Carta a la juventud. Homenaje a Marcos Ana.

Ayer 24 de Noviembre falleció Marcos Ana, poeta y comunista, el preso que durante más años soportó la represión franquista. Desde Regeneración le rendimos un sincero homenaje compartiendo uno de sus poemas: una llamada a los jóvenes para que luchen por una sociedad libre. Que la tierra le sea leve.

Carta urgente a la juventud del mundo

Si la juventud quisiera
mi pena se acabaría,
y mis cadenas.

(Decid ¡basta!
Haced la prueba.)

Vuestros brazos son un bosque
que llena toda la tierra;
si enarboláis vuestras manos
el cielo cubrís con ellas.
¿Qué tiranos, qué cerrojos,
qué murallones, qué puertas
no vencieran vuestras voces
en un alud de protesta?

(Todos los tiranos tienen
sus pedestales de arena,
de sangre rota, y de barro
babilónico sus piernas.)

Pronunciad una palabra,
decid una sola letra,
moved tan solo los labios
a la vez y la marea
juvenil atronaría
como un mar cuando se encrespa.

Pero, ¿quién soy yo, qué barco
de dolor, qué espuma vieja,
qué aire sin luz en el viento
acerco a vuestras riberas?

Como campanario de oro
vuestros corazones sueñan.
La juventud es la hora
del amor, su primavera.
¿Por qué mover vuestras ramas
alegres con mi tristeza?
¿No es mejor que yo me coma
mi pan solo en las tinieblas;
que mis pies cuenten las losas
veinte años más, mientras sueñan
mis alas entre las nubes
de un cielo roto en mis rejas?

Pero la vida -mi vida-
me está clamando en las venas;
abrasa loca las palmas
de mis manos; lanzaderas
clava y desclava en mi frente
y el pensamiento me quema.

Ved nuestros tonos. Ya somos
como terribles cortezas;
claustrales rostros, salobres
ojos que buscan a tientas
-sedientos de luz y sol-
una grieta entre las piedras.

No sabéis lo que es vivir
muriéndose a vida llena;
grises, sobre grises patios,
sin más luz que una bandera
de amor...

Ni lo sepáis nunca...
Más si queréis que esta lepra
jamás os alcance el pecho,
no dejéis "mi muerte" quieta.
No dejadme, no dejadnos
con nuestras sienes abiertas
y en un cerrojo sangrante
crucificada la lengua.

Levad vuestros pechos. ¡Pronto!
( Es bueno que esta gangrena
os revuelva las entrañas.)
¡Echad abajo mi celda!
Abrid mi ataúd; que el mundo
en pie de asombro nos vea
indomables, pero heridos,
sepultos bajo la tierra.
¡Que no queden en silencio
mis cadenas!

[Recomendación] Gasolina en la mochila

Os dejo una canción que me parece magnífica. La cantautora se llama "Lua Pua" y podéis echar un vistazo a sus canciones haciendo click en su nombre. Para escuchar "Gasolina en la mochila" haced click en el nombre de la canción o bien más abajo en el reproductor. Según dice ella, la letra la sacó de un poema que leyó una vez en un fanzine cuyo nombre desconozco (pero que me gustaría saber). A disfrutar.

[soundcloud url="https://api.soundcloud.com/tracks/85006520" params="auto_play=false&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&visual=true" width="100%" height="100" iframe="true" /]

Gasolina en la mochila

Quiero llenar las noches de actividad,
romper las aceras de las oscuridad.
Correr y encender la madrugada
con una mochila y la cara tapada,
sentir la esperanza acariciar mi espalda.
Hoy es un spray, una botella,
y por si ataca el hambre una manzana.

Sentir el miedo doblar cada esquina
despertar mis sentimientos
escupiendo adrenalina.
Calles mojadas de rutina
donde la lluvia es el trabajo,
la escuela la mentira.
Y gasolina en la mochila
un mundo nuevo en el corazón
tu rostro lo acaricia la capucha y el amor.

Quiero esconderme en un callejón
pensando en llegar a mi habitación,
descansar y reír, acostándome con la victoria
resistir y esperar que todo salga tan bien como hasta ahora.

Y el día que una de nosotras caiga
no emprender retirada,
no podemos llorar
o nuestras lágrimas apagarán la barricada.

Nuestra utopía es vuestra desgracia,
gracias por no tomar en serio nuestras palabras
mas luego no esperéis nada.
No hay corazón para quien lo roba a tiros
pido no pedir nada, nuestro mundo no se regala.

Sentir el miedo doblar cada esquina,
despertar mis sentimientos escupiendo adrenalina.
Calles mojadas de rutina
donde la lluvia es el trabajo,
la escuela la mentira.
Y gasolina en la mochila
un mundo nuevo en el corazón
tu rostro lo acaricia la capucha y el amor,
y el amor....