Opinión

Publicado el 28 de julio de 2014 por Colaboraciones

2

Tenemos que ser como la patronal

No es noticia que a la clase trabajadora no nos va de maravilla precisamente. La cuestión sería cómo dar la vuelta a la tortilla. Desde aquí va una propuesta: seamos como la patronal. Como esta afirmación puede sonar rara a los lectores y lectoras de este blog, me explicaré.

El pasado 26 de marzo José Ángel Crego, jefe del Círculo Empresarial Leonés (CEL), conseguía sus cinco minutos de gloria al afirmar que los trabajadores y trabajadoras deberíamos pagar por ser despedidos: “Una empresa que da diez años de trabajo a una persona, ¿por qué además tiene que pagar? No podemos dar por válidos los axiomas de toda la vida. ¿Por qué el trabajador no le paga 45 días por cada año que la empresa le ha estado pagando un sueldo y le ha dado trabajo?”.

Crego se unía así a la retahíla de insultos y provocaciones que desde las burocracias capitalistas se dedica desde tiempos inmemoriales, pero con más intensidad en estos últimos años, hacia nuestra clase. Es cierto que algunos factores explican tanto sadismo. En el caso de Crego, la propuesta le vendría que ni pintada teniendo en cuenta que Telemark, subcontrata en la que Crego desempeña sus tareas de explotador, está inmersa actualmente en un ERE. En el caso de la CEOE, otra organización que realiza propuestas violentas día sí día también, es conocido que la escisión de la crème de la crème capitalista en el Consejo Empresarial para la Competividad en febrero de 2011 y el sinnúmero de casos de corrupción de muchos de sus responsables la han dejado algo marginada, por lo que el radicalismo verbal puede ser una mera táctica para no perder comba. Pero estos factores no explican todo. Para entenderlo hay que mencionar la admirable personalidad de la burguesía.

He escrito “admirable”, sí. No hay nada más deprimente que ver las ambiciosas propuestas capitalistas para reforzar su poder de clase y compararlas con las tristes y reaccionarias batallas jugadas por las organizaciones obreras, aspirantes sólo a conservar los escasos islotes de poder obrero que se consiguieron hace décadas (precisamente cuando la clase obrera no era reaccionaria sino valiente). Ya las conocemos: “no privaticen… -ponga aquí el servicio público que prefieras”, “no a la reforma laboral”, “no nos echen de nuestras casas”, etc. Sólo falta añadir: “Por favor”.

En cambio, la burguesía cabalga sin cesar a profundizar su poder en base a la “acumulación por desposesión” de la que hablaba Marx y ahora David Harvey. Desposeernos de los salarios, las prestaciones por desempleo, las pensiones, las viviendas, los convenios, los servicios gratuitos o baratos, etc. Antes de conseguir algo, ya están proponiendo lo siguiente. Con su arrogancia, restringen el debate público a los márgenes por ellos deseados, hasta que consigan que debatamos si debemos pagarles por hacerles ricos.

¿No es admirable esta ambición inacabable? Creo que sí, y es tan magnífica que deberíamos hacer lo mismo. Basta ya de entrar en sus debates y basta ya de pretender salvar unos muebles que, por cierto, se caen de viejos. Creemos nuestros debates. No sólo queremos que no privaticen los servicios públicos, sino que queremos expropiar todo lo perteneciente al Estado y al capital y gestionarlo de forma común y democrática. No sólo queremos que nos den cuatro euros por despedirnos, sino que vamos a despedirles a ellos, los capitalistas, porque son parásitos inútiles. No sólo peleamos por no irnos a vivir debajo del puente, sino que les vamos a quitar todos los inmuebles vacíos y sus mansiones y los vamos a repartir según la necesidad.

Los ricos nos dicen: “todo para nosotros, nada para vosotros”. Eso es precisamente lo que tenemos que responderles. Seamos valientes, seamos como la CEOE.

Eduardo Pérez

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , ,


Acerca del autor

Colaboraciones

Colaboraciones enviadas a la página. Para mandar tu colaboración puedes enviarnos un correo a regeneracion@riseup.net con el asunto "Colaboración". No olvides firmarlo o indicar si quieres publicarlo anónimamente.



2 Respuestas para Tenemos que ser como la patronal

  1. Peligroso texto éste, ¿eh? Yo no sé si sería buena idea hacerse con todas esas "virtudes" que la patronal supuestamente disfruta: coraje, ambición, poder... no sé si me dejo algo. Entiendo la intención del texto, eso de "dar la vuelta a la tortilla", pero tal vez la tortilla haya que tirarla a la basura y hacer una "ensalada de nuevas" (yo también sé jugar con la comida y las palabras, jeje).

    Sea como sea, el texto de Eduardo Pérez creo que es importante debatirlo, pues toca algo muy importante (aunque tal vez el autor no haya querido hacerlo). Esta "cosa" es la lucha de clases, una lucha que solemos olvidar que es "guerra" y "conflicto abierto." Y en la guerra si no te mueves, te matan. Sencillo. El problema es que esa clase que domina sabe muy bien de dicha guerra, y por consiguiente actúa. Para ponerlo con otras palabras: tienen una mentalidad de guerra. De ahí que sus acciones también vayan por estos tiros: leyes, enmiendas, juicios, reformas... todo promueve su posición ganadora en esta guerra. Y nosotrxs sin presentar batalla más allá de las "armas" que ellxs mismxs nos proporcionan: derecho a huelga, a asociación, a expresar las ideas (según cuáles)... huele bastante mal, ¿no?

    • Liberty Cravan Liberty Cravan says:

      Ambición por un mundo libre y sin clases y coraje para luchar por él me parecen actitudes que deberíamos recuperar. Esa dignidad rebelde de la que hablan los zapatistas. La moral de la rebelión, para Bataille.

      Son actitudes que nos permitieron obtener, mediante duras luchas, nuestro derecho a la huelga o a la libre asociación. Derechos que muchos compañeros disfrutan desde que nacieron y que dan por regalados, pero que en realidad costaron sangre y esfuerzo a nuestros abuelos, que trabajaron para legarnos esas armas que a día de hoy nos están quitando.

      La mentalidad de guerra de los opresores es la que les lleva a militarizar el metro o los aeropuertos cuando los trabajadores hacen huelga. La que les lleva a insultar y amenazar a los trabajadores de los servicios sanitarios cuando mediante la denuncia y las manifestaciones evitan la privatización de los hospitales madrileños. Es esa misma mentalidad de ataque contra los trabajadores la que insulta desde los medios de comunicación, llamando terroristas a la PAH o gorditas a las mujeres que dan la cara. Es estar muy ciego decir que todo esto no es presentar batalla.

Ir arriba ↑