Opinión

Publicado el 31 de octubre de 2012 por Colaboraciones

48

Mito del racismo negro y el hembrismo

Desde hace un tiempo, vengo constatando un desarrollo paralelo entre el discurso de la existencia del hembrismo, en base a que hay mujeres idiotas, y se ejemplifica con una supuesta actitud racista de un negro hacia un blanco. Ambos mitos se relacionan mutuamente, repitiéndose una y otra vez como una especie de mantra.

Yo quiero exponer porqué creo que el racismo negro o el hembrismo, actualmente, no pueden darse. El racismo es un fenómeno social, en el cual toda (o al menos gran parte) institución está conformada de manera que los individuos de otras «razas»[1] están sometidas a los blancos. Así es como ha surgido y es como se mantiene actualmente. Podrían haberse dado otros desarrollos históricos en universos paralelos. Pero actualmente, aún permanecen los privilegios de personas blancas, frente a personas de otras pigmentaciones. Para simplificar, hablaré de negritud, porque es el mito más extendido.

El negro racista… o cómo bombardear con autocomplacencia a los blancos.

Es conocido el mito, se pone siempre de ejemplo: «si un negro desprecia a un blanco por serlo, está siendo igual de racista». Pues aunque su actitud no sea de aplaudir, ya que está prejuzgando a una persona por motivos de color de piel, resulta que no es posible para un negro en la sociedad actual ser racista. Porque el racismo no es una respuesta individual, sino una estructura social en la cual todo tiene un orden rígido que se reduce a blancos arriba, negros abajo. Si unos cuantos individuos negros, de forma individual, tienen actitudes de prejuicio racial, podemos resaltar lo feo del gesto. Pero no «es lo mismo pero al revés». Entre otras cosas porque no disponen del control de todas esas instituciones y estamentos sociales que permitan una vuelta a la tortilla. En EEUU, por ejemplo, sigue habiendo una relación estrecha entre negritud y pobreza, y población reclusa [2]. Esto no es casual, y desde luego, nada tiene que ver con las capacidades de las personas negras. Claramente es el resultado de una estructura social. Así que no, cuando un negro es borde con un blanco…no está siendo racista. Estará siendo antipático, prejuicioso, pero no racista. El día en que hubiera matanzas de blancos por parte de negros, persecución, historia de esclavismo, «blanquización de la pobreza», etc etc. El día en que los negros controlaran todo y los blancos estuvieran abajo, ahí habría racismo negro. Mientras tanto, habrá individuos de una identidad oprimida que reaccionan con una actitud agresiva ante individuos de identidad opresora, aunque estos últimos no pretendan mantener ese estatus. Y esta actitud, insisto, puede ser reprochable: usted no me conoce, ¿cómo sabe que yo, aun siendo blanco, no estoy interesado en destruir este orden absurdo de cosas, porque creo en la igualdad de la humanidad?. Ahí tenemos al Ferrocarril Clandestino como ejemplo de que personas blancas pueden estar interesadas también en derribar esos muros [3]. No se está alabando esa actitud, simplemente le estamos dando el peso que merece, y que no es uno que equilibre ninguna balanza entre las relaciones que existen entre blancura y negritud. Precisamente es un conocido mito porque nos permite invisibilizar y normalizar el racismo, poniendo las cosas en una balanza de «a mi una vez un negro me hizo mal». Se reproduce porque nos hace sentir «confortables», precisamente por esa autocomplacencia que permite. Así como muchos otros mitos que se extienden socialmente y permiten mantener ese desequillibrio motivado por «raza» [4].

Así que simplemente se hace necesario explicar que una actitud puede ser negativa, equivocada éticamente, lo que sea. Pero no se puede usar todo término. Acabamos simplificándolo todo a fascista, racista y sexista, en una especie de caca-culo-pedo-pis que nos idiotiza mentalmente. Existen más palabras, usémoslas, eso desarrollará nuestra capacidad cognitiva. El lenguaje es una gran forma de entrenar al cerebro.

Del mito del negro racista al bulo del ataque cotidiano hacia los hombres: la falacia del hembrismo.

De igual forma, con mayor frecuencia se exponen casos de mujeres que maltratan psicológicamente, amén de todas las maldades posibles que le puedan hacer a los hombres, pasando por romperles el corazón, que es la más habitual,  para intentar demostrar una especie de equidistancia. No hay equidad, por lo tanto, hablar de equidistancias es directamente absurdo. Una mujer puede ser imbécil, puede ser una cabrona despreciable que trate a un hombre de mala manera. Pero no es hembrista, porque no existe, por más que vengan hablando de lobbys, ese cambio de tortilla. En el contexto actual, siguen estando invisibilizados los trabajos de cuidados [5], la doble jornada laboral de la mujer [6], e incluso la supeditación a su marido en el caso de propiedad de tierras, explotaciones agrarias y demás [7], además de sufrir una invisibilización respecto a nuestra salud [8], entre otras muchas como menores sueldos [9], muertas por violencia de género [10], y un largo etcétera.

Existen mujeres idiotas, nadie lo duda. Como humanas, tenemos un amplio abanico de virtudes y defectos. Pero su actitud es individual, mientras que el patriarcado es una  estructura social, lo que implica un desigual reparto del poder con sesgo de género, que provoca que las mujeres no participen del espacio público, que exista una división sexual del trabajo, infravalorando la correspondiente a la mujer, feminización de la pobreza, menor autonomía personal y en las relaciones sociales. Una forma de definirlo es: forma de organización política, económica, religiosa y social basada en la idea de autoridad y liderazgo del varón, en la que se da el predominio de los hombres sobre las mujeres, el marido sobre la esposa, del padre sobre la madre y los hijos e hijas, y de la línea de descendencia paterna sobre la materna Asímismo, se universaliza el “yo” masculino, planteándolo como vara de medir y referencia, siendo uno de los fundamentos de la dominación patriarcal [11].

Por eso, por mucho que sean idiotas, no pueden ser hembristas, simplemente porque no se tiene esa capacidad. Y aunque Obama es negro, y Merkel mujer, el orden social permanece rígidamente asentado. Obviamente, se ha avanzado. Se han mellado los pilares que sostienen ese orden. Pero la única dirección posible es continuar haciéndolo. No apuntalarlos para mantener las cosas tal cual están, sino derrumbar lo que queda de ello, que aún es mucho. y para ello, es fundamental no caer en la autocomplacencia de «para mí también es duro», «yo no tengo la vida solucionada por ser blanca», etcétera etcétera. No, obviamente entran otros factores, entre ellos la fundamental: la clase social. Pero por ser blanco, no la tienes tan complicada como la de un negro, y por ser hombre, no te ponen las mismas zancadillas que si fueras mujer. Así que, con una analogía atlética: si al resto de personas se les ponen obstáculos, entenderemos que el primero en llegar a meta con la pista lisa está siendo privilegiado frente a los demás. Siguiendo la analogía, es posible que nuestra pretensión de hecho no sea llegar a meta, ni ganar nada en atletismo. Pero ya que se nos obliga a correr, hay que remarcar esos obstáculos que existen y denunciarlos, no detenernos en que para el corredor que gana “también es duro tener que entrenar todos los días”.

Nadie está diciendo que la vida de un hombre blanco es de rosas por el mero hecho de ser varón y blanco. Ni que deba darse la vuelta a ninguna tortilla. Ni que todos los hombres blancos sean una panda de malnacidos esclavistas y machistas. Pero resulta paradójico que en una realidad en la que las mujeres mueren y cumplen dobles y triples jornadas, las personas negras se vinculan con la pobreza y la cárcel, siempre salga alguien corriendo a defender la socialmente cómoda idea de que «l@s oprimid@s tb oprimen». Y no…pueden cagarse en tu madre y eso puede molestar, pero no te oprimen, sobretodo porque no pueden, al menos en base a esa identidad que se concibe como socialmente inferior.

Por favor, déjate de autocomplacencias, de buscar obsesivamente ejemplos de «mujeres que tratan mal a los hombres», de «grupos feministas que pretenden el exterminio masculino», de confundir los artículos de revistas Cosmopolitan con los postulados feministas, y de «negros que también han hecho cosas malas», «de que los gitanos son racistas con los payos» y demás sandeces varias. Deja de confundir términos, porque no hay equidistancias ni equivalencias en un contexto de desigualdad. Y deja de utilizar esos argumentos para pretender suavizar la diferencia que se da entre las clases oprimidas y las opresoras. O al menos, no te creas tan de izquierdas si no estás dispuest@ a moverte de tu área de comodidad que permite perpetuar las cosas tal y como están.

Milicia Cebolla

[1] si bien el término no sea adecuado, ya que no existen realmente las razas desde ningún punto de vista médico, biológico, genético, etcétera. Las Razas humanas no existen:
http://www.andercismo.com/2008/03/las-razas-humanas-no-existen.html

[2] Datos del Census Bureau de EE.UU.
http://www.census.gov/newsroom/releases/archives/income_wealth/cb12-172.html
Resumidamente, la población negra representan más del 27% de la población en situación de pobreza. Muy equiparado con población hispana, con más de un 26%. Los blancos de origen no hispano, representan menos del 10%. Esto demuestra ua clara vinculación entre identidad racial y etnia con la pobreza y la exclusión social.

[3] The Underground Railroad
http://en.wikipedia.org/wiki/Underground_Railroad

[4] Para desmontar este tipo de mitos, un gran pensador de nuestro tiempo decidió realizar este ejercicio de compilación de argumentos contra las intoxicaciones y comeduras de tarro racistas de turno:
http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?f=15&t=33465

[5] Estos son llevados a cabo por mujeres en el 99% de los casos, y que si se tuvieran en cuenta supondrían 1/3 del PIB. Pérez Orozco, A. y López Gil, S. (2011) Desigualdades a flor de piel: Cadenas globales de cuidados. ONU Mujeres. Disponible en
http://bookcamping.cc/referencia/1220-desigualdades-a-flor

[6] Propuesta por la Titularidad Compartida, desde el MAGRAMA
http://www.magrama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/igualdad_genero_y_des_sostenible/titularidad_compartida

[7] Según un estudio que está a punto de publicarse sobre las vivencias de las mujeres campesinas vascas, existe una clara discriminación en el sector agrario, predominando la falta de reconocimiento como trabajadoras agrícolas. Esto puede constatarse concretamente en que carecen de titularidad de las actividades agrícolas cuando los 2 miembros de la pareja lo comparten, además de a la hora de pedir ayudas para emprender la actividad agrícola y al pretender darse de alta en la Seguridad Social Agraria.

[8] Más información al respecto en la Revista on-line Mujer y Salud, disponible en
http://mys.matriz.net

También existe información al respecto, en inglés, en el colectivo ecofeminista Women’s Voice for the Earth
http://www.womensvoices.org/about/why-a-womens-organization

[9] Encuesta de estructura salarial. INE. Informes anuales disponibles en

http://www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=/t22/p133&file=inebase

[10] Información disponible en las Estadísticas del Ministerio de Igualdad (o el Ministerio en el que sea diluído):
http://www.msssi.gob.es/ssi/violenciaGenero/portalEstadistico/boletinmensual/home.htm
y http://www.msssi.gob.es/ssi/violenciaGenero/portalEstadistico/home.htm

También en la Red estatal de organizaciones feministas contra la violencia de género.
http://www.redfeminista.org

[11] Dolores Reguant (2007) Explicación abreviada del Patriarcado.
http://www.proyectopatriarcado.com/docs/Sintesis-Patriarcado-es.pdf

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , , ,


Acerca del autor

Colaboraciones

Colaboraciones enviadas a la página. Para mandar tu colaboración puedes enviarnos un correo a regeneracion@riseup.net con el asunto "Colaboración". No olvides firmarlo o indicar si quieres publicarlo anónimamente.



48 Respuestas para Mito del racismo negro y el hembrismo

  1. Samantha Nuñez says:

    "Así que no, cuando un negro es borde con un blanco…no está siendo racista. Estará siendo antipático, prejuicioso, pero no racista. "

    ES racista. Racismo es racismo y punto. Que un racismo duela más que el otro precisamente por toda la carga histórica cultural de estigma y discriminación es algo que no niego. Pero a llamar las cosas por su nombre: racismo es el atribuir características determinadas a alguien por su origen étnico creyendo que esto lo hace diferente del resto de los humanos (o sea, de una raza aparte). No importa si viene de un individuo, de un colectivo o de toda la sociedad, sigue siendo racismo.

    • Fernanda Toledo says:

      Hola Samantha,
      Puedes ver la definición de racismo en la RAE online,es esta
      Racismo:

      1.Exacerbación del sentido racial de un grupo étnico, especialmente cuando convive con otro u otros.

      2.Doctrina antropológica o política basada en este sentimiento y que en ocasiones ha motivado la persecución de un grupo étnico considerado como inferior

      La presencia de las palabras grupo étnico deberian decirte mucho respecto a porque es razonable afirmar que no existe racismo hacia los blancos o hembrismo.No niego que hay casos (que son muy pocos) donde los blancos son discriminados (en el caso de lo que mal se llama "racismo hacia los blancos"),pero esto nunca se trata de una respuesta social de una grupo humano completo a otro grupo humano completo,nunca tiene tintes de que los negros son superiores a los blancos,si existe es como respuesta del dolor del grupo que ha sido en realidad oprimido (los no blancos).Respecto a lo que yo creo mal se denomina hembrismo,el caso es similar,si existe alguna reacción de odio hacia los hombres por lo general es una respuesta del dolor que sienten las mujeres al ver pisoteados sus derechos y restringidas sus libertades por los hombres.No todas las personas dentro de los grupos oprimidos reaccionan de la misma manera,algunas personas tienen actitudes más positivas y buscan cambiar los contextos sociales para poder vivir plenamente y en libertad,otros canalizan el dolor hacia el odio.Son reacciones emocionales,pero si existe algun tipo de aversión por parte de los negros hacia los blancos,normalmente no se da de la nada,no se da porque los no-blancos proclaman ser superiores a los blancos (como si lo es en el racismo hacia los no blancos),sino como una reacción a la opresión. Lo mismo ocurre con el mal denominado hembrismo.

  2. Samantha Nuñez says:

    Lo que me da risa es que digas que "el cambio de tortilla es imposible" e inmediatamente después hables de "el contexto actual". Para empezar no sé en qué bola de cristal ves la imposibilidad de algo, lo afirmas sin fundamento alguno. Las sociedades (y más aún las actuales) son tremendamente cambiantes y dinámicas. Yo personalmente admito que está muy difundidas las actitudes hembristas de mujeres que han malentendido el concepto de "lucha contra la violencia a la mujer" y creen que eso ya les da licencia para exigir un asiento de bus a+un cuando no son ancianas ni están embarazadas ni discapacitadas, sino por el simple hecho de ser mujeres. O que creen que tienen licencia para golpear hombres por cualquier tontería y que si estos se defienden son machistas. ¿Te parece muy difícil el voltear la tortilla? No voy a esperar que la tortilla sehaya volteado por completo para empezar a señalarla y criticarla como critico las actitudes individuales de los racistas tradicionales. Que como individuos, todos podemos responder por nuestras acciones.

    • Fernanda Toledo says:

      No te preocupes Samantha,la tortilla no se va a cambiar tan rápido como tu pareces percibir que las sociedades se cambian.Debes recordar que los períodos históricos más largos son precisamente los más terribles,la edad media duro muchos años comparada a la era renacentista.

      No concuerdo contigo de que las sociedades cambian rapidamente,el machismo sigue existiendo,igual el racismo,discriminacion,nacionalismo y xenofobia,claro que en estos tiempos es un poco menos aceptable.Pero existe y las raices donde estan fundadas estan arraigadas en la sociedad profundamente,y uno lo percibe,te lo digo porque he vivido en 3 países diferentes y como mujer latinoamericana de 24 años te lo digo.Que he tenido que enfrentar muchas situaciones de discriminación,a veces por ser mujer,a veces por ser peruana,a veces por ser latinoamericana en contextos académicos y de investigación.

      Te creo que se volteo la tortilla por completo el dia en que no volvamos las mujeres a recibir una mirada examinadora y pervertida de un hombre desconocido en algún espacio público,el día en que no sea normal la violencia justificada por el amor romántico,el día en que se enseñé sobre como impactaron las mujeres en la historia de la humanidad,el día en que se enseñe teoría feminista en las escuelas,en el que no te juzguen ni te discriminen por el país donde naciste,ni atribuyan caracteristicas que no tienes solo por ser una mujer latinoamericana,el día en que el cine hollywoodense deje de perpetuar los estereotipos de las minorías ,el día donde los que tiene pasaporte europeo tengan muchos más beneficios de migración que los que no lo tienen....Podría seguir nombrando más cosas que espero que me cuentes que me confirmarian que estamos cerca a que "se voltee la tortilla" ....

      Se que puedes decir que también hay violencia hacia los hombres,y la hay pero las estadísticas muestran que es en muy proporción respecto a la violencia hacia las mujeres,y las consecuencias son bastante menos significativas de las que trae la violencia hacia la mujer,y esto se debe a la fuerza física sobre todo,la violencia a la mujer es ilegítima y abusiva ,una razon es porque nuestros cuerpos tienen menor masa muscular,otra porque la situación económica de las mujeres como seres independientes es más precaria que la de los hombres.

      Se que tu intención es la de mostrar una perspectiva objetiva de la convivencia entre hombres y mujeres,pero todas las cosas mencionadas son objetivas,son realidades que indican que el paso es lento hacia la conquista de los derechos y libertades de las minorías y las mujeres,tu eres mujer,no se donde vives,pero donde vivas te aseguro que algún tipo de violencia sea simbólica o no,vas a padecer o padeciste.

    • Eliza Rain says:

      Lo más gracioso de todo es que los ejemplos que mencionas son provocados por el mismo machismo, lejos de ser ejemplos "hembristas":

      - " creen que eso ya les da licencia para exigir un asiento de bus a+un cuando no son ancianas ni están embarazadas ni discapacitadas", el que a una mujer se le privilegie el asiento es la idea machista de que necesitan más el lugar que un hombre o cualquiera de los que mencionaste.

      - "O que creen que tienen licencia para golpear hombres por cualquier tontería y que si estos se defienden son machistas", la idea de que las mujeres son débiles y los hombres son los fuertes y los que agreden también son roles de género machistas,

  3. Iconoclasta says:

    El racismo y el hembrismo como toda filosofia excluyente son a nivel individual, no social, si asi fuera entonces como habiendo una constitucion que lo prohibe existe gente racista. Decir que solo hay racismo si se discrimina un negro o que no hay hembrismo porque no lo ejerce toda mujer ea la forma mas deshonesta de discriminación.

  4. Felipe says:

    El Hembrismo existe no es un mito existen mujeres Hembristas que discriminan a los Hombres y esa es la pura verdad o me lo van a negar...

  5. Otoniel says:

    Así que, así como lo veo... si históricamente, mi raza, mi etnia, mi sexo, o cualquier cosa que me identifique ha sido causa de odio o desprecio por parte de la sociedad, tengo el completo y absoluto derecho de hacer la mierda que se me venga en gana 😀
    Pues bien, creo que me mujer lesbiana, negra y voy a comenzar a abusar de mi poder!
    Muchas gracias por tu consejo y ayuda!
    Cualquier cosa que me digan les mando tu columna! 😛

  6. Juan says:

    Estoy flipando con los comentarios. Qué ironía que los que defienden la existencia del racismo hacia los blancos sean blancos y los que defienden que el hembrismo existe sean hombres.

  7. Joaquín says:

    Hola, una amiga puso esto en facebook e hice un testamento de comentario. Creo que es apropiado pegarlo:

    No me gustó nada el artículo. Algunas opiniones:

    Decir que "lo que tu crees no existe porque el racismo no es lo que tú crees que es" (que es más o menos la línea del argumento) reduce el problema a la definición que quieras usar de racismo y hembrismo. Al final, si cambias la definición, el problema se resuelve o apunta a cualquier parte. Decir que algo no existe porque mi definición de eso no existe y no es la que tu crees, me parece entre petulante e inútil a nivel argumentativo. Es obvio que si tu definición de racismo es la supremacía blanca (como lo dice textual), el racismo negro no existe.

    Ejemplo de lo anterior, es que el racismo es para mí mucho más una categoría antropológica que sociológica; es cultural y no social. Esto no significa que no estén en estrecha relación, que no haya interacción entre la sociedad y la cultura y blabla; pero la distinción permite ver el fenómeno del racismo como un criterio desde el que las personas comprenden el mundo y su propia realidad; con consecuencias sociales. En ese sentido, obviamente el racismo negro es posible, y de hecho hay evidencia que sugiere su existencia. El hecho de que se conformen en oposición a una raza que los subyuga no los hace "menos racistas"; porque (gracias a lo que aprendimos de los nuer) una de las formas fundamentales de construcción de identidad es en oposición a un enemigo político. Y eso funciona para los dos lados, independiente que uno gane o aplaste al otro.

    Ahí queda claro que lo único que sostiene el argumento de la/el comunicador(a) social libertaria/o es semántico. Y si ella/él lleva la discusión ahí, bueno entremos: ¿Qué definición permite evaluar mejor los fenómenos observables, y enriquecer la interpretación de estos fenómenos?

    Creo que la concepción del racismo como fenómeno antropológico permite hacer cosas que la otra es incapaz de hacer. ¿Puede la teoría de la bloguera explicar los fenómeno de apropiación de ciertas prácticas y exclusión blanca en ellas en EEUU (Rap, basquetbol, sexo (con la famosa frase "Once you go black...")). Nótese que EMINEM es el Obama del Rap. ¿Esto responde solo a "una actitud equivocada" por parte de la comunidad negra? A mi parecer no, responde a construcción de identidad negra, que segmenta la realidad entre una oposición blanco/negro desde donde se construye el racismo.

    Ahora, lo que busca la definición de la bloguera es evitar poner en una balanza el racismo blanco y el negro, puesto que en la realidad social es el blanco el que tiene supremacía.

    Primero, habría que ver si esto es aún una realidad en Sudáfrica, donde hay acusaciones de asesinatos sistemáticos de granjeros blancos. ¿O hay que reducir el concepto de racismo a la realidad occidental? ¿O el racismo en Afganistán en contra de los Hazara? ¿O ahora los afganos son blancos? Ahí la definición se empieza a caer.

    Segundo, existen conceptos que permiten hacerse cargo de la situación de subyugación entre un grupo y otro; de la práctica y de la institucionalidad. Dominación, dependencia y exclusión son los típicos. Estos conceptos engloban al racismo, pero van más allá, hablando de la institucionalidad y de las relaciones sociales que se tejen entre individuos y grupos desde representaciones (como la racista). Creo que esos conceptos ganan mucho, porque permiten aplicarlo no solo a racismo (que no siempre es el punto clave), sino a los conflictos de clase, del patriarcado, del adultocentrismo, etc. Si bien tienen sus particularidades, estos operan en procesos similares (exclusión al otro en base a una diferencia arbitraria).

    En fin, por eso creo que es mucho más beneficioso no mezclar peras con manzanas; y dejar al racismo como un fenómeno cultural con implicancias sociales; que se pueden describir con el uso de otros conceptos que enriquecen la discusión más que diciendo que todo racismo es desde el blanco (o desde "el superior").

    • Lusbert Lusbert says:

      ¿Realmente es comparable esa "exclusión a los blancos" cuando repasando la historia de EEUU podemos ver la matanza y exterminio de la población india norteamericana, el tráfico de esclavos de áfrica, la persecución de la población negra en el siglo XX, el asesinato de personas no-blancas, etc etc con lo que tú dices? ¿En serio? Quien tiene que dejar de mezclar peras y manzanas deberías ser tú.

      Del mismo modo, África es un continente saqueado por personas blancas y occidentales, o monarquías petroleras árabes en la línea del capitalismo occidental. ¿Realmente es comparable el Apartheid con eso?

      Vaya cómo saltáis algunos cuando se os "excluyen" en algo por ser blancos. ¿No pueden acaso las personas no blancas reivindicar sus espacios políticos y culturales al margen de la omnipresencia del hombre blanco? ¿O es que la persona blanca se tiene que meter en absolutamente TODO?
      En fin, nivelazo...

  8. Maria Vera says:

    Sinceramente, me parece que hay que tener un poco de complicidad para entendernos y desde el momento en que nuestra respuesta es defensiva (porque nos sentimos aludidxs), dejamos el debate por la imposición.
    Me parece que entiendo lo que nos intenta explicar la compañera, y quiero anticipar que quizás no comparta completamente su planteamiento porque no creo que por nacer hombre se nace con "privilegios". En mi opinión, todxs estamos sometidxs a una estructura opresiva, en la que por el hecho de ser mujer, estamos en una posición de mayor opresión, y por el hecho de ser no-blancxs, también. Los privilegios existen, pero hay que asumirlos o hay que nacer en una familia privilegiada.
    Será difícil conseguir explicarme, pero quizás un ejemplo os pueda servir. Tengo un primo mayor que yo que desde muy pequeño tuvo que empezar a trabajar e ir a la escuela (casi al mismo tiempo, escuela con 4 años, trabajar con 5). Sus padres migrantes de entornos rurales de pobreza, un contexto social en el que la religión y la iglesia lo condicionaba todo a través del sentimiento de culpa y el castigo, y con una represión y un tabú sexual muy importante. Eso sin mencionar la imposibilidad de otras ideas políticas y por tanto de acceder a otras formas de pensar. Si os podéis hacer una idea, ahora os pongo mi situación. Nacida 20 años después, asistiendo a la escuela, teniendo información de diferentes ideas y pensamientos, teniendo posibilidad de acceder a la universidad y un nivel económico familiar de clase obrera, asistencia médica, sin la fuerte influencia religiosa y de la dictadura... Como decía, sinceramente, no creo que mi primo por haber nacido hombre, haya tenido privilegios...
    Los privilegios se identifican por comparación, y no me parece que su vida haya sido más privilegiada que la mia. Tampoco considero que lo haya sido la mia..., soy mujer, y eso debería de hacernos pensar a todxs, hombres, mujeres, mujeros, hombras y mujhombres, que, como decía Flora Tristán, “La ley que esclaviza a la mujer y la priva de instrucción, os oprime también a vosotros, hombres proletarios”. Cuando los hombres no se dan cuenta de su posición menos desfavorecida, y lxs blancxs la aceptan, no podremos nunca encontrar la raíz de lo que nos oprime a todos.
    Entiendo que a lo que se refiere la compañera es que, tanto en la cuestión de género como en la racial, hay unas estructuras patriarcales y racistas. Y el patriarcado no es una opresión de un género sobre el otro, sino de una sexualidad normativa sobre las que no son normativas. Para esa sexualidad hegemónica se necesitan hombre y mujer y precisamente en una relación de desigualdad, es decir, jerárquica. De esa manera es más fácil interiorizar todas las estructuras jerárquicas y aceptar las jerarquías.
    Es decir, el racismo proviene de la supremacía racial blanca, de la misma manera que el machismo lo hace del patriarcado. A la inversa, podemos buscarle mil y un nombres, pero será algo que no es estructural y por lo tanto quedará limitado a un grupo de odio racial o al individual, pues para ser hegemónico se precisa de esa estructura y tanto el racismo de la supremacía racial blanca, como el machismo del patriarcado, están institucionalizados. Y eso es lo que no ocurre con los posibles odios que aparezcan en personas negras o no blancas hacia las blancas, o en las mujeres y personas con sexualidades no normativas hacia los hombres.
    ¿Significa eso que se pueden justificar las agresiones de mujeres a hombres o de negrxs a blancxs, o de lesbianas a heterosexuales...? En mi opinión y aunque la primera intención sería un NO, eso depende de las circunstancias. En el apartheid surafricano, era una respuesta de una revelión. ¿Justificamos las revoluciones de lxs desposeidxs en contra de las clases privilegiadas? Espero que sí. Y a eso lo podemos llamar lucha o guerra de clases, pero no "fobia", "odio", "venganza"... Es una respuesta de resistencia, de supervivencia, de defensa ante un ataque. Es decir, frente a un ataque violento, en mi opinión, la respuesta violenta es legítima.
    Ahora bien, ¿es legítima mi respuesta contra los hombres de mi entorno porque otros hombres hace cientos de años quemaron a las brujas? Me parece que no. Sería legítima si esos hombres de ahora reprodujeran aquellas persecuciones adaptadas a los tiempos que nos han tocado vivir, y lamentablemente se siguen reproduciendo, ahora no te queman, pero la muerte es social..., especialmente si has intentado hacer tuyo también el espacio público. Ahora no te queman pero la violencia contra la mujer, es bastante habitual, la física, la psicológica, el menosprecio, etc... ¿Quiere decir esto que las mujeres somos "santas" y "víctimas"? NO. Y si no somos "santas", ¿nos lo merecemos? TAMPOCO. No creo que los hombres sean "santos" y no por eso hay que partirles la cara, aunque alguno lo está pidiendo.
    Decía antes que el privilegio se reconoce por comparación, y el hecho de que la mujer esté mucho más precarizada laboralmente en todos los sentidos y que haga más jornadas múltiples que los hombres, no significa que ellos tengan "privilegios", sino que las opresiones se ceban contra nosotras, contra las personas migradas, contra lxs niñxs, contra lxs mayores, contra lxs excluidxs por alguna característica de su manera de ser, origen, ideas, condición, etc... Rara vez las mujeres hablamos de nuestros privilegios como blancas. Decimos que las mujeres negras están más oprimidas, pero no hablamos de nuestra situación como "privilegiada", y eso lo podemos hacer extensible a las lesbianas, a lxs trans, a las pobres de solemnidad... Reconocemos que nuestra condición no está tan oprimida que la de ellas, pero no hacemos de eso un "privilegio".
    Hace años me llamó mucho la atención, el escuchar en otras circunstancias que nada tenían que ver con el género, a una persona de un partido político y un sindicato mayoritario, en el que el colectivo de mujeres feministas tenían un importante peso organizativo. En una cuestión laboral, este sindicalista y enlace sindical, nos tachaba a lxs trabajadorxs de "privilegiadxs", al compararnos con el resto de trabajadorxs subcontratadxs y precarizadxs... Esa cuestión me hizo replantearme ciertos aspectos de mi feminismo e investigar un poco para llegar a la conclusión de que ese discurso de los privilegios, es un discurso autoritario y que ha sido un discurso que en un momento muy concreto, nos ayudó a las mujeres para ser escuchadas, utilizando esa especie de "puñetazo" en la mesa de las desigualdades. De ahí que ese feminismo autoritario hay hecho un camino que va por la vía de la "discriminación positiva", otro tipo de discriminación, aunque en este caso se plantee como como intento de una reparación que nunca se va a producir, pues cuando llegamos a una posición de visibilidad, lo primero que piensan algunos hombres, es que estamos allí, no por nuestras cualidades o condiciones, sino porque hay una ley o una promoción que se ha visto obligada a incluirnos, y por tanto, nuestras relaciones se construyen desde ese prejuicio y volvemos de nuevo a estar sujetas a otra discriminación y tenemos que seguir demostrando lo que ninguno de ellos tiene necesidad de demostrar, porque si ellos están allí, aún es con más méritos, pues no sólo son sus cualidades, sino que además han tenido que superar la discriminación positiva... Menuda onda!
    La cuestión, a mi entender, es como vamos a asumir una realidad innegable..., la cantidad de mujeres que mueren por violencia a manos de hombres. La cantidad de afroamericanos que mueren a disparos de policías blancos a los que luego se justifica e incluso condecora... Si eso no nos hace pensar en que algo está completamente corrompido, y que el patriarcado, y el capitalismo también, tiene mucho que ver en ello y, mientras nos llenamos la boca de revoluciones, no hacemos nada o poco al respecto, las revoluciones que tengamos en nuestras cabecitas, serán todas reaccionarias.
    Por favor, mirad un poquito a lo que sucede en el mundo... En el pueblo kurdo se está produciendo un cambio en sus guerrillas, y las mujeres han tenido un papel decisivo en ese cambio. O mejor dicho, han sido el motor principal... Miremos a lxs zapatistas. Las mujeres, e indígenas, han sido fundamentales en todos estos años de lucha y resistencia y el eje principal sobre el que han avanzado las comunidades... Y a pesar de todo eso, a las mujeres nos queda mucho por hacer y recorrer, pero los hombres y todxs lxs demás, tenéis, tenemos que darnos cuenta de a quien más beneficia este conflicto de opresiones, es a las clases privilegiadas.
    Si queremos hacer una revolución, no olvidemos que sólo puede ser antipatriarcal..., y me parece que la compañera ha intentado explicarse, y que si tenemos una mínima complicidad, podemos aclarar las dudas, planteando las cosas desde otro lugar en el que no haya resentimiento, sino camaradería, compañerismo, afinidad...

  9. Maria Vera says:

    Perdón, cuando he dicho "Y el patriarcado no es una opresión de un género sobre el otro, sino de una sexualidad normativa sobre las que no son normativas", quería decir que "el patriarcado no es sólo una opresión de un género sobre el otro, sino también..."

Ir arriba ↑