Opinión no image

Publicado el 29 de agosto de 2012 por Colaboraciones

3

#25S

 Septiembre se presenta como un mes muy agitado

“Ocupa el Congreso”, “Marea Destituyente” y “Movimiento 25 de septiembre”. Estos son los nombres, entre otros, con los que se conoce la acción que se pretende llevar a cabo en la ciudad de Madrid el próximo día 25 de este mes. Ésta no tiene entre sus postulados ocupar literalmente el edificio (sólo es un guiño al movimiento “Occupy Wall Street”), sino rodearlo durante varios días.

Con esto, pretenden conseguir la dimisión del gobierno y la disolución de las Cortes. Acto seguido, abrir un proceso constituyente para la redacción de una nueva Constitución con participación de toda la ciudadanía. Tienen más propuestas, pero todas se llevarían a cabo después de las que he mencionado, y sólo he citado las dos primeras porque, de triunfar, podríamos derivar en un sistema todavía peor.

El hecho de provocar un vacío de poder no es muy halagüeño. Seguramente nos vendrá a la mente el intento de Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, encabezado entre otros por Antonio Tejero, entonces teniente coronel de la Guardia Civil. Afortunadamente como todos sabemos, falló.

La ultraderecha no ha tardado en apuntarse al movimiento. Esto ha provocado que la izquierda haya comenzado un debate sobre apoyar la convocatoria u oponerse a ella, llamándose cada parte traidora mutuamente. Esto beneficia a la extrema-derecha que irá unida, al contrario que la izquierda.

Sin embargo, aunque se califique de fascista el movimiento, lo cierto es que en su página de la red social “Facebook” podemos leer lo siguiente:

Desde el grupo de moderación de «Ocupa el congreso» se informa que se borrará cualquier vídeo o artículo, que nos intente relacionar con extrema derecha o cualquier otra ideología violenta, xenófoba, sexista, fascista, o contraria a los derechos humanos y nuestro manifiesto. Y se pasará a bloquear los perfiles de aquellos que no respeten a las personas aquí congregadas, insulten y/o realicen este tipo de publicaciones.”

El 25S se ha convocado con muy poca planificación. Personalmente, pienso que la acción va a tener poco éxito, por no decir ninguno. Sin embargo, veo conveniente la presencia de anarquistas y gente de izquierdas en el acto. Porque si, como dije antes, triunfa y sólo hay presencia ultraderechista podríamos acabar en un Estado totalitario. De esta manera, al estar presentes seguramente influenciaríamos y encaminaríamos las propuestas hacia nuestro terreno. Estado hay ahora y habrá después de esa fecha, pero podríamos suavizar el régimen en un pequeño porcentaje. Claro está, todo esto pensando que el 25S culmine victorioso.

Comparte nuestro contenido para disputarle la hegemonía a los medios capitalistas

Tags: , , ,


Acerca del autor

Colaboraciones

Colaboraciones enviadas a la página. Para mandar tu colaboración puedes enviarnos un correo a regeneracion@riseup.net con el asunto "Colaboración". No olvides firmarlo o indicar si quieres publicarlo anónimamente.



3 Respuestas para #25S

  1. Rasqueto says:

    Me parece un poco iluso pensar que sentándose en una mesa con tahúres profesionales y con las barajas marcadas se podría sacar algo de provecho. Si la disposición es ser tan manipuladores y sectarios como esos profesionales de la "estrategia" vanguardista, quizá habrá algo de rascar. Pero creo que nuestra alternativa debería ir por otros derroteros más éticos y comprometidos socialmente.

    Apuntarse a una dinámica muy "mediática" y relumbrona podría satisfacer más de un ego, pero no serviría de nada en nuestra lucha antiautoritaria. Solo postergarla y crear confusión.
    Si no tenemos claro nuestros objetivos y las formas de alcanzarlo (con toda la discusión que se quiera), estaremos dando vueltas a la rueda que mueve la vanguardia esclarecida y dejando atrás los procesos que vayan construyendo una alternativa creíble y duradera.

    • Más o menos concuerdo con lo que dices, aunque yo sí que veo un potencial espacio de acción en la acción del 25S. Creo que es importante que el movimiento libertario esté allí para aportar la experiencia organizativa con la que se caracteriza, como también es importante que estemos allí para crear espacios de interacción que permitan la difusión de las ideas libertarias.

      Nunca fui muy amigo de las posturas esencialistas: que si o todes anarquistas o nada, que si todes anti-Estado o nada. La revolución se hace con el pueblo, no para el pueblo, y esto conlleva bajar o subir a Madrid el día 25S, pienso yo. Con esto no quito importancia a un punto que dices y que me parece muy importante: el tener algún "plan" en mente, alguna idea sobre "adónde vamos." La idea más o menos la tenemos, ahora falta ponerla en conjunto con el resto de ideas y ver qué nace de esa síntesis. La lógica libertaria es poderosa cuando se plantea bien; no tenemos que tener miedo a la colaboración inter-ideológica.

      Salud.

  2. Rasqueto says:

    Aunque haya dado la impresión de plantear posturas ortodoxas, nada más lejos de mi intención. Pretendo huir del sectarismo como gato escaldado con agua. Tampoco busco el enfrentamiento entre ideologías que puedan ir acercando experiencias comunes. Es más, creo que hay que trabajar mucho en ese sentido.

    Y, precisamente, la movida del 25S parece que responde más a unos planteamientos "constitucionalistas" que a desarrollar dinámicas de encuentro en las bases y con la realidad cotidiana de la gente. No puede sorprendernos que se haya convocado esta "historia". Hay determinados grupos (muy bien señalados) que llevan cerca de un año con la cantinela de la reforma constitucional y nada más. Sumarse a ese carro nos llevaría a tener que estar todo el rato marcando distancias y transmitiendo una posición que se podría percibir como de boicot. Y no creo que esa sea nuestra lucha.

    Cuando esa gente (si alguna vez lo hacen) bajen de su entronizada visión de vanguardia y se impliquen en algo más que estar dando "legitimidad" a las instituciones, entonces nos encontraremos y podremos fijar los criterios de actuación común. Soy bastante pesimista en que eso pueda ocurrir. Algunas décadas de malas experiencias acumulo. Y no es que esté con el colmillo retorcido (que también) sino que estoy convencido de que la estrategia a desarrollar va más y fundamentalmente por el camino de construir alternativas vitales que sumarse al carro de las movidas mediáticas y muy fugaces.

    La gente que suele participar y comprometerse en acciones tipo 25S suele tener claro su posicionamiento ideológico. Pretender ir a hacer pedagogía libertaria en ese terreno me parece una pérdida de tiempo (por ser suave). Buscar unas fotitos con las banderas e insignias propias (por aquello de que estuvimos allí) también me parece otra pérdida de tiempo (también por ser suave).

Ir arriba ↑