Artículos

Publicado el 9 de abril de 2014 por La Colectividad

6

Ucrania 2014: ecos del pasado

A poco que pongamos un poco de atención al discurso internacional sobre lo que está pasando en Ucrania nos damos cuenta que la cosa suena familiar: ¿están les gringues hablando de la Guerra Fría, o de la Ucrania de 2014? En estas últimas semanas hemos podido leer en Internet comparaciones directas entre la situación actual y la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría, o incluso algunes se han atrevido a calificar los hechos de Nueva Guerra Fría o Tercera Guerra Mundial (¡hala!)

Lejos de ser exageraciones de los típicos grupos amantes de las conspiraciones internacionales, la verdad es que este discurso belicista (que no deja de ser preocupante) viene promovido por «altas personalidades» de la prensa y política mundial (léase Estados Unidos). En el Washington Post podíamos leer hace unas semanas al neo-conservador Charles Krauthammer decir que los Estados Unidos deberían mandar una flotilla al Mar Negro y asistir económicamente a Ucrania con 15 billones de dólares norteamericanos (que se dice pronto). John Kerry, actual Secretario del Estado, amenazaba también a la Rusia de Putin con restricciones económicas y asistencia a la (nueva fascista) Ucrania. Unas amenazas que si las pensamos de nuevo no tienen legitimidad alguna: sí, la movilización de tropas rusas en Crimea rompieron con ciertas leyes internacionales[1], pero que John Kerry lo haya señalado una y otra vez tiene su qué. Después de todo, ¿no han causado los Estados Unidos un significante número de guerras solamente para perseguir sus intereses nacionales? Un ejemplo: Iraq (Otro: Siria. Y otro más: Libia). Y que nosotres sepamos, Iraq no es limítrofe con los Estados  Unidos (como sí lo son Ucrania y Rusia).

Si miramos atrás en la historia del siglo XX la cosa adquiere morbo. En 1945, en la ciudad de Yalta (precisamente en Crimea), se realizó una conferencia entre Churchill, Stalin, y Roosevelt para lograr una paz internacional. Todo ha cambiado, y los contextos no son idénticos, pero sí que observamos similitudes que nos traen ecos del pasado. La derecha estadounidense parece haber entrado en un estado de pánico, endemoniada por fantasmas del pasado que susurran dos palabras: Guerra Fría (o jodides comunistas). El parecido más interesante entre ambos contextos históricos es el gran papel del ejército (de lo militar), el cual dicta las reglas del juego diplomático. Y es que el problema con Ucrania no es ni la soberanía de sus gentes, ni la economía. El problema parece ser el de siempre: poder. Hay que tener en cuenta que los Estados Unidos y la Unión Europea llevan largo tiempo intentando diezmar el poder ruso en el ámbito internacional. A mi parecer el aspecto más importante son los límites de la OTAN.

Ni Rusia está preocupada por los lazos económicos con Ucrania, ni los nuevos lazos económicos que ésta pueda desarrollar con la Unión Europea (después de todo, el gas ruso sigue siendo necesario en muchos países europeos). A Rusia le interesa mantener su dominio estratégico en el este, y a «Occidente» le interesa debilitar dicho dominio para aumentar su dominio. A fin de cuentas: poder, que viene a ser el problema que atormenta a nuestra raza desde tiempos inmemorables. Una Ucrania pro-Occidente significaría una expansión inmediata de las fronteras de la OTAN en términos de bases, ejercicios militares, nuevas alianzas… ¿Os imagináis qué piensa Rusia ante la idea de tener una flota estadounidense operando en una base de la OTAN en el Mar Negro? Más datos confirman que lo que prima en este conflicto es lo militar (tan ligado al concepto de poder). Para empezar, la ayuda que la Unión Europea promete a Ucrania no viene «de gratis», sino que conlleva los típicos compromisos con el neoliberalismo y, además (algo que los medios burgueses no se han dignado en mencionar hasta donde yo sé), la integración de Ucrania en el aparato militar de la Unión y todo lo que conlleva: cooperación armamentística, ejercicios comunes, simulaciones de crisis, etcétera y etcétera. Además, Rusia tiene todo el derecho de sospechar de Occidente: desde la unificación de Alemania, tres ex-repúblicas soviéticas[2] se han unido a la OTAN (y eso que los Estados Unidos aseguraron que la intención no era prolongar la Guerra Fría ni un ápice). A pesar de todo, hoy encontramos puestos militares de la OTAN en Georgia, un lugar que queda muy cerca de los intereses de Rusia.

Como anarquista toda esta retórica ultra-nacionalista me produce arcadas. Y la histeria estadounidense me parece de chiste dado el historial de rupturas con sus amadas leyes internacionales. Pero tampoco creo que el análisis anarquista de la actual situación en Ucrania requiera de tanto desdén. He leído bastantes veces en nuestros círculos que la economía es lo que está promoviendo la crisis ucraniana; que esto es una especie de «empujón capitalista» para agrandar su territorio. No creo que éste sea el principal motor de los hechos. Como he expuesto, el poder creo que prima en todo este asunto: el encuentro entre el poder de dos bloques hegemónicos que todavía existen (uno de forma muy distinta, claro está).

Notas

[1] No es que me importen, personalmente, las leyes internacionales, pero obviamente son un elemento vital para entender las relaciones internacionales entre naciones-estado.

[2] Además de un considerable número de países que firmaron el Pacto de Varsovia, el cual en pocas palabras pretendía no empeorar la situación entre la Unión Soviética y la OTAN.

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , , , , ,


Acerca del autor

La Colectividad

Ser autónomx, simplemente, bien podría significar aprender a luchar en la calle; a okupar casas vacías; a parar de currar; a amarnos lxs unxs a lxs otrxs enloquecidamente, y a expropiar.



6 Respuestas para Ucrania 2014: ecos del pasado

  1. alejandro says:

    Porque si dijésemos que solo se trata de economía , parecería que le estuviésemos dando la razón a un barbudo alemán .

    • Oh, a Marx le doy la razón en muchas cosas. Pero aquí poco tiene que ver, pues las herramientas del marxismo clásico no son suficientes para explicar un contexto post-Segunda Guerra Mundial. De querer explicar esto con marxistas nos tendríamos que ir a "italianos gafotas", y "alemanes refugiados en los EEUU" 😀

  2. Guillermo says:

    Hablas de "poder". Entiendo que te refieres a poder militar y poder político. Sin embargo creo que el poder político está subordinado al poder económico, lo material, la infraestructura según la metáfora marxista. Creo que el análisis del "barbudo alemán" sigue siendo una herramienta útil para el análisis de los conflictos internacionales contemporáneos, ya que seguimos manteniendo una economía de mercado. Es cierto que el capitalismo de hoy no es el de la época del Marx, y hay multitud de nuevos factores a tener en cuenta, pero creo que lo material, lo económico es lo que mueve los intereses capitalistas, hoy y ayer. Sin embargo si que estoy de acuerdo en que un factor muy importante es el poder, el control de países, y el aumento de influencia de una potencia reduciendo la influencia de la otra, pero este control, este poder tiene como objetivo el dominio económico.

    • Sí, hablo de "poder" como la "capacidad de imponer los intereses propios sobre los intereses, en conflicto, de otrxs." No niego la importancia de la teoría marxista: me siento cómodo en ella y la uso todo lo posible. También estoy de acuerdo que lo político y lo militar pueden estar supeditados a lo económico. Pero no pienso que tenga que ser así en todas las instancias (en otras palabras, y no es una idea original mía: las distintas esferas del poder tienen cierto grado de autonomía).

      Creo que en este caso lo que prima en la mentalidad de los poderes "occidentales" es el mero poder estratégico-militar, concebido como un juego de suma-cero: si pierde Rusia, ganamos "nosotrxs." Si leemos lo que dicen unxs y otrxs en este lado del mundo, vemos que el futuro económico de Ucrania no importa mucho. Lo que parece importar, y se hace más claro si contextualizamos el asunto desde la paz de Yalta, es el control del territorio que rodea a Rusia. En definitiva, mi opinión (que no tiene por que ser del todo cierta) es que a la UE y a los EEUU les interesa "quitar terreno" de influencia rusa para avanzar el territorio de la OTAN (por supuesto, con todas las consecuencias económicas que esto conlleva).

  3. alejandro says:

    El futuro económico de Ucrania no importa... , igual a nivel internacional esto puede ser cierto, pero creo que tu análisis se olvida de los conflictos internos , ya que Ucrania viene siendo dominada por una oligarquía formada en clanes desde los años 90. Esta gentucilla si está más interesada por su poder, y dinero, y poco le importará el partido que esté en el poder, siempre y cuando sus intereses no se vean afectados. Lo que no les dará tanto igual es tener a Putin enfadado.

    Digo yo.

    • Claro, este texto solamente trata lo que importa al resto de naciones-estado (concretamente a Alemania y a los EEUU). El futuro económico de Ucrania claro que importa a lxs ucranianxs, eso no lo niego. De hecho, importa tanto que el depuesto presidente Yanukovych rechazó un contrato de gas con la EU (si no me equivoco) por miedo a la respuesta de Rusia (que sigue siendo el mayor socio económico del país).

      No he pretendido menoscabar el papel del capitalismo internacional en ningún momento. Simplemente traté de analizar el discurso estadounidense y alemán. Con leer a los histéricos del New York Times y del Washington Post nos podemos dar cuenta que los intereses económicos no priman (pues no tienen ningún negocio de interés con Ucrania). Lo que importa es aquel juego de suma-cero del que hablo en el artículo. Y esto se traduce a poner más bases de la OTAN (y estaciones de misiles) cerca de Rusia. Y Putin no es tonto. Pero esto da para otro artículo.

Ir arriba ↑