Opinión

Publicado el 2 de agosto de 2014 por Colaboraciones

4

La supremacía cultural

En relación a los últimos acontecimientos ocurridos en Gaza, donde la población está siendo masacrada sin piedad por el ejército israelí, y teniendo en cuenta el importante papel del racismo en este tipo de conflictos, me gustaría compartir mi reflexión al respecto.

La globalización, entendida como la expansión a escala planetaria del sistema de consumo capitalista, está produciendo una continúa homogeneización cultural al mismo tiempo que se nutre de ella, erosionando hasta la muerte las distintas identidades culturales que dotan a la esfera de su mayor riqueza. Esto implica una sustitución de los roles de las distintas culturas por otros ya establecidos por la cultura de masas (descendiente de la moral occidental judeocristiana), suprimiendo los positivos e intensificando o conservando los negativos según el caso. No supone bajo ningún concepto una disminución de los posibles prejuicios raciales de cada cultura, sino su intensificación y/o focalización hacia los grupos étnicos más molestos para los intereses de las grandes potencias.

Este hecho se ve perfectamente reflejado en los mass media y la industria del entretenimiento, (véase la ingente cantidad de superproducciones y videojuegos sobre las guerras de Vietnam, Iraq, la segunda guerra mundial etc) como ocurre con cualquier tipo de prejuicio, rol o estereotipo mínimamente beneficioso para el sistema de mercado. Es base indispensable de su funcionamiento, una muy eficiente herramienta tanto para legitimar las instituciones opresoras que le sirven de defensa (fuerzas policiales, jurídicas, estatales, militares etc), como para justificar la explotación y exterminio que llevan a cabo sobre las minorías étnicas o los pueblos más indefensos y, al mismo tiempo, mantener divididas y enfrentadas a las clases oprimidas en su lucha contra las clases opresoras.

Nos encontramos, pues, en la mayoría de los casos, con nuevas generaciones que, una vez perdido su sentimiento de pertenencia a la cultura de su país/región, conservan los prejuicios raciales de la misma y/o reproducen los promovidos por el capital, siendo cómplices inconscientes del paulatino empobrecimiento cultural humano, y, por tanto, de las atrocidades cometidas por las grandes potencias y corporaciones contra las desheredadas.

Israel con Palestina, China con el Tibet, Marruecos con el Sáhara, Turquía y sus amiguetes de Oriente Medio con Kurdistán y un largo etcétera. Denunciar las prácticas contra las naciones oprimidas debe significar denunciar la globalización. Socavar el monopolio capitalista de la cultura. Sólo así será posible acabar con cualquier actitud y práctica contra la igualdad de derechos del conjunto de la humanidad.

Tags: , , ,


Acerca del autor

Colaboraciones

Colaboraciones enviadas a la página. Para mandar tu colaboración puedes enviarnos un correo a regeneracion@riseup.net con el asunto "Colaboración". No olvides firmarlo o indicar si quieres publicarlo anónimamente.



4 Respuestas para La supremacía cultural

  1. Una buena reflexión para "estrenarte" en Regeneración. Estoy de acuerdo con los planteamientos de base sobre la globalización capitalista, los prejuicios y discriminaciones raciales, y la expansión de los intereses de las grandes potencias capitalistas a territorios "no-tan-capitalistas" del mundo. No obstante, como se toca el tema de Palestina no puedo dejar de pensar que éste, como otros tantos, es un buen ejemplo de que no todo se mueve por intereses económicos (no al menos en instancias más inmediatas).

    Si el capitalismo fuera racional, como ya expuse en un texto en esta publicación (y del cual no recuerdo el título, lo siento), no distinguiría entre hombres y mujeres, blancxs y negrxs, y qué sé yo más qué líneas de estratificación desiguales. Si lo que el Estado asesino de Israel quiere es expandir su esfera capitalista de influencia, control, y poder, no estaría matando palestinxs sino poniéndoles a trabajar en empresas y firmas de capital israelí. Esto me lleva a pensar, como otras tantas personas han pensado antes que yo, que el poder y la explotación de los Estados capitalistas se nutre de elementos irracionales como el racismo (cosa que, bajo una lógica totalmente liberal-capitalista no tiene sentido alguno).

    Así pues, aunque el capital promueva prejuicios raciales, estos no tienen por qué derivarse de la lógica capitalista (racional, fría, instrumental). A lxs dueñxs de firmas capitalistas... ¿qué les interesa más? ¿X miles de palestinxs haciéndoles zapatos para exportar, o X miles de palestinxs muertxs? Obviamente la primera, y para conseguir esto la historia ha mostrado mil y una tácticas, desde el Estado del bienestar para incluir a la clase trabajadora en la ilusión productiva del capitalismo, hasta los regímenes de semi-colonización que incluyen a marcas como Nike en países del Sudeste Asiático. Dos formas de subyugar y controlar a una población mientras que se mantiene la explotación económica (y más todavía si se piensan en los lazos de dependencia económica como los que sufre Latinoamérica).

    Lo de Palestina e Israel es puro poder político, odio racial, y lógica estatal (lo que algunxs modernitxs llamarían realpolitik pero que lxs anarquistas sabemos que no tiene nada de nuevo).

    Salud

  2. Artanga says:

    España con Euskal Herria?

    • Un ejemplo de control económico y político que, a mi parecer, se ajusta más a la lógica puramente racional del capitalismo. Supongamos que existiese un odio extremadamente visceral por parte de lxs castellanxs dominantes del Estado español hacia las personas de Euskal Herria. Un odio que se manifiesta a lo largo de líneas raciales y culturales (que existirá, pero no al nivel que pueda existir entre israelíes sionistas y palestinxs). En ese caso la historia de la dominación castellana pudiera haberse dado por otro derroteros (alerta, historia ficción).

      Pensemos en el caso escocés, que es similar en ciertos aspectos. Allí en la "isla", el pueblo escocés estuvo a pie de guerra directa y abierta contra lxs inglesxs. Cuando la dominación puramente política y militar se impuso, y con el advenimiento de las dinámicas capitalistas, escocia no quedó como "territorio ocupado" y colonizado con gente del sur de la "isla", sino integrado en el más amplio sistema económico de la misma "isla." Tanto es así que Escocia "parió" a grandes filósofos capitalistas y empresarios, ingenieros, y demás (véase la Ilustración Escocesa a la cual el capitalismo le debe prácticamente todo).

      Con todo, me gustaría incidir otra vez más en que no todo tiene por qué ser motivado por intereses económicos-capitalistas, aunque en gran parte de las dinámicas de este tipo los intereses materiales sí que pintan, y mucho. Aunque como todo, cualquier buen análisis científico (no por ser de universal validez sino por regirse por un método específico, el científico) procura separar factores causales, factores de confusión, relaciones espúreas, y demás. Dicho esto, aunque el racismo pueda verse muy relacionado al capitalismo (y que en ciertos ejemplos así puede ser), no deriva en la universal conclusión de que así tiene que ser en todos los casos.

      Finalizo. Dos ejemplos bien documentados en la sociología histórica: EEUU (trabajadores católicos VS trabajadores protestantes), y Sudáfrica.

  3. Liberty Cravan Liberty Cravan says:

    Mass media (en lugar de medios de masas u otro) en un texto contra la globalización cultural. Un ejemplo más de hasta qué punto esta se impone.

Ir arriba ↑