Opinión

Publicado el 18 de febrero de 2019 por Marky V.

7

Todos a votar, que viene la derecha!

Parece que durante los próximos meses vamos a vivir un desenfreno electoral. Pedro Sánchez ha convocado elecciones al no poder aprobar los presupuestos así que el calendario queda así: Elecciones generales el 28 de abril y para pasar la resaca un mes después, el 26 de mayo, tenemos municipales, autonómicas y europeas.

Así que en previsión de las grandes cantidades de basura electoral con las horribles caras de los que van a manejar los hilos durante los próximos 4 años, me he puesto a escribir este artículo.

Como todas las elecciones, los partidos que se denominan de izquierdas siempre intentan movilizar a la gran cantidad de abstencionistas que hay. Los mensajes para este grupo no suelen ir acompañados de ninguna propuesta ni estimulo que lleve a votar a la gente decidida y convencida de un voto útil. Más bien son amenazas como “Si no votas no te puedes quejar”(de esto hablaré luego), “Si no nos votáis ganarán los otros que son peores”, presumen de los cambios mínimos que han hecho y poca cosa más. Si no fuera por la retórica de “que viene la derecha” creo que podría contar con los dedos de una mano la gente que conozco que iría a votar.

Actualmente la “izquierda” está completamente falta de discurso más allá de intentar convencer de que si ellos no están al mando las cosas van a empeorar. Ese que había sido más o menos el discurso del PSOE ahora hasta vale con Podemos, que hace dos días estaban con los discursos sobre asaltar los cielos y la verdad es que tenían bastante convencido a todo el mundo de que ellos eran la revolución. La verdad que a mi nunca me convencieron, probablemente porque Pablo Iglesias nunca me ha caído bien, porque la verdad es que prácticamente todo el mundo que se consideraba de izquierda les pensaba votar, hasta alguno que salía a pintar A circuladas.

También tenemos anarquistas que votan, que aunque no son un porcentaje destacable existen y están entre nosotros. Y por experiencia ya os digo que suele ser bastante gracioso ver a alguien con una camiseta con un símbolo anarquista y que está bastante formado decir que si no votas no te puedes quejar.

La realidad es que cuando votas estas aceptando el proceso democrático y el funcionamiento del Estado, y es el que vota el que no se puede quejar del resultado de una votación según esa afirmación, ya que gane quien gane lo ha hecho democráticamente. Yo no voy a seguir ese juego y creo que votes o no puedes y debes protestar por el resultado si te da la gana. Muchos incluso pretenden hacer el voto obligatorio como lo es en algunos países. Y hombre, si te consideras de izquierdas y no respetas mi derecho a no participar, mal vamos.

Además, la nueva jornada electoral viene acompañada de una fuerte subida de la derecha con la entrada de Vox en el congreso sembrando el terror en toda la izquierda. Porque un pacto que haga resucitar al PP de Pablo Casado de la mano de Ciudadanos y Vox es lo más esperado. Y la verdad es que no veo porque tanta alarma social, Vox no es nada más que el PP con la careta democrática un poco caída. Sus programas coinciden en la mayoría de puntos. Lo más preocupante de su ascenso al hemiciclo es el efecto que tendrá su discurso en la calle (aun más) y como desde allí se le dará total libertad de expresión y se normalizará más. Otro problema de los grandes con Vox es que se empieza a ver como opciones al PP o C’s y se les deja de considerar amenazas. Vox es el enemigo, pero no más que el PP o Ciudadanos y otros partidos que algunos quieren votar para evitar al trifachito. Y al enemigo nunca hay que infravalorarlo pero tampoco sobrevalorarlo como se está haciendo.

Es por eso que llamar a votar a todo el mundo para evitar que formen gobierno los malos y que lo hagan los menos malos es una pésima excusa. Hasta hace prácticamente dos días teníamos al PP de la mano de C’s en el gobierno y la verdad es que nadie iba diciendo por ahí “que viene la ultraderecha!” y en las grandes manifestaciones de jubilados y feministas de la pasada legislatura no se vio a casi nadie hablar de ultraderecha como lo están hacinedo ahora.

Votar no evitará el ascenso del fascismo y sino basta mirar hacia atrás hasta 1936. La única manera de parar el fascismo es organizándose. Y aun así, el antifascismo solo sirve para frenarle los pies limitadamente, porque el fascismo solo es capitalismo en su fase avanzada. Para combatir el fascismo hay que combatir el capitalismo.

“El fascismo es una fase histérica del capitalismo, y, por consiguiente, algo muy nuevo y muy viejo.” B. Brecht

Para acabar, votéis o no, si sois antifascistas organizaos. Dejad de pedir a todo el mundo que vote porque el sobre que metáis en una urna no va a cambiar nada por arte de magia. Uníos a cualquier organización que tengáis a vuestro alcance y sino cread una y trabajad en vuestro pueblo o barrio. Porque la solidaridad y el apoyo mutuo son las vacunas contra el fascismo.

Tags: , , ,


Acerca del autor

Intento de anarquista sin adjetivos, estudiante de historia y aficionado a las artes pero nada artístico. Mallorquín turismofóbico, He venido aquí a escribir lo primero que se me pase por la cabeza sobre anarquismo, cultura e historia.



7 Respuestas para Todos a votar, que viene la derecha!

  1. Sergio says:

    Vaya conjunto de chorradas. Entiendo que si eres anarquista no quieras que un sistema democrático capitalista controle asuntos importante de tu día a día, pero tienes que comprender que con un gobierno realmente de izquierdas vas a vivir mejor que con un gobierno de derechas, aunque sea mínimamente. Coincido contigo que el problema de raíz es el capitalismo , pero desperdiciar la oportunidad de votar para mejorar algo este sistema corrupto te hace un pasota. Ya el tema de criticar a otros anarquistas que si votan o no ni lo voy a comentar. Sobre que la izquierda te obligue a votar, pues oye, pasa de las vacunas también y del código de circulación, ciertas normas si las sigues, no creo que votar a un partido cada 4 años vaya a suponer un drama en tu vida , que el PP recorte el sistema de sanidad te tu ciudad sí que puede ser un drama. El puntito de snobismo " iglesias nunca me a caído bien " sublime, remata el texto , es la ginda al pastel. En cuanto a que la ultraderecha siempre a estado ahí totalmente de acuerdo , el " que viene la ultraderecha" solo es la forma de clarificar el mensaje para que la gente lo entienda bien, con Aznar también vino la ultraderecha y con Felipe, zapatero, Rajoy y Sánchez.

    • Marky V. says:

      Antes de todo gracias por leer y comentar el artículo. Ahora te respondere por puntos.
      1. Efectivamente un gobierno de izquierdas es mejor que uno de derechas pero como los dos controlan un estado su naturaleza es represiva. Nosotros somos anarquistas así que estamos en contra de cualquier gobierno.
      2. No votar no te hace un pasota. Pasota es el que vota y se queda 4 años esperando para volver a votar, si no militas en algun colectivo y trabajas en tu barrio o pueblo si que eres un pasota.
      3. Aparte de porque soy anarquista no pienso votar porque no me gusta ningun partido y votar a los menos malos tampoco sirve de nada. Lo vuestro de acusar a los que no votan del auge de la extrema derecha es de risa. La extrema derecha no se para votando y muchos llevamos años luchando contra ella como para que ahora vengan dando lecciones.
      4. La abstención es un derecho democrático y obligar a votar no traeria nada bueno para la izquierda.
      5. He dicho que Iglesias siempre me ha caido mal para suavizarlo porque podria decir otras mil peores cosas de el y su partido.
      6. Si vuestro unico motivo para que la gente vote es que los vuestros son los menos malos mal vamos.
      7. Como digo al final, votes o no, acercate a cualquier colectivo cercano como la PAH, grupos anarsquistas, CSO, ateneos o sino crea uno tu. Ninguna lucha acaba con la urnas pero si que empieza en la calle.

      Salut i llibertat.

  2. Liberty Cravan Liberty Cravan says:

    La abstención como gesto individual me parece contraproducente. La abstención adquiere sentido en el seno de un gran movimiento organizado que cuestiona la legitimidad parlamentaria y opta estratégicamente por la abstención. Tenía sentido en los años 20 del siglo pasado, con un sindicalismo revolucionario en auge. Tendría sentido en el marco de un poder popular que dispute al parlamentarismo capitalista y que, ĺlegado el caso, optase estratégicamente por abstenerse. Contribuir a que este movimiento crezca es el objetivo estratégico. Votar o absternerse debe ser una decisión táctica, no una cuestión ideológica.

    Estoy de acuerdo con que, votando o no votando, los derechos y los cambios se logran luchando. Pero también sé que, a día de hoy, la victoria de una derecha que siempre acude a votar logra sedar los deseos de cambio de la mayoría. El ejemplo más reciente lo tenemos en cómo los gobiernos de Rajoy apagaron el ciclo de luchas nacido al calor del 15M.

    Por ello, creo que es un error colaborar en entregar el gobierno a la derecha. En las elecciones del 28 de abril votaré a Podemos porque prefiero fiscalizar y luchar con un gobierno de izquierdas a darles cargos y sueldos a quienes querrían (y eventualmente podrían) enterrarme en una cuneta. No votaré con ilusión, sino con pragmatismo, que es la única receta frente a una derecha que vota en bloque. Y le pido a todos esos compañeros que me piden votar, a cambio de mi voto, que se comprometan asímismo en impulsar los movimientos sociales: sindicatos, asambleas de vivienda, asambleas feministas, organizaciones ecologistas...

    • Marky V. says:

      Yo como gesto individual no iré a votar (poca cosa va a cambiar porque no vaya) porque como dices por desgracia no hay un movimiento fuerte que le de significado a la abstención pero como he dicho cada uno es libre de hacer lo que quiera.
      A mi lo que me importa, y en eso estamos muy de acuerdo, es que la gente luche el resto del año. Y sobretodo este artículo iba para todos los que piden votar a gente que políticamente trabaja todos los días formándose y militando. Y como tu, a todos los que piden el voto para Podemos les pido que empiecen a hacer vida política más allá de las urnas. Nos vemos en las calles 😉

  3. paco says:

    Un gobierno de derechas que maneje bien las palancas del mercado capitalista y genere crecimiento también puede incrementar el nivel de vida de una población. Es más, está en su interés hacerlo.

    Eso de que siempre se vive mejor con un gobierno de izquierdas o de que las empresas estatales son menos malignas y corruptas que una privada son soberanas chorradas. Mitos tan evidentes y fáciles de ver que cuesta creer que aún exista quien se las siga creyendo...

  4. paco says:

    El impulso del 15-M lo mató la propia izquierda. No solo la derecha.... ¿Todavía estamos así?

  5. Adrián says:

    No estoy de acuerdo en que el fascismo es la fase avanzada del capitalismo. Son dos vertientes distintas de una misma forma de pensar que se basa en el dominio del más fuerte. En el caso del fascismo se entiende el más fuerte físicamente, hacen culto a la violencia. En el caso del capitalismo es la supremacía del más rico. Tienen en común además de esto su asco por los pobres y la gente de izquierdas.

    En cuanto al tema de votar o no votar, mi opinión es sesgada porque yo soy "podemita" pero bueno simpatizo con cualquier antifascista, así que me aventuraré a dar mi opinión aquí. No considero que votar y tocarte los cojones 4 años ayude mucho, pero votar es gratis, si con eso puedo aliviar la situación de los que están peor pues lo hago. También hay cuestiones como por ejemplo el aborto que, aunque seas anarquista, pues si le votas a la izquierda aunque sea para que a tu hermana/hija/amiga no le prohíban abortar cuando lo necesite pues mira, algo es algo. He dicho el aborto por decir un ejemplo, hay muchos.

    Aparte no creo que votar implique estar de acuerdo con el sistema para nada. Igual hay mucha gente que está supercontenta con esta mierda de democracia y no votan porque se la suda quien salga.

    Puedes votar, que gane el que has votado, y aún así coger y convocarle una huelga que se cague la patabajo al día siguiente de jurar el cargo. Por suerte, todavía somos libres de hacerlo. No sé si pasará lo mismo si gana VOX. Al Iglesias le montan una huelga y se la tiene que comer con patatas. Al de VOX se la montas y si estamos organizados igual se la ganamos pero vete a saber cuántos obreros se lleva por delante antes de conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

24 ÷ 3 =

Ir arriba ↑