[Literatura] Cinco poemas de Augusto Tyuasuza

En el cuarto aniversario de su muerte, y a modo de homenaje, queremos dar voz al Tiuasuza poeta. Porque sus palabras, igual que su activismo, están imbuídas del profundo respeto a la tierra y a la cultura indígenas que profesaba. Porque su escritura es, también, militancia.

Puedes leer el artículo de Steven Crux sobre la vida y asesinato de Tiuasuza aquí. Y aquí el blog de Augusto.

 

Sisague (feliz) encuentro con la selva

ATA

Cuando tus pies se posan incautos sobre los caminos de la selva

recibimos la astuta riza del nativo

y la confundimos con una romántica ceremonia cinematográfica

ellos miran nuestro equipaje lleno de artilugios.

Les enseñamos una a una

la lista de herramientas de supervivencia

creemos que el indio las palpa como espejos

qué equivocado estaba nuestro espíritu.

 

Sus voces retratadas como testimonio

del encuentro con el hombre hecho planta

no son más que burlas para el idiota que pretende

espantar el humo a manotazos

 

En pocos días de caminos sinuosos y montañas

quedaran inservibles los repelentes, las radios, los guantes, los cigarros.

Aprenderemos a soplar tabaco

para ahuyentar los espíritus malignos

sacralizaremos sus costumbres

y ese humo ni siquiera servirá

para ahuyentar mosquitos

 

El tiempo quedará estancado en la niebla espesa

en el largo fhisca (aliento, alma) de tu vientre

y solo aprenderemos

la cómica pequeñez del Ego.

 

BOSA

Habita en mí

un bosque de tinieblas

donde las capas de los árboles

solo dejan entrever una que otra estrella

que se confunde con luciérnagas.

 

Si miro al suelo

pequeñas raíces fluorescentes

guían el camino a mis encierros,

las chicharras estallan en mi cabeza

queriendo salir de su crisálida,

los demonios tienen forma de sancudo

--cada centímetro de piel expuesta

termina en piquita y zozobra--.

 

Un desespero solitario

aniquila mis ruegos.

 

Ese mundo supraselvático

que desconozco

y desconoce el Indio de citadino,

ese ulular de lianas que se yerguen

como la lluvia en mis costados,

esa cárcel al aire libre,

ese triste estado de sombras sin conjuros

es fruto de los difusos y contradictorios caminos

que tomaron la selva y mis sentidos.

 

MICA

La selva tiene mucho de madre.

 

No una madre mariana,

no santa, no cándida, no pazguata.

Es una voz que te susurra todo el tiempo,

una vida que se mueve y

mitiga con fuerza su desdén.

Que llora y sufre.

 

Es su angustia castigo para tu cuerpo frágil.

Toma venganzas sutiles

y su enseñanza está colmada de fuerza y castigo.

La selva te humilla, te hace caminar como salvaje,

hace que tus uñas viertan veneno

de tierra y lodo.

Te hace respirar como tigrillo en busca de refugio.

La selva lacera tu espíritu.

Te envuelve como loca con sus tonos amarillos.

Su aroma de verde se vuelve sangre

y su nubarrón baja con frío fértil

a posarse sobre tus articulaciones.

 

Ella, que cada día vence majestuosos arboles,

se encarga de quebrarte la paciencia

para posteriormente cubrirte de una capa

oscura y solitaria.

 

Sus vientos desatan tu falso abrigo

hasta romper tus ropas.

Tus gritos los cubren sus típicas ondas

y de nada vale llorar, porque las gotas de lluvia

lavan tus mejillas.

 

Miras al cielo y totalmente huérfano

suplicas un tolerante respiro de paciencia.

Al pasar, los días y las noches

te purifican tus miedos, te haces amigo de las sombras,

te rascas sin desgano tus pocas ronchas,

te sientes más hijo de sus suelos

y con menos egos

que tus olvidaos habitantes de la materia.

Que solo hoy resultan

banales habitantes de la miseria.

 

MUYHIKA

El paraíso popular del génesis:

no existe.

 

Son imágenes de un idilio terrenal del blanco.

Con el tiempo la sangre mesclada de los hijos de la selva

crearon un nuevo cielo de verdes utopías,

hermosos colores y lindos cantos.

 

¿Qué misterio se incrustó en el alma?

¿Qué rara evocación a selva tiene el hombre?

¿Para qué llamar Pacha-mama a la selva

sin sus espíritus de lúgubre belleza?

¿Para qué las matas sin sus torrenciales angustias?

¿Para qué el aire puro sin sus endemoniados insectos?

¿Para qué anhelamos caminar lentamente en la noche de luna

sin conocer los caminos, la sombra, los espíritus, las sapientes, ni el deceso?

 

Aquí está el paraíso del hombre verde.

 

Pero no está untado de comodidades urbanas,

no es contemplativa felicidad eterna,

es el molesto trasegar del hombre sin espíritus

es el paso amargo del huérfano

que se arrastra de fatiga y sed,

es el cuerpo caído en la resaca del tiempo,

es la piel marchita de barro y espinas.

 

Son las plantas de unos pies que niegan

los rugosos caminos de resbalosa procedencia.

 

Y al final: cuando sepas arrastrarte sin vestido en el fango

para bañar tu cuerpo con la lluvia,

cuando tus pieles blancas se curtan de raíces y costras,

cuando la sangre ofrendada a los interminables insectos

tome una nueva forma,

cuando tus oídos distingan el viento

y las huellas de una fauna oculta,

y aparezcas tendido de bruces sin alma ni fuerza

sobre la maraña y la piedra,

podrás sentir el paraíso de la milenaria sabia

pasar tranquila por tus venas.

 

HISKA

En últimas, la selva no castiga.

Existe y eso es suficiente.

Te castigan tus egos cuando antepones

tu prisa ante el lento-vital espíritu de las montañas

que se muestran inermes y quietas.

Te castiga tu conciencia de héroe blanco,

que pretende protegerse de la intemperie

con sus cómodas ilusiones.

 

La selva te desnuda el anclado inconsciente

su hermoso espíritu te cubre

hasta desconectar tu cuerpo de tu mundo

y tu mente se queda atrás, atada y huérfana.

El cuerpo se siente solo,

indefenso.

 

El espíritu huye con el vuelo de la pluma,

con la huella del insecto.

 

La selva te arranca el alma con crueldad

y te arroja al abismo del desconocimiento.

Al caer, apelas a la razón, y a la puritana

explicación de los hechos,

a la descripción psicorrígida del tiempo.

 

Finalmente no es la selva quien te oprime sobre el barro.

Es la ciudad que te pesa y te aplasta.

Y las raíces te tapan hasta que los espíritus te reconozcan.

Esa fauna que anhelaste en los libros de tu infancia

ahora te llama con cantos de dudosa procedencia.

La sutileza de las huellas sobre las secas hojas te asusta.

Los pájaros pretenden atrapar con cantos a los incautos,

y si caes en la quietud, decenas de aguijones

se alimentarán de tu sangre.

 

Por eso huyes y gritas en busca de refugio.

Vociferas y maldices.

Pero la montaña es inerme ante tu lengua.

Huyes de ti mismo te guardas en tu cama o en tu hamaca.

Y en tu refugio continua el castigo, la picazón, la incómoda

presencia de la noche sobre el suelo.

Estás solo contigo mismo

la selva te desnuda el inconsciente.

Es un mareo, una noche con sueños de angustia y fiebre.

Al día siguiente, sin tu dios,

--que dejaste en los templos y en los libros--

no podrás escuchar la mano madre de la selva,

si no tomas conciencia de tu propia carne

y de la ingenua vaguedad de tus razonamientos.

 

Con el tiempo,

cuando el espíritu regrese con la luz y las sombras

tal vez

puedas

vibrar de la mano con el Cosmos.

 

[Colombia] “No es solo sembrar semilla, es sembrar pensamiento”, en memoria de Augusto Tyhuasuza

A 4 años de su asesinato, palabras para homenajear su memoria:

Es desde esta visión que se hace pertinente salvaguardar la Memoria, volver la mirada a nuestro Territorio como un proceso de ordenamiento de las relaciones vitales, donde el individuo reconozca y se reconozca como un ser que ha relacionado su existencia en torno a esas huellas indelebles del pasado indígena que subsisten en nuestro mestizaje y que hoy se pretenden desdibujadas o convenientemente olvidadas”- Augusto Tyhuasuza, 11 de Julio de 2013.

Hace 4 años la sabana de occidente se despertó con una persona menos, un luchador menos por la libertad…

En Julio de 2014, cerca de su casa en Facatativá y con escasos 42 años, fue ultimado con un disparo en la cabeza Augusto Tyhuasuza, indígena muisca y activista social de los municipios de la sabana de Bogotá, territorio ancestral y que ha sufrido los grandes estragos de un modelo metropolitano de miseria, que desplaza las oportunidades y ordena los privilegios del centro hacia afuera.

Augusto fue militante del histórico Proyecto Cultural Alas de Xue, referente libertario por obligación a la hora de hablar del anarquismo contemporáneo en Colombia, así como uno de los impulsores del llamado “anarco-indianismo”, síntesis que buscaba lo libertario dentro del indianismo y meterle indianismo a lo libertario. Además de ello, fue un organizador del proceso de recuperación de memoria muisca en municipios cómo Facatativá y Tibaitatá (hoy conocido como Madrid), donde de la mano con diferentes procesos sociales y populares venía haciendo el trabajo de reconstrucción territorial de la memoria propia, a través de procesos de formación y semilleros de investigación.

Siendo un mayor (sabio) y un gran poeta, sus intervenciones estaban cargadas de sabiduría y simbolismos, de referencias a los mitos creacionales chibchas, de la lucha de los zapatistas y los mapuches, de lo que nos enseñaban los compañeros indígenas en el Cauca y en la Sierra Nevada de Santa Marta, del recuerdo de las decenas de disturbios que tuvo que vivir en las universidades y calles de Bogotá y la Sabana, así como de su gran experiencia que nos hablaba a los más jóvenes de mirar nuestras ideas con crítica, sin adulaciones y sabiéndonos desprender de los dogmas que nos retrasan.

La muerte de Augusto pasó por lo bajo de los círculos anarquistas, quienes en ese momento sufrían otra lamentable noticia: el suicidio de Sergio Urrego en el centro comercial Titán Plaza. Para entonces, cuando se cumplían escasos días del asesinato de Augusto, se llevaba a cabo el Encuentro Anarquista de Bogotá y Pueblos de la Sabana, donde varias compañeros, amigos o simplemente conocidos de Tyhua, como le decíamos con cariño a Augusto, llamábamos la atención sobre su caso y la poca atención que estaba teniendo por parte del movimiento libertario.

El miedo se apoderó de muchos de nosotros, quienes bajo la amenaza latente del peligro de morir por luchar, hicimos lo poco que se pudo para mantener viva su memoria, y sin embargo hasta ahora ha sido insuficiente. Este corto texto es un pequeño pago a la deuda con la historia, con la memoria y la dignidad, esa historia de tercos que no los cansa ni la muerte, de esos tercos que luchan contra quienes anteponen su proyecto de exterminio frente a quienes reclamamos, con la mirada en el cielo y los pies en la tierra, vida digna:

Augusto era un gran estudioso, a pesar de no haber culminado ninguno de sus estudios universitarios que empezó en las universidades Distrital, Pedagógica Nacional, Nacional y Pedagógica Tecnológica de Tunja, en la mayor parte de ellas interesado por las Ciencias Sociales y la Historia. En este paso por el movimiento universitario de entonces, donde las ideas libertarias parecían tener gran influencia, pudo establecer los cimientos de su vida y la necesidad de articular el estudio, la investigación y la memoria con las luchas populares. Desde muy joven participó en el movimiento anarquista, ingresando a sus 17 años al Proyecto Alas de Xue, donde militó por varios años hasta su práctica disolución en el año 1998. A pesar de lo complicado que parecía para entonces, incluso con los recelos de parte de diferentes procesos anarquistas de Europa que miraban con prejuicio a diferentes movimientos indígenas que defendían concepciones propias de nación y cultura, Augusto rápidamente encontró puentes entre el pensamiento muisca y el libertario. Sin embargo, su preocupación nunca fue encasillar el proceso muisca dentro de las etiquetas anarquistas, sino por el contrario, ver que podía aportar cada mirada de manera mutua y sincera.

trompeta

A pesar de su afinidad por la academia, su trabajo siempre fue hecho desde abajo y para las de abajo: más allá de la teorización o artículos de investigación, de sus reflexiones se encuentran poemas, cartillas, murales y memorias de caminatas y rituales. Esta mirada libertaria heterodoxa lo llevó finalmente a darse de lleno a su comunidad, participando activamente desde finales de los años 90 en los procesos de recuperación de la memoria propia en Facatativá y luego Tibaitatá.

El anarquismo es la común-unidad”, decía Augusto cuando le preguntábamos sobre su cosmovisión de la idea libertaria. Con desazón señalaba las A circuladas y las prácticas que se alejaban de la gente, del pueblo. Admiraba esa contracultura naciente en la sabana de Bogotá que, a gritos guturales y vestimentas negras y de jean, le hablaba a la juventud sobre el ilógico servicio militar obligatorio, sobre las problemáticas de sus padres y madres en la floricultura, sobre la necesidad de rescatar el territorio de las garras del capitalismo. Para él, el anarquismo era una forma de vida y aptitud frente a las luchas, pero nunca una etiqueta que había que manifestar explicita y reiteradamente, “se vive siendo libertario, no diciéndolo”, comentaba al lado de una hoguera mientras nos hablaba de los “tropeles” en la Distrital en los 90, de la placa de Biófilo Panclasta que existió durante casi dos décadas en las paredes del restaurante de la Pedagógica, de la triste muerte de Beatriz Sandoval en la Nacional, una de sus amigas de salsas, merengues y carrangas, del proceso de exterminio al que casi fue llevado el pueblo muisca durante los 70 y 80, de los históricos paros cívicos del 98 y 2008 en la Sabana.

Cada conversación estaba cargada de rituales, donde cada cosa tenía su razón de ser. La palabra fluía con el fuego, por eso era necesario mantenerlo prendido, tarea encomendada a un “taita” del fuego. “El gran error de querer anarquizar el indianismo, es no dejar indianizar el anarquismo… dejemos de lado esas visiones eurocentricas”, apuntaba luego de jornadas de discusión cuando ya partíamos en bicicletas por la noche a nuestras casas, mientras charlábamos sobre la actualidad del movimiento anarquista del país, del cual ya hace años estaba desapegado por no encontrar en sus reuniones y encuentros soluciones y alternativas para las de abajo. “Miremos lo que hacen los zapatistas: articulémonos en base a nuestra realidades y no dogmas, que muchas veces están fuera de nuestras realidades”, decía cuando debatíamos sobre la necesidad de fortalecer los procesos autónomos y populares de la Sabana.

Su partida nos dejó un profundo vacío que todavía no hemos podido llenar, no solo por las experiencias que se pudieron haber vivido, sino por la deuda que parece quedar en el aire con todos sus conocimientos y saberes. Augusto se nos fue bajo un halo de desasosiego, de creer que también su partida nos ha dejado sin varias palabras que se pueden decir en los debates que nos corresponde como movimiento libertario en Colombia, pero también como procesos populares y autónomos. Su visión de lo libertario inserto en las comunidades y desprendido de escalas, estéticas y etiquetas morales absolutas (que muchas negamos), nos deja la enseñanza de ser pueblo y actuar como tal, de leer nuestro entorno, nuestras realidades, de a veces dejar de lado la ilustrada y bien escrita historia e ideología occidental y voltear a mirar al lado: a la montaña, la laguna y los ríos, a las abuelas y los niños. Queda también el vacío de no haber podido compartir más.

Uno de sus mejores amigos y compañero de lucha por largos años en la Sabana nos señalaba días después de su muerte el gran hueco que nos deja con su partida: “Creo que con Augusto se fueron una cantidad de cosas frente al pensamiento ancestral de origen muisca, tanto así que en el rito de su funeral la única persona que sabía cómo se hacia era él, entonces tocó casi que reinventarlo todo”. Esperamos podamos también reinventar lo libertario para nuestro aquí y ahora, en nuestros tiempos y territorios.

Steven Crux

Enlaces del mes: Abril 2017

Comenzamos el mes de abril volviendo sobre aquel famoso autobús de Hazte Oír, un grupo de hackers sacaba a la luz cerca de 15.000 documentos de esta organización. Entre otras cosas, aparecen noticias tan sonadas como la posibilidad de que el propio presidente de Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, administrara hormonas a sus hijos para, supuestamente, evitar que fueran homosexuales. O la vinculación con agrupaciones ultraderechistas como "El Yunque". Por otro lado, esto nos lleva a ver la evolución de dicha organización, así como ha favorecido la censura en los grandes medios de comunicación.

Acerca de Siria, tenemos el primer ataque autorizado por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, con misiles Tomahawk. El ataque, que se produjo sobre la base aérea de Homs, fue una respuesta a un supuesto ataque con armas químicas perpetradas por el gobierno sirio al norte del país. Las reacciones internacionales no se han hecho esperar: Rusia se posiciona en contra del ataque y alerta a los Estados Unidos del peligro de atacar contra un Estado soberano, arguyendo, a su vez, la inexistencia de armas quimicas en manos del Estado sirio. Le Pen ha reaccionado del mismo modo, así como lo ha hecho Irán. China, sin posicionarse en contra, ha comunicado que su oposición al uso de la fuerza militar para la resolución de conflictos. No obstante, la decisión de Trump ha sido apoyada por gobiernos del Reino Unido, Alemania, Israel, Australia, Francia o Japón. Argumentan que es una medida disuasoria contra Al Asad. Pero, ¿qué intereses hay detrás de esta ofensiva? Bien conocida es la región por su posición estratégica en cuanto al suministro energético y el paso de tuberías de gasoductos

Continuamos con una entrevista a Federico Severino, ahora nuevo director del Instituto 25M, fundación de Podemos. En ella, Severino plantea los objetivos que esta institución pretende llevar a cabo para promover una cultura política con figuras que no sean políticas. La meta es poder acercarse a un público que, a priori, no es simpatizante de esta formación política. En este sentido, los canales que pretende el Instituto usar son variopintos, desde lo audiovisual hasta la producción de novelas gráficas. Arguye a la necesidad de una renovación que pasa por la deconstrucción invidual del neoliberalismo, y así crear espacios de solidaridad.

La preocupacion sobre el reconocimiento pluricultural en Turquía continúa, especialmente en lo referente al pueblo kurdo, y la deriva hacia un sistema autoritario y personalista, a consecuencia de las reformas que Erdogan plantea introducir en el referéndum que convoca. Con su aprobación, daría a un más poder a la figura del presidente que, entre otras cosas, podría elegir a parte de los jueces y fiscales. Además, al parecer toda la oposición, así como los medios de comunicación críticos con Erdogan, han sido ocupados o silenciados.

El mes de abril también nos sorprende con varias detenciones: por un lado, la del ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y el del director del periódico La Razón, Francisco Marhuenda. Ambas dentro de la operación Lezo y su vinculación con las irregularidades en el Canal de Isabel II.

El pasado 15 de abril se conmemoró el sexto aniversario en el que el pueblo de Cherán comenzó a reinventarse y a organizarse de una manera diferente. Ese mismo día, pero en el 2011, 10 mujeres detuvieron a varios hombres armados que a diario cruzaban el pueblo para talar los árboles de la zona. Estas 10 mujeres, sin otras armas que sus cuerpos, plantaron cara a la injusticia. A ellas se sumaron todo el pueblo, que logró expular tanto a los taladores ilegales, así como a la policía cómplice de todos estos crímenes. Desde entonces, y con un deseo de apoyo mutuo y de solidaridad, el pueblo reinventó su gobierno, creando una participación directa a toda la comunidad, que elige a un concejo mayor que son sus representantes, y que su única finalidad es representativa, ya que solo transmiten las decisiones de la comunidad. A pesar del desprestigio que analistas hicieron de esta nueva política, Cherán sigue resistiendo.

Este año Semana Santa ha caído en abril, que nos dejó este año la anécdota de las avalanchas humanas en Sevilla. Más allá de lo que parece que fue un bulo, no es la primera vez que esta católica celebración ya se ve trastocada. El siguiente artículo recuerda los incidentes ocurridos en varias ciudades del Estado a finales de los 80, todo muy al calor del movimiento punk de aquellos años. Al parecer, todo comenzó en Pamplona, cuando varios jóvenes comenzaron a entonar la canción Salve de la Polla Records. A los primeros lanzamientos de objetos contra las imágenes paseantes, los creyentes respondieron golpeando con cirios. Lo mismo pareció expandirse en otras ciudades como en Cuenca, Valencia o Madrid.

Una vez más tenemos que lamentar lo que parece la represión sistemática contra personas por su orientación sexual. Esta vez es en la República de Chechenia donde, al parecer, se han creado campos de concentración para homosexuales, donde están siendo privados de su libertad y sometidos a torturas.

Este abril nos dejó también la sorpresa en el ascenso de la extrema derecha de Marie Le Pen en su campaña hacia la presidencia francesa. Sin embargo, también la remontada del candido del partido de izquierda La France Insoumise, Jean-Luc Mélenchon. El artículo analiza el cambio de estrategia comunicativo del candidato quien, fuertemente influido por la apuesta de Laclau, ya no se dirige a la militancia de izquierdas, sino al conjunto de los franceses. Al tiempo que hace suyos elementos integradores de la francia multicultural. Adoptando, a su vez y como hizo Podemos en las pasadas elecciones españolas, un discurso patriótico, pero alejándose de la xenofobia de Le Pen.

Desde el Congreso Nacional Indígena se ha propuesto la creación de un Concejo Indígena de Gobierno, que debería ser una candidata a las elecciones presidenciales mexicanas para el próximo 2018. Lo llamativo de dicha propuesta no es tanto una cuestión electoral, pero es un elemento de organización que facilite una unidad desde las bases sociales, creando así un bloque de resistencia indígena frente a las políticas neoliberales.

La gentrificación es un problema que está echando de sus casas a los vecinos de los barrios centrales de ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Este mes de abril nos enseña también las respuestas que los vecinos de dichos barrios están llevando a cabo contra plataformas como Airnb o Homeaway, a lo que los Ayuntamientos de Madrid y Barcelona comienzan a estudiar cómo regular, ya que existe un vacío legal. El principal problema no radica ya solo en la sustitución de una población estable por otra con una capacidad de renta mayor, sino en el vaciado de viviendas para el alquiler por días. Y es aquí donde los Ayuntamientos de ambas ciudades pretenden incidir con políticas sancionadoras contra las empresas que realicen dicha especulación.

Nos quedamos también con el acoso sufrido por la chica anónima del tranvía de Murcia. Un joven, que se cruzó con ella en el tranvía, no dudó en llenar la ciudad de carteles describiéndola y dejando su número de teléfono. Así, los medios de comunicación también se hicieron eco de esta historia, caldo de cultivo para perpetuar y mantener el amor romántico y sus mayores y atroces consecuencias: la violencia contra las mujeres.

¿Cómo ha cambiado el empleo y la calidad de vida en la última década? ¿Estamos, realmente, saliendo de la crisis como se augura desde los grandes medios o el poder? Y principalmente, ¿cuál es la deriva actual del capitalismo? Al parecer nos movemos hacia el fin del crecimiento y del capitalismo. Todo ello, y teniendo de fondo también la compleja cuestión energética, solamente queda plantearse el decrecimiento como una opción a tener muy en cuenta.

Para cerrar los enlaces del mes de abril, nos queda comentar la triste noticia de un chico asesinado en un pub de Málaga por neonazis de esta ciudad. Los acusados parecen tener vinculación con el Frente Bokerón, grupo ultraderechista seguidor del Málaga Club de Fútbol, así como su posible colaboración con Hogar Social Madrid.

Berta Cáceres

Descanse en paz la hija de la tierra,

aquella que fue asesinada por las balas con el símbolo del dólar.

 

Descanse en paz la voz de la sombra amanecida,

aquella que recorre como un rayo fulminante la codicia de los ricos.

 

Descansa en paz mientras tu sangre indígena se vierte sobre nosotros.

 

 

Indigenismo vs desarrollo capitalista

Me gustaría comenzar esta reflexión con una anécdota que me comentó un compañero chileno hace un par de años: Un grupo de libertarixs de Santiago de Chile visita un pueblo mapuche (indígenas que sufren una terrible represión por parte del estado chileno y muy apoyados por el movimiento libertario), durante su viaje realizan una serie de entrevistas, en una de ellas le preguntan a una mujer de edad avanzada si los mapuches se consideran anarquistas, a lo que la mujer responde que No, que ellxs solo son mapuches. La categoría anarquista es vista como un concepto occidental dentro de la cosmovisión indígena.

¿Pero en que consiste esta cosmovisión? ¿Por qué en los últimos años se han producido tantos conflictos entre los estados/nación y los indígenas? Da igual el color del gobierno latinoamericano, desde México a la Bolivia de Evo lxs indígenas han sido reprimidos y no escuchados; los planes de desarrollo como los planes de carreteras del estado boliviano, los de grandes construcciones y destrucción de parte de la selva amazónica en Brasil, los proyectos mineros en las zonas mapuches entre muchas otras cuestiones se oponen frontalmente a los intereses indígenas, y es aquí donde encontramos una de las grandes contradicciones ideológicas en los estados latinoamericanos. Ecologismo y planes de desarrollo industrial, económico etc es incompatible, indigenismo y desarrollo son dos conceptos o categorías opuestas.

Partiendo de este punto es necesario que hagamos varias diferencias a la hora de analizar el funcionamiento político/ideológico de los estados latinoamericanos, no solo vale con la dualidad derecha(pro yanqui)/izquierda (potenciar la hegemonía del estado/nación frente al capital internacional) sino que debemos introducir el problema indígena de una manera transversal. O se comienzan a reconocer tanto los derechos como la capacidad política y de autoorganización de lxs indígenas o ninguna revolución será posible en Latinoamérica.

Hace tan solo unos meses el estado Mexicano asesinaba mediante sus paramilitares a un profesor de un caracol zapatista, recordamos que desde 2005 el EZLN deja oficialmente las armas, y el estado mexicano reconoce zonas zapatistas, no obstante la zona ha sido militarizada tanto por el estado mexicano como por sus sabuesos paramilitares en todo este tiempo. Con una elegancia política y poética innegable, el subcomandante marcos hace unas declaraciones frente a sus compañerxs y medios afines en la que declara la muerte, después de 20 años, del Subcomandante Insurgente Marcos, ese mismo día nace el Subcomandante Galeano (nombre del profesor recién asesinado). Este es uno de los numerosos ejemplos que tenemos para entender la importancia que tiene todo lo simbólico en la cosmovisión indígena, algo que casi parece olvidado en este mundo mercantil.

Mientras la cultura del capital se intenta introducir en cada poro del planeta, lxs indígenas mantienen sus costumbres y estilos de vida, que por supuesto tampoco son perfectos, con sus carencias en cuestiones de género en algunas comunidades por ejemplo. Pero su adaptación al medio, sin intentar ni querer controlarlo, sus posiciones firmes contra los planes desarrollistas de los diferentes estados y su capacidad de lucha los convierten en un ejemplo. Un pequeño rayo de luz, en este duro invierno.

Lxs desposeidxs, la multitud. Ya Nada nos dará lo mismo, lo mismo nunca nos dará Nada.

Mayo 2014, en algún lugar en la jungla de asfalto