Aunque Israel se vista de Eurovisión... genocida se queda

Un nuevo año tenemos que hablar de Eurovisión; y baste de decir que independientemente de que una parte importante de nuestra generación, y de las que nos preceden, hemos crecido ligados a este festival de la música europea, el hartazgo o la crítica hacia el evento se sirve solita. Esta competición europea de la canción fue ideada por la Unión Europea de Radiodifusión, en la época de la postguerra mundial, e íntimamente ligada al proceso de construcción de la Comunidad Económica Europea. Este festival de la canción surgía para promover los valores culturales, sociales y políticos europeos de los distintos países participantes; es decir, no se puede afirmar que sea música y nada más ya desde el origen de este formato.

Si bien en los círculos activistas europeos este festival pasa desapercibido y no se le presta demasiada atención, este año pasar del tema o quedarnos impasibles no es una opción a elegir. El año pasado Israel ganó en este festival de Eurovisión, que durante décadas ha servido de trampolín geoestratégico a determinados países según el contexto político internacional. No es casualidad que el año pasado Israel se alzara con esta simbólica victoria eurovisiva, justo en un momento en el que había nombrado Jerusalén nuevamente la capital de su Estado de ocupación, y pocos días después provocara una nueva masacre en la Franja de Gaza con decenas de muertos en el día de la Nakba (festividad palestina que clama por el retorno en libertad a su territorio ocupado), sin ninguna condena internacional por estos sucesos.

Sin embargo, no era la primera ni única vez que este festival de Eurovisión ha servido a los intereses de blanquear regímenes criminales. Uno de los más sonados y más cercanos fue el triunfo de la España de la dictadura franquista en 1968 con el famoso 'Lalala' de Massiel; y la celebración del festival al año siguiente en Madrid, suponiendo un lavado de cara para el régimen. No olvidemos en el año 2016 el triunfo de Ucrania en este festival de música, cuando se estaba desarrollando el conflicto armado en Donbass frente a Rusia. Incluso, teniendo también como protagonista a Israel, este Estado ocupante ganó dos años consecutivos el festival de Eurovisión en 1978 y 1979, coincidiendo con la campaña militar israelí en territorio del sur del Líbano, conocida como 'Operación Litani'.

Hace escasamente dos semanas Israel atacó indiscriminadamente el territorio palestino provocando la muerte de 21 ciudadanos/as palestinos/as. Este mismo año, en la categoría de Mejor Cortometraje documental de los Premios Goya de la Academia española de cine, la película 'Gaza' se alzó con el galardón. La criminal ocupación israelí de Palestina ha sido una cuestión principal en el Estado español, donde gran parte de la población se ha sensibilizado históricamente y los movimientos sociales son muy activos en favor de los palestinos. Sin embargo, siempre los gobernantes españoles indistintamente de su color político (desde PP, PSOE, y hasta Ahora Madrid) han mostrado su apoyo al Estado israelí alegando la importancia de las relaciones comerciales y económicas. Las empresas israelíes y sus grupos de poder están internacionalmente vinculados con intereses nacionales y monetarios en prácticamente todos los países del mundo. Las atrocidades israelíes durante décadas y la planificación continuada del exterminio de Palestina, que sea un Estado cuya esencia indiscutible es la destrucción y aniquilación de los palestinos; y además con el apoyo y condescendencia de la comunidad internacional, nos convierte al resto de pueblos del mundo en los únicos defensores de la causa palestina.

Un pueblo abandonado, expuesto continuamente a la guerra más salvaje, y todo ello protagonizado por un Estado como Israel, que en los últimos años ha aprovechado esta cultura del espectáculo creada por el capitalismo para presentarse al mundo con una imagen renovadora. Israel trata de vendernos su imagen de país a la cabeza de los derechos del movimiento LGTBI, además de utilizar en su beneficio una lucha, que como otras ligadas a las opresiones, solo se entiende si es anticapitalista, feminista y de clase.

Un grito internacional ha clamado por el boicot al evento eurovisivo en Israel, y sin embargo ninguno de los 41 países participantes han cancelado su actuación en Tel Aviv el sábado 18 de mayo. El festival ha continuado su curso con total normalidad aparentemente; sin embargo, el rechazo este año ha sido unánime en todos los movimientos sociales europeos. En el caso del Estado español, un escrito oficial por parte de los/as trabajadores/as del sindicato CGT en RTVE, ha tratado de llamar la atención sobre este hecho e impedir la ignominia de participar del evento. El propio representante español, Miki, cantante salido del programa de televisión 'Operación Triunfo' afirmó que este festival 'era tan solo música y nada más'. Es bastante grave que se intente invisibilizar el potencial político y cultural que evidentemente esconde este festival televisivo. El rechazo quedó patente en Madrid hace pocos días, cuando la delegación eurovisiva española realizó una charanga por el centro de la ciudad antes de partir en su viaje hacia Israel, y fueron acompañados en su 'espectáculo' por numerosos activistas pro-palestinos quienes clamaban contra el genocidio israelí.

Más grande, si cabe, ha sido la crítica y la denuncia al cantante catalán Adrià, del grupo La Pegatina; grupo musical que en apariencia siempre ha denunciado injusticias sociales. Este compositor ha escrito la canción que representará la delegación española en Tel Aviv. Una carta abierta desde el movimiento por el 'Boicot, desiversiones y sanciones' a Israel, ha tratado de hacer entrar en razón a dicho grupo musical para retirar su apoyo al festival sin lograrlo. No se han quitado 'la venda', y sin embargo ha hecho que muchas personas sí se quitaran la venda frente a grupos musicales como La Pegatina, que desde el postureo pseudoprogre han subido como la espuma en los últimos años, y sus siempre tímidas reivindicaciones, les han servido como trampolín para darse a conocer exclusivamente. Esto nos lleva a pensar que, dado que los grupos con letras de izquierdas y ritmos festivos están de moda, algunos grupos y personas aprovechan este tirón para alcanzar sus objetivos de fama y dinero. La música transformadora no vendrá por lo tanto definida por el contenido de sus letras, sino desde qué actitud social se crea; si es autogestionada y se pone al servicio de transmitir en la práctica unos valores que rompan con el capitalismo y la criminalidad represiva.

El reclamo israelí al festival es absolutamente vomitivo y genera una sensación de rabia insostenible. Contarán con la presencia de la modelo Bar Refaeli, quien presentará la gala, la estrella hollywoodiense Gal Gadot también participará, y además el multimillonario Sylvan Adams ha pagado en torno a un millón de dólares para que Madonna actúe en la final. También ha promocionado turísticamente Tel Aviv como paraíso del gaypitalismo europeo. El festival de Eurovisión será utilizado como una distracción y tapadera a las vulneraciones de los derechos humanos de Israel contra el pueblo palestino. Este año el día de la Nakba, que se celebra el 15 de mayo, será un día de lucha y reivindicación palestina invisibilizada por la pantomima eurovisiva. Israel sabe que tiene el apoyo de las grandes potencias mundiales, ahora quiere revalidar esa legitimidad ante millones de personas ante quienes quiere ganarse su opinión pública favorable, porque sabe que su principal enemigo son los pueblos del mundo. Es por todo ello que animamos a tomar conciencia de la gravedad que supone la celebración de este festival en territorio ocupado, y mantengamos el boicot a todos los intereses israelíes, y a todas las entidades españoles que apoyen este espectáculo.

Igualmente les deseamos un feliz día de la Nakba al pueblo palestino, y les recordamos que no están solos en su lucha.

Israel dice: Larga vida a Eurovisión. Palestina clama: Paren la masacre

El festival de Eurovisión se ha postulado desde sus comienzos como un espectáculo con potencial propagandístico de primer nivel mundial.  Seguido por millones de espectadores y espectadoras a lo largo de Europa, y del mundo entero, es más efectiva la propaganda ideológica de dicho evento televisado que cualquier telediario de noticias.

Este pasado fin de semana millones de personas pudieron ver y aceptar festivamente en el marco de dicha celebración musical la victoria de Netta Barzilai, la representante de Israel, que con su canción 'Toy', cuya letra anima a luchar contra el bullying, supone un lavado de cara para el Estado terrorista hebreo, lanzando una imagen al mundo de país abierto y moderno.

A nivel mundial la lucha propagandística contra Israel y la indignante defensa de este se ha convertido en una de las contiendas más relevantes en la última década. La campaña internacional de boicot contra el colonialismo y la ocupación israelí en los últimos años ha tenido un gran impacto internacional. Tanto es así que la maquinaria propagandística israelí lleva ya tiempo trabajando en limpiar su imagen queriendo desviar la mirada de sus atrocidades hacia Palestina, y proyectando una imagen de país tolerante, apoyando por ejemplo activamente al movimiento LGTBI.

El festival de Eurovisión no es la primera vez que sirve a los intereses propagandísticos de determinados países cuestionados internacionalmente por sus prácticas autoritarias y criminales. No olvidemos en el año 1968 la victoria de Massiel que sirvió para lavar la cara del régimen franquista español, o hace tan solo dos años cuando ganó la artista ucraniana Jamala, en plena guerra de Ucrania contra el Donbass. Desde que surgiera este festival en 1956 como iniciativa de la Unión Europea de Radiodifusión (UER) en total connivencia con la OTAN, para establecer un festival que sirviera de propaganda cultural en los países europeos en la postguerra mundial, cada año este festival impone una hegemonía cultural uniformizadora. En muchas ocasiones, también, como es el caso de esta edición supone una cortina de humo para hacer olvidar masacres como la perpetrada por Israel el mes pasado en la Marcha del Retorno de Gaza.

La propaganda sionista, además, se ve reforzada por la fecha elegida nada casualmente para encumbrar la victoria israelí por cuarta ocasión en el festival eurovisivo. En la víspera del conocido como Día de Jerusalén, que Israel impuso como festividad conmemorando el fin de la guerra de los Seis Días en 1967, dos días antes de Estados Unidos escenifique el traslado de su Embajada a la ciudad de Jerusalén, su representante ganaba el festival por cuarta vez, y también a dos días de la celebración de la Nakba palestina, o el inicio del éxodo de sus tierras el 15 de mayo de 1968.

No es la primera vez que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, logra imponer en el festival de Eurovisión, en acuerdo con el resto de países europeos que apoyan la barbarie sionista, la victoria de Israel como lavado de cara de su política. Ya sucedió en el año 1998 con la victoria de la cantante Dana Internacional, que se convertiría en icono del movimiento LGTBI mundial.

La propaganda israelí no es tan solo coyuntural, sino que se proyecta en el largo plazo, porque habitualmente el país ganador del festival lo celebra en su territorio al siguiente año. Esto significa que seguramente Israel decida celebrarlo en la ciudad de Jerusalén, en disputa con Palestina tras conquistar el sector oriental de la ciudad en el año 1967, y epicentro en muchas ocasiones de las políticas criminales sionistas contra el pueblo palestino.

La cantante Netta fue elegida inteligentemente por el Estado israelí como icono de una generación que se dice desconocedora del conflicto, tratando de invisibilizar el terrorismo israelí, y situando su figura y la temática de su canción en las problemáticas propias de los países occidentales, logrando así una falsa imagen de empatía con una mujer que habla sobre el bullying, desterrando por completo el sufrimiento que ejerce Israel a todos los niveles sobre Palestina.

Poco importe o no que la cantante estuviera en el Ejército de la Marina israelí en el año 2014 (el reclutamiento es forzoso en el Estado israelí en sus fuerzas militares a partir de los 18 años), en un país donde el mero hecho de pisar una tierra ocupada y regada de sangre ya constituye una legitimización al sionismo. En este caso lo más grave es que cualquier habitante israelí acceda gustosamente a participar de dar una imagen de país que combate el bullying, mientras se extermina a la población palestina, es en ese punto donde nunca podremos empatizar con Israel mientras siga utilizando la guerra y la propaganda haciéndonos creer que en esas tierras no ocurre ningún genocidio.

Israel, ese Estado genocida

Mientras yo escribo estas líneas y vosotres las leéis, el Estado fascista de Israel seguirá atacando impunemente a la ciudad de Gaza, matando por igual a niñes y adultes. Y mientras, la "comunidad internacional de bien", ésa que llamamos "Occidente", calla sin dignidad.

Ya van seis días y el ataque sobre la ciudad de Gaza continúa de forma atroz. En 2009 el Estado fascista de Israel atacaba Gaza bajo el nombre de Plomo Fundido, una operación genocida que dejó más de 1.400 víctimas, de las cuales el 80% eran civiles, y unes eran 300 niñes. Alrededor de 5.300 personas fueron heridas, entre las cuales se encontraban más de 1.600 niñes [1]. ¿Casualidad? ¿Daños colaterales? ¿O puntería deliberada?

Ayer el principal hospital de la ciudad colapsaba ante la marea de herides y víctimas. Niñes mutilados, padres llorando, madres con los nervios destrozados. El 80% de les herides son transportados al hospital Al Shifa, el cual cuenta con 700 camas que se llenan en cuestión de minutos. Los medicamentos y drogas se agotan a un ritmo espeluznante, y el Ministerio de Salud en Gaza se desespera por conseguir el material básico para tratar a las víctimas del fascismo de Israel. Pero el drama sanitario no acaba aquí, la Organización Mundial de la Salud tiene 21 clínicas en la ciudad, de las cuales 11 permanecen cerradas por estar ubicadas en zonas bombardeadas por Israel [2].

Para poner la guinda al pastel, ayer las bombas israelíes caían por segundo día sobre un edificio destinado a alojar a la prensa local e internacional; un edificio que todo el mundo sabe que cumple esa función [3]. Cortar el flujo de información que sale de Gaza es imprescindible cuando se es un Estado fascista que, con el beneplácito de las potencias mundiales, decide exterminar a un pueblo indefenso de forma sistemática. Porque eso es lo que está haciendo Israel: está llevando a cabo una limpieza étnica en los territorios ocupados de forma planeada y organizada, lo que podría (y debería considerarse) como delito internacional. Sin embargo, Occidente calla y las potencias mundiales dan su visto bueno. El otro día, sin ir más lejos, el presidente Obama aseguraba que Israel tiene derecho a defenderse, y es por ello que su gobierno secunda las acciones de Israel [4].

Lo que está sucediendo hoy en Gaza llama al alzamiento popular, a una intifada global. La solidaridad internacional debe crecer y consolidarse en tiempos como estos. El sufrimiento del pueblo palestino es, seguramente, el último vestigio del antiguo colonialismo a la antigua usanza. La opresión que sufren es resultado de un mundo que nosotres sostenemos con nuestro silencio desde nuestros cómodos salones; frente al televisor, lejos de las explosiones y la metralla. Su lucha es nuestra lucha por imperativa necesidad, porque nuestra libertad y dignidad no serán completadas hasta que las diferentes gentes del mundo no vivan en paz.

Referencias

[1] Especialidad de Israel: apuntar sobre los civiles

[2] Colapsan hospitales en Gaza. Israel y potencias cómplices son responsables de este genocidio.

[3] Israel no quiere testigos del holocausto al pueblo palestino: volvió a bombardear a los periodistas.

[4] Obama afirmó que Israel tiene "derecho a defenderse."