar Social Madrid participa como tertuliana, dos radios y media docena de ciberpanfletos webs como La gaceta) o el diario y la radio Ya (que retoman la cabecera del antiguo diario católico del mismo nombre), donde trabajan tanto el mencionado Nacho Larrea o Martín Sáenz de Ynestrillas (de esos famosos Sáenz de Ynestrillas) bajo la batuta del franquista Rafel López-Diéguez (de la también mítica familia ultra Piñar), así como opinólogos y periodistas multiactivistas como Cristina Seguí (ex-Vox), Inma Sequí (ídem), Hermann Tertsch (otro converso, que en su día militó en el PCE), Alfonso Rojo (un converso más, ex-CNT), Álvaro Ojeda o el secretario general de cierto sindicatillo policial.

El colmo, claro, es cuando se contraataca a los escuadristas y se les presenta como meros portadores de la bandera de la monarquía española y también es la equidistancia de medios de comunicación que en teoría ni siquiera se consideran de derechas, pero que dejaron la bandera del antifascismo en cuanto el régimen se liberalizó. Esa equidistancia de quienes creen que no hay nada que temer del fascismo –porque ellas no tienen nada que temer de él– se convierte en causa y efecto, en la dialéctica social y política, del trato de favor judicial y policial y de la normalización de quienes ven la vida como una sucesión de amenazas comunistas, independentistas, «feminazis» y filoyihadistas y ven el mundo como algo a transformar en una cárcel, para mayor seguridad de todas. El resultado es el, digamos, churchillismo actual. Winston Churchill ha pasado a la historia como un antifascista por haber dirigido el Reino Unido cuando este se enfrentaba al eje nazifascista, pero, salvo por ese imperativo geopolítico, era de los que defendían que los liberales habían de unirse a fascistas y nazis contra comunistas y socialistas (por no hablar de sus crímenes en la periferia del imperio británico, no muy por detrás del propio genocidio nazi). Los émulos de Churchill, los que temen más una barricada que una cuchillada, que prefieren cualquier desorden conocido a cualquier orden por conocer –aquí también tuvimos republicanos franquistas a lo Unamuno o Queipo de Llano– no presentan a un candidato ultra a las elecciones, por lo general. Pero están trabajando para que avance su agenda política gobierne quien gobierne.

Enlaces del mes: Agosto 2017

El mes vacacional por excelencia no está exento de conflictos. Mientras los temas principales a pie de calle y en las redes son las vacaciones, Juego de Tronos y memes, al otro lado del muro hubo conflictos laborales, atentados, la ofensiva de Raqqa, turismofobia y una historia de supervivencia. Os dejamos pues una recopilación con lo que más nos ha conmovido y llamado la atención.

Abrimos mes con la desaparición de Santiago Maldonado, un activista que se solidarizó con los mapuche en territorio argentino y desapareció aquel día 1 de agosto tras un operativo represivo sobre la comunidad de Cushamen, en la provincia de Chubut. A un mes de su desaparición forzada, por todo el mundo nos preguntamos ¿DÓNDE ESTÁ SANTIAGO? Exigiendo su aparición con vida.

Nos llega también un texto que, a pesar de haber sido escrito unos 2 años atrás y haberse publicado en estas fechas, plantea cuestiones extensas y claves sobre las estrategias -o falta de ellas- en el movimiento libertario. En concreto, se trata de una crítica que desmiente las idealizaciones, la mitología y las leyendas en el movimiento libertario inyectando unas buenas dosis de una realidad llena de contradicciones e imperfecta.

Sobre la estimatización social a la que se somenta a las personas neurofuncionales o con patologías mentales poco se ha hablado, y creemos erróneamente que este problema sea individual, o los tratamientos existentes son eficaces y accesibles, o que unas simples palabras de ánimo ayudarían adecuadamente.

La historia de supervivencia mencionada al principio es la de una madre a la cual le quieren quitar los hijos por la demanda de su maltratador. Se trata de Juana Rivas, una madre luchadora junto con sus hijos que permaneceron siempre a su lado. Un maltratador jamás será buen padre.

A raíz de un ataque que no pasó a mayores contra un bus turístico en Barcelona, y del rechazo hacia el turismo masivo durante este verano, se puso de moda la palabra turismofobia. No obstante, la cara oculta del turismo es precariedad laboral, degradación y gentrificación de los barrios y expulsión de vecinas. La repercusión del turismo masivo sobre una ciudad la podemos encontrar en Venecia, donde casi ya no hay población local y se ha convertido en un parque temático y parada de megacruceros.

Para ir abriendo boca con temas sindicales, CNT ha realizado una escuela de verano para sus afiliados y afiliadas en Traspinedo, Valladolid. Un momento para aprovechar verse las caras y consolidar la línea sindical. También podemos conocer aquí la historia del sindicalismo revolucionario, remontándonos a tiempos de auge del movimiento obrero junto con el marxismo y el anarquismo.

Sobre conflictos laborales, encontramos una entevista a un afiliado de la seccion sindical de CNT en el metro BCN tras finalizar las jornadas de paro meses anteriores. Aquí nos explica Álvaro los motivos que les llevaron a iniciar un conflicto laboral con TMB: externalizaciones, temporalidad, falta de contratación...

Sin duda, una de las huelgas más sonadas es la que se convocó en el aeropuerto del Prat por trabajadores y trabajadoras de EULEN, una empresa que consiguió el concurso para prestar el servicio de control del aeropuerto. Dicha huelga se inició el 14 de agosto. Durante el curso de la huelga, tanto el Gobierno central como la Generalitat se pusieron de acuerdo en poner a la Guardia Civil a sustituir las funciones de los trabajadores. Como anécdota, un ejemplo de dignidad fue la suspensión de la huelga a causa del atentado en las Ramblas el día 17. Finalmente el conflicto termina a favor de la plantilla con un complemento de 200€ que debe abonar EULEN junto con los salarios mensuales. Una victoria más de la clase trabajadora que celebramos.

La repercusión mediática de la huelga demuestra una vez más que cuando se alteran los flujos de capital, y a la que el gobierno no duda en responder con la militarización de la huelga. Además, esta huelga se ha dado en un contexto de supuesta recuperación económica tras una serie de privatizaciones que no llega a verse reflejado en la contratación, derechos laborales y salarios. Así lo expresaba José Luis Carretero en su artículo: Aquí, precisamente, encontramos una de las claves del presente: la que vincula las privatizaciones con el ataque contra los salarios y las condiciones de vida de la clase trabajadora, la que expresa la potencia de desestructuración social que tiene un capitalismo trasnacional y desregulado, animado por un hambre voraz de superbeneficios.

Tenemos también el testimonio de un vigilante sobre cómo ha vivido el conflicto laboral, donde el boicot lo realizaba la Guardia Civil y la presión empresarial comprometía la seguridad de los ciudadanos.

Otras huelgas no tan sonadas, en una encontramos la convocada por CGT y USO que afectó al servicio de a bordo de Renfe, sin repercutir en el funcionamiento habitual de los horarios y los trenes. Y otra, en Canarias, donde hubo un amplio seguimiento de la convocatoria de una huelga indefinida entre la plantilla de la entidad pública Centro de Arte, Cultura y Turismo.

Agosto también ha sido agitado. En Charlottesville los neonazis y supremacistas blancos convocaron marchas en dicha ciudad, a la cual respondieron multitud de colectivos y organizaciones antifascistas. Allí se produjo un atentado neonazi contra un grupo de manifestantes atropellando a una veintena de personas, dejando una asesinada: Heather Hayer. No nos quedaremos pasivas ante este crimen de odio.

Unos días más tarde, se produjo otro atentado yihadista en la Rambla de Barcelona y un intento en Cambrils. Entre el miedo y el caos, la gente solidaria y los movimientos sociales de Barcelona respondieron y rechazaron los mensajes oportunistas de odio vertidas por la derecha, así como se señaló a los culpables de financiar al Daesh.  Ante los mensajes de odio hacia la comunidad musulmana, ésta respondió con el apoyo de la población barcelonesa, y aquel sábado 26, miles de personas salieron a las calles en rechazo a la hipocresía de las autoridades. Como anécdota, la amenaza del Daesh nos deja sin embargo una buena tirada de memes.

Tampoco hemos de olvidar los muchos atentados yihadistas ocurridos en otras partes del mundo que no reciben tanta atención mediática como los cometidos en suelo europeo. Estos atentados son mucho más sangrientos y dejan más muertes que se cuentan como cifras, no como persona.

Por último, la ultima superviviente de la matanza de casas viejas nos dejaba. Descanse en paz, Catalina.

INOCENTADA [Entrevista] Pedro Sánchez: disidente y regenerador político

Para el día de hoy el equipo de Regeneración en su conjunto publicamos una entrevista a Pedro Sánchez. Ex-dirigente político del PSOE, relevante economista y actualmente activista de un socialismo regenerador.

La intención de la entrevista es aportar un punto de vista al debate político de la regeneración y una postura disidente enmarcada en una ideología social amplia.

Estamos muy agradecidos por la excelente recepción de nuestra propuesta por parte de Pedro Sánchez, que ha mantenido una relación de cordialidad y afecto hacia nosotros. Esperamos que esta entrevista sirva para generar debate y crítica constructiva.

Es impensable comenzar esta entrevista sin pedirte que nos cuentes tu perspectiva del socialismo en la actualidad.

Verdaderamente, haber logrado un amplio bagaje en política institucional me ha conducido a profundizar en temas políticos y económicos durante mucho tiempo, y a llegar a establecer parámetros que muchas veces los políticos parecemos no contemplar por evitar ser vistos como radicales. Entiendo que socialismos hay muchos, y que debemos potenciar una regeneración política interna de carácter incluso libertario, hay que ser valientes. En la actualidad, considero que se debe recuperar el socialismo más puro del histórico Pablo Iglesias, debemos volver a los orígenes, y por qué no, reivindicar eméritas fuentes que tuvo en su época, como Karl Marx, Paul Lafargue o incluso el colectivista francés Proudhon.

¿Te sientes traicionado en la política institucional?

Me siento un disidente político, realmente creo que hay que seguir estableciendo puentes de contacto entre las instituciones y los movimientos sociales, pero no de la manera que lo hace actualmente la Gestora del PSOE, ni mediante la estrategia de Podemos. He aprendido que se pueden encontrar muy pocos amigos en el camino de la política institucional, se te van cayendo mitos poco a poco, he quedado muy decepcionado con Susana Díaz, con Rafael Hernando, Eduardo Madina, y otros muchos. El último Comité Federal fue una vergüenza, y todo el PSOE debería reflexionar sobre su actitud, me sentí verdaderamente señalado cuando propuse más democracia interna.

¿Qué opinión te merecen actualmente las figuras de Felipe González o Juan Luis Cebrián?

No me reconozco en la figura de Felipe González actualmente, ni con el papel social y comunicador que juegan el grupo empresarial PRISA, ni en concreto el diario El País. Por descontado diré que muchos estábamos engañados sobre el pasado de ambos, hay mucho oscurantismo en torno a este tema y ha sido tras la lectura de algunos interesantes textos sobre la disidencia y el terrorismo de los GAL, que he acabado quitándome la venda de los ojos. No entiendo por qué tanto revuelo cuando les boicotearon en la Universidad Autónoma de Madrid, actualmente creo que los estudiantes estaban en su derecho de expresarse libremente, no me parecen malos muchachos esos jóvenes de la FEL.

Decepcionado con el PSOE, ¿planteas fichar por Podemos o IU en un futuro cercano?

Pablo Iglesias es un buen orador y excelente persona, con quien he compartido buenos momentos. Pero a nivel político siempre he sido reacio al populismo del que Podemos hace bandera, pues creo que hacer política mediante esto es engañar al pueblo y hay que ser honestos cuando tienes responsabilidades con el país y quieres representar la voluntad del pueblo. Por otro lado, tampoco le perdonaría que haya votado no a mi investidura, ya que podríamos haber formado un gobierno de cambio para regenerar la democracia española. Garzón es un líder más interesante, un hombre serio que me enseñó importantes lecciones sobre economía. No obstante, IU acabó juntándose con Podemos, una decisión que no me gustó en absoluto. En verdad, ficharía por IU de no ser porque decidió juntarse con Podemos. Ante la decadencia del PSOE, IU sería una gran esperanza de izquierdas para la política de España sin tener por qué contar con Podemos.

Se ha hablado mucho de ti como una buena imagen y poco más, como también ha pasado con otros políticos poco conocidos hasta hace poco: gran parte de la primera plana de Ciudadanos, Andrea Levy en el PP, ... ¿Qué opinas de todo esto? ¿Te has sentido utilizado por el PSOE en este sentido?

Yo no me considero sólo una cara bonita, en absoluto. Es verdad que soy más joven que muchos de los políticos más conocidos, que estoy en buena forma y que me gusta cuidar mi imagen: un buen estilo de vida, alguna que otra visita a la esteticienne, cosméticos, ... También me gusta vestir bien. Eso igual lo he sacado de los higienistas del movimiento obrero; había muchos, ¿sabes? Si ves una foto de Los Solidarios, iban hechos un pincel. Ese es mi socialismo: la gente son un poco los punkis y rastas, pero también somos "la gente" los que llevamos chaqueta, ¿eh?

¿Qué piensas del anarquismo? ¿Habría una posibilidad de un cambio desde fuera de las instituciones?

Pienso que los anarquistas son personas sinceras que no han renunciado nunca a sus principios ideológicos. En mi juventud he curioseado algunos libros de Bakunin y quizás convendría rescatarlos del baúl de los recuerdos. No obstante, creo que es un error grave que los anarquistas rechacen la creación de un partido político que ponga un pie en las instituciones y tenga otro en las calles. La participación institucional es, hoy por hoy, necesaria para un cambio en este país, pero debe darse en conjunto con la participación activa de la ciudadanía. Los anarquistas españoles deberían tomar ejemplo de la Izquierda Libertaria de Chile, un partido anarquista que juega en ambos frentes. Si en algún momento, se fundase un partido político anarquista español, no dudaría en participar.

Ya para acabar, ¿qué mensaje transmitirías a los españoles de cara al 2017?

Nos esperan cuatro años más de legislatura conservadora pero la ciudadanía no debe perder la ilusión por un cambio en este país, y en ello comenzaré a trabajar a partir de enero de 2017 para poder dar a los españoles lo que realmente merecen. A los anarquistas, que piensen más en España y la ciudadanía y hablen públicamente sobre los problemas en este país. Cada vez simpatizo más con vuestras ideas y creo que podréis devolver las esperanzas por un cambio en este país. Y al resto de españoles, que pasen unas felices fiestas, no pierdan las esperanzas y comiencen bien el año. Son momentos de reencuentros con la familia y es importante que las familias sigan unidas para salir adelante ante la crisis. Os merecéis una democracia de verdad con todos los derechos que ahora os ha quitado el PP.

Muchas gracias.

Breves apuntes sobre la situación actual del régimen español

El análisis de la actual situación del régimen español daría para realizar una tesis doctoral, pero desde aquí proponemos algunas notas sobre aspectos clave al respecto que compartir y poder debatir entre los partidarios de una transformación democrática socialista y libertaria.

1. Las élites económicas, a las que también también hemos llamado oligarquía o 1%, han sacado músculo ante la (remota) posibilidad de formación de un gobierno progresista con participación de Podemos. Con Felipe González y PRISA (la SER y El País) a la cabeza, no han dudado en cargar duramente contra el partido que "mejor ha representado a España desde la transición", el PSOE. El sacrificio puede quedarse a medias por la lejanía de las próximas elecciones una vez se entregue el gobierno, aunque lo más probable es que el PSOE siga perdiendo apoyos y la pasokización (o caida hacia la irrelevancia) es una posibilidad firme. Entre tanto, El País ha perdido un poco más su maltrecha credibilidad con sus editoriales infames. Se trata del régimen blindándose ante su crisis y confiándose al nuevo partido de estado, el PP, que sale impoluto de la sucesión de casos de corrupción y con una artillería mediática a su servicio.

2. Podemos, las confluencias y los procesos de independencia forman un cóctel que asusta al régimen. Se sitúan en la mejor posición para liderar a la izquierda en las instituciones del Estado. Sin embargo, respecto a Podemos no son pocas las tensiones internas en su seno, entre su militancia y para con sus votantes. Mucho más si hablamos de las confluencias e introducimos a los actores de la izquierda independentista en Catalunya y EH. La única posibilidad de plantar cara a las políticas neoliberales y reaccionarias es un frente amplio de izquierdas que abarque desde el populismo transversal representado por los errejonistas hasta los partidarios del poder popular autónomo, pasando por la izquierda independentista. Este frente no puede ni debe conformarse de manera uniforme, ni en base a una relación orgánica, sino a objetivos comunes que partan de la confluencia de intereses populares. El movimiento popular de clase, por tanto, debe liderar este ejercicio y cualquier herramienta electoral ha de jugar un papel subsidiario. Para ello, es necesario un pueblo fuerte y organizado mediante sindicatos y agrupaciones autónomas. Ahora mismo, las tímidas protestas de la redacción de El País sonrojan visto el arrojo con que el poder marca la linea editorial de este periódico, ejemplos similares encontramos en otros medios de comunicación donde el empoderamiento popular de la redacción podría, llegado el caso, poner coto al control mediático. También es necesaria una nueva política de clase, firme pero alejada de sectarismos, capaz de tejer alianzas estratégicas en lugar de generar fricciones y rupturas constantes.

3. Es necesario acabar con la impunidad del Partido Popular. Resulta más necesario que nunca abrir una brecha entre sus tendencias, además de airear sus vergüenzas. En lo político, este partido abarca un espectro desde el neoliberalismo capitalista de derechas a la añoranza autoritaria franquista. Más allá de lo ideológico, también distintas familias se disputan las cuotas de poder al interior del partido. Hasta hoy, apenas se ha profundizado en esas fracturas, atacando al bloque derechista como un todo inamovible que, a la postre, refuerza su unidad interna. Los juicios por corrupción nos dan una buena oportunidad de cambiar esto. Rajoy y su política de la inmovilidad, unida a la constancia del voto derechista, ejercen de tapón frente a las luchas internas que podrían desatarse en cualquier momento. Hay que recuperar la conflictividad social del tiempo entre el 15M y las marchas de la dignidad, cuando creíamos que el gobierno de Rajoy tenía los días contados. Con el fin de su mayoría absoluta, aunque llegue a gobernar, tendremos mayores oportunidades.

La izquierda que gobierna para la derecha

¿Cuánto ha llovido desde la toma de los ayuntamientos como los de Madrid, Zaragoza, Barcelona,...? La apuesta por el asalto institucional fue una salida hacia adelante frente al techo de cristal que alcanzaron los movimientos sociales, al ver la necesidad de generar discurso político frente a la hegemonía de la derecha. La movilización por la movilización, el activismo sin fin ni resultados a medio plazo, la frustración por los pocos resultados obtenidos a costa de invertir mucho trabajo provocó un gran desgaste entre muchos activistas. De allí la necesidad de articularse políticamente para escribir las demandas de los movimientos sociales en la realidad material. ¿Y por qué se puso sobre la mesa (o se puso de moda) la idea del asalto institucional? Porquela izquierda revolucionaria de entonces, en vez de estar asumiendo las demandas de los movimientos sociales, articularse como un agente político con legitimidad y capacidad para lograr cambios políticos en la coyuntura dada teniendo aspiraciones hegemonistas, se estaba mirando el ombligo y peleándose entre sí.

Pero lo pasado ya es pasado y ya nos hemos dado cuenta de nuestros errores. El asalto institucional fue una propuesta lo suficientemente atractiva como para que una buena parte de las activistas se ilusionaran para formar candidaturas ciudadanas como salida viable frente al estancamiento. Bien, es cierto que la irrupción en el escenario de estas nuevas candidaturas lograron arrebatar ayuntamientos al PP así como cambiar el mapa político del país, pero sigue sin ser suficiente. El triunfalismo con el que van esas candidaturas de la nueva política se hace añicos cuando se dan cuenta de que no es ganar unas elecciones y ya. No solo eso, sino que en algunas ciudades, como el caso de Huesca, la candidatura ciudadana Cambiar Huesca tuvo que hacer coalición con el PSOE y dándole encima el ayuntamiento. Y ni llegando a tener la llave del ayuntamiento las cosas son tan sencillas, como está pasando en Zaragoza, donde las medidas progresistas que iba proponiendo el equipo de Zaragoza en Común estaban siendo entorpecidas y boicoteadas por los partidos del régimen (PPSOE). Luego están las lamentables actuaciones de Ahora Madrid con respecto a las políticas de vivienda, abriendo una oficina antidesahucios que solo atiende casos hipotecarios y no de alquileres, dejando tiradas a la PAH, y cediendo ante el boicot de la derecha con respecto a las calles y monumentos franquistas. Finalmente, mencionar la caradura de Ada Colau con respecto a los y las huelguistas del metro, cargando contra la huelga en vez de enfrentarse a la directiva de TMB.

Podríamos decir que las anarquistas tenemos razón, pero no basta con tenerla. Ya lo dije en otras ocasiones. Si tenemos razón y no sabemos articular una alternativa política mejor, sería igual que no tenerla. Sabemos que han entrado en las instituciones del enemigo jugando con las reglas impuestas por el enemigo, y que es prácticamente imposible democratizar estas instituciones, con su Estado profundo arraigado en la herencia franquista. Sabemos que desde las instituciones burguesas es imposible lograr cambios estructurales en el sistema. No obstante, me parece que estamos pasando por alto que una cosa es gobernar y otra, tener el poder. En este caso, si bien hay candidaturas ciudadanas en los gobiernos municipales, realmente el poder lo sigue teniendo la derecha, que aun estando como oposición, saben cómo bloquear medidas progresistas y cargar contra cualquier movimiento, por muy pequeño que sea, hecho por la izquierda. Y es que no solo están en la oposición, están en los consejos de administración de grandes empresas, en los medios de comunicación, en los bancos y en las instituciones europeas. Fuera de nuestras fronteras, Syriza es otro ejemplo de que carecen de soberanía para poner en marcha medidas progresistas.

Así que, ¿quién dijo que fuese tan fácil como llegar al despacho y poner en vigencia todas las reivindicaciones de los movimientos sociales? Sí, han jugado con la ilusión de muchas personas que se dejaron la piel en las calles y plazas, y ahora estamos viendo cómo algunas personas que estuvieron en primera línea en las calles están ahora ocupando concejalías nos están dejando tirados. La decepción se hace todavía mayor cuando incluso esas candidaturas se achantan ante el boicot, el linchamiento mediático y judicial que está realizando la derecha de este país. Son gobiernos débiles, sin soberanía alguna, que sumado a la desmovilización tras el declive del 15M, son incapaces de realizar muchas de las demandas que se reivindican desde los movimientos sociales. Antes, la derecha solo temía la pérdida de su mayoría absoluta y el control de sus chiringuitos. Ahora, se están frotando las manos ante una nueva política que está envejeciendo prematuramente, que en vez de sacar pecho e imponerse, se echan atrás y agachan la cabeza.

Pero no es hora de lamentos. No es hora de quedarnos en el sofá con los brazos cruzados llevando como bandera el "os lo dije, teníamos razón y no nos hicisteis caso", porque, ¿dónde estábamos cuando las calles se llenaban de manifestantes, brotaban en cada ciudad asambleas de barrio, plataformas contra los recortes en Sanidad y Educación? Y cuando todas aquellas movilizaciones comenzaron a decaer, ¿dónde estábamos para sacar nuevas propuestas y trasladar todas las reivinidicaciones sociales al escenario político del país para construir un proyecto de poder popular? Sirvan estas cuestiones para mirar hacia adelante y mover ficha. El camino no es fácil, pero deberíamos tener claro que tenemos que dar el salto hacia el escenario político con propuestas, programas y hojas de ruta, articulándonos como agentes de cambio legítimos en esta actual coyuntura, en otras palabras, a construir el poder popular que aspire a arrebatarle el poder a la clase dominante y no a entrar en sus juegos para acabar gobernando para la derecha.

Historia de España para dummies

He visto este vídeo, publicado por el canal Mariano Superstar y no he podido evitar difundirlo: la historia reciente de España con monigotes, que explica cómo hemos llegado a donde estamos y quienes son los causantes y protagonistas.

Recuerda en su estilo a otros vídeos como Españistán, pero debo decir que es bastante más cañero en su análisis. Bravo por los autores.

No tiene desperdicio.


Ficha técnica.

Duración: 24 min.
Año: 2012.
Género: Documental/Animación.

1 2