Anarcosindicalismo

El anarcosindicalismo apareció a finales del siglo XIX y empezó a tener fuerzas al comenzar el siglo XX. Éste pretende mediante distintas formas de lucha (normalmente la acción directa) conseguir concesiones a los obreros hasta, como último fin, abolir el Estado, como toda organización anarquista. Sin embargo, actualmente en el Estado español hay varios sindicatos que se autodenominan anarcosindicalistas, pero no todos rechazan las subvenciones, ni participar en las elecciones sindicales, ni a los delegados sindicales entre otras cosas. Por eso aunque se califiquen de esta manera, luego sus maneras no son las propias.

De esta manera, voy a hablar de la CNT, la CGT, y SO. Como se sabe, la CGT fue una escisión de la CNT de la misma manera que SO es una escisión de la primera.

  •    La Confederación Nacional del Trabajo (CNT) se jacta de no recibir subvenciones y de no participar en las elecciones sindicales. Y en efecto, el sindicato no recibe ninguna ayuda del Estado. Es normal no querer recibir ayudas del enemigo. Sin embargo, la FAL (Fundación Anselmo Lorenzo) que fue creada por la CNT ha recibido alguna vez subvenciones para catalogar libros, archivos, etc. Claro está, no es lo mismo un sindicato que una organización cultural.
  •   La Confederación General del Trabajo (CGT) sí que recibe subvenciones, participa en las elecciones sindicales y tiene delegados sindicales. Precisamente por esto se separó de la CNT. En el año 2010 la CGT recibió del Estado la cantidad de 218.684,29 €.
  •   Solidaridad Obrera (SO) es el último en discordia. Y es una especie de mezcla entre las dos primeras. No reciben ayudas del Estado, pero luego participan en las elecciones sindicales si los afiliados quieren de la misma manera que no si los afiliados se oponen.

Estrictamente, la etiqueta de “anarcosindicalismo” se la daría a la CNT, lo cual no hace que elogie la labor de los otros dos sindicatos y critique a la propia CNT. Demasiada inactividad, demasiado pensar en el pasado y lo que pudo ser y al final no fue. CGT, y en menor medida SO, están más activas a mi modo de ver. Sin duda sería un gran paso que estas tres organizaciones volvieran a unirse, pero se sabe que es muy difícil por no decir imposible. Aún así, vemos que participan en acciones comunes como, por ejemplo, un encuentro anticapitalista el próximo 15 de septiembre en contraposición con la cumbre social que planean los sindicatos mayoritarios.

En Euskadi y Navarra, por ejemplo, CNT y CGT han convocado junto con otros sindicatos vascos y al margen de CCOO y UGT una huelga general para el día 26 de septiembre. En resumidas cuentas, veo a la CNT de antes de la Guerra Civil como la madre, a la CNT actual como la hija mayor, a la CGT como la mediana y a SO como la benjamina de la familia. Todas tienen algo en común y a la vez cosas diferentes. Y, como hermanas, discuten a veces entre ellas pero también se entienden y hacen cosas juntas de cara a un futuro mejor.