METAMORFOSIS

La mariposa se comió las flores

las engulló una a una,

se alimentó del lila de sus corolas

la pasión de sus espinas

el opio de su perfume.

La libación de la primavera

comenzó en su lengua

secuestrando la carne súbita

y entregándose a la zoogamia.

Las marcas de sangre

se asentaron en sus alas,

le dieron fuerzas

para desatar un huracán

en espera de su próxima

catarsis metamórfica.